Panamá: Las combativas protestas de la clase obrera contra la Ley 30 son reprimidas, hay que responder con una huelga general de 24 horas

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Ricardo Ayala

El día de hoy los obreros bananeros de Boca de Toros, Panamá, han sido reprimidos brutalmente por la policía. Estos trabajadores se habían ido a huelga para sumarse a las protestas a nivel nacional contra la Ley 30 y estaban mostrando el camino a seguir para el resto del movimiento obrero. Hasta el momento de redactar estas líneas, según información de FRENADESO, se contabilizan 6 muertos: 2 menores de edad, una mujer y tres hombres. Hay más de 100 heridos y decenas de detenidos. Estos mártires obreros se suman a compañeros como Iromi Smit, Osvaldo Lorenzo y Luiyi Arguelles, quienes fueron asesinados por el Estado capitalista en el 2007 y 2008 mientras luchaban por los intereses de nuestra clase. Los marxistas de la Corriente Marxista Internacional queremos manifestar nuestro rechazo a la represión que sufren nuestros hermanos panameños a quienes damos nuestra más profunda solidaridad.

Enorme repudio a la Ley 30
El gobierno asesino de Ricardo Martinelli ha impuesto una reaccionaria Ley que ilegaliza el derecho a huelga, da enormes concesiones a los capitalistas como el no tener que responder ante daños ambientales y justifica la represión contra las protestas obreras, facilitando que los policías que cometan excesos o asesinatos contra trabajadores no tengan que pisar la cárcel. Es una reaccionaria media, que popularmente se le ha denominado: “Ley Langosta” o “Ley Chorizo”, aprobada de forma exprés en sesión extraordinaria a mediados del mes de junio por la Asamblea Nacional de diputados completamente sitiada por la Policía Nacional. La clase obrera ha respondido con multitudinarias manifestaciones de protesta.
Mientras que se dan severos ataques a los trabajadores, Ricardo Mirtenelli se piensa ir de viaje a Sudáfrica a disfrutar de la final del mundial, siendo su veinteavo viaje al extranjero desde que llegó a la presidencia. ¡Esto es una burla! Por otro lado a los obreros de la construcción que están ampliando el Canal de Panamá les han querido reducir el salario, SUNTRACS convocó a huelga paralizando la zona del Gatún en el atlántico Panameño. Estas acciones de los trabajadores en si mismo desafían a la Ley Chorizo pero la burguesía no quiere dar marcha atrás. Como respuesta a la Huelga de 500 obreros de la construcción, iniciada el 3 de julio, han encarcelado a varios sindicalistas, además la misma policía entregó carta de despido a 100 obreros y les regresó su pliego petitorio. Esto es un desafío abierto hacia el más combativo sindicato del país.
La feroz represión que se ha dado el día de hoy confirma que esto es una lucha abierta y clave entre las clases. La huelga de los bananeros de Changuinola, convocada originalmente de 48 horas, atrajo a la lucha a los lugareños. El opositor PRD la definió como “rebelión popular”. Un obrero bananero del SITRAIBANA llamado Daniel Jimenez dijo: “como trabajadores bananeros rechazamos la Ley 30 (…) No vamos a trabajar hasta que el presidente Ricardo Martinelli y el Presidente de la Asamblea Nacional no deroguen la Ley 30 (…), si no hay una respuesta concreta no vamos a trabajar. Lo único que vamos a decir es que pedimos la derogación de la Ley, que el Gobierno no venga con cuentos, porque nosotros vamos a luchar hasta las últimas consecuencias”.

Es necesaria una huelga general
El temor del gobierno es a que el ejemplo de los obreros del SUNTRACS y el SITRAIBANA contagien al conjunto del movimiento de los trabajadores. En estos momentos acaban de decretar el gobierno toque de queda en la ciudad de Changuinola, esto es un reconocimiento de que la situación no la tiene bajo control y temen se desborde la situación. El movimiento tiende irresistiblemente a la unidad, ya se empieza a manejar la idea de una huelga general. ¡Ese es el camino a seguir!
La burguesía no se detendrá frente a huelgas heroicas pero aisladas, solo golpeando juntos y al mismo tiempo se detendrá la represión y se echará abajo la reaccionaria Ley 30. Estos ataques muestran que la burguesía quiere arrebatar cualquier derecho conquistado y este no será el último golpe que querrán asestar. Solo se les puede frenar ante el miedo de perderlo todo y eso solo es posible con acciones como la huelga general.
Una medida de este tipo, aunque fuera solo de un día, mostraría la enorme fuerza de nuestra clase, dejando en claro que esta sociedad funciona solo bajo el permiso de los trabajadores y sin ellos no se mueve una rueda, no se enciende un foco, no se cosecha ni un fruto, no atraviesa un solo barco el canal de Panamá. Una huelga general pone sobre la mesa quién es el dueño de la casa y ayuda a que las amplias masas obreras saquen la conclusión de que pueden dirigir esta sociedad de mejor forma sin ayuda de los partidos, políticos burgueses y la actual clase parasitaria gobernante que ha llevado a la ruina a los obreros y campesinos de Panamá.
No hay otra alternativa, se tiene que trabajar hacia la unidad del movimiento obrero junto con las demás clases y sectores oprimidos y desarrollar un plan de lucha encaminado a impulsar una huelga general de 24 horas exigiendo se detenga la represión y castigue a los culpables de los asesinos de los obreros de Boca del Toro, se destituya a  la ministra del trabajo Alma Cortez y se eche abajo la Ley 30.

¡Castigo a los asesinos de los obreros bananeros!
¡Abajo la ley 30!
¡Por una huelga general de 24 horas!

8 de julio de 2010