En defensa del marxismo - Política - 15 septiembre, 2019

¿Por qué me uní al BPJ y la CMI?

Por: Víctor Cruz

Para dar respuesta a la cuestión cabe señalar mi encuentro, en los textos históricos y literarios, con personas que lucharon por la reivindicación de los pobres: Anastasio Aquino, Feliciano Ama, Prudencia Ayala, Farabundo Martí; ellos que lucharon al lado del pueblo únicamente para que éste consiguiera vivir en condiciones humanas, condiciones de igualdad ¡todos somos humanos! Aquellos que se opusieron a la explotación de los unos por los otros. Es muy difícil no ser empático cuando sabes que tu historia es la de una pequeña región que sirve de base a un inmenso volcán de cadáveres de seres que con tan grande humildad únicamente ansiaron igualdad; y aunque las condiciones han cambiado, el factor fundamental para que el capitalismo exista sigue siendo el mismo: la explotación. Cuando te das cuenta que las consecuencias de estas acciones afectan a la sociedad en general.

Y no es justo relegarse al olvido de la memoria histórica creyendo encontrar gratas condiciones de vida mientras el capitalismo impere  en nuestras naciones y estas se encuentren atadas al capital internacional (que así como ha aplastado a la mediana empresa lo hará con todo aquel que desee abrirse paso); de multinacionales que en son de “generamos empleo” están acabando con los recursos naturales (de todos), estos están siendo convertidos en mercancía y la ganancia de la venta de estas, únicamente van a parar a los bolsillos de unas pocas familias acomodadas; además de explotar masivamente a los obreros  en sus centro de trabajo.

¿Esta explotación continúa, esta desigualdad continúa?

Desde que inició el proceso de desarrollo desmesurado de los medios de producción ha sido necesario que exista un grupo de personas que a cambio de comida lleve a cabo los procesos de producción. Hoy bajo el capitalismo estas personas reciben un salario que no está acorde con la jornada laboral, la cual resulta ser demasiado extenuante, convirtiendo su centro de trabajo en su estancia casi  por completo, ganando un mísero salario que únicamente viene a satisfacer su subsistencia;  y en condiciones no tan agradables. Además privando a los obreros de brindar una educación grata para el desarrollo adecuado de sus hijos: ¡el dinero no alcanza! No es que no quiera, es que… ¡no puede!

También es necesario mencionar la explotación de la mujer en el hogar, en los centros de trabajo. La explotación a la que también es sometida la juventud, son condiciones que deben alentarnos a exigir un cambio radical ya que el antiguo sistema ha demostrado no ser capaz de  dar mejoras en la calidad de vida a la gran mayoría.

¡El marxismo! Un término que destaca en la vida de grandes líderes revolucionarios. Son los aspectos teóricos para la emancipación de la clase oprimida; se nos dice: el socialismo fracasó, teniendo eco esta frase en mí; ¿en verdad falló la teoría para la liberación de la clase obrera? en busca de respuestas pues mi tarea consistió en buscar una organización que profese y practique la esencia de toda revolución popular (el marxismo); supe entonces, acerca del BPJ y me propuse conocer su dinámica de funcionamiento y sus objetivos… los cuales estaban muy acordes con mis ideas. Hoy que me encuentro organizado con el BPJ y he apreciado el compromiso de los compañeros por construir la organización, ya sea principalmente en el movimiento de masas así como también a la hora de distribuir la prensa, y darnos a conocer como lo que verdaderamente somos. Difundiendo también, las ideas del marxismo, las ideas válidas, las ya necesarias frente a un antiguo sistema decadente. Agregar también que el BPJ es en sí la sección salvadoreña de la CMI; lo cual alienta el trabajo que se está haciendo ya que de esta manera sabemos que el movimiento revolucionario se  construye a nivel internacional.

Me uní para tomar formación teórica-práctica revolucionaria; lo primero estudiando textos clásicos (destacando su eficacia en estos tiempos de decadencia del capitalismo) y lo segundo interviniendo en el movimiento de masas, sin teoría no hay práctica. El capitalismo significa que unos viven a costa del sacrificio de los otros; y que estas clases se encuentran en lucha constante. Mi objetivo es tomar partido en esta lucha para la emancipación del pueblo ¡por el socialismo!

Deja un comentario