Sudáfrica: COSATU, los colaboradores del ala derecha expulsan a NUMSA. ¡Es hora de luchar!

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Ben Morken y Jorge Martín

En las primeras horas de la mañana del sábado 8 de noviembre, el Comité Ejecutivo Central de la mayor federación sindical de Sudáfrica, COSATU, votaron por un margen de 33 a 24 para expulsar a su mayor afiliado, NUMSA (Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica) de la federación. Esta decisión tendrá consecuencias de largo alcance, no sólo para la COSATU, sino también para el Movimiento de Liberación y la dirección de la lucha de clases.

Este fue  uno de los episodios más trascendental en la lucha de los líderes pro-capitalistas del CNA (Congreso Nacional Africano), COSATU y manejar cualquiera de los elementos de la oposición que se basan de la lucha de clases fuera de ella. El próximo objetivo es el secretario general de la federación en sí mismo Zwelinzima Vavi, que se negó a firmar la carta de expulsión del NUMSA y no estuvo presente en la conferencia de prensa en la que se anunció públicamente.

 

El resultado de la reunión nunca estuvo en duda. El Comité Ejecutivo Central está dominado por una camarilla de derecha desafortunadamente fuera de contacto con la difícil situación y las luchas de los trabajadores. Esta camarilla está liderada a su antojo por Frans Baleni, el secretario general de la Unión Nacional de Mineros (NUM) y el presidente de COSATU, S'dumo Dlamini.

 

Bajo el liderazgo de Baleni, el otrora poderoso NUM ha degenerado en una simple sombra de lo que fue. La extensión de su desaparición fue expuesta completamente en agosto de 2012 cuando el sindicato no pudo representar a los trabajadores en el cinturón de platino—región de Rustenburg, provincia North West—lo que llevó inevitablemente a la huelga salvaje en Marikana que terminó con decenas de mineros muertos a tiros por la policía. Luego de la masacre, decenas de miles de los trabajadores abandonaron  la NUM y se unieron a otros sindicatos como la AMCU (Asociación de Sindicatos Mineros y de Construcción).

 

Del  mismo lado está Dlamini que está sentado en los órganos ejecutivos del CNA y el SACP. El presidente de COSATU tradicionalmente juega un papel unificador. ¡No Dlamini! Él es probablemente la figura más divisionista en la historia de la COSATU y el cabecilla de la expulsión de NUMSA. Estos son el tipo de líderes que están sentados en la Casa  de COSATU y que están presidiendo la mayor crisis en la historia de la organización de trabajadores.

 

Pero el Comité Ejecutivo Central no es un órgano de representación de la COSATU como tal. La decisión de expulsar NUMSA fue tomada por 33 personas, la mayoría de los cuales no tenían mandato para hacerlo desde la base.

 

La dirección del NUMSA no se hacía ilusiones acerca de lo que les esperaba. Antes de la reunión  que se inició el viernes por la mañana, el presidente del NUMSA, Andrew Chirwa dijo: "" Estamos en nuestro camino al matadero, donde el NUMSA será sacrificado hoy"

 

A medida que la reunión se prolongó, llegó la noticia  de lo que el  secretario general del NUMSA, Irvin Jim estaba diciendo al CEC. Entregó un documento exhaustivo de 29 páginas respondiendo a todas las acusaciones falsas contra el sindicato. Le dijo al CEC:

 "Hemos revisado los llamados "cargos" contra nosotros, por lo que sabemos lo que son, y hemos demostrado que en el fondo todos ellos son una cosa: Usted, la dirección de la COSATU, permanece leales a la alianza ANC, SACP, a pesar de toda la evidencia de que esta lealtad está fuera de lugar. De hecho usted es más leal a esta alianza de clases de lo que usted es con  sus hermanos y hermanas de la clase trabajadora”.

 

"Usted quiere expulsarnos porque constantemente le recordamos cómo está fallando para proteger los intereses de la clase obrera. Queremos dejar una cosa clara para usted: dentro o fuera de Cosatu, no vamos a dejar de movilizar a la clase obrera en el camino hacia el socialismo. Nosotros no daremos ninguna tregua en la medida que exponemos el miserable fracaso de la alianza de clases en la que se enredan y cómo se compromete su capacidad para dirigir a la clase obrera”.

 

Un lenguaje de este tipo, el uso abierto de la terminología marxista y de su posición clara de clase, es la verdadera razón por la que  NUMSA es expulsado de COSATU. Durante el último período, en virtud de la creciente lucha de clases, NUMSA se había convertido en el sindicato más grande del país y el mejor reflejo del estado de ánimo de la clase obrera. Miles de trabajadores de diferentes sectores de la economía se están reuniendo y están empujando  al sindicato  cada vez más a la izquierda. Esto llega en el momento en que el Congreso Nacional Africano ha hecho un giro brusco a la derecha con la implementación de la privatización masiva de la infraestructura, como carreteras, el creciente costo de la vida, la aplicación de absolutas políticas capitalistas, como el mal llamado-Plan Nacional de Desarrollo, y la masacre de los trabajadores en Marikana. Lo que tenemos aquí es la presencia de intereses de clase opuestos - los de la clase obrera y los de la clase capitalista.

 

Todos los demás cargos - reclutar fuera de su ámbito, el error de  apoyar el CNA, etc., son  sólo una cortina de humo. NUMSA les respondió exhaustivamente en la intervención de  tres horas de Jim.  A pesar de esto, supuestamente tomó sólo unos minutos después de que Jim terminó su presentación para que el ala derecha decidiera votar sobre la expulsión de NUMSA. Esto finalmente demostró que el destino de NUMSA estaba predeterminado. En este mismo acto calculado y cínico, el ala derecha decidió hundir una de las federaciones sindicales más poderosas del mundo en su mayor desastre.

 

NUMSA se mantuvo desafiante. El domingo, se anunció que se cruzaría  el país para llevar este tema a las filas de sus miembros. Hizo un llamamiento a sus delegados sindicales a continuar asistiendo a los consejos de delegados de la COSATU. Esto es correcto. NUMSA no ha sido expulsado por los trabajadores, sino por una camarilla de bandidos de derecha. El sindicato también ha anunciado que llevará a cabo reuniones de masas generales que involucren a los afiliados de COSATU.

 

El lunes, 10 de noviembre siete de las filiales de COSATU, SACCAWU, SASSAWU, PAWUSA, CWU, FAWU, SAFPU y ODES anunciaron que están suspendiendo su participación en los principales órganos de COSATU y también que van a ir con sus afiliados para decidir el camino a seguir. También han pedido un congreso especial de COSATU, donde los trabajadores decidirán el futuro de la federación.

 

Mientras que la derecha se ha estado refugiando en la Casa COSATU, NUMSA ya se ha reunido a nivel de los trabajadores de base el lunes en el Cabo Oriental. Los primeros informes indican que los trabajadores han dado a la dirección el mandato de luchar para volver a ganar COSATU exigiendo un congreso extraordinario de la federación. Esta demanda puede tener un impacto mucho más amplio que lo que los dirigentes de la derecha de COSATU podrían imaginar. COSATU tiene una orgullosa tradición de estar basada en el control obrero y la rendición de cuentas. La unidad de la clase obrera mayoritaria en una sola federación es un logro valioso que debe ser preservado y fortalecido, pero esto sólo puede hacerse sobre la base de la democracia interna y la defensa intransigente de los intereses de los trabajadores.

 

Este es el camino correcto para avanzar hacia adelante y NUMSA y los que la apoyan deberían lanzar una campaña entre sus propias filas, pero también extenderla a las filas de aquellos sindicatos cuyos líderes  han votado a favor de la expulsión de NUMSA. La cuestión no debe tornarse en una donde los sindicatos se inclinen a  un lado u otro de los caprichos de su dirección, si no debe inclinarse hacia los miembros de base y delegados sindicales. Esto no puede ser una batalla entre los que están a favor o en contra de NUMSA, necesita convertirse en una batalla entre la colaboración de clases y políticas pro-capitalistas vs la  lucha de clases y las políticas socialistas. Si se plantea en estos términos la batalla se puede ganar, no sólo dentro de la COSATU en su conjunto, sino que también tiene que llevarse dentro de las filas del Partido Comunista de Sudáfrica y el  CNA.

 

La expulsión de NUMSA de COSATU está teniendo un efecto sísmico en todo el panorama político y social de Sudáfrica. Es uno de esos "grandes eventos", que está teniendo un efecto profundo en la conciencia de la clase obrera. La masacre de Marikana fue otro. La rápida sucesión de estos eventos dejará un legado duradero en la mente de los trabajadores y llega en un momento en que la lucha de clases se ha encendido enormemente en los últimos años.

 

Como dijimos anteriormente, pase lo que pase ahora, estamos viendo el principio del fin del Movimiento de Liberación, de la forma que ha existido en el pasado. Se está rompiendo en líneas de clase. Sudáfrica ha entrado en su período más inestable en su historia. En el fondo, es un reflejo de la situación mundial inestable. En un país tras otro las placas tectónicas están cambiando. Esto no es sólo cierto para la geografía, sino también para la política, la economía y la lucha de clases. El capitalismo está ahora en su mayor crisis jamás vista y esto está teniendo un profundo efecto en todo el mundo en la mente de la gente. La única manera de resolver los problemas de la clase trabajadora es luchar por el derrocamiento de este sistema podrido. Sudáfrica, con su poderosa clase obrera es vital para la victoria del proletariado sobre la burguesía.