Nuevas Ideas y la masiva recolección de firmas

La recolección de firmas del movimiento de Nuevas Ideas para convertirse en partido político y poder postular a Nayib Bukele a la presidencia en las elecciones del 2019, está siendo todo un acontecimiento impresionante no visto en la política salvadoreña en los últimos 10 años. Desde que se inició la recolección el día viernes 27 de abril la gente se ha abocado de manera consiente y animosa a dar su firma. Uno esperaría, con todos los “análisis” de la prensa y opiniones en redes de gente muy listilla, que a la recolección de firmas llegasen jóvenes con videojuegos en sus manos, vestidos con sus personajes favoritos de anime o pegados a sus celulares, tal y como en todo este tiempo ha sido descrito el Movimiento Nuevas Ideas, se hubiese esperado que las filas estuviesen llenas de los famosos “millennials” como despectivamente se le ha querido llamar a todo joven que se identifique con NI.

Sin embargo, la realidad ha sido otra y hemos sido testigos, no porque la prensa y la televisión lo hayan difundido, sino por medio de las fotografías en las redes sociales que la misma gente comparte, que las colas de las ciudades más grandes como Soyapango, Santa Tecla y San Salvador han estado llenas, desde las 7am hasta 10pm o incluso más noche, de gente de varias edades y estratos sociales, jóvenes y adultos, trabajadores y campesinos, vendedores del comercio informal,  trabajadoras domésticas etc. Se han mantenido en las filas largo rato, hasta cumplir su objetivo, sin importarles la lluvia o el sol, y mucho menos el tiempo que tendrían que esperar para acabar todo el proceso, que en algunos lugares debido a la afluencia de personas podría demorar más o menos una media hora o más. Incluso ha llegado gente, quien sabe si con un buen sentido del humor o con ganas de mandar un mensaje claro a los viejos partidos del régimen, con camisas del FMLN y de ARENA para dar su firma. Algo que ha causado gracia y enojo en los internautas.

En la pre-inscripción en línea, hace un par de meses, el movimiento consiguió 180 mil firmas, la expectativa era que estas debían materializarse en la práctica, y a juzgar por lo concurrido que han estado  los centros de recolección de firmas en menos de 72 horas estas serán superadas, pues la perspectiva es que se alcanzarán 200,000 mil firmas en un tiempo récord de tres días, aunque para inscribir a NI como partido político ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) solo se necesitarían 50 mil firmas. Esto sin dudas será una demostración de fuerzas del nuevo movimiento, que dejará como inofensivos cachorros a los críticos que se envalentonaron como leones y tigres en contra de ellos previo a la recolección de firmas. Solo en el primer día en San Salvador se consiguieron más de 100 mil firmas, según estadísticas preliminares, seguramente el domingo las sedes se mantendrán abarrotadas.

¿Cuál es el fondo de todo esto?

Como hemos explicado muchas veces en nuestras páginas del Militante, el vacío dejado durante años por el FMLN como principal fuerza política de los trabajadores está siendo llenado por una nueva formación política, lo que vemos en la palestra no es más que la expresión del descontento acumulado por años, de amargo sufrimiento de las masas al ver que sus condiciones de vida no cambiaban, que contrario a eso se recrudecían a través del desempleo, la violencia y la decadente educación, salud; mientras que los empresarios evadían impuestos, recuperaban sus ganancias, se hacían dueños de la banca, de la tierra, de instituciones del Estado, cerraban fábricas, pagaban salarios miserables y robaban y vivían del Estado. Para terminar de amolar, el partido que representó y canalizó en su momento el descontento a través de una lucha cruenta contra todas estas contradicciones del capitalismo, de repente, al llegar al poder apareció representado por una camarilla de diputados y burócratas prominentes como Ortiz, Sigfrido, José Luis Merino, entre otros dirigentes del FMLN, quienes aumentaban su capital personal, a la vez que eliminaban los espacios al interior del partido, censurando la crítica, expulsando, satanizando y aislando a los que querían que se rectificara el rumbo del partido; comenzaron a abandonar los métodos y tradiciones que estaban fundadas, en un momento determinado, en la lucha por el socialismo y en su lugar sucumbían cada año más de gobierno a aplicar el trabajo sucio de la burguesía: la puesta en marcha de las contrarreformas como la eliminación y disminución de subsidios, recargando los gastos de la inseguridad en brazos de los trabajadores mientras se continuaba absurdamente con el pago de la deuda externa a los organismo internacionales y haciéndose los desatendidos con los millones de dólares que evaden los grandes capitalistas extranjeros y nacionales. Todo esto ha sido una receta acabada para llevar al fracaso un glorioso partido construido con sudor y sangre por los más heroicos militantes de la década de los 70 y 80, que de seguro hoy se retuercen en su tumba al ver en lo que ha terminado reducido. Esto es el sustrato y la cadena de acontecimientos que han hecho posible el descontento de la población y el surgimiento de Nuevas Ideas.

¿Qué expresan estos acontecimientos?

En absoluto, los actuales acontecimientos expresan un adormecimiento y un retroceso en la lucha de clases como algunos se empeñan en asegurar. A pesar de lo que estos detractores piensen, la historia ha demostrado que los partidos políticos son instrumentos fundamentales para desarrollar la lucha de clases y estos surgen solo a raíz de grandes acontecimientos, no se proclaman de la noche a la mañana, no es que una noche se sueñe con un partido político y al día siguiente por la mañana se llame a la clase obrera a afilarse a este, mientras se les dicta el programa que se defenderá. Detrás de estas formaciones, hay acontecimientos fundamentales que marcan la conciencia colectiva de las masas, esos acontecimientos nosotros los resumimos a los 10 años de reformismo fracasado por el FMLN en el gobierno.

Por tanto, lo que está expresando el surgimiento de Nuevas Ideas es que los trabajadores y la juventud ya no depositaran más sus esperanzas en el FMLN como en el pasado, porque este partido, su programa y su dirección ya fue probado al calor de los acontecimientos y ha sido incapaz de solventar los grandes problemas de las masas. En el proceso de la búsqueda por solventar sus miserables condiciones de vida las masas irán probando y desechando a los partidos y direcciones que sean necesarios, de los más moderados a los más radicales, hasta encontrar uno que en verdad les solvente sus problemas, es así de sencillo. Y ejemplo de esto los hay en toda la historia del proletariado en la lucha por su liberación, en Grecia los trabajadores desecharon al partido Socialista, para probar al partido comunista, ante el fracaso de estos ha surgido Siryza y, sin embargo, los tres partidos han sido incapaces de sacar a la clase obrera griega del atolladero.

Pero yéndonos aún más lejos, en la historia podremos encontrar que en la Revolución Rusa, esa que tanto odian los burgueses y reformistas en la actualidad, las masas antes de conquistar su anhelada revolución en octubre, en el lapso de la primera revolución en febrero a la de octubre desecharon a todos los partidos y los programas de todo los partidos políticos que existía en la sociedad rusa, de los más moderados a los más radicales, de los liberales burgueses a los eseristas y mencheviques, hasta llegar a los bolcheviques quienes eran los más preparados para llevar a las masas a la toma del poder. Así, el partido Bolchevique de Lenin pasó de tener solo 8,000 miembros en febrero de 1917, en un país de 150 millones de habitantes y solo 10 millones de obreros, a convertirse en el partido que conduciría a las masas a su victoria final.

Es necesario entender de manera seria el desarrollo de toma de conciencia de las masas que no es automático ni mecánico, pues no avanza en línea recta de manera ininterrumpida sino que es todo un proceso de altos y bajos, de retrocesos y avances, contradictorio y dialectico. De todo esto una cosa es clara los explotados están demostrando, no solo en nuestro país sino en el mundo, que están cansados de vivir en la miseria y la explotación, buscan una expresión que alimente sus expectativas, y hoy quien está llenando las expectativas de la juventud y a las masas más politizadas del país ha sido el movimiento Nuevas Ideas, que desde antes de la recolección de firmas ya se encontraba muy por arriba de sus contrincantes para las elecciones presidenciales 2019.

Los capitalistas ante estos acontecimientos no dudaran en atacar al movimiento, no por lo que represente Nayib Bukele como hombre en el gobierno, pues sabemos de antemano que es un personaje que no se ha identificado nunca con el socialismo, sino por lo que representa el movimiento que se pueda desarrollar alrededor de él, pues las masas no toleraron diez años más de reformismo como lo hicieron con el FMLN y con NB no serán tan pacientes como lo fueron ellos. Esto nos advierte que de no encontrar una salida seria a la crisis, en los próximos años podríamos tener movilizaciones masivas  buscando una respuesta concreta a sus problemas y posiblemente una cadena de ataques desde la clase dominante. Los lapsos de prueba de partidos, líderes y programas se irán reduciendo mediante pasen los años. En cuanto a esto hay que decir que la crisis no amerita medias tintas, y que la única alternativa es movilizar las masas bajo un programa revolucionario y anticapitalista, el partido que no tenga claro esto fracasará ante el desarrollo de los acontecimientos, no hay lugar para las reformas en el actual estado de crisis del sistema.

Los marxistas y Nuevas Ideas

Los marxistas tomamos el movimiento de masas tal y como es, tratamos de interpretar los cambios de conciencia de las masas e intentamos estar siempre cercanos a ellas, en fin de cuentas son las masas las que hacen las revoluciones no los teóricos del socialismo. En el pasado para nosotros los marxistas del BPJ era relativamente fácil establecer lazos con las masas de trabajadores que se aglutinaban en las filas del FMLN, participábamos dentro de este partido como una corriente de pensamiento con claro carácter internacionalista y socialista, sin embargo, hoy las condiciones han cambiado y las masas han girado hacia una formación nueva. Esto en un principio nos presentó un dilema, después que el programa de la dirección del FMLN quedara sumamente derrotado en las elecciones del 4M y que a pesar de eso no se rectificara ni en lo más mínimos los métodos y conjunto de ideas que lo llevaron al fracaso, dimos por muerto al partido, y es imposible que un partido con una política muerta pueda mantener una organización viva, pues una es la expresión de la otra y están unidas indisolublemente. De seguir así, poco a poco el FMLN ira desapareciendo del mapa político, será un largo y doloroso proceso, de luchas internas de camarillas contra camarillas al interior, hasta que se acaben unas contra las otras, y evidentemente en este proceso perderán la poca base honesta que se mantiene aún allí.

El marxismo es un conjunto de ideas que debe buscar su materialización en las masas de trabajadores, esto no puede venir del cielo. Ningún marxista debería creer que solo debemos sentarnos a esperar a que las masas por fin se decidan a venir a buscarnos para escuchar lo que tenemos que decir, no, por supuesto que no, así no fue como actuaron los grandes marxistas del pasado. Ellos fueron al movimiento vivo de las masas, establecieron un dialogo amable y fraterno con las demás tendencias del movimiento obrero e intentaban ganar a las masas a las ideas del socialismo revolucionario, Marx y Engels trabajaron juntos con los liberales y anarquistas en un momento determinado, construyeron la primera internacional con prudonianos, blanquistas y bakuninistas, sabían perfectamente que si no se unían a estas corrientes de pensamiento terminarían aislados de las masas.  Lenin y Trotsky también desarrollaron trabajo con los mencheviques, juntos mencheviques y bolcheviques fueron ala derecha e izquierda del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso –POSDR- durante muchos años, hasta que rompieron en 1912. Así también participaron en la Segunda Internacional donde había todo tipo de partidos y no rompieron con estos a pesar de sus traiciones, hasta que dieron por sentado que era imposible recomponerla. Así mismo la Oposición de Izquierda a finales de los años 20 se declaraba parte de la Tercera Internacional en proceso de burocratización de la mano de Stalin, el mismo Trotsky en los años 30 antes del ascenso de Hitler al poder llamó a sus seguidores a hacer trabajo en los partidos de la social democracia y los partidos comunistas para luchar al interior de estos porque se formase un frente único que impidiese la llegada de Hitler al poder, algo que no fue puesto en práctica en ese tiempo por la miopía del estalinismo, lo que permitió que Hitler tomara el poder casi sin romper un cristal.

Como vemos, el movimiento revolucionario está plagado de ejemplos donde los marxistas han tenido que trabajar en todos los partidos y organizaciones donde estén las masas sean estas socialdemócratas, comunistas, guerrilleristas o reformistas, pero dejando siempre clara su independencia. Entran en estos partidos no para diluirse en ellos, sino con un programa y métodos propios, luchan con el debate y explican a los militantes de manera seria que los métodos de la clase obrera son los únicos que a través de la historia han demostrado que se puede triunfar, es decir, reivindican el mismo método de los bolcheviques revolucionarios, los únicos que han desarrollado una revolución socialista victoriosa. Eso es la tarea que como marxistas tenemos. Algunos que ahora nos advierten que no volvamos a ver Nuevas Ideas porque vamos a perder nuestra “pureza” ya que ahí los dirige un burgués y no hay ideas nuevas, solo viejas mañas, quizás piensan que deberíamos quedarnos mirándonos las caras los unos con los otros mientras los obreros participan en política, crean y desechan partidos, eso es totalmente absurdo. Pero todo sea por cuidar la pureza de principios, nos dirán, sin dejar nunca claro qué entienden realmente por pureza y por principios.

¿A qué aspiramos?

Los marxistas, aspiramos principalmente a construir el partido de la revolución proletaria, pero somos conscientes que ese partido no se construirá de la nada, saldrá inevitablemente de las raíces del movimiento obrero, de sus derrotas y decepciones. Por tanto, solo mezclándonos con el movimiento vivo de los trabajadores podremos construir la herramienta fundamental para acabar con la explotación y la dominación capitalista, que es el principal objetivo de lucha de los marxistas. En este sentido, para un marxista es inadmisible desarrollar una especie de marxismo contemplativo, no podemos darnos el lujo de alejarnos de las masas de trabajadores, debemos ir allí y debatir con ellos, luchar hombro a hombro con ellos por sus reivindicaciones más sentidas y criticar los programas, las desviaciones y errores que cometen sus dirigentes.

Para esto quizá sea necesario recordar el abc del viejo Marx cuando decía claramente en el Manifiesto del Partido Comunista, un libro básico que todo revolucionario debería leer: “Los comunistas no forman un partido aparte, opuesto a los otros partidos obreros. No tienen intereses que los separen del conjunto del proletariado. No proclaman principios especiales a los que quisieran amoldar el movimiento proletario. Los comunistas solo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto.

“Prácticamente, los comunistas son, pues, el sector más resuelto de los partidos obreros de todos los países, el sector que siempre impulsa adelante a los demás; teóricamente, tienen sobre el resto del proletariado la ventaja de su clara visión de las condiciones de la marcha y de los resultados generales del movimiento proletario.

“El objetivo inmediato de los comunistas es el mismo que el de todos los demás partidos proletarios: constitución de los proletarios en clase, derrocamiento de la dominación burguesa, conquista del poder político por el proletariado. Las tesis teóricas de los comunistas no se basan en modo alguno en ideas y principios inventados o descubiertos por tal o cual reformador del mundo”. Marx es lúcido y directo en esto, pero hay algunos que todavía no lo entienden o lo interpretan a su conveniencia, quizá citar al viejo Lenin también nos ayude un poco para sentar una postura de lo que hablamos, este decía en su libro La enfermedad infantil del Izquierdismo en el comunismo: Si quieres ayudar a las masas y ganarte la simpatía y el apoyo de las masas, no debes temer las dificultades o provocaciones, insultos y persecuciones por parte de los dirigentes (que por ser oportunistas y socialchovinistas están, en muchos casos, directa o indirectamente vinculados a la burguesía y a la policía), sino que debes en cualquier caso trabajar en cualquier sitio donde estén las masas. Tienes que ser capaz de cualquier sacrificio, de superar los mayores obstáculos, para poder hacer propaganda y agitación sistemáticamente, perseverantemente y persistentemente en esas instituciones, sociedades y asociaciones, incluso las más reaccionarias, donde estén las masas proletarias o semiproletarias”, esta es otra cita clásica que es clara y contundente. ¿Debemos prestar atención a las enseñanzas de Marx y Lenin o a la de nuestros críticos románticos que se aferran a las viejas organizaciones de masas degeneradas o, en el peor de los casos, a los que les aterran las organizaciones de masas que los obreros construyen con todas sus imperfecciones y errores? Para nosotros el rumbo está definido, seguimos las enseñanzas de los clásicos del marxismo, que a pesar de que han pasado más de cien años de sus ideas, siguen siendo las únicas que nos ofrecen una alternativa clara e inequívoca para cambiar al mundo.

Muchos de nuestros críticos han lanzado el grito en el cielo porque algunos de nuestros compañeros se sienten entusiasmados por el desarrollo de Nuevas Ideas, esto es absurdo. Era realmente frustrante para algunos compañeros que han pasado años metidos en los locales del FMLN intentando debatir sobre el socialismo y marxismo no tener mayores resultados, -esta negativa a debatir ha persistido incluso en la decadente fase en la que ha caído el partido- estos compañeros siempre se encontraban con gente apática, que no se interesaba por leer y dotarse de una teoría revolucionaría, mucho menos formarse políticamente, que veían al partido como un club donde se podía llegar a hacer todo menos política, el partido dejo de ser el lugar idóneo donde expandir las ideas del socialismo; sin embargo,  al ver ahora muchos trabajadores y jóvenes entusiasmados, interesados en política, es algo que regocija inmediatamente a cualquier revolucionario consiente, pues la construcción de nuestro partido no se hará en el vacío, como lo hemos dicho arriba, será solo participando en el movimiento vivo de las masas, y que mejor caldo de cultivo que una organización que permita el debate de las ideas y una audiencia presta a debatir.

Pero a algunos de nuestros excompañeros no les parece que esta sea una manera adecuada de intervenir en el movimiento, están en su derecho de pensar lo que se les venga en gana. Pasamos muy ocupados desarrollando la lucha contra el capital y contra los reformistas traidores como para detenernos tanto en lo que puedan decir nuestros críticos, que nos quieren detener a la hora de establecer un dialogo fraterno con las masas que hoy se mueven alrededor de Nuevas Ideas. Es tedioso tener que tomarse el tiempo en contestarles, hay tanto por hacer que pareciera un desperdicio de tiempo detenerse a explicar principios elementales del marxismo, a pesar de todo de vez en cuando vale la pena contestarles, así nos deshacemos de ellos sobre la base de argumentos aunque sea solo por un tiempo, mientras esperan atentamente otro momento para volver a atacarnos.

El programa es fundamental

Para los marxistas un partido es en primera instancias métodos, tradiciones e ideas y solo en segundo lugar -aunque no menos importante- un aparato para llevar estas ideas a las masas. Durante todo el periodo de crisis, desde la llegada al poder de Mauricio Funes, hemos criticado todos y cada uno de los programas defendidos por el FMLN, los cuales puestos en práctica no han servido en absoluto para solventar el problema de las masas y es la piedra angular de su fracaso, con Nuevas Ideas no será distinto, seguiremos criticando que el movimiento de trabajadores alrededor de Nayib Bukele debe dotarse de un programa revolucionario y anticapitalista. Pero ¿por qué insistimos tanto en esto? Pues hablando claramente ninguno de los programas reformistas en el mundo está dando resultados positivos, al contrario todo partido que llega al poder a través del voto popular de la mayoría de trabajadores e intenta poner en práctica programas reformistas les resulta complicado, pues estos no se pueden aplicar en condiciones de crisis, sino solo en periodos donde la economía va bien, o sea, donde las ganancias de los capitalistas pueden darse el lujo de dar algunas migajas a los trabajadores con tal de que no amenacen sus intereses.

No hay que ser muy erudito para comprender que en la actualidad ningún empresario está dispuesto a financiar las reformas, eso ha sido el gran problema del FMLN en el gobierno, pues este ha tenido que reducir los programas sociales debido a que nunca se planteó una lucha más directa contra el capital para financiar los programas en beneficio de la clase trabajadora. Aparte de esto, el Estado burgués no es nada barato, se deben mantener los grandes lujos de los funcionarios, los presupuestos de la Corte Suprema de Justicia, la Asamblea Legislativa y el Órgano Ejecutivo, todos estos con sus amplios bonos y salarios; para mantener esta estabilidad, en el pasado los gobiernos tuvieron que endeudarse, hoy pagamos esa deuda al sistema financiero internacional, pero ese dinero no sale de los bolsillos de los viejos funcionarios que se bebieron y comieron ese dinero, sino del dinero de los contribuyentes de a pie, de todos los trabajadores que pagamos nuestros impuestos en cada compra. Al contrario que salga de las ganancias de las grandes empresas, que durante estos últimos años se han negado a pagar más impuestos, como lo vemos en los datos de elusión y evasión fiscal, debido a que es imposible hacer esto sin acabar con el equilibrio social aumentar más los impuestos del pueblo se hace necesario, a consejo del FMI recortar gastos, sobre todo el gasto social. En ese sentido, al final la crisis del Estado y la crisis del capital no recaen sobre los causantes, que son los capitalistas que llevan constantemente su sistema a la quiebra, sino en los hombros de los más desprotegidos, los trabajadores.

Como vemos, estos problemas no se resolverán solamente administrando bien el dinero, defendiendo que el dinero alcanzan cuando nadie roba, sino solo a través de obligar a los capitalistas a pagar por su crisis. Eso significa aumentar paulatinamente los impuestos de las grandes empresas y además obligarlas a pagar mejores salarios, a reducir las jornadas de trabajo sin disminución de sueldo para poder contratar a los desempleados que no son pocos. Las carencias de la sociedad salvadoreña son tantas que no se resolverán solo con la recolección a través de impuestos, se necesitan urgentemente más hospitales, escuelas y universidad, ¿de dónde se sacará el dinero para esto? Nosotros en absoluto creemos que esto debe venir por el lado de donaciones de países “amigos”, en el mundo capitalista ningún gobierno regala algo sin pedir algo a cambio, detrás de esto hay intereses políticos y económicos, un gobierno que quiera solventar los problemas de las masas deberá romper ataduras de este tipo. Nosotros creemos que la única manera de desarrollar la infraestructura y a partir de eso elevar el nivel de vida, político y social de las masas es a través de la nacionalización de las empresas privatizadas en el pasado, esas que ahora también le generan una crisis al Estado, como el sistema de pensiones, la banca, las tierras, la distribución de energía, etc.,  de manera que todo lo anterior este puesto en función de la sociedad y no de unos pocos.

¿Cómo lograr esto?

La única forma de lograrlo es actuando de manera revolucionaria y anticapitalista. Estableciendo lazos con las organizaciones de los trabajadores y sindicatos, enarbolando en un solo y único programa todas sus demandas, desde la lucha por aumentos salariales, la lucha por la despenalización del aborto, la minería, el agua, educación, salud, en contra de la pobreza, la discriminación, los feminicidios, la delincuencia y la pobreza, pero llevándolas a la conclusión que nada de esto se solventara sino se tiene una lucha cruenta contra el capital y la propiedad privada de los medios de producción; porque al final todo parte de este pequeño detalle: quien posee los medios de producción, las fábricas, los bancos y la tierra, posee la llave de la iglesia, de los medios de comunicación, las cárceles y el poder del Estado y su leyes. Esto es algo que no se podrá hacer desde la presidencia sino solo a través de la lucha consiente de las masas en las calles, para eso no hay nada mejor que un programa revolucionario y un aparato de militantes honestos que estén decididos a cambiar de raíz nuestra sociedad. Cabe destacar que esta lucha para nosotros no debe ser nacional, nosotros luchamos en todos momento por una Centroamérica unida, creemos que la única forma de encontrar la unidad de la región es a través de un programa que contemple estas líneas generales, pues la Centroamérica actual es una región de pobres, los 44 millones de habitantes tienen más en común entre sí que lo que puedan tener en común con las respectivas burguesías nacionales de sus países. Esto es algo que animaría contundentemente a las masas de explotados, no solo aquí sino en el mundo entero. Esto es lo que defendemos y es lo que ofrecemos al movimiento obrero, creyendo firmemente en el poder revolucionario de la clase trabajadora.

¡Por un partido revolucionario y anticapitalista!           

News Reporter

4 thoughts on “Nuevas Ideas y la masiva recolección de firmas

  1. MIS BUENAS INTENCIONES A TODA ACCION QUE BENEFICIE A NUESTRO QUERIDO PUEBLO, PERO TENGO MIS DUDAS SOBRE LA ESPERANZA QUE A DESPERTADO EL SEÑOR BUKELE DENTRO DEL BPJ.
    LA BUENA INTENCIÓN Y ESFUERZO DEL SEÑOR BUKELE ES APLAUDIDA ASÍ COMO FUE EJEMPLO LA PARTICIPACIÓN HISTORICA DE GHANDY EN LA INDIA, PERO QUE EL BLOQUE POPULAR JUVENIL APOYE Y ESTÉ DE ACUERDO EN QUE EL MOVIMIENTO NUEVAS IDEAS ES LA SOLUCIÓN EN NUESTRO PAÍS ME PARECE INCREÍBLE. CREO QUE NO HAY QUE CONFUNDIR EL BIENESTAR DE DOS DÍAS CON EL ÍDOLO NAYIB Y LA SOLUCIÓN A LA DIFICIL SITUACIÓN EN NUESTRO PAÍS.
    ES DE MUCHO QUESO, EL ANÁLISIS COYUNTURAL NO ES UN DÍA DE CAMPO ACOMPAÑADO CON LA EMOCIÓN DE HABER DESCUBIERTO A UN ÍDOLO CASI UN DIOS. POR FAVOR EL BPJ NO PUEDE CAER EN LA FANATICADA.

    1. Creo que el artículo es claro y no va por la vía de presentar ilusiones falsas, somos claros cuando decimos en una pequeña parte del articulo esto: “no por lo que represente Nayib Bukele como hombre en el gobierno, pues sabemos de antemano que es un personaje que no se ha identificado nunca con el socialismo, sino por lo que representa el movimiento que se pueda desarrollar alrededor de él, pues las masas no toleraron diez años más de reformismo como lo hicieron con el FMLN y con NB no serán tan pacientes como lo fueron ellos. Esto nos advierte que de no encontrar una salida seria a la crisis, en los próximos años podríamos tener movilizaciones masivas buscando una respuesta concreta a sus problemas y posiblemente una cadena de ataques desde la clase dominante”

  2. NUevas ideas es el fruto de la doble cara de los rojos. Es claro hoy por hoy Nayib representa esa ulusion de entrentar la crisis en casi en todo sentido. No se puede comparar a Nayib el el pensaminetos socialista. Pero en sus interveniones toca puntos o temas del socialismo. peor el no quiere ser socialistas. estaria contra de sus propios intereses. busca mejorias a la poblacion, pero para esto debera enfrentar a los capitalistas, no con manos tibias como el fmln. hasta sierto punto cobardes politicos a la vez difrasnado el socilaismo con reformismo. Nayib hara cosas buenas con LOS IMPUESTOS DEL PUEBLO. seran bien admisistrados y fuera corrupcion.y se vera en ms infraesturctura. levantar la agriculrura y ponerla al servicio dle campesinado. mejorar la salud. educacion.. todo esto y mas es bueno, se vera ue los impuestos de la poblacion que regresa a la ciudadania. Pero si comienza a desprivatizar. regresar el colon, o al menos que circulen las dos monedas. Una ofensiva fiscal, Elevar el salario miinimo. atajar presiones del FMI. BM. BID. recetan imponer impuestos a las mayorias para asi, de esta manera tenga solvencia para poder pagar los prestamos. las AFP. Una bomba de tiempo de tiempo. Esto si es enfrentar al enemigo del pueblo el neoliberalismo. lo atacaran con todo como lo hemos visto en Suramerica a los que se atreven a tocar los intereses del gran capital. no le faltaria un jucio politico. un atentado. crearle crisis. ciere de fabricas. etc. Vemos muy bonitas obras de insfraestructuras calles, pasarelas. carretras puentes, y la gente sin trabajo. desempleo, salrios bajos etc. CONTRADICTORIO. muy bonita la ciudad pero la gente come saltiado, endeudada. es como andar de traje pero solo con lo del bus. Si Yayib toca a los del gran capital estonce habra superado a los que dicen ser socialistas. que el mismo Bukele les a llamado Cobardes. por no atacar el Status Quo, los poderes fatidicos. el neoliberalismo. del cual Nayib levanta cierta duda a los socialistas marxistas, que atacara aunque no sea socialista. o al menos dara unos pasos restringidos del socialismo. bueno “Algo es Algo’ y no como lo hace los reformsitas. esperemos a la mitad de su gestion si llegara hacer presidente. lo que si es seguro que esta aglutinando a las masas. y estas deben ser orientadas a dar el paso calificada al movimiento de mamas a la lucha de clases, posiblemente visualizaran que hay que dar ese paso, si a Nayib lo atacan y esta tarea es para BPJ. Nayib puede encaminar a las masas, pero podria estancarse ya que no es socialista.

    1. Excelente comentario, creo que es correcto lo que ha expuesto en su análisis. Hay que ver cómo se desarrollan los acontecimientos e intervenir en ellos. Saludos.

Deja un comentario