9 junio, 2020

Pandemias, especulación y grandes farmacéuticas: cómo el capitalismo afecta la salud pública

Una tormenta perfecta de ganancias del sector privado, prácticas productivas imprudentes, destrucción ambiental e insuficientes inversiones en investigación médica, han provocado que las pandemias mundiales sean más comunes, y han socavado nuestra capacidad para enfrentarlas. El capitalismo no solo dio origen a este enemigo invisible y mortal, sino que es el mayor obstáculo en nuestra lucha contra él.

Si bien la Covid-19 ha tomado a los gobiernos por sorpresa, fue un accidente a la espera de que sucediera. Así como el caos económico y social que provocó la pandemia se preparó en el último período, el capitalismo ha sentado las bases para un desastre sanitario de esta magnitud.

Publicado en La Tizza Cuba. Traducción: Iramís Rosique Cárdenas y Leyner Javier Ortiz Betancourt

«¿Quieres una vacuna? Muéstrame el dinero»

Los apologistas del capitalismo predican la superioridad del sistema de libre mercado sobre la planificación económica. Pero la producción farmacéutica y la I+D están limitadas, en su totalidad, por las fuerzas del mercado. En las últimas dos décadas, ha habido una serie de brotes virales internacionales que han cobrado miles de vidas — Sars-CoV-1, Mers, Zika, Ébola, entre otros — . Hasta la fecha, solo una vacuna para estas enfermedades ha llegado al mercado: para el ébola.[1]

El coronavirus no es una amenaza desconocida. El Sars es parte de la familia de los coronavirus. El gobierno de los Estados Unidos ha gastado más de £ 500 millones en investigación de coronavirus en los últimos veinte años.[2] Sin embargo, los científicos están comenzando muy por detrás de la curva. Jason Schwartz, profesor de la Escuela de Salud Pública de Yale, dijo a Atlantic a principios de este mes:[4] «Si no hubiéramos dejado a un lado el programa de investigación de la vacuna del Sars dispondríamos ahora de mucho más de este trabajo fundacional que podríamos aplicar a este nuevo e íntimamente relacionado virus».[3] El modelo de negocio médico de I+D con fines de lucro, de alto costo y alta recompensa, no se acoge bien a las pandemias activas, porque el mercado se agota de inmediato cuando la crisis desaparece, lo que significa que el financiamiento es retirado y la investigación archivada.

Sin embargo, recién se anunció que el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. — NIAID, por sus siglas en inglés — recibió el primer candidato para una vacuna contra la Covid-19. [5] La vacuna ha sido producida por el NIAID en asociación con una compañía llamada Moderna, basada en investigaciones de varias universidades en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia.[6] El proceso de aprobación se está acelerando, lo que significa que los ensayos podrían comenzar tan pronto como el próximo mes.[7] Pero pasará al menos un año antes de que dicha vacuna se produzca de modo masivo, momento en el cual la pandemia podría haberse extinguido y potencialmente haberse llevado millones de vidas. E incluso entonces, el NIAID requerirá que otra gran compañía farmacéutica asuma la tarea de fabricar la vacuna. Esto se debe a que las compañías más grandes, como Pfizer, Novartis, etc., tienen un control absoluto sobre la mayor parte de las materias primas y tienen patentes consolidadas sobre el proceso de fabricación de vacunas.[8] Hasta ahora, hay poco interés por parte de estos peces gordos de la industria farmacéutica. Esto sucede a pesar de que el Secretario de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Alex Azar, ha declarado que cualquier fabricante privado podría establecer precios «razonables» para su producto. «Necesitamos que el sector privado invierta», dijo, «los controles de precios no nos llevarán allí».[9] Para millones de personas, esta vacuna podría salvar la vida, pero los capitalistas no invertirán si no se obtienen ganancias.

La economía de mercado está dejando a la humanidad a su suerte.

La mayoría de los fondos farmacéuticos de I+D proviene del sector privado, que representó el 67 % de un total de $ 194.2 miles de millones invertidos en el sector de la salud de los EE.UU. en 2018, en comparación con el 22 % de los organismos federales y el 8 % de los institutos académicos y de investigación.[10] Las compañías farmacéuticas usan estos altos costos de investigación y desarrollo como justificación para aumentar los precios de los medicamentos más antiguos y genéricos, hasta el punto de que medicamentos esenciales como la insulina pueden costar entre $ 25 y $ 100 por vial en los Estados Unidos.[11] En 2015, el presidente de Turing Pharmaceuticals, Martin Shkreli, motivó un escándalo al aumentar el costo del Daraprim — un medicamento utilizado en el tratamiento de afecciones relacionadas con el sida — de $ 13.50 a $ 750 por píldora.[12] A pesar de la excusa de que tales ganancias inesperadas se reinvierten en el desarrollo de medicamentos, la gran mayoría de los nuevos son producidos por investigaciones subvencionadas o financiadas por el Estado: incluida la nueva vacuna candidata para Covid-19.[13] En lugar de avanzar en la investigación médica y la innovación, las compañías farmacéuticas privadas utilizan su influencia financiera para acumular patentes sobre fármacos desarrollados con dinero público, especular con derivados de medicinas existentes a precios inflados y producir medicamentos de importancia secundaria como la viagra.[14] Al utilizar estas prácticas — y beneficiarse de una liberalización de las leyes antimonopolio en la década de 1990 — , las farmacéuticas se convirtieron en la industria de más rápido crecimiento y mayor ganancia en el mundo a comienzos del milenio, recaudando $ 1.2 billones de dólares solo en 2018.[15]

Con tanta entrada de dinero fácil, las compañías farmacéuticas privadas tienen poco interés en desarrollar nuevas vacunas por iniciativa propia, en especial para epidemias activas. La ciencia no estudia lo suficiente el mecanismo por el cual los virus viven y se propagan. Enfermedades como el coronavirus, además, mutan muy rápido en nuevas cepas. El desarrollo de vacunas es un proceso difícil, costoso y que requiere mucho tiempo, en el que las ganancias nunca están garantizadas. Trevor Jones, director de la Asociación de la Industria Farmacéutica Británica, afirmó que cuesta $ 500 millones investigar y desarrollar un nuevo medicamento, y las compañías farmacéuticas esperan recuperar esa inversión dentro de los primeros tres a cinco años de ventas.[16] La última «vacuna de gran éxito» producida en el sector privado fue Gardasil de Merck, para su uso contra el VPH, que salió en 2006 después de un ciclo de desarrollo de veinte años. [17] Forbes recién informó sobre la «crisis de innovación» de la industria, y destacó la principal contradicción en el corazón de este sector: las ganancias están aumentando, pero la cantidad de nuevos medicamentos y vacunas está disminuyendo:

La caída de la productividad parece un problema extraño en una industria que genera más efectivo del que puede gastar, disfruta de una demanda ilimitada y puede imponer precios de monopolio. Pero la industria farmacéutica no es un negocio «normal». Cada medicamento nuevo, cada ensayo clínico es un experimento. El desarrollo es inherentemente impredecible, como se refleja en una tasa de éxito del 2 % … [Una] revisión de los datos sobre los cambios en el valor de los medicamentos y los ingresos de la industria entre 1995 y 2014 no mostró la disminución prevista. El problema de la productividad no se debe a las limitaciones de oportunidad [sino] al aumento de los costos.[18]

En resumen, el desarrollo de nuevos medicamentos presenta un riesgo demasiado alto y una ganancia asegurada insuficiente, lo que significa que las compañías farmacéuticas están dedicando sus recursos a modalidades más lucrativas y les está yendo muy bien. Al mismo tiempo, la industria farmacéutica privada utiliza su poder oligárquico para obstaculizar el desarrollo y la fabricación de nuevos medicamentos por parte de cualquier otra persona, incluido el Estado. El resultado es que, mientras los capitalistas todavía lo están evaluando, el mercado nos ha dejado mal equipados para enfrentar crisis como el brote de Covid-19.

Contradicciones y crisis

Con el sector privado arrastrando los pies, se han hecho muchos intentos para construir I+D médica dirigida por el Estado. Pero aunque la investigación estatal ha recibido más fondos en los países capitalistas avanzados en los últimos años, todavía solo representa alrededor del 5 % del gasto total en los Estados Unidos, por ejemplo. Por el contrario, el gasto militar representa el 54 %.[19] Y el inmenso poder de la oligarquía farmacéutica implica que puede doblegar a los organismos gubernamentales a su voluntad si entran en conflicto con el resultado final. El Estado no dicta al capital, sino viceversa.

La última vez que el gobierno de EE.UU. aprobó un programa nacional de vacunación contra la gripe porcina fue en 1976. Cuatro empresas farmacéuticas — Merck’s Sharp & Dohme, Merrell, Wyeth y Parke-Davis — se negaron a vender al gobierno las 100 millones de dosis de la vacuna que tenían fabricada hasta que obtuvieron una indemnización de responsabilidad total y una ganancia garantizada.[20] Y poco antes del brote de Covid-19, la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations (CEPI) recaudó $ 750 miles de millones para acelerar el desarrollo de vacunas para tratar nuevas epidemias, con el apoyo de países como Japón, Alemania, Canadá, entre otros. Pero compañías privadas de fármacos en el panel de asesoramiento científico de la CEPI — incluidos Johnson & Johnson, Pfizer y Takeda — obligaron a la organización a retroceder en el principio de que «todos los países tendrían acceso igual y asequible a las vacunas financiadas por el CEPI».[21] Esto aseguró que los capitalistas aún podrían obtener un beneficio robusto de cualquier vacuna desarrollada a través de este fondo, en cualquier mercado extranjero.

Dos de los mayores impedimentos para el progreso en el campo de la investigación médica son también los dos principales obstáculos para el desarrollo de la sociedad capitalista en general: el Estado-nación y la propiedad privada. El aumento de las tendencias proteccionistas en todo el mundo también afecta el mercado de drogas, y las naciones ocultan con celo los resultados de sus últimas investigaciones farmacéuticas, tanto las realizadas con fondos estatales como privados. Durante esta crisis de Covid-19, estas tendencias se han acelerado. Los líderes mundiales se están escondiendo detrás de sus fronteras, negándose a compartir recursos esenciales para combatir la pandemia. El presidente serbio denunció recientemente el «cuento de hadas» de la solidaridad europea, dadas las leyes de la Unión Europea que impiden el movimiento de doctores y suministros médicos claves a países no pertenecientes al espacio Schengen. Luego anunció que las fronteras de Serbia estaban cerradas a los «extranjeros».[22] En verdad, la solidaridad entre los países Schengen también se ha roto, con Alemania , en primer lugar, prohibiendo la exportación de las desesperadamente necesarias máscaras faciales a países como Italia.[23] De las veintiséis naciones Schengen, veintiuno han cerrado sus fronteras, lo que representa una amenaza existencial para la Unión Europea. Esta locura es el producto de un sistema senil, que ha descendido a la lucha interna justo cuando más se necesita la unidad. Los virus no conocen fronteras, y la falta de coordinación internacional obstaculiza de manera muy grave nuestra capacidad de responder a las pandemias.

De manera reciente, estudiantes de la Universidad de Sheffield secuenciaron genomas completos del coronavirus de pacientes del Reino Unido, y están listos para hacer pública su investigación.[24] Este es un logro notable que surgió de instituciones académicas subsidiadas por el Estado. Sin embargo, ahora hay una carrera para desarrollar una vacuna basada en dicha investigación y de la que participan varios gobiernos con el propósito de asegurar la exclusividad. El primero en la lista fue el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien siguió su máxima «Estados Unidos primero» al ofrecer a la compañía biofarmacéutica alemana CureVac «grandes sumas de dinero» por los derechos exclusivos de una vacuna contra la Covid-19 y agentes antivirales.[25] El gobierno alemán en apariencia ha cumplido este movimiento con una contraoferta. Esto podría desencadenar una guerra de ofertas, que obligará a millones de personas y servicios de salud estatales a comprar vacunas a los precios establecidos por el ganador.

Bajo una economía mundial planificada todos los recursos del planeta podrían combinarse para desarrollar un tratamiento y una vacuna efectivos para la Covid-19. Pero los intereses antagónicos de las naciones capitalistas impiden esto. Los intentos de superar estos antagonismos sobre una base capitalista han tenido poco éxito. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud opera el Marco de Preparación para la Influenza Pandémica (PIP), que facilita el intercambio de investigaciones médicas entre las naciones. Pero solo se aplica a la influenza, no a ninguna otra enfermedad infecciosa con potencial pandémico, debido a presiones de la industria y los gobiernos.[26] De hecho, la propia OMS es apenas una sombra de sus elevados objetivos. La administración de Trump ha reducido su financiamiento a la mitad, está plagada de rumores de corrupción y ha sido suplantada por el Banco Mundial como el mayor financiador de salud pública a nivel mundial.[27] Organismos similares como los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en los propios Estados Unidos, también han visto recortar sus presupuestos en los últimos años, víctimas de la tendencia proteccionista en los mercados mundiales.[28]

Además, las compañías médicas del sector privado consideran que sus productos — ya sea que los hayan desarrollado o simplemente que hayan comprado las patentes — son sus posesiones privadas: valiosas solo por su potencial de mercado, no por su capacidad para curar a las personas. De manera reciente, una compañía privada amenazó con acciones legales a dos voluntarios que estuvieron fabricando válvulas mediante impresión 3D para usarlas en ventiladores, y vendiéndolas por $ 1 contra un precio de mercado típico de $ 11 000.[29] Este tipo de parsimonia del sector privado se replica en todo el mercado farmacéutico internacional. Por ejemplo, el Acuerdo de 1994 sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) garantiza la protección de la propiedad intelectual para todas las empresas, incluidas las farmacéuticas, cuando venden sus productos en cualquier país de la Organización Mundial de Comercio. Esto resulta problemático en los países más pobres, donde los medicamentos esenciales son propiedad intelectual de empresas privadas, cuyos precios exorbitantes son demasiado altos para estos mercados, que además se oponen a los intentos de producir derivados más baratos a nivel nacional. En respuesta a este problema, en 2001 por iniciativa de la OMS, la Declaración de Doha sobre los ADPIC y la Salud Pública, acordada por todos los Estados miembros de la OMC, afirmó que la salud pública siempre debe tener prioridad sobre la aplicación de los derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, según Oxfam, en 2019: «los países ricos y las compañías farmacéuticas han ignorado la Declaración de Doha y han seguido una agenda agresiva para someter al mundo en desarrollo a una protección de la propiedad intelectual aún más estricta, a través de acuerdos de libre comercio y presión unilateral».[30] En resumen, las naciones poderosas siempre aplastarán a los débiles, y los derechos de propiedad privada de los capitalistas siempre prevalecen sobre la necesidad humana.

Una declaración reciente del gobierno británico expuso, sin darse cuenta, el fracaso del llamado mercado libre para mejorar esta pandemia. La administración tory ha prohibido la exportación paralela de 80 medicamentos — incluidos Aluvia, adrenalina y morfina — , debido a la especulación de empresas privadas, que intentaban comprar los medicamentos a bajo precio en el Reino Unido, luego los acaparaban y vendían a un precio inflado en el extranjero. Esto no ha sido prohibido porque fuera éticamente inaceptable, sino porque el gobierno temía que «agravara los problemas de suministro». [31] También se supo que la empresa estadounidense Rising Pharmaceuticals aumentó el precio de la cloroquina — un antipalúdico, que se está probando contra la Covid-19 — el 23 de enero, cuando la magnitud del brote en China se hizo evidente. El precio del medicamento aumentó 97.86 % a $ 7.66 por pastilla de 250 mg y $ 19.88 por pastilla de 500 mg. Aunque la reacción negativa de la opinión pública los llevó a devolver con rapidez el costo a la tasa de mercado «normal», Rising ya había sido multado de modo previo por la fijación de precios, y está claro que tenían la intención de explotar el sufrimiento de millones de personas para obtener una ganancia inesperada. [32] Esta no será la última vez que una compañía busque sacar ganancias, a toda velocidad, de la pandemia de coronavirus.

Compare esto con la producción y distribución de Interferón alfa 2b, de Cuba: desarrollado desde 1986 y producido hoy por la estatal BioCubaFarma en colaboración con China. Este medicamento, que puede ayudar a detener algunos de los síntomas del coronavirus, ya se ha probado con resultados positivos en 1 500 pacientes con coronavirus en China. Cuba ha enviado Interferón en grandes cantidades a países gravemente afectados como Italia. También se han enviado equipos de médicos cubanos a docenas de países para ayudar a combatir los brotes.[33] Es un claro testimonio de la superioridad de una economía planificada que una pequeña isla del Caribe puede producir un tratamiento eficaz para una enfermedad que resiste los mejores esfuerzos de los países capitalistas más poderosos de la Tierra, y envía con libertad recursos médicos a los necesitados. Del mismo modo, mientras las farmacéuticas con fines de lucro han abandonado la investigación en condiciones complejas, como la enfermedad de Alzheimer, debido a la escasez de ganancias, la investigación médica estatal de Cuba ha producido algunos avances emocionantes contra el Alzheimer y el VIH.[34] Resulta superfluo decir que el bloqueo comercial impuesto a Cuba por los Estados Unidos será un obstáculo para que cualquiera de estos tratamientos potencialmente vitales llegue a las personas que los necesitan, y habrá consecuencias para cualquier socio comercial de los Estados Unidos que los acepte.

Las limitaciones del sistema capitalista significan que la I+D biomédica sobre vacunas para enfermedades graves y potencialmente mortales se ha estancado desde la década de 1960. La humanidad es cada vez más vulnerable a las epidemias mundiales — por razones que explicaré a continuación — , y nuestras armas para resistirlas se están volviendo obsoletas. La industria farmacéutica está privatizando las ganancias de este sector esencial y socializando los riesgos. Y los gobiernos capitalistas lo están facilitando. Un investigador de enfermedades infecciosas entrevistado en el New York Times recientemente opinó: «¿Qué es más importante para las compañías farmacéuticas? ¿Mantener secretos comerciales y aumentar el resultado final o asumir un papel de liderazgo para detener el brote de Covid-19?»[35] La respuesta es clara como el día. No hay mejor argumento que una crisis como la pandemia actual para colocar a estos parásitos improductivos bajo control democrático, de tal modo que sus inmensos recursos puedan aprovecharse bien.

Los más pobres sufren más

Hasta ahora, la Covid-19 solo ha rozado a los países menos desarrollados. Los primeros casos confirmados recién se han informado en Somalia y Tanzania. [36] Otro fue detectado en la Franja de Gaza.[37] El virus se propagará de modo inevitable, y cuando lo haga, los resultados serán catastróficos. ¿Cómo puede un país como Somalia, que apenas tiene un gobierno en funcionamiento y cuyas viviendas y saneamiento se encuentran en un estado miserable, llevar a cabo medidas de distanciamiento social o subsidiar los salarios perdidos? ¿Cómo hará frente su infraestructura médica a miles de pacientes infectados? Y aparte de estos países pobres, ¿qué sucederá cuando los miles de refugiados del Medio Oriente que viven en tiendas de campaña en campamentos europeos para migrantes se infecten? La respuesta es obvia. No habrá contención, no habrá respuesta médica concertada. La gente tendrá que valerse por sí misma. Este estado de cosas es simplemente normal en lo que respecta a la prevención de enfermedades en países subdesarrollados.

Menos del 10 % del gasto público mundial en investigación en salud se dedica a enfermedades que afectan al 90 % pobre de la población mundial. [38] Las enfermedades mortales como el VIH/sida y la tuberculosis prosperan en los países pobres. Las enfermedades tropicales desatendidas matan a 500 000 personas en el mundo en desarrollo cada año.[39] Y si las compañías farmacéuticas privadas ven poco incentivo financiero en desarrollar medicamentos para los países capitalistas avanzados, no ven ninguno en las naciones más pobres. El Dr. Harvey Bale Jr., jefe de la Federación Internacional de Fabricantes de Productos Farmacéuticos, afirmó que «no había un mercado del que hablar en el mundo pobre».[40] El Dr. Bernard Pécoul, de Médicos Sin Fronteras, agregó que la búsqueda de ganancias «lo deja concentrado en 300 a 400 millones de personas en los países ricos».[41] Este es un ejemplo muy claro de dónde la producción con fines de lucro está bastante distanciada de la necesidad.

Para dar un ejemplo, a finales de los años 90, el genoma de la tuberculosis fue secuenciado. La tuberculosis causa un sufrimiento terrible en las partes más pobres del mundo. A pesar de que la OMS organizó una cumbre de 1998 para obtener el apoyo de las principales compañías farmacéuticas para desarrollar una vacuna y tratamientos, ninguna de estas compañías estaba dispuesta a comprometerse con ningún proyecto que generara ganancias de menos de $ 350 millones al año o con una duración de cinco años o más. Eso habría requerido un costo total de $ 11 por píldora, por cada paciente en África subsahariana, por ejemplo; que en ese momento gastaba menos de $ 10 por ciudadano, por año, en todas las necesidades de atención médica. En resumen, la industria farmacéutica privada se negó a comprometer ninguno de sus recursos para aliviar el sufrimiento de las naciones pobres a menos que lograran lo imposible. El proyecto fue abandonado. Además de la falta de inversión en I+D, muchas empresas privadas han abandonado la producción de medicamentos importantes para el mundo en desarrollo, incluidos cinco tratamientos para la enfermedad del sueño africana, aminosidina para la leishmaniasis parasitaria e incluso la vacuna contra la poliomielitis.[42] Lejos de hacer avanzar a la sociedad humana en la lucha contra la enfermedad, el capitalismo en realidad nos está llevando hacia atrás.

Organismos internacionales como la OMS y el G8 han intentado incentivar la inversión del sector privado en el mundo pobre con subsidios como los Compromisos avanzados del mercado — AMC, por sus siglas en inglés — , a través de los cuales los países capitalistas avanzados acuerdan cubrir algunos de los costos para obtención de vacunas asequibles donde estén más necesitados.[43] De modo alternativo, la Administración de Drogas y Alimentos — FDA, por sus siglas en inglés — de los EE.UU. ofrece cupones que pueden intercambiarse por revisiones rápidas de cualquier producto futuro a compañías que desarrollen medicamentos efectivos para enfermedades olvidadas.[44] Pero todas estas recompensas han fallado, ya sea porque no ofrecen un incentivo suficiente o porque las compañías farmacéuticas han encontrado formas de jugar con el sistema y enriquecerse aún más. Por ejemplo, al aplicar el comprobante mencionado más arriba a la medicina antipalúdica coartem, Novartis acumuló una ganancia adicional de $ 321 millones solo por registrar su producto en la FDA de los EE.UU., a pesar de que el medicamento ya está en uso generalizado en otros lugares.[45]

El único valor que la industria farmacéutica privada ve en el mundo en desarrollo es un laboratorio de pruebas para externalizar sus ensayos clínicos, que representan el mayor costo del desarrollo de medicamentos.[46] Este costo puede compensarse, de modo significativo, explotando sujetos de prueba en lugares como India, donde los ensayos clínicos han creado un mercado próspero. Mejor aún, estas empresas a menudo pueden evitar la burocracia desagradable, como los estándares éticos y el consentimiento informado, al trasladar estas operaciones a países donde las regulaciones son más flexibles y convertir a las personas desesperadas en sus ratas de laboratorio.[47]

Algunos países más pobres han tratado de compensar el aumento de los costos de los medicamentos invirtiendo en sus propios canales de fabricación y distribución farmacéutica, a costa de profundizar su deuda externa. Sin embargo, estos esfuerzos han sido frustrados por la Asociación de Fabricantes Farmacéuticos — la principal organización de jefes de la industria — , que considera que esto representa una «violación de sus derechos de libre mercado».[48] De 2008 a 2018, un Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre Salud Pública, Innovación y Derechos de Propiedad Intelectual — IGWG, por sus siglas en inglés — ha tratado de abordar las demandas de los países en desarrollo por un sistema global de I+D que refleje mejor sus necesidades. Pero sus recomendaciones han sido totalmente ignoradas tanto por los países imperialistas como por la industria farmacéutica privada. La situación se resumió en un informe condenatorio de Oxfam:

La falta de innovación médica es un problema global que requiere un aumento significativo de recursos, aplicado de manera efectiva y coordinada. El sistema actual de I+D infrautiliza las capacidades, habilidades y recursos disponibles en todos los países. Los esfuerzos para mejorar la I+D en todo el mundo en desarrollo son fragmentados, insostenibles y es poco probable que conduzcan a cambios a gran escala.

A pesar de las quejas de Oxfam y el IGWG, no se pueden cambiar las reglas del capitalismo apelando a la mejor naturaleza de los capitalistas. Si no hay un mercado rentable, no invertirán. Las reformas que proponen requerirían una ruptura fundamental con el sistema actual. Como es lógico, la investigación sobre tratamientos que salvan vidas para enfermedades que afectan al mundo en desarrollo también tendría un impacto positivo en el desarrollo de vacunas y tratamientos en los países capitalistas avanzados. Pero el sistema de mercado solo piensa en ganancias inmediatas. La vida humana es un pequeño cambio.

La enfermedad también sirve para mantener pobre al mundo pobre.

La crisis del VIH/sida — cuyos orígenes se encuentran en la transmisión de primates a humanos a través del mercado ilegal de carne de animales silvestres, al que recurrieron las poblaciones desesperadas después de sucesivas hambrunas — se extendió por el mundo en desarrollo como una guadaña en los años ochenta y noventa. Hasta 121 millones de personas han muerto como consecuencia de esta pandemia.[49] El Banco Mundial estimó en 1991 que el VIH/sida requería más del 4 % del presupuesto de salud de Tanzania, el 7 % en Malawi, el 9 % en Ruanda, el 10 % en Burundi y el 55 % en Uganda.[50] Además, las epidemias en las naciones pobres de África y las Américas se han exacerbado por el impacto de la guerra y los golpes de Estado, provocados por la intromisión imperialista, que que paralizaron las infraestructuras de salud ya vulnerables de estos países.[51] Los intentos insultantes de la década de 1970 por el Banco Mundial de «presionar» a los países pobres para que gasten más en prevención de enfermedades y atención médica se han visto reducidos por su necesidad de pagar inmensas deudas a organismos como el FMI.[52] El imperialismo ha traído la ruina a estas naciones, no solo a través del colonialismo, la explotación y la guerra, sino también con las enfermedades. Ahora, están prácticamente indefensos ante emergencias como la pandemia de Covid-19.

Destrucción ambiental y agricultura intensiva: crianza de enfermedades

Si bien sus orígenes exactos no están claros, se cree que la Covid-19 se introdujo de las poblaciones animales a las humanas a fines del año pasado en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei en China, y posteriormente se propagó a través de viajes nacionales e internacionales durante el Año Nuevo chino.[53] Esto es similar a los brotes de Sars de 2003, resultantes de la transmisión de una cepa mutada de coronavirus en un mercado de animales vivos en la provincia de Guangdong.[54]

Ninguno de estos brotes fue una ocurrencia «natural». Más bien, fueron la consecuencia inevitable de la producción capitalista rapaz, que está creando un terreno fértil para enfermedades potencialmente letales cultivadas en poblaciones animales y propagadas a los seres humanos.

La mayor prevalencia de pandemias en los últimos años puede explicarse en parte por la destrucción capitalista del medio ambiente. Desde 1940, han aparecido cientos de patógenos microbianos en nuevos territorios: incluido el VIH y el ébola en África, el zika en las Américas, etc. Más de dos tercios de estos se originan en la vida silvestre, y no en animales domésticos.[55] La deforestación a través de la tala, la expansión urbana, la construcción de carreteras y la minería destruye los hábitats de las especies silvestres y aumenta su contacto con los asentamientos humanos, lo que ofrece más oportunidades para que los microbios que viven inofensivamente en sus cuerpos se «derramen» en los nuestros. El ecologista de enfermedades Thomas Gillespie, entrevistado en Scientific American, declaró: «No me sorprende en absoluto el brote de coronavirus. La mayoría de los patógenos [en los cuerpos de los animales salvajes] aún no se han descubierto. Estamos en la punta del iceberg».[56]

Por ejemplo, los brotes de ébola de 2017 se originaron en especies de murciélagos, que se han visto obligados a posarse en árboles en granjas y patios domésticos debido a la deforestación. Estos animales se convierten en portadores de cepas de virus de animales-a-humanos debido al contacto repetido, y transmiten agentes patógenos a través de picaduras, materia fecal o cuando se venden como alimento en «mercados húmedos» informales, donde las especies que nunca se encontrarían en condiciones naturales, están enjauladas una al lado de la otra.[57] Estos mercados son una fuente de alimento esencial para las personas pobres en Asia y África, sin embargo, según Gillespie, son «una tormenta perfecta para la transmisión de patógenos entre especies. Siempre que haya interacciones novedosas con una variedad de especies en un solo lugar, ya sea en un entorno natural como un bosque o un mercado húmedo, puede ocurrir un evento ‹derrame›».[58] Esto es justo lo que resultó en el coronavirus mutante que causó la epidemia de Sars, y quizás la Covid-19.[59] Una hipótesis es que el virus pasó de un murciélago o pangolín en un mercado húmedo a su primera víctima humana: un hombre de 55 años.[60]

Sin embargo, este es solo un escenario en el que pueden surgir patógenos peligrosos de los animales. En las granjas industriales, cientos de miles de animales están en condiciones de hacinamiento, lo que crea un ambiente ideal para que los microbios se conviertan en patógenos letales. La gripe aviar, por ejemplo, se originó en aves acuáticas salvajes. Pero cuando la gripe llega a las granjas industriales de pollos, asola a la población y muta de manera rápida y se vuelve más virulenta. Esto es lo que produjo la temida cepa de influenza aviar H5N1, que puede infectar y matar humanos.[61] Además, los intentos de maximizar la producción de derivados de animales particulares han dado como resultado la aparición generalizada de granjas de monocultivo, en las que solo se cría un tipo de animal. Esto crea un entorno ideal para la evolución de virus peligrosos.[62] La gripe porcina se originó en monocultivos de cerdos, por ejemplo, aunque la industria de la cría de cerdos presionó a la OMS para cambiar el nombre de la gripe porcina por su nombre científico, H1N1, para desviar la atención de su origen.[63] Algunos científicos también han planteado la hipótesis de que los monocultivos de cerdo podrían haber criado el nuevo coronavirus.[64]

Estos problemas afectan a los agronegocios en todos los países capitalistas avanzados, y las operaciones de producción de alimentos en los EE.UU. y Europa han servido de puntos de arranque para las influenzas H5N2 y H5Nx, que fueron minimizadas por los funcionarios de salud pública estadounidenses.[65] Sin embargo, no es casualidad que una serie de epidemias graves en los últimos años se hayan originado en China. Aquí, también, la producción capitalista tiene la culpa.

El rápido desarrollo de la economía de China sobre una base capitalista ha erigido un castillo de naipes epidemiológico en el país. El libro de Rob Wallace, Big Farms Make Big Flu: Dispatches on Influenza, investiga la aparición de la gripe aviar en China. Explica cómo, en las décadas de 1980 y 1990, el país modernizó y consolidó su agronegocio en provincias como Guangdong, donde se registró el primer caso de H5N1 en 1997. Se invitó a empresas extranjeras como Charoen Pokphand (CP) a establecer tiendas en Guangdong, lo que introdujo operaciones integradas de modo vertical en las que los animales, sus alimentos y plantas de procesamiento fueron provistos por la misma empresa. Esto resultó en una explosión de la cantidad de patos y pollos producidos cada año. Se introdujeron técnicas de agricultura intensiva al estilo estadounidense — con una regulación aún más relajada — para satisfacer la demanda del mercado y maximizar las ganancias, y la insuperable competencia devastó la producción agrícola rural de las comunidades campesinas, lo que condujo a una migración interna masiva a estas provincias.[66] Esto colocó enormes monocultivos de aves de corral en contacto cercano con espacios humanos con alta densidad poblacional. Hubei es la sexta provincia productora de aves de corral más grande de China, con una población de 58.5 millones de personas.[67] No importa cómo se originó la Covid-19, Hubei siempre fue una bomba de tiempo para la enfermedad.

El inmenso poder económico de compañías como CP — que ahora produce 600 millones de los 2 200 millones de pollos que China vende cada año — se traduce en un enorme poder político en Asia, que se torna útil cuando sus acciones tienen como resultado la propagación de pandemias. Por ejemplo, CP fue un gran defensora del magnate de las telecomunicaciones Thaksin Shinawatra, el Primer ministro de Tailandia durante la primera epidemia de gripe aviar del país, cuyas promesas de dirigir el país «como un negocio» se concretaron en ataques masivos contra los derechos de los trabajadores y la liberalización agresiva de la economía tailandesa. [68] Cuando comenzaron los brotes en Tailandia, Shinawatra desempeñó un papel activo en el bloqueo de los esfuerzos para detener la propagación de la gripe aviar. Las plantas procesadoras de pollo en realidad intensificaron la producción, y los sindicalistas informaron que una fábrica todavía producía entre 90 000 y 130 000 aves por día, a pesar de que era obvio que las gallinas estaban enfermas.[69] Shinawatra y sus ministros salieron en la televisión comiendo pollos para mostrar su confianza, pero detrás de escena, CP y otras grandes empresas agrícolas se aliaban con el gobierno para pagar a los granjeros contratados para que no hablaran de sus rebaños infectados. A cambio, el gobierno suministraba, de forma secreta, vacunas a los granjeros corporativos, mientras que los granjeros más pobres se mantenían en la oscuridad lo cual los ponía en peligro a sí mismos y a sus animales.[70] Cuando Japón prohibió las aves de corral de China durante la crisis, las fábricas tailandesas de CP fueron el relevo, lo que permitió que la compañía obtuviera ganancias aún mayores de una epidemia en gran medida originada por ella misma.[71]

Otra amenaza a largo plazo planteada por la agricultura intensiva — a la que volveré más adelante — es el cultivo de microbios resistentes a los antibióticos. Poco después de que el descubrimiento de antibióticos revolucionó la ciencia médica, se descubrió que el costoso ganado vivía más tiempo cuando se le eran administrados. Por poca fortuna, el ganado que se somete a estos tratamientos ejerce más del doble de presión selectiva global sobre las poblaciones bacterianas para que evolucionen y se vuelvan resistentes, lo que exacerba un problema existente y extremadamente grave para la salud pública.[72]

En resumen, la presión masiva ejercida sobre los animales y el medio ambiente por la producción capitalista ha contribuido a un escenario muy peligroso, en el que los patógenos transmisibles por los humanos están evolucionando y propagándose a un ritmo acelerado. Recordemos las palabras de Engels, escritas en Dialéctica de la naturaleza:

No nos vanagloriemos demasiado por nuestras victorias humanas sobre la naturaleza. Por cada victoria, la naturaleza se venga de nosotros. Es verdad que cada victoria, en primer lugar, produce los resultados que esperábamos, pero en segundo y tercer lugar, tiene efectos bastante diferentes e imprevistos que con demasiada frecuencia cancelan el primero (…)[73]

En ninguna parte es esta premonición más cierta que en los patógenos que se originan en las granjas industriales. Sin embargo, ninguno de los problemas descritos aquí es endémico en lo que respecta a la producción eficiente de alimentos. Todos ellos provienen de técnicas agrícolas intensivas, diseñadas para maximizar las ganancias por sobre todo, que son muy crueles con los animales que comemos y potencialmente desastrosas para la salud pública. No hay razón para que los monocultivos de animales, inoculados con antibióticos, se apiñen de manera sofocante en fábricas infernales y se conviertan en caldo de cultivo para la enfermedad. Bajo una economía planificada de manera racional, todos estos procesos podrían hacerse tan eficientes, humanos y seguros como sea posible, sin tener que satisfacer la lujuria de los capitalistas por las ganancias.

«Los brotes son inevitables, las pandemias son opcionales»

En 1994, la periodista ganadora de un Pulitzer, Laurie Garrett, escribió La plaga que viene: Enfermedades emergentes en un mundo fuera de balance. Este escrito fue seguido en 2001 por Betrayal of Trust: The Colapse of Global Public Health. Sobre los dos libros explicó que «la interrupción humana del medio ambiente global, junto con los comportamientos que propagan fácilmente los microbios entre las personas y de animales a humanos, garantizaron un aumento global de las epidemias, incluso una pandemia enorme. [Estos] brotes fueron ayudados e incitados por los sistemas de salud ineptos, el comportamiento humano y la completa falta de apoyo político y financiero constante para la preparación para combatir enfermedades en cualquier parte del mundo».[74] Aunque ella no lo expresó en estos términos, estos libros fueron una acusación condenatoria del capitalismo y sus efectos corrosivos en la salud pública. Las advertencias de Garrett fueron corroboradas en un informe de 2018 de la Junta de Monitoreo de Preparación Global, que advirtió que «existe una amenaza muy real de una pandemia altamente letal y de rápido movimiento de un patógeno respiratorio que mate de 50 a 80 millones de personas y dañe casi el 5 % de la economía mundial».[75]

El informe continúa:

«Entre 2011 y 2018, la OMS rastreó 1 483 eventos epidémicos en 172 países. Las enfermedades propensas a las epidemias, como la gripe, el síndrome respiratorio agudo severo (Sars), el síndrome respiratorio del Medio Oriente (Mers), el ébola, el zika, la peste, la fiebre amarilla y otros, son presagios de una nueva era de alto impacto y propagación rápida, brotes que se detectan con mayor frecuencia y son cada vez más difíciles de manejar … Cualquier país sin atención básica de salud primaria, servicios de salud pública, infraestructura de salud y mecanismos efectivos de control de infecciones, enfrenta las mayores pérdidas, incluida la muerte, desplazamientos y devastación económica».[76]

En otras palabras, la crisis actual con la Covid-19 es parte de una nueva era en la que las pandemias se volverán más comunes, por las razones que he descrito. El mundo no está preparado para esto, y los países más pobres serán los más afectados.

Además de la aparición de nuevos patógenos, existen otras amenazas en el horizonte, incluidas las cepas de microbios resistentes a los antibióticos como estreptococos y estafilococos, cultivadas en hospitales de los países capitalistas avanzados, debido a la excesiva dependencia de los antibióticos desarrollados en el período de posguerra.[77] Enfermedades de los siglos XIX y XX, como la tuberculosis, regresan para vengarse en comunidades pobres como Harlem, en la ciudad de Nueva York, y desarrollan resistencia a los antibióticos.[78] En la década de 1990, un pronóstico de la Universidad de California predijo que para 2070 el mundo habría agotado todas las opciones de medicamentos antimicrobianos, ya que los virus, bacterias, parásitos y hongos habrían desarrollado una resistencia completa al arsenal farmacéutico humano.[79] Este escenario apocalíptico podría evitarse si se invirtiera más en I+D para vacunas y tratamientos alternativos. Pero como se explicó, esta no es una vía rentable para las grandes farmacéuticas.

En respuesta al mencionado informe de GPMB, Garrett se mostró escéptico de que cualquiera de sus propuestas — equivalentes a presionar a los gobiernos y empresas privadas para que cooperen de manera más eficaz en la financiación y la investigación — llegaran a tener algún efecto. Garrett escribió: «Sin intención de degradar el esfuerzo de GPMB, debo decir tristemente que este mensaje central ha sido gritado a toda voz muchas veces antes, con poco impacto perceptible en los sordos líderes políticos, las empresas financieras o las instituciones multinacionales. No hay razón para pensar que esta vez será diferente».[80]

De hecho, sobre una base capitalista, es poco probable que la situación mejore. Estas enfermedades han sido conjuradas por el propio sistema, y los patrones de vida de las sociedades capitalistas modernas crean condiciones ideales para que se propaguen. La urbanización ha concentrado a la gran mayoría de los 8 000 millones de personas del planeta en poblaciones densas, donde las enfermedades pueden propagarse de forma acelerada. Y el aumento dramático en el movimiento mundial de personas y bienes — facilitado por el transporte moderno y exacerbado por la guerra y el cambio climático — crea canales viables para que los microbios se diseminen por todo el planeta. Solo tomó unos días antes de que la Covid-19 se extendiera de un extremo a otro de la Tierra. Tal problema global requiere una solución internacional. Pero, como se describió, el antagonismo entre las diferentes naciones capitalistas, los derechos de propiedad privada de las principales compañías farmacéuticas y el modo de producción basado en la ganancia impiden el tipo de respuesta coordinada necesaria para combatir las pandemias.

El repunte capitalista en la posguerra fue un período de gran optimismo para la salud pública. La mejora de la vivienda y la sanidad, así como el descubrimiento de antibióticos, implicaron un aumento drástico de la esperanza de vida.[81] En el Reino Unido, la clase trabajadora regresó de una guerra victoriosa y exigiendo reformas, entre las cuales estaba el Servicio Nacional de Salud: proporcionar asistencia médica compleja de forma gratuita. En 1995 [sic, debe referirse en realidad al año 1965], la vacuna contra la polio del Dr. Jonas Salk redujo con éxito los casos de la enfermedad en Europa occidental y América del Norte de 76 000 en 1955 a 1 000 en 1967.[82] En 1978, la OMS convocó una reunión de ministros de salud de más de 130 naciones en Alma-Ata en la URSS, y emitió un documento — la «Declaración de Alma-Ata» — que pedía «el logro de todos los pueblos del mundo, para el año 2000, de un nivel de salud que les permita llevar una vida social y económicamente productiva», el cual define la salud como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, no simplemente la ausencia de enfermedades»,y «un derecho humano fundamental».[83] Pero hoy, lejos de ser un derecho humano, a millones de personas se les niega atención médica decente y asequible. Mientras tanto, años de subinversión y privatización han llevado el progreso en la investigación médica a un punto muerto, y los logros democráticos del período de posguerra se han reducido. La clase dominante ha enfrentado la crisis actual con un cinismo maltusiano digno de Trevelyan, mientras considera, de manera abierta, los «efectos económicos positivos» de la Covid-19 al matar a las capas «no productivas» de la sociedad.[84]

La austeridad que siguió al colapso de 2008 ha tenido un alto costo en la salud pública, cuyas consecuencias ahora están siendo expuestas sin piedad por el nuevo brote de coronavirus.[85] En todas partes, la falta de kits de prueba — de fabricación privada — hace que sea imposible recopilar datos precisos sobre el alcance de la pandemia de coronavirus. Las camas son notablemente escasas. Los trabajadores de salud jubilados están siendo reincorporados al servicio. Países como Gran Bretaña en un inicio subestimaron el riesgo que representa el virus, antes de cambiar de sentido e imponer un bloqueo. El discurso inicial sobre «mitigación» y «aplanamiento de la curva» en lugar de contención fue en parte para evitar la interrupción de los negocios, pero también fue porque el servicio de salud no puede soportar la carga de un brote que podría durar hasta 2021 y colocar a 8 millones de personas en los hospitales.[86] Mientras tanto, la descentralización y los sucesivos recortes en el sistema de salud italiano en los últimos treinta años han provocado una gran escasez no solo de ventiladores y camas, sino incluso máscaras faciales y desinfectante de manos, en uno de los países más afectados.[87]

Los hospitales italianos con exceso de pacientes no tienen más remedio que elegir quién vive o muere según la edad. Los trabajadores de la salud están sobrecargados por completo, con imágenes de enfermeras italianas desmayadas por el agotamiento que dan testimonio del terrible estado de cosas.[88]

Además, los patrones en un país tras otro se niegan a tomar las medidas de seguridad apropiadas o cesar la producción antes que la huelga los obligue. E incluso cuando los gobiernos burgueses han acordado garantizar salarios y tomar posesión de ciertos sectores para salvar el sistema capitalista, se esperará que la clase trabajadora pague la factura cuando el polvo se asiente. El capitalismo no solo ha hecho que los nuevos brotes sean más probables, sino que ha reducido la salud pública hasta el punto que no puede hacer frente a ellos.

Como dijo una vez Larry Brilliant, el epidemiólogo que dirigió la lucha contra la viruela: «los brotes son inevitables, pero las pandemias son opcionales».[89] Nada de esto tiene que suceder. Bajo una economía planificada, todo el ingenio de la humanidad estaría dirigido al desarrollo de vacunas para las enfermedades más graves. Los programas de inmunización masiva se llevarían a cabo en todos los países del mundo, y se erradicarían enfermedades como el ébola, tal como lo hicimos con la viruela. Las crisis ambientales y las técnicas de cultivo intensivo que crean caldos de cultivo para patógenos podrían reemplazarse con una producción planificada en armonía con la naturaleza, que priorice el bienestar humano y animal sobre las ganancias. Cualquier nuevo brote viral podría encontrarse con una respuesta global concertada para evitar que alcance niveles de pandemia. Todas las investigaciones y recursos para el tratamiento de casos infectados podrían compartirse y utilizarse en función de las necesidades. En lugar de tener que pagar a las compañías farmacéuticas privadas precios exagerados, sus inmensas operaciones serían expropiadas y gestionadas de forma democrática para producir vacunas y antígenos según sea necesario. En lugar de gastar millones en dinero público para obtener camas de hospital, estos podrían simplemente ser requisados. Se podrían establecer instalaciones de prueba y cuarentena para gestionar la emergencia. Y en lugar de países capitalistas antagónicos que compiten por acumular recursos y se esfuerzan por mantener el negocio rentable a expensas de la salud pública, los países socialistas federados podrían presentar un frente unido contra las epidemias. La producción no esencial podría ser detenida y las medidas de distanciamiento social llevadas a cabo siempre que sea necesario, sin ningún impacto en el pago. Y la logística podría planificarse para garantizar que los estantes estuvieran llenos, las productos para satisfacer las necesidades básicas se distribuyeran y nadie sintiera la necesidad de acaparar lo esencial.

La medicina moderna representa una victoria fenomenal de la sociedad humana sobre la naturaleza. Al menos en los países capitalistas avanzados, ha duplicado nuestra esperanza de vida y ha mejorado por mucho nuestra calidad de vida. Cualquier sociedad moderna que no pueda garantizar a su población buena salud y protección contra pandemias prevenibles no puede considerarse civilizada. Donde los capitalistas y sus compinches políticos se limitan, frente a emergencias de salud pública, a encogerse de hombros e informar a las masas: «tus seres queridos morirán»,[90] una sociedad socialista equiparía a la humanidad con las armas que necesita en la batalla contra la enfermedad. La respuesta insensible e inepta de los gobiernos capitalistas a la pandemia de Covid-19, y las consecuencias sociales resultantes, provocarán un salto adelante en la conciencia de las masas. Ya se han producido huelgas espontáneas en Italia, España, Portugal, Francia, Estados Unidos, Canadá y otros lugares contra los intentos de los patrones de obligar a los trabajadores a elegir entre arriesgarse a contraer infecciones en sus lugares de trabajo o perder el salario. Esto es solo un presagio de lo que está por venir. Estamos entrando en una nueva época de lucha dramática contra un sistema herido de muerte.

Notas:

[1] https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/mar/04/market-coronavirus-vaccine-us-health-virus-pharmaceutical-business

[2] Ibíd.

[3] https://www.theatlantic.com/health/archive/2020/02/covid-vaccine/607000/

[4] https://www.researchgate.net/publication/321462556_Pharma’s_broken_business_model_An_industry_on_the_brink_of_terminal_decline_Comment

[5] https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/mar/04/market-coronavirus-vaccine-us-health-virus-pharmaceutical-business

[6] http://www.virology.ws/2020/03/11/sars-cov-2-the-vaccine-landscape/

[7] https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/mar/04/market-coronavirus-vaccine-us-health-virus-pharmaceutical-business

[8] Ibíd.

[9] Ibíd.

[10] https://www.healthcarefinancenews.com/news/investment-medical-and-health-rd-not-keeping-needs-nation-report-finds

[11] Traición de confianza: el colapso de la salud pública mundial, Laurie Garrett, 420

[12] https://www.washingtonpost.com/business/economy/turing-reneges-on-drug-price-cut-rivals-version-sells-well/2015/11/25/d2c22icsoft-93cd-11e5-b5e4 -279b4501e8a6_story.html

[13] https://foreignpolicy.com/2019/09/20/the-world-knows-an-apocalyptic-pandemic-is-coming/

[14] Ibíd.

[15] https://pharmaceuticalcommerce.com/business-and-finance/global-pharma-spending-will-hit-1-5-trillion-in-2023-says-iqvia/

[16] Garrett, 409.

[17] https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/mar/04/market-coronavirus-vaccine-us-health-virus-pharmaceutical-business

[18] https://www.forbes.com/sites/stanfleming/2018/09/06/why-experts-cant-fix-pharmas-innovation-crisis-part-1-and-what-to-do-about -it-part-2 / # 7a34f86116fe

[19] https://www.researchamerica.org/sites/default/files/Policy_Advocacy/2013-2017InvestmentReportFall2018.pd

[20] https://www.nytimes.com/2020/03/02/opinion/contributors/pharma-vaccines.html

[21] Ibíd.

[22] https://www.nationalreview.com/news/coronavirus-outbreak-serbian-president-aleksandar-vucic-labels-european-solidarity-fairy-tale-says-only-china-can-assist-in-coronavirus

[23] https://www.politico.eu/article/health-ministers-squabble-over-face-masks-at-coronavirus-talks/

[24] https://www.sheffield.ac.uk/news/nr/coronavirus-genomes-sequenced-sheffield-1.883916

[25] https://www.theguardian.com/us-news/2020/mar/15/trump-offers-large-sums-for-exclusive-access-to-coronavirus-vaccine

[26] https://apps.who.int/gpmb/assets/annual_report/GPMB_annualreport_2019.pdf

[27] Garrett, 8 años.

[28] https://fortune.com/2020/02/26/coronavirus-covid-19-cdc-budget-cuts-us-trump/

[29] https://www.theverge.com/2020/3/17/21184308/coronavirus-italy-medical-company-threatens-sue-3d-print-valves-treatments

[30] https://www.oxfam.org/en/research/ending-rd-crisis-public-health

[31] https://www.pharmaceutical-technology.com/comment/parallel-export-covid-19/

[32] https://www.ft.com/content/b7a21a16-6a1f-11ea-800d-da70cff6e4d3?fbclid=IwAR17QAt70-dLt67GrwJ5l2YPOiyqHUDJbpHurevbyCPrybgc8atfnXtimqY

[33] https://morningstaronline.co.uk/article/cuban-drug-could-save-thousands-lives-coronavirus-pandemic

[34] https://www.theguardian.com/society/2015/jun/30/cuba-first-eliminate-mother-baby-hiv-transmission

[35] https://www.oxfam.org/en/research/ending-rd-crisis-public-health

[36] https://www.aljazeera.com/news/2020/03/toll-rises-coronavirus-tightens-global-grip-live-updates-200315231500487.html

[37] https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-palestinians-gaza/first-coronavirus-cases-confirmed-in-the-palestinian-gaza-strip-idUSKBN2190FA?il=0&utm_source=reddit .com & fbclid = IwAR0wWapPfpr_mdM08OBBiWhbiBB-dTE_d173dZ4JbMCulyJreWUfaDAfpRM

[38] Ibíd.

[39] Ibíd.

[40] Garrett, 422.

[41] Ibíd., 423.

[42] Ibíd., 423.

[43] https://www.oxfam.org/en/research/ending-rd-crisis-public-health

[44] Ibíd.

[45] Ibíd.

[46] Ibíd.

[47] Ibíd.

[48] La plaga que viene: enfermedades recientemente emergentes en un mundo fuera de balance, Garrett, 232

[49] Ibíd., 661.

[50] Ibíd., 659.

[51] Ibíd., 86.

[52] https://www.oxfam.org/en/research/ending-rd-crisis-public-health

[53] https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30374-3/fulltext

[54] Ibíd.

[55] https://www.thenation.com/article/environment/coronavirus-habitat-loss/

[56] https://www.scientificamerican.com/article/destroyed-habitat-creates-the-perfect-conditions-for-coronavirus-to-emerge/?

[57] Ibíd.

[58] https://www.scientificamerican.com/article/destroyed-habitat-creates-the-perfect-conditions-for-coronavirus-to-emerge/?

[59] Ibíd.

[60] https://www.nytimes.com/2020/03/05/opinion/coronavirus-china-pangolins.html

[61] Las grandes granjas producen una gran gripe: despachos de influenza, agronegocios y la naturaleza de la ciencia, Rob Wallace, 32

[62] Ibíd., 56.

[63] Ibíd., 38.

[64] https://climateandcapitalism.com/2020/01/29/coronavirus-a-deadly-result/

[65] Ibíd.

[66] Rob Wallace, 66 años.

[67] https://www.cnbc.com/2020/02/06/millions-of-chickens-at-risk-amid-china-lockdowns-due-to-coronavirus.html

[68] Wallace, 64 años.

[69] Ibíd., 64.

[70] Ibíd., 64.

[71] Ibíd., 34.

[72] Garrett, La plaga que viene, 594.

[73] Friedrich Engels, Dialéctica de la naturaleza, Capítulo IX http://www.marxist.com/classics-dialectics-of-nature.htm

[74] https://foreignpolicy.com/2019/09/20/the-world-knows-an-apocalyptic-pandemic-is-coming/

[75] https://apps.who.int/gpmb/assets/annual_report/GPMB_annualreport_2019.pdf

[76] Ibíd.

[77] Garrett, La plaga que viene, 566

[78] Ibíd., 382.

[79] Garrett, traición de confianza, 412

[80] https://foreignpolicy.com/2019/09/20/the-world-knows-an-apocalyptic-pandemic-is-coming/

[81] Garrett, La plaga que viene, 429

[82] Ibíd., 46.

[83] Ibíd., 290.

[84] https://metro.co.uk/2020/03/11/telegraph-journalist-says-coronavirus-cull-elderly-benefit-economy-12383907/

[85] https://www.marxist.com/coronavirus-pandemic-opens-a-new-stage-in-world-history.htm

[86] https://www.theguardian.com/world/2020/mar/15/uk-coronavirus-crisis-to-last-until-spring-2021-and-could-see-79m-hospitalised

[87] http://www.cidrap.umn.edu/news-perspective/2020/03/doctors-covid-19-pushing-italian-icus-toward-collapse

[88] https://news.sky.com/story/coronavirus-bruised-by-face-masks-nurses-show-the-impact-of-fighting-the-pandemic-11955457

[89] https://news.harvard.edu/gazette/story/2014/12/epidemics-are-optional/

[90] https://www.thetimes.co.uk/article/10-000-already-infected-with-coronavirus-ministers-believe-2h578fkf9