Palestina: el fracaso de la solución de dos Estados y la alternativa comunista

La guerra genocida de Israel contra Gaza está llegando a una etapa crucial. Las horribles imágenes de civiles masacrados han provocado una ola de repulsión en todo el mundo. Miles de personas han salido a las calles en las capitales de todo Oriente Medio, exigiendo acciones en apoyo de Gaza, mientras que cientos de miles de personas en Occidente han protestado por la complicidad de sus gobiernos en los crímenes de Israel.

La CMI apoya incondicionalmente este movimiento y se solidariza completamente con la lucha del pueblo palestino por la liberación nacional y su liberación de la opresión imperialista. Pero inmediatamente surge la pregunta, ¿cómo se logrará la libertad de Palestina? Y esta pregunta requiere una respuesta clara.

Sin resolución

Muchos partidos de izquierda y organizaciones obreras han pedido un alto el fuego inmediato y un plan de paz, ofreciendo la posibilidad de poner fin a la ocupación israelí de Palestina.

La Federación Sindical Mundial, por ejemplo, ha exigido “poner fin inmediatamente a la ocupación y los asentamientos israelíes en los territorios árabes ocupados, tal como establecen las resoluciones de la ONU, y establecer un Estado palestino independiente en las fronteras de 1967 con Jerusalén Este como capital y garantizar el derecho al retorno de los refugiados palestinos”.

Los partidos comunistas de todo el mundo han emitido declaraciones similares. El Partido Comunista Británico (PCB) ha pedido “la implementación de una solución de dos Estados basada en las fronteras anteriores a 1967 que establezca un Estado palestino independiente”.

Pero aparte del sentimiento de apoyo, ¿qué ofrece realmente esto a las masas palestinas?

El primer deber de cualquier comunista es decir la verdad, y la verdad más elemental en toda la situación es que nada podría ser de menos ayuda para el pueblo de Palestina que las resoluciones impotentes de la ONU y las intrigas de la “comunidad internacional”.

Para empezar, las fronteras anteriores a 1967 fueron establecidas por la limpieza étnica de 700.000 palestinos entre 1947 y 1949, conocida como la Nakba (“catástrofe” en árabe), que fue llevada a cabo por las milicias sionistas con el respaldo del imperialismo estadounidense.

A finales de 1949, Israel se había apoderado del 78 por ciento de Palestina. ¿Cuál fue la respuesta de la “comunidad internacional”? Reconoció este sangriento hecho consumado como la “Línea Verde”, la misma frontera a la que el PCB y otros ahora quieren regresar.

Israel violó la Línea Verde en 1967 cuando invadió toda Palestina durante la Guerra de los Seis Días. La respuesta de la ONU fue aprobar la Resolución 242, que sigue sin aplicarse hasta el día de hoy. Por lo tanto, debemos preguntarnos, si la ONU ha sido completamente incapaz o, incluso, reacia a hacer cumplir sus endebles resoluciones desde 1947, ¿quién lo hará?

Una paz podrida

Lo que siempre falta en los llamados a una solución de “dos Estados” es cualquier propuesta sobre cómo se debe lograr esto. Cuando las organizaciones piden un acuerdo de paz, es necesario preguntar ¿qué acuerdo, negociado por quién y aplicado por quién?

Palestina tiene cierta experiencia en acuerdos de paz. De hecho, la crisis actual es el producto del fracaso total de la solución de “dos Estados”, como se establece en los Acuerdos de Oslo de 1993 y 1995.

Bajo los términos de este acuerdo, negociado a espaldas del pueblo palestino, Israel acordó retirarse parcialmente de los territorios ocupados y se estableció un semiestado palestino, llamado Autoridad Palestina (AP). El problema, sin embargo, era que el 60 por ciento de Cisjordania iba a permanecer completamente bajo control israelí.

A cambio, Yasser Arafat y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) acordaron reconocer al Estado de Israel y abandonar su reivindicación del derecho de los palestinos desplazados durante la Nakba a regresar a sus hogares. En cambio, la dirección palestina acordó trabajar para restaurar las fronteras anteriores a 1967, como se reconoce en la Resolución 242 de la ONU, precisamente los términos exigidos hoy por los partidos comunistas oficiales.

Además, las partes implicadas acordaron “sentar las bases para fortalecer la economía palestina”. Pero esto se tenía que lograr incorporando a Palestina en una unión aduanera con Israel en la que también iba a tener que usar la moneda israelí, el séquel.

Finalmente, se estableció una fuerza policial palestina, pero el Estado israelí retuvo “todos los poderes” para salvaguardar “la seguridad y el orden internos”. Israel también retuvo el control exclusivo de las fronteras y el espacio aéreo de Palestina.

¿Cuál ha sido el resultado de esta “paz”? Treinta años después, las condiciones de vida en Palestina han empeorado. El desempleo en Gaza y Cisjordania era del 7 por ciento en 1993; hoy es del 24 por ciento. El desempleo juvenil casi llega al 37 por ciento. La actual cifra de desempleo en Gaza es aún peor, con un 45 por ciento, y es más alta para los jóvenes. Eso fue antes del bombardeo de Israel. Toda la economía palestina se encuentra en un estado de dependencia colonial de Israel, que proporciona el 58 por ciento de sus importaciones y recibe alrededor del 86 por ciento de sus exportaciones.

La AP y el partido gobernante Fatah se han convertido en nada más que una camarilla corrupta, que permanece en el poder únicamente porque es un régimen títere útil para el Estado israelí. Y así es precisamente cómo son vistos por la mayoría de los palestinos. El tiroteo de manifestantes palestinos en Nablus por parte de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina la semana pasada es una ilustración gráfica de este hecho.

Cuando la hostilidad masiva hacia Fatah le dio la victoria a Hamás en las elecciones legislativas de 2006, Israel, la UE y los EE. UU. se negaron a reconocer el resultado y presionaron a Fatah para que no entregara el poder. Como resultado, Palestina se vio dividida por una guerra civil que dejó a Gaza bajo el control de Hamas y a Cisjordania bajo el control de Fatah. No se han celebrado elecciones desde entonces.

La llamada solución de “dos Estados” ha logrado crear dos Palestinas o, más bien, dos reservas miserables en las que los palestinos son retenidos como prisioneros en su propio país. Mientras tanto, la expansión de los asentamientos ilegales en Cisjordania ha continuado bajo cada gobierno israelí desde que se firmaron los Acuerdos.

Palestina nunca ha estado más lejos de la independencia que ahora. Su economía ha sido estrangulada sistemáticamente y la llamada Autoridad Palestina no tiene ninguna autoridad. Las resoluciones piadosas que simplemente piden un retorno a las fronteras anteriores a 1967 y “un Estado palestino independiente” en abstracto ignoran completamente este inconveniente.

Imperialismo israelí

Los defensores de una solución de “dos Estados” podrían protestar diciendo que el problema es que los gobiernos israelíes de derecha, y Benjamín Netanyahu en particular, han actuado de mala fe y han socavado deliberadamente el camino hacia la paz. Todo esto es cierto, por supuesto, pero luego debemos preguntarnos: ¿qué gobierno israelí estaría dispuesto o sería capaz de abandonar toda Cisjordania? Además, ¿qué gobierno israelí estaría dispuesto a pagar por el desarrollo de una economía palestina viable e independiente en su frontera?

Israel es un Estado capitalista que ha desarrollado intereses imperialistas en toda la región. Y la dominación de toda Palestina es una necesidad absoluta en la consecución de esos intereses. Este hecho fue reconocido por los fundadores de Israel y ha determinado la política de cada gobierno israelí desde 1948.

La proliferación de asentamientos ilegales en Cisjordania ha continuado desde 1967 y se ha acelerado desde 1993. Ahora hay más de 700.000 colonos judíos que viven ilegalmente en la Cisjordania ocupada y Jerusalén Este, explotando el trabajo de los palestinos que trabajan en condiciones de esclavitud. Y los asentamientos se han convertido en una poderosa fuerza política que ningún gobierno en Israel puede ignorar.

No fue el Likud ni Netanyahu, sino el Partido Laborista israelí de Isaac “Quebrantahuesos” Rabin el que negoció los Acuerdos de Oslo, con su insistencia en la “integración” económica de las economías israelí y palestina. Y cuando la alianza laborista “Un Israel” llegó al poder en 1999, no revirtió, ni detuvo siquiera, la expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania.

Bajo el imperialismo, la paz es simplemente la continuación de la guerra por otros medios. La única diferencia entre el sionismo liberal y el de derecha es que el primero prefiere colocar silenciosamente su bota en el cuello de los palestinos y asfixiarlos, mientras que el segundo los patea repetidamente en la cara.

Lo que el ala liberal de la clase dominante israelí objeta no es la monstruosa opresión de los palestinos, sino la posibilidad de que las provocaciones de la derecha puedan resultar en otra revuelta de las masas palestinas. Y sus temores están siendo confirmados por los acontecimientos.

En realidad, no existe un Estado palestino viable y nunca lo habrá mientras el capitalismo israelí siga existiendo. La solidaridad con Palestina debe partir de este hecho inevitable, que ya es comprendido por la mayoría en Palestina.

En una encuesta de septiembre, realizada por el Centro Palestino para la Investigación de Políticas y Encuestas (IPE), el 64 por ciento dijo que la situación era peor hoy que antes de Oslo, el 71 por ciento dijo que estaba mal que la OLP firmara el acuerdo en primer lugar, y el 53 por ciento dijo que la lucha armada era la mejor manera de avanzar en la lucha por la liberación palestina.

La demanda de un nuevo plan de paz en la misma línea que Oslo en las condiciones actuales es, en el mejor de los casos, una distracción y, en el peor, un engaño. Esta es precisamente la razón por la que Estados Unidos intervino y negoció los Acuerdos de Oslo en 1993, y por la que una serie de presidentes estadounidenses han respaldado la llamada solución de “dos Estados” desde entonces. Este es también el motivo por el que gran parte de la juventud palestina lo ha rechazado con razón.

Un rechazo honesto de la guerra y la destrucción es completamente comprensible, pero en el conflicto entre opresores y oprimidos, lo mejor que puede lograr el pacifismo es predicar la pasividad a las masas y desviar la lucha hacia un callejón sin salida.

Por una solución revolucionaria

No hay un camino reformista hacia la libertad palestina. La presión internacional y los acuerdos de “paz” solo pueden preservar el statu quo ya intolerable. Las masas palestinas solo pueden confiar en su propia fuerza, apoyadas por la solidaridad de la clase trabajadora mundial.

Un nuevo levantamiento en toda Palestina, basado ante todo en la juventud revolucionaria, podría sacudir no solo al régimen israelí sino a toda la región.

Movilizado en torno a un programa socialista, el movimiento podría ir más allá de las fronteras artificiales de Palestina. Podría extenderse a los trabajadores árabes que viven en el lado israelí de la Línea Verde; a los trabajadores y pobres de los Estados árabes vecinos que arden de indignación por la complicidad de su propia clase dominante en los crímenes del sionismo; y podría comenzar a avivar la lucha de clases y romper la unidad nacional entre los trabajadores y los patrones israelíes, que es vital para el gobierno de este último.

Pero si un movimiento tan todopoderoso se limita al establecimiento de una Palestina capitalista débil junto con alguna versión “democrática” del actual Estado capitalista israelí, el resultado será totalmente contraproducente. De hecho, tal resultado sería imposible. La clase dominante israelí, si su dominio fuera simplemente sacudido en lugar de aplastado, volvería en busca de venganza. Revertiría a algo aún más horripilante que la situación actual. El establishment sionista reaccionario necesita ser completamente desmantelado, la clase dominante expropiada, y la tierra y los monopolios deben ser puestos bajo el control de la clase trabajadora.

Solo un régimen de democracia obrera puede reemplazar al actual Estado de Israel, poner fin a la ocupación, resolver la cuestión esencial de la tierra y respetar los derechos democráticos tanto de judíos como de árabes. En resumen, no estamos a favor de una paz falsa; estamos a favor de la revolución.

Pero lo que se requiere es una revolución que no respete la “democracia” capitalista ni las fronteras nacionales; que no se detenga hasta que el imperialismo israelí y sus títeres en Palestina hayan sido completamente aplastados; y que satisfaga las necesidades acuciantes de tierra, trabajo, vivienda y una existencia digna para del pueblo palestino. Eso significa que la revolución debe ser socialista, que es la única forma de eliminar la base material sobre la que descansa la élite gobernante sionista.

Por eso decimos: ¡Intifada hasta la victoria!

23 de octubre 2023

Deja un comentario