3 noviembre, 2020

Polonia: ¡la prohibición judicial del aborto es un ataque a la clase obrera!

Por: Jan Żarski

La siguiente declaración de nuestros camaradas en Polonia condena la decisión de la justicia polaca de limitar severamente el aborto. ¡El podrido régimen burgués anti-mujer y antiobrero debe ser derribado!


El 22 de octubre de 2020 se recordará en la historia como el día en que, tras años de ataques a los derechos de la mujer, la derecha finalmente logró su objetivo y redujo drásticamente el derecho al aborto en Polonia. Esta vez, no fue el poder legislativo ni el ejecutivo el que se convirtió en una herramienta en manos de los conservadores, sino el poder judicial, tan apreciado por la oposición.

Aquellos que deben defender la Constitución e interpretarla – es decir, los jueces del Tribunal Constitucional – resultaron ser puros reaccionarios. ¿Necesitamos una prueba más contundente de que todo el sistema burgués de la Tercera República Polaca es anti-mujer, antiobrero y anti-humano? Según la interpretación oficial, la piedra angular de este Estado, es decir, su ley básica, ordena a las mujeres dar a luz contra su voluntad. Deben traer al mundo niños con terribles deformaciones y enfermedades, sólo para morir en agonía, causando traumas incurables a sus padres.

Todo el sistema está podrido hasta la médula y es absolutamente hostil a la mayoría obrera. No importa quién tiene un escaño y quién controla a los tribunales, quién trabaja en la oficina del fiscal y en la policía. Antes de que el PiS (el Partido de la Ley y la Justicia gobernante) comenzara a hacer cumplir su orden, innumerables sentencias judiciales devastaron la vida de las familias de la clase trabajadora, ordenando desahucios, poniéndose del lado de empresarios deshonestos que no pagaban los salarios de sus trabajadores y silenciando a periodistas y activistas que intentaban dar a conocer casos de injusticia y explotación capitalistas.

En lugar de defender los tribunales, hay que luchar contra el sistema; en lugar de salvar de sí mismo las instituciones estatales de la burguesía, el proletariado debe derribar ese Estado y tomar el poder en sus propias manos.

Algunos alegan falsamente que si Rafał Trzaskowski (candidato de Plataforma Cívica) fuera presidente, no estaríamos enfrentándonos a tal problema ahora. Esto es ignorar completamente el hecho de que el presidente no tiene ninguna posibilidad de influir en las sentencias del Tribunal Constitucional, y la composición del Tribunal ya ha sido determinada por la mayoría parlamentaria.

Los liberales, incluido Trzaskowski, no son aliados de las mujeres ni de las minorías! ¿Qué hicieron por los grupos sociales oprimidos cuando controlaban el Estado, el parlamento y el ejecutivo? ¿Qué hizo Trzaskowski por las mujeres y las personas LGBT como alcalde de Varsovia? Respondemos: ¡absolutamente nada! La clase obrera debe confiar en su propia fuerza y sus propias organizaciones para llegar a sus aliados – todos los oprimidos y explotados de la sociedad capitalista.

No nos hagamos ilusiones de que la derecha radical, los diputados de Ziobrist (nombrado por el reaccionario Ministro de Justicia Zbigniew Ziobro) y el partido de la Confederación Libertad e Independencia, estarán satisfechos con el «éxito» de ayer. Para ellos, esto es sólo una señal para intensificar sus ataques y reducir aún más los derechos de los trabajadores. La respuesta de la izquierda debe ser firme, no limitarse a Internet y a las ruedas de prensa. La izquierda debe organizar la justa indignación del proletariado y guiarla con demandas radicales: pasar de la defensa del statu quo al lanzamiento de una ofensiva contra la derecha, y exigir el acceso gratuito al aborto, a los anticonceptivos y a la educación sexual. Estas demandas deben ser incluidas en un programa revolucionario para la destrucción del Estado burgués y la construcción del socialismo.

Las tesis y demandas planteadas por nuestra organización en abril de este año, con motivo del anterior intento de limitar el derecho al aborto, siguen siendo válidas. Levantamos las consignas:

  • ¡No a la prohibición del aborto!
  • ¡Que cada mujer decida sobre su vida por sí misma!
  • ¡Un aborto seguro y libre por cualquier razón!
  • ¡Educación sexual universal en todas las escuelas en lugar de la religión!
  • ¡Atención ginecológica y anticonceptivos gratuitos para todas las mujeres!
  • ¡Sólo como una clase trabajadora unida pueden las mujeres y hombres trabajadores juntos derrotar a la derecha y sus matones!
  • ¡Sólo el derrocamiento del capitalismo garantizará a todas las personas sus derechos¡Organicémonos y luchemos!

 

¡Organicémonos y luchemos!