Violencia estudiantil, fruto del sistema capitalista

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Cesar Aguilar

Cada mañana María Rodríguez sale de su residencia para ir a estudiar, ella es alumna de segundo año de bachillerato opción salud, mas sin embargo ella no sabe si tendrá la opción de regresar.

Como muchos sabemos la violencia muchas veces se debe a la falta de oportunidades de empleo y muchos otros factores los cuales propician la proliferación de este fenómeno social.  No olvidemos que durante el conflicto armado la falta de una regulación de armas fue un desencadenante para que la violencia creciera, el anterior conflicto armado dejó muchas cicatrices en miles de adolecentes que migraron hacia el norte con el fin de encontrar mejores oportunidades  y así sobresalir económicamente, pero estando allá muchos se encontraron con una realidad distorsionada, “las maras” como se les conoce, son solo el reflejo de  un sistema carente de oportunidades que orilla al adolecente a pelearse  por unas calles ,unas colonias que, ante el verdadero valor de una vida humana, no valen nada.

LA VIOLENCIA ESTUDIANTIL
La constante división de clases “obrero-patrón” marca una línea fundamental  entre el poder económico, en este caso no es lo mismo que María hija de un obrero del Fovial estudie en una institución pública a que Jorge hijo de un empresario estudie en un colegio privado.
La educación pública y la educación privada es una fábrica de  diferencias de clase las cuales en el ámbito social suelen ser  tachadas como “normalidad” de un país, por un lado vemos en la página 2 de un periódico nacional las fotografías de un asesinato de un hijo de obrero por una camisa y por la sección de “SOCIEDAD” vemos a una promoción de un colegio privado graduándose en el hotel más caro del país, hay que preguntarse ¿Por qué el hijo del empresario tiene acceso a la educación asegurada y el hijo de un obrero no tiene ni seguridad en la calle?
Muy recientemente hemos visto hasta qué grado estas llegando esta diferencia, con el asesinato de maestros u  incluso con los asesinatos de los dos jóvenes estudiantes en Sonsonate.
Hay que aceptar que actual ministro de educación ha dado grandes pasos con los insumos para los centros educativos pero pareciera que no está haciendo nada ante la ola de violencia que ataca a nuestros hijos. Al sistema capitalista no le importa nuestra vida el solo quiere la fuerza de trabajo.
Las continuas migraciones de salvadoreños fueron un detonante de la proliferación de pandillas,  estas a su vez en el país se aprovecharon de la cicatrices del conflicto armado y muchos adolecentes se acercaron a estos grupos buscando una familia que este sistema les  quitó. Estos tipos se aprovechan de la fuerza de lucha de los jóvenes ideologizándolos absurdamente  (nacionales-técnicos) por  ideas tontas acerca de lo que realmente es la unión de estudiante,  esto es un primordial problema que tenemos que eliminar.
La pregunta que debemos hacernos los estudiantes es ¿Qué pesa más, el instituto de donde salí o las condiciones de vida que caracterizan a los estudiantes en general? Lo único que no separa entre los estudiantes es el azar de haber estudiado en centros educativos distintos, pero en el fondo somos parte de una misma clase con los mismos intereses, somos hijos de obreros y campesinos quienes al salir de bachillerato tendremos pocas posibilidades para ingresar a la UES (la única universidad pública de nuestro país) o de encontrar empleo digno.
No debemos esperar nada de los partidos de derecha para solucionar este problema, a los empresarios y sus partidos de derecha aunque en los medios de comunicación piden que el gobierno tome cartas en el asunto para arreglar de una buena vez por todas la violencia lo único que les interesa es proteger sus empresas de cualquier robo o extorsión, piden más ejercito en las calles porque no les importa reprimir a quien sea si eso asegura sus derechos.
Por el contrario el FMLN debe tener una postura clara  y ponerla en acción, desde el gobierno debe impulsar un plan de nacionalizaciones de las principales industrias de nuestro país que garantice que los jóvenes tengamos acceso a un trabajo decente, nacionalizar la banca para tener acceso a créditos baratos y nacionalizar la tierra para poder lanzar un agresivo plan de viviendas con acceso barato para las parejas jóvenes.
Los mejores cuadros de las juventudes del FMLN deben fomentar la organización estudiantil basados en líneas de clase y no en distintivos estudiantiles, cualquier organización estudiantil que anteponga el “nombre” de su institución en contra de los intereses de los hijos de los trabajadores solo juegan un papel pernicioso ante el movimiento.

¡¡¡¡¡¡¡POR LA DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y LA NACIONALIZACION DE LA EDUCACION!!!!!!
¡¡¡¡¡¡¡POR LA DEFENSA DEL HIJO/JA DEL TRABAJADOR!!!!!!
¡¡¡¡¡¡¡BASTA YA, NI UN MUERTO MÁS!!!!!!!

mayo de 2010