Panamá y la lucha por una alternativa de izquierda

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Juan de la Cruz

Recientemente se realizaron las elecciones en Panamá donde el electorado le dio el triunfo al opositor Juan Carlos Varela quien ganó el  39% de los votos,  un empresario de licores reconocido a nivel mundial bajo la bandera del Partido Panameñista, partido que representa a un sector de la burguesía nacional, el sistema de partidos en Panamá está muy desacreditado. Los tres grandes partidos de Panamá ya han estado en el poder, algunos incluso por varias veces y ni uno ha solucionado los intereses de las amplias mayorías, estos partidos siempre han jugado un papel reaccionario para los trabajadores.

¡Crecimiento económico y la pobreza!

Panamá es un país que en los últimos años ha alcanzado niveles de crecimiento incomparables con los demás países de la región centroamericana, en el último quinquenio la economía ha crecido en un 8% y el PIB alcanza los $50,000 millones aunque hay una amenaza latente de desaceleración de la economía.  En los años 2011 y 2012 el crecimiento rondaba los 10 puntos porcentuales, de esto el único sector que mantiene sus tasas de crecimiento es la construcción, donde los márgenes de utilidades de las empresas han crecido en los últimos 8 años más de un 300%. Estas son cifras muy buenas para el país pues a diferencia de otros países como El Salvador donde el crecimiento ha sido del 1.7% y los economistas burgueses se viven quejando del actual ritmo de crecimiento.

¿Ha podido Panamá mejorar la vida de los obreros con este crecimiento económico? La respuesta es muy triste para la enorme población obrera de Panamá, todas estas cifras sólo han beneficiado a los parásitos empresarios, en el año 2010 el nivel de pobreza total era del 25.8%. A marzo 2014 –la última medición– el 36.8% de todos los panameños viven en pobreza y de ellos un 17% -508,700 ciudadanos– viven en extrema pobreza. Entre los pueblos originarios el 98.4% de la población es pobre y de ellos el 90% vive –sobrevive a duras penas– en extrema pobreza (datos de la CEPAL). Mientras que los salarios en el mismo período han aumentado sólo un 18% y la canasta básica alimentaria un 26% (2009-2013) (Rebelión: Panamá 2014: Unas elecciones trascendentales). Es un panorama muy sombrío para la clase obrera muy distinto a lo que la campaña mediática presenta de  este país.

Hay una diferencia abismal entre una economía capitalista estable y nuestra economía en crisis, lo revelador para nosotros es que en ninguna de las dos economías las condiciones de los obreros tiene un mínimo cambio para bien. Me pregunto ¿Qué puede decir el señor Jorge Daboub presidente de la ANEP de esto? ¿Esta es la economía pujante y en crecimiento que quieren para nuestro país? muchas veces han dicho que es necesario crecer a niveles del 8% pero no dicen que bajo el capitalismo el crecimiento económico significa crecimiento y acumulación de la riqueza de los empresarios. Muchos inversionistas que invertían en El Salvador ahora están invirtiendo en Panamá ¿ha caso esos son los inteligentes inversionistas que la derecha quiere atraer nuevamente para nuestro país? ¡Con esos amigos para qué queremos enemigos!

El FAD y la lucha por una alternativa obrera

Recientemente se creó una iniciativa, buscando la posibilidad de crear una alternativa a la izquierda para poder aglutinar a los sectores que están luchando en contra de los ataques hechos por el estado burgués de Panamá, el FAD (Frente Amplio por la Democracia) nace en 2011 del FRENADESO que aglutina a varios sindicatos. Hay una lucha por construir un instrumento político para la clase obrera. La intervención del FAD en las elecciones fue muy buena aunque se hubiese ganado mucho más si se hubiese tenido un programa revolucionario y de clase. La cantidad de votos para el FAD fue de aproximadamente 60,000 contando el total de votos válidos para Representantes, Diputados y Alcaldes a nivel nacional. Esto ha sido un paso muy grande a pesar de que no han podido con ello mantenerse en el sistema partidario, este fue un caso embrionario que con mucha más preparación uniendo los esfuerzo de toda la clase obrera y armándose de un programa revolucionario y socialista, sin duda se convertirá en una alternativa real para los trabajadores en el futuro. Es necesario organizar el partido en todos los barrios y colonias, en las fábricas, en todos los sectores donde estén los trabajadores participando y abanderando cada una de las luchas que se encaminen a transformar las condiciones de vida de los trabajadores.

¡Por un partido democrático y revolucionario que defienda un programa revolucionario!

¡Viva la clase obrera centroamericana y panameña!