2 mayo, 2021

Planteamiento del BPJ sobre la destitución de los magistrados de la Sala y el Fiscal

1.Un sector de la burguesía ha perdido el último bastión que le quedaba para contrarrestar la ofensiva de la facción burguesa detrás de Bukele. Ese sector burgués ahora tiene en sus manos el poder total del aparato del Estado para administrar eficientemente sus propios negocios

2. La forma en que se logró esta transición ha sido a partir de una maniobra inconstitucional por parte de los diputados que responden a los intereses del gobierno en turno. En tanto no se respetaron los procesos constitucionales para poder elegir un nuevo fiscal y una nueva Sala de lo constitucional. Esto deja entrever que este nuevo sector de la burguesía no respetará ni sus propias leyes para mantener la hegemonía del control del Estado y sus intereses

3. Entre sectores de la oposición se maneja esta maniobra como un golpe de Estado, sin embargo, esta opinión es un poco contradictoria, ya que los golpes de Estado son procesos donde se utiliza de forma ilegal la Fuerza Armada del Estado para destituir un gobierno democráticamente electo

4. Como revolucionarios y revolucionarias, no vamos a defender la democracia burguesa, ni las formas en cómo debería funcionar el Estado burgués, dicho sea de paso, que bajo esas formas -Estado de derecho, separación de poderes, independencia de las instituciones, etc.- la explotación es menos perceptible para las masas trabajadoras, porque creen que hay un equilibrio y «verdadera democracia», nos hacen creer que nuestra opinión se esta tomando en cuenta, cuando realmente no ocurre de esa manera

5. Cuando más perfecta y cuando más desarrollada es este tipo de democracia, mas escondidos parecen los intereses de los explotadores, por eso a la oligarquía y a los Estados Unidos le interesa restaurar este orden y perfeccionarlo, porque de esta forma sus intereses no corren peligro y solo en momentos de extremo peligro para el régimen, como movilizaciones y luchas insurreccionales, recurren a regañadientes al uso de los dictadores, mientras tanto prefieren que el Estado sea controlada de forma “democrática” para seguir engañando y explotando tras bambalinas

6. Nosotros luchamos por una democracia obrera donde sea la mayoría de la población a través de procesos de elección y representación los que tomen las decisiones fundamentales de la sociedad, donde la riqueza y las grandes palancas de la economía estén al servicio de los intereses de la inmensa mayoría de la sociedad y no al servicio de unos cuantos

7. La corrupción histórica del Estado

8. La ofensiva de Bukele contra el aparato burgués, es posible solo sobre la base de toda la corrupción, el irrespeto a las propias leyes y mecanismo de los antiguos políticos que controlaron el Estado en el pasado, esto le posibilita a Bukele controlar todo el aparato, saltarse procedimientos y controlarlo con el apoyo mayoritario de la población

9. En la sociedad de clases el Estado burgués no es más que una junta Ejecutiva para administrar los negocios de la burguesía. Bukele ahora controlará todo el aparato del Estado para beneficiar al sector burgués detrás de él, marginando a una parte de la vieja oligarquía que peleará y movilizará recursos por recuperar su instrumento a como dé lugar

10. Debemos advertir que esta disputa puede traer acontecimientos violentos en la sociedad, hay que entender que este conflicto no se basa en los estrechos limites nacionales, sino que también está enmarcada en la disputa que hay entre las potencias imperialistas China y Estados Unidos

11. La injerencia de Estados Unidos

12. China y Estados Unidos están muy expectantes de lo que pasa, no sabemos si ya está definido a qué lado jugará este nuevo sector burgués ¿seguirá siendo socio de Estados Unidos o girará hacia China?

13. Mantener una relación con Estados Unidos hará que las tensiones entre los EEUU y el gobierno entren en calma con el tiempo, en fin, el sistema político salvadoreño y sus instituciones necesitaban un lavado de rostro, y esto está siendo efectivo desde la percepción de la clase trabajadora, ellos concluyen que ahora las instituciones no están siendo controladas por los políticos corruptos responsables de su miseria actual. Esto le da un respiro al sistema, que es lo que quieren los estrategas de Estados Unidos, salvar su democracia

14. ¿Pero cuánto tiempo se podrá contener esto? El cambio de rostros o de explotadores entrará en contradicciones con las condiciones de vida de la gente tarde o temprano y nuevamente se cuestionarán la realidad. Esto no será una repetición idéntica al pasado, sino una continuación de un proceso largo de experiencia y aprendizaje

15. La experiencia amarga de probar todas las alternativas que les ha dado la democracia burguesa estallará. La acumulación de cambios cuantitativos, de probar y probar, conducirá necesariamente a un salto cualitativo, ya probamos con todo en la democracia burguesa ¿qué queda? Solo queda movilizarnos y luchar en contra de toda la miseria que el sistema nos impone

16. Sobre China

17. Si se decide girar hacia China se puede abrir un conflicto profundo donde los únicos que pagarán los platos rotos serán los trabajadores, la injerencia de Estados Unidos a través de la CICIES, la OEA para “restablecer” el orden financiando a grupos reaccionarios de la vieja oligarquía debe ser rechazada, los únicos que pueden decidir sobre el futuro del país somos la clase obrera. Conocemos la amarga experiencia cuando EEUU ha metido sus narices a través de sus organizaciones satélites, y lo único que han traído es muerte y miseria, hay que ver Honduras y Venezuela

18. Sobre las consignas y objetivos

19. Desde la izquierda no podemos repetir las mismas demandas y consignas de un sector de la vieja oligarquía que pierde su aparato de dominación, hacer discurso sobre la democracia, la división de poderes y la institucionalidad no nos conectará con la gente, que no le interesa tales propósitos, pues esa «democracia» es la causante de su miseria en décadas

20. La única forma que nos conectará con la gente es la lucha por sus demandas: aumento salarial, empleo digno y pensiones dignas, vivienda, acceso a la salud de calidad, en conclusión, la lucha por la calidad de vida

21. Solo a partir de estas consignas seremos capaces de reconstruir la izquierda

22. El futuro de la lucha es peligroso y convulsivo, pero no lo vamos a combatir en una alianza con sectores reaccionarios como la ANEP, Arena y otros, sino conectando con la clase trabajadora explotada y oprimida, esa es nuestra gran tarea en este momento, explicar pacientemente lo que ocurre y poner sobre la mesa las tareas inmediatas para acabar con nuestra miseria y opresión

23. Tenemos que guardar la calma y no caer en alarmismo, el alarmismo y la desesperación no ayudan en nada en el plano práctico; el movimiento policial y el reforzamiento de estos no es exclusivo de Bukele, lo hacen la mayoría de los gobiernos burgueses y seguramente si ARENA hubiera ganado en 2019 ya hubiera desatado la represión y persecución, a Bukele lo único que lo detiene para reprimir marchas como las del primero de mayo, es que eso lo hará impopular con la clase trabajadora que le apoya, por eso lo piensa, pero eso no significa que no lo hará en el futuro, la condición para que esto ocurra es que la gente empiece a comprender la traición y se empiece a movilizar, entonces se intentará sostener a partir de los militares y la policía.

24. No tenemos que tener confianza en las instituciones, debemos señalar siempre el objetivo por el que existen y plantear como podrían ser usadas en un futuro en nuestra contra

25. La continuación del conflicto dependerá del rumbo que tome en el plano internacional, si se hacen al lado de China o se mantienen con los EEUU eso lo decidirá todo

26. En el plano de la conciencia, esto acelerará el proceso de toma de conciencia de la gente que razonará ‘Bukele tiene todo, debe resolvernos. ¿Por qué no lo hace?’ A partir de ahí, lentamente y por debajo de la superficie, el viejo topo de la revolución ya ha empezado a hacer su trabajo

27. Estas disputas por arriba son la expresión de la tremenda presión que hay por abajo, a la burguesía se le hace cada vez más difícil gobernar sin cambios y disputas entre ellos, no es más que la antesala a grandes acontecimientos, violentos y convulsivos donde entrarán en escena otros actores sociales: la clase trabajadora y los oprimidos. Este será el momento decisivo, donde tendremos que jugar un papel importante para conseguir la victoria definitiva contra el capitalismo en favor de la revolución socialista

28. Únete a nuestra lucha por construir la alternativa de izquierda revolucionaria y socialista

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *