El proceso de selección e imposición de candidatos 2015

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Carlos Alas

La selección de candidatos está dentro el marco de la  gran  democracia capitalista que tanto defiende la ANEP, la derecha partidaria y los burgueses,  consiste en que los trabajadores y trabajadoras solo tienen derecho a participar en elecciones municipales, de diputados  y presidenciales que  cada cierto tiempo debemos llegar a las urnas, y con marcar una papeleta basta, esa es la bella democracia capitalista. 

Una cosa es segura la gran democracia burguesa consiste en excluir directamente a las masas populares de la tomas de decisiones reales, engañándolas con una superficial democracia.
El actual método de elección en nuestro partido. 
El proceso de elección de candidatos a Concejos Municipales,  ha sido similar  en muchos Municipios consistiendo en que  las bases proponen compañeros a la  Directiva Municipal, esta estructura los analiza tomando en cuenta las propuestas de los Comités de Base y sumando nuevas y descartando las de los CB,  en algunos casos dejando unas propuestas, esto sucede en unos Municipios. En otros la Directiva no consulta a la base,  la Directiva Municipal  propone los nombres  de los que consideran aptos para el Concejo Municipal y la Departamental  junto  a la Comisión Política son las encargadas de elegir cuando la población apta para votar es más de 50,000.  Cuando  es menor la cantidad, la Departamental es la que elige previa  consulta con las Directivas Municipales este es un método que tiende a  generar duras fricciones por muchas razones,  una es que el proceso dura una buena cantidad de tiempo y genera ilusiones entre los compañeros que son propuestos, y cuando termina ya han surgido intereses personales, genera especulaciones, difamación, abuso de poder de los dirigentes, y  alejamiento de compañeros. 
Es un proceso asfixiante, desgastante, desanimante y hace fluir el oportunismo, y el cáncer individualista derivado de los intereses particulares, ya que el deseo económico y de poder  tiende a cegar a los compañeros, da espacio a grupos conservadores derechizados, oportunistas, que chocan con militantes revolucionarios que ante el método utilizado se confunden porque no tiene nada que ver con la democracia revolucionaria. 
 Y cuando se presentan  las lista de los candidatos electos en los municipios genera desanimo en el compañero/a que estaba de propuesta y compañeros cercanos, generando problemas colectivos, en pleno proceso de campaña.
Imaginémonos que a un seguidor del Real Madrid voluntariamente le piden que vaya a promover al Barcelona o viceversa ¿lo hará bien? NO para nada, no querrá siquiera hacer el mínimo esfuerzo, y eso es lo que pasa en los procesos de campaña, por poner en práctica un método burocrático dentro del FMLN un partido con tradiciones revolucionarias.
En el caso de los diputados la dirección elige sin consultar a nadie en este punto ni siquiera se llega a los procesos de selección burocráticos ya establecidos.
El método de los trabajadores: el centralismo democrático
Para evitar esas dificultades e iniciar el proceso más apremiante e importante como es la de conformar la plataforma municipal y de diputados en la cual deberán ir implícitas las reales necesidades de la clase trabajadora, y una serie de medidas que empujen hacia un cambio económico, social y político que encaminen a una mejora de vida de las y los trabajadores, lo que inevitablemente  pasa por la necesidad de construir el socialismo.
Se debe aplicar el centralismo democrático que es un método de la clase trabajadora;  en una Asamblea Municipal o Convención Municipal (que puede ser convocada por la Directiva Municipal o a petición del 15% de afiliados) donde se planteen los requisitos a candidatos y la base discuta, debata y decida quién quiere que los represente como  candidatos, de esa manera se ahorraría tiempo, no se generaría interese mezquinos, ni la utilización de maniobras insanas ajenas a la democracia obrera, no daría espacio a la desesperación de la base que se vuelve como una caldera con agua que llega a un punto en que el vapor presiona por salir, como hoy las bases comienzan a presionar por saber quiénes quedaron como candidatos, comienzan a exigir democracia y con mucha razón) por que no toleran la imposición de candidatos desde arriba.
Durante estos procesos, los dirigentes comienzan a señalar a la base como indisciplinada, problemáticos y la base a los dirigentes como oportunistas maniobreros, antidemocráticos, es un intercambio de acusaciones que no debería darse pero debido el método utilizado se da espacio para éstas, si se aplicara el centralismo democrático no se daría espacio a grupos de aprovechados oportunistas que creen que el instrumento de la clase trabajadora es para lucrarse.
¡Es necesario que la base discuta y  decida quién quiere que lo represente!