Medio Oriente - Pakistán - 17 febrero, 2019

Pakistán: estudiante marxista arrestado y juzgado por sedición


Escrito por: Progressive Youth Alliance

Rawal Asad es estudiante de pregrado y activista político del Government Emerson College en Multan. El 5 de febrero se sumó a una protesta, convocada por el Movimiento Pashtun Tahafuz (PTM) en Multan. Estaban protestando contra el asesinato de su líder, Arman Luni, que era profesor universitario y fue asesinado en Baluchistán unos días antes por un oficial de policía de alto rango,  mediante tortura. El caso de este asesinato aún no ha sido investigado. Pero la policía de Multan registró una denuncia contra todos los manifestantes, incluyendo a Rawal Asad, acusándolos de sedición, entre otras cosas. Desde muy joven, Rawal ha estado involucrado en protestas contra las subidas de tarifas, por la restauración de los sindicatos de estudiantes y en muchos otros problemas relacionados con los estudiantes. También participa activamente en el movimiento obrero y siempre está a la vanguardia de las luchas laborales y las protestas de los trabajadores por sus derechos. Recientemente ha participado activamente en protestas contra la privatización de hospitales públicos y otras instituciones, y siempre ha participado en las luchas de los trabajadores contra los salarios impagados y otros asuntos. Esta última protesta pacífica fue declarada como una actividad antiestatal y se lanzaron redadas para arrestar a todos los implicados. Una redada golpeó la oficina de la CMI en Multan, y todos los muebles y computadoras fueron confiscados. En Pakistán, levantar la voz contra la injusticia se ha convertido en un crimen de tal gravedad que los culpables están siendo juzgados por cargos de sedición.

¡Sin justicia, no hay paz!

Rawal Asad fue detenido la noche del 11 de febrero junto con su hermano Anas, pero según la ley del país, no fue presentado ante el tribunal al día siguiente, y la policía mintió en el tribunal diciendo que fue detenido el 12 de febrero y que sería presentado ante el tribunal hoy, 13 de febrero.

Y hoy, una vez más, un gran número de estudiantes, abogados y periodistas estuvieron presentes en el tribunal para impugnar las acusaciones de la policía. Pero los oficiales de policía retrasaron su entrada hasta las 2 de la tarde y finalmente exigieron 14 días de custodia física para Rawal Asad. Los abogados que defienden a Rawal señalaron las acusaciones infundadas y el caso burdo contra este joven estudiante, que ha sido acusado de sedición sólo porque exigía que los asesinos de un profesor fueran juzgados y castigados. Si exigir justicia por asesinato es sedición, entonces todos los ciudadanos de este país deberían ser acusados de sedición.

Además, la participación de un agente de policía en el asesinato no significa que no pueda ser juzgado. Pero el juez ordenó la prisión preventiva de Rawal Asad por dos días y lo entregó a la tierna misericordia de los oficiales de la policía, que quieren investigar a Rawal por su participación en esa protesta y hacer nuevos arrestos de sus compañeros. Irónicamente, a todos los demás acusados en el caso se les han concedido fianzas previas a la detención por el mismo tribunal, lo que demuestra los motivos reales detrás de esto.

Las investigaciones policiales en Pakistán significan una tortura física brutal en la que el acusado es a veces golpeado hasta la muerte. Todo el sistema judicial y policial de Pakistán sigue basado en el sistema de la era colonial construido por el imperialismo británico. Todas las leyes y procedimientos son los establecidos por los británicos para controlar su colonia. La clase dominante pakistaní ha utilizado ampliamente este sistema para gobernar a los oprimidos de este país y la policía es una de las instituciones más corruptas y brutales de todas, totalmente al servicio de la vil clase dominante. En cada paso, se exigen sobornos, de lo contrario, se emiten amenazas con graves consecuencias.

El Estado intenta silenciar al marxismo

Pero el caso de Rawal Asad es claramente un movimiento de los estrategas serios del Estado. Se registró un caso similar en Lahore por organizar la protesta en la misma fecha y con el mismo tema, pero no se presentaron alegaciones de sedición. Más bien, los arrestados fueron puestos en libertad bajo fianza en pocas horas. Pero Rawal Asad está siendo castigado por sus puntos de vista marxistas revolucionarios, y parece que hay un plan detrás de esta locura. Está siendo castigado por revivir, después de muchos años, la política estudiantil en líneas revolucionarias en Multan. Los estudiantes de las universidades y colegios están cada vez más organizados y se hacen oír cada vez más en la reivindicación de sus derechos, gracias a los esfuerzos de la Alianza de la Juventud Progresista, que ha estado activa en varias instituciones educativas de la ciudad durante muchos años.

Rawal Asad también está siendo castigado por dar voz a la clase obrera de la ciudad y de toda la región del sur de Punjab. Organizar protestas de los trabajadores y discusiones sobre la lucha por sus derechos, a los ojos del Estado, es el mayor crimen de todos. En un momento en que todos los partidos políticos han traicionado a las masas y están podridos hasta la médula, esta nueva generación está dando voz a los que no la tienen. Están luchando contra la pobreza, la miseria, la enfermedad, el desempleo y todos los demás males que aquejan a esta sociedad. Las recientes subidas de precios, la devaluación de la moneda y los ataques en forma de desempleo y recortes salariales a los trabajadores han alimentado la ira de las masas. El Estado está aterrorizado de que revolucionarios como Rawal Asad puedan organizar esta ira y dirigir a los estudiantes y trabajadores contra estos ataques. Esta es la razón por la que está siendo victimizado y puede enfrentarse a largas penas de prisión.

Mientras hablaba con los estudiantes reunidos en la corte para presenciar su audiencia, Rawal juró continuar su lucha a pesar de todo y dijo que ninguna represión puede obligarlo a abandonar su lucha por los derechos de la clase obrera, y a derrocar este corrupto y podrido sistema capitalista.

#ReleaseRawalAsad

La Alianza de la Juventud Progresista ha hecho un llamado a protestar en todo el país contra esta represión del Estado y ha prometido continuar su lucha por los derechos estudiantiles contra todo tipo de injusticias.

Los estudiantes y activistas políticos volverán a comparecer ante los tribunales el 15 de febrero para presenciar este juicio, que es una manifestación de este Estado podrido y del sistema judicial corrupto que intenta llevar a cabo la represión por medios legales.

¡Libertad a Rawal Asad!

¡Abajo la represión estatal!

¡Viva la unidad de la clase obrera!

¡Obreros del mundo, uníos!

Deja un comentario