La Prensa Grafica: ¿99 AÑOS POR LA VERDAD?

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
L. V.

El mes pasado La Prensa Grafica, uno de los periódicos de mayor circulación ha cumplido noventa y nueve años de existencia.  Muchos de los analistas, empresarios y diversos personajes importantes de la clase dominante han expresado sus saludos; no podía faltar, por supuesto, la embajadora de EUA.  Su satisfacción está más que justificada, este periódico es uno de los baluartes de la reacción.  La campaña internacional en contra del gobierno de Maduro en Venezuela encuentra espacio de sobra en sus páginas.  Por todo lo que se plantea en estos saludos pareciera que si la familia Dutriz no hubiera fundado esta empresa mediática capitalista, la vida hubiera sido gris y el país no se hubiera desarrollado a los niveles actuales.

Claudio de Rosa un economista burgués, fiel sirviente del estatus quo y defensor acérrimo del capitalismo escribió un artículo titulado LPG: 99 AÑOS POR LA VERDAD.  Nos llama la atención el siguiente párrafo: Si todo periodista o medio busca decir la “verdad”, entonces cobra sentido y constituye necesidad fundamental defender la “libertad”, condición irrenunciable para encontrar la “verdad”, ya que sin ella no hay “justicia” (fin de la cita, comillas en el original).  Cuando esta gente habla de la verdad se refiere obviamente a decir lo que les conviene, esto se ve claramente cuando alguna iniciativa popular o del gobierno afecta sus intereses no dudan en dar los espacios necesarios a los argumentos de diversos analistas que desvirtúan las propuestas, tal  y como lo vemos con la propuesta de reforma fiscal que ha presentado el gobierno saliente. 

Con respecto a la “libertad”, significa para ellos hacer y decir lo que quieran, en otras palabras, su lógica es dejar hacer dejar pasar.  Por esa razón se oponen a cualquier iniciativa de regulación por mínima que sea.  Los trabajadores también luchamos por la libertad y la verdad.  Libertad para organizarnos en todas las empresas capitalistas y la verdad acerca de nuestras duras condiciones de trabajo.  Derechos que seguramente también los compañeros trabajadores de LPG no los tienen. 

Saludamos a los miles de trabajadores de este periódico.  Empezando por los vendedores quienes no cuentan con ninguna prestación laboral y son los que en las calles y semáforos del país hacen posible la venta diaria de más de doscientos mil ejemplares.  Los obreros que lo producen, periodistas y demás trabajadores que con su trabajo diario han permitido que la familia Dutriz viva con esplendor de reyes.

Más adelante se menciona un pequeño extracto de una carta escrita en septiembre de 1936, supuestamente, por el Partido Comunista Salvadoreño al Partido Comunista de la Unión Soviética que dice lo siguiente: “La responsabilidad de esta horrorosa masacre de 1932 se debió, en parte…, a la táctica izquierdista de Fernández Anaya (fundador del PCS) y en parte al sometimiento disciplinario del C. (camarada) Martí al C.E. del P.C.S.”.  No tenemos a la mano esta publicación, sin embargo, es común en esta gente publicar citas sacadas de contexto y utilizarlas para desacreditar a quien sea.  En este caso la idea es echarles la culpa a los dirigentes del P.C.S. de 1932 por la matanza que cometieron las fuerzas gubernamentales dirigidas por el General Maximiliano Hernández Martínez.  Pareciera que tanto Farabundo Martí como los demás dirigentes del Partido Comunista tenían poderes sobrenaturales al manipular a los miles de trabajadores rurales y campesinos para que apoyaran la insurrección y arriesgaran sus vidas.  No se dice nada acerca del desempleo masivo provocado por la crisis mundial del capitalismo en esa época. 

Los marxistas luchamos por la libertad de expresión, a pesar de las mentiras que dicen gente como Claudio de Rosa.  Suelen poner como ejemplo a la ex URSS la cual era una caricatura burocrática y totalitaria de socialismo.

Los trabajadores deberíamos tener acceso a expresarnos en los diferentes medios de comunicación.  Ahora mismo esto no es posible, a menos que se tenga el dinero suficiente para pagar y a veces ni así.  Solamente cuando se democraticen de verdad los diferentes medios de comunicación podremos utilizar estos espacios para expresar los diferentes problemas de la clase trabajadora, esto por supuesto, no será posible en el capitalismo.

¡Vivan los trabajadores de LPG!

¡Por una verdadera democratización de los medios de comunicación!