Elección de alcaldes y diputados otra faceta de la lucha de clases

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Bloque Popular Juvenil
El 1  de enero  del  corriente año a  las 00:00 AM el TSE daba luz verde al inicio de la campaña electoral para alcaldes y diputados a realizarse en marzo. De manera explícita y abierta los diferentes partidos políticos podían comenzar a pedir el voto a la ciudadanía, aunque muchos críticos afirman que la campaña como siempre se dio de manera anticipada con spots publicitarios de los diferentes candidatos, visitas a comunidades, anuncios en los diferentes medios impresos, radiales o televisivos, etc.
 
A estas alturas se puede elaborar una imagen más o menos definida de las simpatías que expresan los encuestados sobre las propuestas a alcaldes y diputados, partiendo de los sondeos de opinión realizados por varias casas encuestadoras que en muchos casos pierden credibilidad por estar dirigidas por empresas mediáticas en poder de la clase dominante, pero que ofrecen al mismo tiempo un sentir de la población que no se puede obviar.
 
Las intenciones de votos no podían presentar un escenario más controversial que el vertido por diferentes casas encuestadoras, así tenemos que la última encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas  (UCA), reveló las intenciones de voto de la siguiente manera: Para alcaldes a nivel nacional el FMLN con una intención del 30.8% aventaja a ARENA con el 29.8%; la situación se revierte cuando se habla de los aspirantes a la asamblea, ARENA aventaja al partido de izquierda con 30.9% por 29.8% y de manera muy lejana aparece el otro partido de derechas GANA con una intención de 4.9% para alcaldes y 4.3% para diputados respectivamente.[1]
 
Veamos lo que tiene que decir LPG datos al respecto: “Aunque la lucha es cerrada, la intención de voto a nivel nacional refleja una tendencia a favor del partido de izquierda que logra obtener el 29,2 por ciento de preferencias para diputados, contra 28.9 por ciento para ARENA y, 30,4 por ciento para alcaldes, respecto a 28,3 por ciento para el partido opositor. Por otra parte, los datos cuantificados reflejan que, en estos momentos, el 32 por ciento de la población simpatiza con el FMLN y el 29 por ciento con ARENA, mientras que el resto de partidos solo capta la atención la simpatía del 4,8 por ciento de los ciudadanos, encabezados por el partido GANA, consolidada como la tercera fuerza política en el país[2].”
 
Esto como claramente lo expone esta encuesta de uno de los mayores rotativos pertenecientes a la burguesía, refleja una carrera muy cerrada por ocupar estos puestos en las diferentes instituciones del Estado, no son pocos los que coinciden en afirmar que la única encuesta válida es la que se realiza el mismo día de las elecciones, por tanto éstas son poco confiables, sin embargo hay que señalar que éstas representan el estado de ánimo de una parte  de la población en un  momento específico.
 
Perspectivas de la izquierda
 
El principal partido de izquierda con una base de simpatizantes y militantes pertenecientes a la clase trabajadora muy extensa, tiene aspiraciones de ganar la mayoría en las diputaciones del parlamento y de alcaldes en los municipios. Actualmente el FMLN gobierna 95 de las 262 alcaldías en comparación con las 116 a manos de ARENA. Las pasadas elecciones de alcaldes y diputados realizadas el 2012 representaron un revés para el FMLN, perdió frente al principal partido de derecha varios municipios de San Salvador considerados “bastiones” como Mejicanos, Soyapango, Ilopango, Apopa, San Martín, Tonacatepeque y Ayutuxtepeque. En dicha coyuntura realizamos un análisis del porqué de dicho descalabro en ¿Por qué perdimos las pasadas elecciones[3]? Las razones de ello las podemos resumir en un aumento del ausentismo, el partido perdió en ese momento 138 mil votos con respecto a las votaciones del 2009, un alto nivel de frustración ante la crisis económica a pesar de los beneficios de los programas sociales, desempleo, delincuencia, un ambiente de crítica hacia la dirección por parte de las bases,  falta de democracia interna y/o de control de los dirigentes del partido.
 
Esto último no parece haber sido resuelto aún y se mantienen prácticas dentro de las estructuras del partido que no abonan en nada al diálogo abierto e intercambio de ideas para fortalecer la democracia interna, las prácticas de nepotismo o de preferencia que tienen dirigentes o mandos medios para dar empleos a familiares o amigos, sin importar el mérito que tengan para ocupar cargos, no son del agrado de una gran parte de la militancia o de simpatizantes, ante este escenario los militantes no ven una diferencia marcada en este aspecto entre un partido considerado democrático, revolucionario y socialista y un vulgar partido de derecha.
 
En el departamento de San Salvador parece estar definida la mayor ventaja sobre los adversarios de ARENA, varias de las alcaldías gobernadas por dicho partido no son consideradas por sus habitantes como administraciones aceptables, para muestra un botón, la alcaldía de Mejicanos es una de las más cuestionadas dado que su actual alcaldesa a inicios de su gestión y en un acto de plena prepotencia se adjudicó un aumento salarial de $1,900 a $4,000, aduciendo que ella poseía “tres títulos universitarios” y que su trabajo es de siete días a la semana. “Realmente, solo me puedo tomar un ratito, tal vez, a las 4 de la tarde, una vez a la semana. Yo estoy trabajando para mi municipio de lunes a domingo[4]” Algo que también hicieron sus concejales y que no fue del agrado de sus habitantes, al mismo tiempo ha enfrentado en su gestión una crisis sanitaria por los problemas de recolección de basura que se extendió a lo largo de todo su periodo.
 
Esto representa una gran oportunidad para el FMLN de recuperar estas administraciones y de corregir muchos de los errores del pasado, mostrar la capacidad de resolver los problemas más acuciantes de sus pobladores  y de ser referentes honestos y consecuentes con los principios socialistas. La capital es otro ejemplo, Norman Quijano pasará a la historia como otro de los ediles más polémicos, se auto proclamó un alcalde muy popular y con mucha aceptación de los capitalinos y al mismo tiempo se compró  una camioneta blindada por razones de “seguridad” por $115,000 a una empresa que —en ese momento— no estaba acreditada como distribuidora de vehículos y que tampoco estaba inscrita en el Registro de Comercio[5], le heredará a su sucesor una deuda de  $5.8 millones con ANDA, una deuda con MIDES a inicios del año anterior que ascendía a 1.2 millones de dólares, y cierra entre otras cosas su administración con un aumento de las tarifas municipales que según sus voceros “obedece fundamentalmente a una revisión, actualización y modernización de las tasas municipales” y el nombramiento a una calle como Mayor Roberto d’Aubuisson, algo considerado por muchos como una ofensa a la memoria de las víctimas de los Escuadrones de la Muerte.
 
El candidato de izquierda –Nayib Bukele—al momento de escribir estas líneas reportaba una ventaja de 15% en la intención de votos sobre su más cercano adversario Edwin Zamora de la tricolor, propuesto a última hora ante la inesperada decisión de Quijano de no correr por un tercer periodo por la silla edilicia, situación que fue catalogada como una huida digna ante la inminente derrota.
 
El estado anímico de las masas
 
Muchos dirigentes sindicales y de otras organizaciones descontentos por la actual actuación de la izquierda en el gobierno,  sacan la conclusión  de que el acudir  a las urnas en las próximas elecciones es fortalecer la cúpula del partido o en otras palabras la prácticas burocráticas, o incluso apoyar a los nuevos “burgueses” del país, y proponen el voto nulo, esta idea es reproducida en muchas organizaciones , sindicatos o población no organizada políticamente quienes han comenzado a ver a muchos dirigentes como los “nuevos ricos del país”, este fenómeno tiene que ser analizado con mayor profundidad, por el momento podemos afirmar que luego de haber logrado ciertos derechos democráticos como el asistir a las urnas, la clase trabajadora que es la mayoría en el país, los usará plenamente para defender sus derechos y luchar por la transformación de la sociedad en líneas socialistas.
 
El llamado es a hacer uso de todas y cada una de las oportunidades democráticas que se nos abren, no sólo el derecho a la participación en las elecciones si no también el derecho a la huelga y la manifestación. Hay que tener en cuenta que bajo ciertas circunstancias, sería posible la transformación  socialista de la sociedad por medio de la asamblea; pero bajo la condición de que los revolucionarios socialistas, tras haber ganado una mayoría en el parlamento, movilizaran a los trabajadores y campesinos fuera de ella para expropiar a los terratenientes, banqueros y capitalistas, los verdaderos amos del país.
 
Alguien objetará que nuestros diputados no son ni socialistas y mucho menos revolucionarios, nuestro deber es exigir sin cansarnos que a pesar de las ventajas obtenidas a favor de la mayoría trabajadora en la asamblea, es necesario ir más allá y que el parlamentarismo tiene sus límites una vez que el poder de la clase dominante esté en juego y amenazado. Nosotros no rechazamos la lucha parlamentaria la cual es sólo un aspecto de la lucha de clases, pero no podemos olvidar que las cuestiones fundamentales de la sociedad no se pueden resolver nunca por la vía parlamentaria, leyes o la constitución. En último análisis, esto se resuelve fuera de la asamblea: en los centros de trabajo, en las calles, en los pueblos y en los cuarteles.


[1] Opinión ciudadana a finales de 2014 , Margarita Moreno , 12/12/2014, IUDOP
[2] Cerrada lucha FMLN-ARENA para elecciones 2015, Diario Digital Contrapunto
[3] http://www.bloquepopularjuvenil.org/elecciones-el-salvador-2012
[4] Alcaldes se suben ingreso en Mejicanos e Ilopango, LPG, 8 de Octubre de 2012.
[5] Alcalde Quijano compró en $115,000 camioneta blindada a empresa no acreditada, La Página, 29 de septiembre de 2012