¿Por qué los comunistas llaman a la “Intifada hasta la victoria”?

Khaled Malachi


Los comunistas en Gran Bretaña han sido atacados por la prensa reaccionaria por el uso de nuestra consigna, “¡Intifada hasta la victoria!” Debemos apartar la cortina de humo de mentiras y distorsiones y mirar la verdadera herencia de las Intifadas, como una fuente de lecciones e inspiración para los revolucionarios de todo el mundo.

El portavoz de los medios reaccionarios de la clase dominante británica The Telegraph publicó recientemente dos artículos con el objetivo de acusar a nuestras sociedades marxistas de “simpatizar con el terrorismo”, sugiriendo que el estado británico debería silenciarnos por levantar el lema “intifada hasta la victoria”.

“Un club marxista en una universidad del Grupo Russell se enfrenta a ser clausurada después de colocar carteles anti israelíes”, se lee en uno de los artículos. Posters, ellos añaden, que “llaman a la violencia”.

Citando a un grupo nacional pro-sionista, el artículo afirma que “estudiantes judíos” (por supuesto, solo aquellos estudiantes judíos con los que The Telegraph está interesado en hablar) han condenado esto como una “llamada a la violencia”. Además de esto, el periódico cita la amenaza de la secretaria de Educación, Gillian Keegan, de condenar a 14 años a cualquiera que “glorifique” el terrorismo.

El ejercicio del Telegraph en el llamado “periodismo” es un llamado, basado en mentiras y calumnias, a la censura y la represión. Es un intento de silenciar a aquellos que se atreven a culpar de esta guerra directamente a Benjamin Netanyahu, a la clase dominante sionista y a los imperialistas occidentales que se han apresurado a defenderlos.

Ambos artículos de The Telegraph pretenden, a través de la insinuación, ofuscar el verdadero significado de ‘intifada’. Su piratería periodística ha tratado de equiparar falsamente la intifada, y toda la resistencia palestina, con el “terrorismo” y ser “pro-Hamas”.

La clase dominante siempre ha intentado equiparar la revolución con el derramamiento de sangre. Sin embargo, nosotros defendemos la verdadera herencia de la intifada, que es una fuente de inspiración y lecciones para los revolucionarios.

Primera Intifada

El 7 de diciembre de 1987, la clase dominante quedó horrorizada por las noticias de Palestina. Después de veinte años de ocupación militar israelí directa desde 1967, las masas palestinas irrumpieron en la escena de la historia después de que cuatro habitantes de Gaza fueran asesinados por un camionero israelí.

Tales actos de terror contra civiles palestinos inocentes eran comunes, como aún lo son. Pero esta vez, como con todos los movimientos revolucionarios, se había llegado a un punto en el que el pueblo finalmente dijo basta.

Los métodos habituales de sofocar las protestas de los palestinos en los Territorios Ocupados con balas no funcionaron. La arrogante suposición de la clase dominante israelí de que se había establecido un modus vivendi entre el opresor y el oprimido pronto se hizo añicos. Nació la Intifada que era diferente a cualquier forma de resistencia palestina anterior.

El poder de la Primera Intifada no provino de ataques con cohetes o conspiraciones detrás de escena. La palabra “intifada” significa literalmente “sacudirse” y se refiere a un levantamiento masivo contra la opresión. Fue el carácter de masas del movimiento lo que le dio su fuerza. Toda la población de Palestina se levantó para resistir la ocupación.

En unas pocas semanas, se establecieron decenas de miles de comités autoorganizados para resistir todos los aspectos del gobierno israelí. No sería incorrecto decir que los años de la primera Intifada representaron el movimiento más democrático que jamás se haya visto en Palestina.

Los “comités populares” se multiplicaron por toda la Palestina histórica, donde hombres y mujeres jóvenes asumieron las responsabilidades cotidianas de desafiar la ocupación. La comida, la atención médica, las protestas y la autodefensa se organizaron desde la base.

La lucha repentina y sostenida condujo a huelgas generales, cierres de comercios, huelgas y bloqueos de carreteras. La desobediencia civil corrió por las venas de la Primera Intifada. La famosa revuelta fiscal en Beit Sahour, donde los palestinos se negaron a pagar los impuestos que recaudaban las autoridades israelíes para financiar la mutilación y el asesinato de sus hijos, socavó por completo la narrativa israelí de que estaban tratando con “terroristas”.

Se establecieron “zonas liberadas” en aldeas, ciudades y campos de refugiados palestinos, donde los shababs (jóvenes palestinos) expulsaron a las Fuerzas de Defensa Israelí que tuvieron que salir con el rabo entre las piernas. Los soldados de a pie de la Intifada, jóvenes que no habían experimentado nada más que la vida bajo la ocupación, solían estar armados con palos y piedras, luchando contra la maquinaria militar israelí.

Esto tuvo una resonancia icónica en todo el mundo: una verdadera batalla de David y Goliat, con la juventud palestina empuñando la honda.

Los jóvenes tomaron el control de los barrios; los comerciantes cerraron sus negocios; y la clase trabajadora palestina se negó a trabajar en Israel. La Intifada se convirtió en una llamada de atención para el cambio de los oprimidos y pobres de la región.

La ira y la humillación acumuladas del pueblo palestino explotaron, y esto tuvo graves implicaciones para la región en su conjunto. La solidaridad se derramó en las calles de los estados árabes. La lucha de los palestinos comenzó a resonar dentro del propio Israel, con una solidaridad pequeña pero significativa expresada por elementos de la clase obrera y la juventud judía.

La brutal represión incluso comenzó a sacudir a los jóvenes soldados de las Fuerzas de Defensa Israelí, que rechazaban la ocupación. También se abrieron agudas divisiones dentro de los escalones superiores del comando militar israelí. Esto fue resumido por el General Orr, ex comandante supremo de las Fuerzas de Defensa Israelí: “Todos estamos de acuerdo en que la ocupación debe terminar, porque mantenerla constituye un peligro mucho mayor para nuestra seguridad que ponerle fin”.

Los sionistas habían perdido el control de la situación. Y esto es lo que preocupa a los imperialistas occidentales sobre el llamado a una nueva intifada. Es precisamente porque no tiene nada en común con el terrorismo. De hecho, mostró a las masas palestinas que debían estar a la vanguardia de su propia lucha. Les mostró dónde estaba el verdadero poder en la sociedad y amenazó con enseñar a los trabajadores de toda la región esa lección también.

La Intifada sacudió severamente los cimientos sobre los que gobiernan los sionistas. Y sus métodos siguen siendo el único camino a seguir para los oprimidos y pobres. Era, y sigue siendo, la forma más efectiva de luchar por la liberación duradera de las masas palestinas empobrecidas.

Coro de cínicos

Para aquellos que, con la audacia de la ignorancia, equiparan las intifadas con Hamas, los remitiríamos al registro histórico. Financiado por los servicios de seguridad israelíes, con la supervisión de la CIA, Hamas fue promovido precisamente para controlar las fuertes corrientes socialistas y seculares en el movimiento de liberación palestino.

Como escribió recientemente Haaretz, Hamás ha seguido siendo promovido por Netanyahu para sus propios fines cínicos. El asociado de Netanyahu, Gershon Hacohen, dejó escapar este hecho en una entrevista televisiva en 2019: “Tenemos que decir la verdad. La estrategia de Netanyahu es evitar la opción de dos estados, por lo que está convirtiendo a Hamas en su socio más cercano. Abiertamente, Hamas es un enemigo. En secreto, es un aliado.”

Este ha sido un secreto a voces durante décadas. Tal vez los medios británicos deberían preguntar a los funcionarios israelíes si, de hecho, apoyan a Hamas.

Para aquellos que están tratando de prohibir el eslogan de ‘intifada hasta la victoria’, llamamos su atención sobre las palabras de Michael Ben-Yair, el Fiscal General de Israel 1993-96:

“La intifada palestina es una guerra de liberación nacional. Nosotros, los israelíes, elegimos con entusiasmo convertirnos en una sociedad colonialista, ignorando los tratados internacionales, expropiando tierras, transfiriendo colonos de Israel a los territorios ocupados, cometiendo robos y encontrando justificación para todas estas actividades “.

Hay poco que añadir.

¿Violencia por parte de quién?

Es cierto que hubo violencia durante la Primera Intifada.

El estado israelí utilizó métodos extremadamente violentos para sofocar el levantamiento popular. Más de mil palestinos fueron asesinados, incluidos 237 niños menores de 17 años. El propio Netanyahu, antes de ganar su posición actual, declaró en 1987 que las FDI deberían disparar para matar a los niños lanzadores de piedras. En ese momento se desempeñaba como embajador israelí en esa gran “institución humanitaria”, las Naciones Unidas.

Yitzhak Rabin, el secretario de defensa que más tarde estrecharía la mano de Arafat en el jardín de la Casa Blanca durante los Acuerdos de Oslo, se hizo famoso por su política de “huesos rotos” hacia los shababs.

Las deportaciones, las redadas, la incautación de propiedades y las amenazas del Shin Bet (los servicios de seguridad israelíes) colorearon la respuesta israelí a esta muestra de militancia palestina.

Se estima que dos de cada cinco hombres palestinos mayores de 15 años en los Territorios Ocupados fueron encarcelados durante 1987-93. 40.000 fueron mantenidos en detención administrativa, mantenidos como rehenes sin juicio ni acusación adecuada.

Los campos de Ansar de Israel se vieron abrumados por detenidos políticos y se los conoció como los “campos de la muerte lenta”. La tortura física y psicológica era rutinaria. Los prisioneros eran encerrados en salas de aislamiento, con un saco sobre la cabeza, esposados y obligados a ponerse de pie. Los métodos brutales, haciéndose eco de los abusos vistos más tarde en el campamento estadounidense de Abu Ghraib durante la guerra de Irak, eran comunes.

Naturalmente, nuestros enemigos no lo mencionan. Todos aquellos que levantan un grito sobre “incitar a la violencia” en los campus ignoran deliberadamente quién perpetra la violencia real y con qué fin. Su doble discurso es comprensible. Al alinearse detrás de la clase dominante israelí, defienden el derramamiento de sangre de un régimen asesino y genocida.

Estas damas y caballeros lloran sus lágrimas de cocodrilo cuando los hospitales son bombardeados, pero siguen siendo intransigentes al ponerse del lado del régimen israelí. No es de extrañar que millones no confíen en una sola palabra que pronuncian o crean en los titulares que publican.

Tragedia 

La Primera Intifada abrió una situación verdaderamente sin precedentes. Tan inestable se volvió la situación que el imperialismo estadounidense presionó a la clase dominante sionista para que hablara de una “solución de dos estados”. Había que hacer todo lo posible para evitar una revolución a gran escala.

La dirección palestina “oficial” también estaba preocupada por la amenaza de la revolución. Cuando estalló la Primera Intifada, los líderes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) estaban estacionados en Túnez. La Intifada había sido un movimiento totalmente espontáneo y había lanzado su propio liderazgo en Palestina que estaba fuera del control de la OLP.

Yasser Arafat, que encabezaba la OLP en aquel entonces, vio el conflicto a través de una lente puramente nacionalista. No tenía ninguna perspectiva de una revolución socialista en el Medio Oriente. En lo que respecta a la dirección oficial palestina, el movimiento espontáneo de base se había salido de su control, y estaban dispuestos a maniobrar hacia la dirección y aplicar los frenos.

Por lo tanto, los sionistas podrían hacer uso de los dirigentes de la OLP.

El resultado, en forma de los acuerdos de Oslo de 1993, marcó una humillación de todo por lo que los palestinos habían luchado. Con el establecimiento de la Autoridad Palestina (AP), el nacionalismo palestino había sido sometido a una dura prueba y fracasó.

Arafat usó su autoridad personal apoyándose en la militancia de las masas palestinas. Lo negoció como moneda de cambio con Israel, mientras reprimía la oposición interna. Los apretones de manos, las cumbres, las hojas de ruta, las cenas en complejos turísticos de lujo y los tratados de paz que negoció el “liderazgo” palestino significaban una cosa: la traición.

Entre 1993-2000, los asentamientos de colonos sionistas casi se duplicaron en Cisjordania pasando de 110.900 colonos a 190.206. Israel incumplió todos sus principales compromisos establecidos en Oslo. Millones de personas vieron con razón la continuación de la ocupación como los amargos frutos del “proceso de paz”.

Cuando el muy despreciado secretario de defensa de Israel, Ariel Sharon, visitó el complejo de la mezquita de Al-Aqsa en la Jerusalén Oriental ocupada en 2000, esta fue la gota que colmó el vaso para los palestinos. Esta provocación flagrante provocó el estallido de la Segunda Intifada.

Esto comenzó una vez más como un levantamiento espontáneo de masas de los palestinos. Todo lo prometido por Arafat y compañía se había desvanecido en el aire. Una paz y prosperidad común entre los pueblos no podría lograrse sobre una base capitalista.

Pero la falta de un liderazgo genuinamente revolucionario obstaculizó la oportunidad de poner fin a la ocupación haciendo llamamientos de clase a todos los pobres y oprimidos de la región para que se levantaran. En muchos sentidos, la Segunda Intifada se caracterizó por la amargura y la desesperación.

El liderazgo de Fatah y Hamas, que también estaba en aumento, no ofrecía ninguna salida. En lugar de la lucha de masas, como había sido la tradición de las Intifadas, se volvieron cada vez más hacia los métodos de bombardeos y ataques con cohetes, que relegaron el papel de las masas y eran incapaces de derrotar a la ocupación.

Al final, el liderazgo de Fatah y la Autoridad Palestina acordaron, bajo la “hoja de ruta hacia la paz” de George W. Bush, poner fin a las acciones armadas y asumir una vez más el papel de subcontratistas de las FDI en los territorios ocupados.

El ascenso de Hamas durante estos años fue un producto directo de la venal capitulación de la Autoridad Palestina ante Israel. Esta es la tragedia de las Intifadas.

Se desperdició la oportunidad de derrocar a la clase dominante sionista, y a todos los dictadores en el Medio Oriente que son responsables de la difícil situación de los palestinos. Pero esta ciertamente no será la última.

¡Intifada hasta la victoria!

Treinta años después de Oslo, no es de extrañar que la juventud palestina esté buscando un camino a seguir a través de las lecciones de la historia. El potencial de una conflagración mucho mayor en toda la región de los oprimidos bajo el talón del imperialismo es claro para todos.

Las Intifadas, sobre todo, tienen dos lecciones. En primer lugar, que las masas de la región tienen un enorme poder cuando entran en lucha: son el único poder que puede derribar al sionismo y al imperialismo. Y en segundo lugar, que la dirección es un factor crucial: para realizar realmente este poder potencial, se debe construir una dirección socialista revolucionaria.

La huelga general palestina de mayo de 2021, llamada “Intifada de la Unidad”, fue un paso en la dirección de la lucha de masas. Solo a través de la lucha revolucionaria contra los regímenes de toda la región, una nueva Intifada, las masas serán liberadas de las cadenas del imperialismo.

Hemos sido atacados por usar una consigna, por la cual no nos disculpamos. Continuaremos utilizando todas las injusticias contra el pueblo palestino para atacar a nuestra hipócrita clase dominante. Continuaremos organizándonos en las escuelas, en el campus y en los lugares de trabajo para derrocar a los capitalistas y a los imperialistas.

Rechazamos rotundamente la acusación de que nuestra consigna representa una amenaza para los judíos en Gran Bretaña. La lucha para derrocar al estado sionista es la única forma de poner fin a la enemistad entre los pueblos de la Palestina histórica.

Que les quede claro a nuestros enemigos: los comunistas están del lado de los oprimidos contra el opresor. Ese es el deber elemental de cualquiera que luche por un mundo libre de guerra, opresión y explotación. Por lo tanto, no aceptaremos sermones morales de aquellos que apoyan la violencia del estado israelí; o, para el caso, de un medio de comunicación financiado por multimillonarios que tienen las manos manchadas de sangre.

Los comunistas de la CMI continuarán defendiendo la herencia revolucionaria del levantamiento palestino y presentarán audazmente el lema en cada oportunidad: ¡Intifada hasta la victoria!

Deja un comentario