Se aproxima congreso histórico de los marxistas salvadoreños agrupados en el BPJ

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Bloque Popular Juvenil

La crisis de 1929 elevó los precios del café y llevó a una crisis profunda a El Salvador, la clase obrera y campesina se radicalizaron, como efecto de este proceso se forma el Partido Comunista Salvadoreño teniendo como dirigente a Farabundo Martí, apenas dos años más tarde el PCS ya estaba dirigiendo una insurrección revolucionaria, pero la inexperiencia del joven partido comunista llevó a que esta revolución fuera derrotada, la clase dominante cobró venganza y masacró a Farabundo Martí junto con treinta mil trabajadores en el lapso de tan solo tres meses. Este acontecimiento marcó la historia del país.

Por desgracia cuando nace el PCS, en Rusia ya se había dado una contrarrevolución burocrática que echó abajo las conquistas de democracia obrera. La burocracia terminó asesinando a la vieja guardia bolchevique, separando al bolchevismo del estalinismo no por un hilo de sangre sino por un río entero de sangre. El estalinismo es la antítesis del marxismo. La burocratización del Estado obrero ruso y del partido Bolchevique se extendió a toda la Internacional Comunista, Stalin retomó viejas teorías oportunistas como la de las dos etapas, que defendieron los Mencheviques durante la revolución rusa y que plantea la colaboración de clases, aliándose siempre con la supuesta burguesía progresista. Esta teoría era opuesta a la que defendió Lenin, quien siempre planteó la independencia de la clase obrera de los capitalistas. De tal forma que llegó a El Salvador una versión distorsionada del marxismo.

La gran represión de los gobiernos militares llevó a la conclusión de que sería por la vía armada, en específico por el método de la guerrilla, como se llevaría adelante la revolución socialista. Esta idea fue defendida incluso por los principales dirigentes obreros y los grupos pseudotrotskistas que en vez de plantear una postura claramente marxista apoyaron estos métodos. En Rusia de inicios del siglo XX se vivía un régimen sumamente represivo, el marxismo surgió en oposición a los métodos de los narodnikis, muy parecidos a los de la guerrilla. Los campesinos eran incluso una clase social proporcionalmente más numerosa en Rusia que en El Salvador, esto no impidió que la clase obrera fuera la clase dirigente.

A pesar de la gran represión, las masas entraron en acción una vez más, con el poderoso movimiento de la clase obrera que realizó una huelga general tras otra en 1980 y la marcha más numerosa de la historia del país el 22 de enero dirigida por la Coordinadora Revolucionaria de Masas (CRM). La CRM fue producto de la unificación del movimiento de los trabajadores en un ambiente revolucionario de irresistible unidad, aquí confluyeron las fuertes organizaciones de masas (FAPU, BPR, LP-28, MLN) y el frente electoral del PCS (UDN), esto obligó a los grupos guerrilleros que dirigían a las organizaciones de masas a plantearse la unidad y fue así que se forma el FMLN, que es el producto legítimo del proceso de lucha revolucionaria y unidad del movimiento obrero.

En todas las organizaciones guerrillas (ERP, FPL, FARN, FAL y PRTC) encontramos ejemplos de gran heroísmo, en sus filas hubieron honestos revolucionarios que sacrificaron en muchos casos sus vidas por la causa del socialismo, esta herencia de lucha y sacrificio la debemos recuperar para la construcción de una fuerte organización marxista que aprenda de los errores del pasado y se oriente firmemente a la clase obrera y no a la guerrilla, pues como dijera Marx: “La emancipación del proletariado sólo puede ser obra del proletariado mismo”. Y nosotros añadimos que cualquier intento de sustituir el papel de la clase obrera terminará siempre en burocratismo, esto lo podemos ver claramente en la historia de El Salvador.

La burguesía no pudo derrotar a la guerrilla, pero el FMLN no tomó el poder, con la caída del estalinismo en la URSS y Europa del Este; del sandinismo en Nicaragua y un conflicto armado en El Salvador que se extendió por mas de una década, se firmaron en 1992 los acuerdos de paz que no resolvieron ninguno de los problemas fundamentales de las masas y sólo fue una pausa en el enfrentamiento entre clases. Nuevas generaciones entraron a la lucha, a inicios de la actual década la marea comenzó a cambiar a nuestro favor, en el contexto de la lucha contra la carretera del anillo periférico y las marchas blancas contra la privatización de la salud, quizás la lucha de masas más importantes después de los acuerdos de paz, se forma el Bloque Popular Juvenil, con un grupo de jóvenes que militaban en el FMLN definiéndola como una organización político-social, la primer aparición pública fue en una marcha blanca con 7 jóvenes cargando una manta que decía: “¡Insurrección Ya!” En ese momento nadie creía en el BPJ, algún burócrata del FMLN incluso se burlaba del pequeño contingente, pero ésta se convertiría en la organización juvenil más fuerte de El Salvador con un gran espíritu revolucionario y de sacrificio. En la lucha contra la privatización se jugó un papel de primer orden.

En el andar del BPJ se han cometido varios errores, como usar métodos ultraizquierdistas. ¿Podría ser de otra forma? Esa es la herencia recibida por el FMLN quien por desgracia nunca se preocupó de mostrar a la nueva generación las lecciones de la lucha y formar políticamente a los nuevos cuadros. En esa búsqueda para llevar adelante y hasta el final la revolución socialista en El Salvador, el BPJ está pasando de ser una organización premarxista a ser una organización auténticamente marxista. Así empezó primeramente un diálogo y ahora un proceso de integración del BPJ con la Corriente Marxista Internacional (CMI) porque los marxistas tenemos claro que una revolución socialista en El Salvador sólo puede triunfar si se extiende al resto de los países y por eso la CMI está construyendo una nueva Internacional marxista.

El 7 y 8 de junio se dará un importante paso en este proceso de integración del BPJ a la CMI con la realización del tercer congreso del BPJ, los marxistas a nivel mundial estaremos atentos y pendientes del desarrollo de este histórico acontecimiento. Las ideas correctas al final vencerán, el marxismo se abre paso entre las mentiras de la burguesía, los reformistas, los estalinistas y sectarios. León Trotsky fue fuertemente difamado, fue él quién mantuvo vivas las ideas, métodos y tradiciones del auténtico marxismo en condiciones muy difíciles, pagó con su vida este crimen que Stalin nunca se lo perdonó quien lo mandó a asesinar. Con la muerte de Trotsky, Ted Grand, fundador de la CMI continúo con esta labor. Los estalinistas dominaban la poderosa Internacional Comunista, dirigían fuertes estados obreros aunque deformados, pero hoy ha caído la URSS y el Bloque del Este; China es ya un país capitalista, los Maoístas de Nepal que han llegado al gobierno en vez de llevar adelante la revolución Socialista aplican una vez más la política traidora de las dos etapas y encajonan la revolución en la democracia burguesa; en América Latina nuevamente surgen revoluciones que aspiran a llegar al socialismo y dirigentes como Hugo Chávez llaman a leer a León Trotsky. Las ideas de este gran revolucionario también tienen un gran impacto en Cuba.

El BPJ surge de las filas del FMLN con jóvenes que ingresaron al partido después de los acuerdos de paz buscando hacer la revolución en El Salvador, hoy las viejas organizaciones revolucionaras que formaron al FMLN han desaparecido pero es necesario que la nueva generación de revolucionarios aprenda de los aciertos y errores del pasado y sepa llevar a la revolución socialista hasta el final. No somos enemigos del FMLN, los militantes del BPJ en cada comité de base, juventud y demás estructuras del partido somos sacrificados y consecuentes, defendemos al FMLN de los ataques de la burguesía pero también expresamos nuestras ideas, que son las del marxismo, queremos un FMLN democrático donde ningún compañero sea reprimido burocráticamente por expresar ideas revolucionarias, exigimos de la dirección una política consecuente y auténticamente revolucionaria, lucharemos por llevar al gobierno al FMLN en el 2009 pero también porque aplique un programa socialista.

Hoy vemos una crisis orgánica del capitalismo, las masas están cansadas y el FMLN tiene la oportunidad histórica de poder gobernar el país por primera vez. Se avecinan acontecimientos revolucionarios que sacudirán al FMLN de arriba a abajo, de una cosa estamos seguros, las bases del FMLN estarán en la primera línea de batalla de la clase obrera y nosotros estaremos junto a ellos. Las ideas y métodos del auténtico marxismo asumidos por el BPJ en su incorporación a la CMI tendrán un fuerte impacto en la historia revolucionaria de El Salvador.

5 de junio de 2008