Lucha sindical a inicios del 2012

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Humberto B.

El sindicalismo como herramienta de lucha de los trabajadores, mantiene su importancia para seguir avanzando al socialismo. Desde el punto de vista marxista las contradicciones son el motor del desarrollo,  esto es aplicable a la lucha de clases, es decir que las contradicciones originadas por el sistema burgués crean las condiciones de lucha entre el patrono y el obrero, que tienen su expresión en los sindicatos. En la naturaleza podemos observar que todo está  en constante movimiento incluso una roca aparentemente estática sufre cambios constantemente a nivel molecular, esto es aplicable a las organizaciones obreras, aunque no exista un movimiento masivo y constante no significa que la clase obrera este ‘resignada’ al capitalismo. En enero hemos tenido ejemplos de protestas como la de los trabajadores de la seguridad privada, manifestaciones de los vendedores de Lotería con apoyo del Sindicato de los Trabajadores de La Lotería Nacional de Beneficencia y sectores como los veteranos de la guerra civil de la década de los 80.

Hasta el momento de la escritura de este artículo, un sector de veteranos de guerra, mantienen la toma de Catedral Metropolitana en exigencia del cumplimiento de los Acuerdos de Paz.
En enero el gobierno anuncio iniciativas en beneficio de los veteranos de guerra del FMLN entre ellas asistencia médica (ortopedia, visión, urología, cardiología, psicología), incluir a 2,700 veteranos mayores de 70 años, en el Fondo de Pensiones así como a 3,400 madres y padres de combatientes caídos en la lucha. Además del aumento del 8% a las pensiones del Fondo de Lisiados de Guerra, cuya pensión mínima será de $105 y la máxima de $262 para discapacitados totales.
Los veteranos manifiestan que las iniciativas del gobierno no reflejan censos reales,  además que las pensiones  son una burla que no les permite cubrir sus necesidades. Advierten que no darán marcha atrás hasta establecer una verdadera negociación con el Ejecutivo y que este adquiera compromisos reales.
La falta de empleo y de alternativas concretas ahoga a muchas capas de la sociedad entre ellas, a los veteranos de la revolución salvadoreña. Para resolver todas sus reivindicaciones es necesario profundizar los cambios y crear medidas que puedan solventar sus exigencias. Esta lucha ha sido acompañada hasta cierto punto por algunos sindicatos, como una muestra de solidaridad y exigencia de parar los despidos en el sector publico.
El movimiento de los vendedores de Lotería Nacional ha puesto de manifiesto la fuerza de la organización. Estos vendedores que no pertenecen directamente a esta institución pública son  parte importante para su funcionamiento. Se manifestaron  a inicios de enero, primero suspendieron la venta de billetes de lotería y luego bloquearon la calle frente a  las instalaciones de la LNB. Como medidas de presión, estos exigían  la destitución de la presidenta comisionada de la PNC Zoila Uribe y el retorno a la modalidad de tres sorteos que resultaba más atractivo para los compradores. Los trabajadores apoyan la destitución de la presidenta y se han unido al movimiento de vendedores organizados.

La acumulación de descontento busca una salida, los trabajadores de la seguridad privada hace unos años ni siquiera podían pensar en organizarse. Actualmente las condiciones han cambiado. Un sector decidido de estos trabajadores ha podido organizarse y esta haciendo algunas exigencias. Los trabajadores de la Empresa Wackenhut se manifestaron el día 10 de Enero exigiendo el pago puntual y justo además de las prestaciones que por ley les corresponden. Por un lado saben que los dueños de las agencias de seguridad se embolsan grandes cantidades de dinero por cada uno de ellos (un negocio redondo favorecido por la delincuencia), y por el otro comprenden que no habrá iniciativa de los dueños para recibir mejoras salariales. Estos trabajadores serán grandes aliados de  los obreros industriales y trabajadores del sector comercio que en determinado período exija la unidad del movimiento.
Históricamente el sindicalismo ha conseguido grandes triunfos, sin embargo no se han podido establecer medidas concretas que permitan que  las iniciativas de organización no sean aplastadas por los patronos. Estos alcances sólo se definirán  por la acción decidida de los trabajadores en la lucha por sus intereses.
A escala Internacional los capitalistas confían en que los obreros no se movilizaran. Sistemáticamente utilizan la superestructura (radio, prensa, televisión, hollywood y el Estado), para destruir cualquier  iniciativa sindical. La crisis mundial está expoliando la conciencia transformadora de los trabajadores y con ello la importancia de su organización tradicional, los sindicatos.

¡¡Por la Organización de los Trabajadores!!
¡¡Por la Unidad del Movimiento Sindical!!
¡¡Por La Conquista de Nuestras reivindicaciones!!

Febrero de 2012