Las 10 mentiras más difundidas sobre la Revolución Bolchevique

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Alex Grant

Ningún otro evento en la historia humana ha sido objeto de más distorsiones, falsedades einvenciones que la Revolución Rusa. Publicamos aquí la lista completa de Alex Grant de las 10 mentiras más grandes sobre los Bolcheviques y Octubre…

Aquellos que presenciaron el trato que recibió Jeremy Corbyn por parte de la prensa británica, saben de los ataques llenos de bilis y el rencor del grupo de poder. Hugo Chávez y la Revolución Venezolana también han recibido una atención especial en el período reciente. Pero nada es tan merecedor del odio de la clase dominante como la Revolución Bolchevique de 1917, porque solo aquí los esclavos derrocaron por completo el viejo orden y comenzaron a construir una nueva sociedad sin necesidad de señor o amo.

 

La razón de tal calumnia contra los Bolcheviques es evidente. Este evento, más que cualquier otro, muestra que hay otra forma de dirigir la sociedad. Que los trabajadores y los jóvenes, los pobres y los oprimidos, no tienen que someterse a las órdenes de los "hombres de traje" que se benefician de su sufrimiento. Incontables horas y miles de millones de dólares, libras y euros se han gastado y se están gastando para convencer a la gente de que nada bueno resultó de la Revolución Rusa y de que no hay nada que aprender de nuestras luchas de hoy. Todo un ejército de los llamados "expertos" se ha movilizado para esta tarea especial de mantener el statuquo.

 

En el centenario de 1917, cuando el mundo se encuentra en un punto muerto similar, esta calumnia está alcanzando un nuevo impulso.

 

El volumen de falsedades contra la revolución ha sido verdaderamente inmenso desde que los trabajadores soviéticos tomaron el poder. Trotsky comentó cómo "las calumnias se derramaron como las cataratas del Niagara". La prensa occidental estuvo llena de historias de asesinatos y caos desde el primer día. Por ejemplo, se afirmó que los "Bolcheviques" de Petrogrado estaban en posesión de "una guillotina operada eléctricamente que cortaba quinientas cabezas por hora", y que en la Rusia soviética todas las mujeres mayores de 18 años debían registrarse con la "Oficina del Amor Libre", donde las mujeres burguesas cultas serían repartidas a varios maridos proletarios sobre una base rotativa. (Reportado en LaRevolución Bolchevique por Philip S.Foner). Se describieron otros horrores, como el hecho de que las mujeres ricas se ven obligadas a hacer la limpieza, y los empresarios de alto rango obligados a vender periódicos en las esquinas para sobrevivir, ¡oh la humanidad!

 

A Lenin le gustaba el dicho de que "un tonto puede hacer diez veces más preguntas de las que pueden responder diez hombres sabios". No hay forma de que todas las mentiras sobre la revolución se puedan responder en un solo artículo, pero nos ayuda un fenómeno que Trotsky detalló en su Historia de la Revolución Rusa, donde explicó por qué toda difamación política es esencialmente "pobre y monótona". En este sentido, podemos identificar las 10 mentiras más monótonas sobre la Revolución Bolchevique con el fin de armar al lector con la verdad que puede atravesar la distorsión y la malicia. Esta es una tarea poco envidiable pero necesaria, limpiando el lodo y la inmundicia de 100 años: pero esperamos que el lector lo encuentre útil.

 

1) ¡Lenin era un agente alemán!

 

Esta es la primera y la más antigua de las mentiras contra los bolcheviques. Fue la principal mentira propagada durante los días de julio de reacción donde los bolcheviques fueron ilegalizados, Lenin fue forzado a esconderse, y Trotsky fue encarcelado. La ola de reacción desatada por esta mentira condujo a que las imprentas bolcheviques fueran destruidas e incluso a algunos vendedores de papel y vendedores de periódicos de rango medio fueron golpeados y asesinados. Después de algunas semanas de ser engañados, los trabajadores y campesinos rusos se dieron cuenta del invento y comenzaron a volverse masivamente contra aquellos que agitaban esta mentira como pretexto para continuar la sangrienta guerra mundial y el gobierno de los ricos y los terratenientes. El apoyo bolchevique en el país aumentó progresivamente desde mediados de agosto en adelante.

 

Sin embargo, el hecho de que el pueblo ruso haya notado esta mentira hace 100 años no ha impedido que se repita y vuelva a codificarse incluso hasta el día de hoy. El 19 de junio de 2017, prácticamente 100 años después del día en que se inventó esta mentira, The New York Times publicó un artículo que lo repitió palabra por palabra. ¡Debemos elogiar a The Times por su ecologismo, ya que claramente están muy comprometidos con el reciclaje!

 

La mentira continua de la siguiente manera. Después de la revolución de febrero, Lenin viajó a Rusia a través de Alemania en un "tren sellado". En el camino recibió fondos del Kaiser y trabajó activamente para sabotear el esfuerzo de guerra de los Aliados bajo la dirección de los alemanes. Pero ¿cuál es la verdad?

 

Sí, Lenin se vio obligado a viajar a través de Alemania hasta Finlandia para llegar a la Rusia revolucionaria. Lenin era muy consciente del riesgo político que estaba teniendo al viajar por Alemania, y es por eso por lo que insistió en que el tren se "sellara", sin que nadie se subiera o bajara mientras dure el viaje. Pero ¿cuál era su alternativa? Las potencias aliadas, el imperialismo francés y el británico, se negaron a permitirle el paso seguro sobre su territorio ocupado. Cuando Trotsky intentó llegar a Rusia desde Nueva York a través de un buque, los servicios secretos británicos lo hicieron arrestar durante un mes en Halifax, Canadá, y solo las protestas masivas forzaron su liberación. Estamos seguros de que los imperialistas hubieran estado muy felices de que Lenin permaneciera aislado en Suiza, pero esa no era realmente una opción.

 

Estos difamadores también olvidan convenientemente que Mártov, muchos otros mencheviques y otros en el exilio también se vieron obligados a tomar la ruta alemana de regreso a Rusia. Y, sin embargo, ninguno de estos está acusados ​​de ser agentes alemanes, ya que no es políticamente conveniente.

 

¿Qué hay del oro alemán que supuestamente Lenin recibió del Kaiser? Hasta la fecha, a pesar de buscar por todos lados, nadie ha sido capaz de encontrar un rastro de su existencia y todas las insinuaciones han sido desacreditadas. Si Pravda recibía patrocinio extranjero, ciertamente no parecía ayuda con forma del metal precioso. Era más pequeña y se distribuyó en números mucho más bajos en las trincheras que los documentos de los liberales y los reformistas (que realmente tenían patrocinadores ricos).

 

El New York Times informa que a los trabajadores rusos se les pagaban diez rublos por llevar una pancarta bolchevique. Sin embargo, en 1921, el líder d Kadete, Miliukov, informó que el promedio vigente era de quince rublos. ¡Claramente, The Times es el lugar ideal para encontrar una buena ganga! Y, sin embargo, no se ha encontrado un rastro sobre papel para justificar estos pagos ilícitos que pudieron despertar a millones de personas en las calles para enfrentar los rifles y el látigo de la policía y los cosacos. Nadie ha podido rastrear la red de distribución para llevar este dinero a todas las partes del imperio zarista que eligieron a los diputados bolcheviques.

 

La acusación de financiación extranjera se produce en todos los movimientos de masas desde tiempos inmemoriales. Tales "noticias falsas" incluso fueron reportadas en las protestas contra la toma de posesión de Donald Trump, quienes supuestamente recibieron $3,500 por cabeza de un fondo creado por el multimillonario liberal judío George Soros. Trump incluso se involucró en el asunto y tuiteó a cerca de "manifestantes profesionales". Este cuento es una reminiscencia de la ópera Das Rhinegold de Wagner, que cuenta la historia del oro mágico que hará al portador todopoderoso. La clase dominante derrocada no puede concebir por qué la población en masa los rechazaría, y por lo tanto se convertiría en cuentos de hadas de riquezas de otro mundo. La realidad es mucho más mundana: Lenin y los bolcheviques propusieron ideas que la población apoyaba. Esta fue la fuente de su poder 'mágico'.

 

Por supuesto, los imperialistas alemanes tenían sus propios planes para permitir que un tren lleno de radicales y "pacifistas" viajara por su territorio. Apostaron que los disidentes causarían dislocación y debilitarían el esfuerzo bélico ruso, pero nunca imaginaron en sus sueños más salvajes que los bolcheviques llegarían al poder. Tales maniobras no son exclusivas del imperialismo alemán. Sin embargo, esta apuesta particular por parte del estado mayor alemán claramente resultó contraproducente como lo han demostrado los eventos.

 

En la noche del 29 de octubre de 1918, estalló un motín en la flota alemana. Inspirados por la Revolución Rusa, los consejos de trabajadores se apoderaron de la mayoría de las ciudades costeras para el 7 de noviembre. El Kaiser Wilhelm II se vio obligado a renunciar el 9 de noviembre. El 11 de noviembre, los trabajadores alemanes, siguiendo el ejemplo de sus hermanos y hermanas rusos, derrotaron al imperialismo alemán y pusieron fin a la Primera Guerra Mundial por medios revolucionarios. En este sentido, se puede decir que Lenin no solo no era un agente alemán, sino que también fue el instigador de la caída del Kaiser.

 

Por el contrario, fue el Gobierno Provisional ruso y el estado mayor los verdaderos agentes alemanes. Incluso el zar y la zarina estaban tramando una paz separada con Alemania antes de la revolución de febrero. En agosto, los generales rusos permitieron la caída de Riga a los alemanes para proporcionar un pretexto para el golpe de Kornilov y para dar una lección al Soviet de Riga por medio de la bayoneta prusiana. De manera similar, con el poder deslizándose entre sus dedos, Kerensky planeó mover la guarnición de Petrogrado al frente y entregar la capital para permitir a los alemanes masacrar a los trabajadores revolucionarios.

 

Este fue el último acto que convenció a la masa de los soldados de que el Gobierno Provisional no era digno de su apoyo. La guarnición de Petrogrado desobedeció la orden criminal de abandonar Petrogrado y cambió su lealtad al Soviet.

 

Aquí podemos ver que, en último análisis, para la burguesía, la clase siempre triunfa sobre la nación. La clase dominante rusa prefirió ceder su ciudad capital a una potencia extranjera en lugar de hacerla caer en manos de los trabajadores rusos. Lenin también favoreció la clase sobre la nación. Pero en lugar de la unidad de los patrones, los banqueros, los terratenientes y los generales, hizo un llamamiento a la lucha revolucionaria de todos los trabajadores contra su propia clase dominante. Fue la posición de Lenin la que derrocó tanto a los militaristas alemanes como a los rusos, y puso fin a la sangrienta y fratricida guerra imperialista.

 

2) La Revolución de Octubre fue un golpe violento

 

Existe el mito de que hubo una revolución pacífica en febrero que derrocó al Zar Nicolás II e instituyó una democracia liberal. Lamentablemente, los malvados megalómanos Lenin y Trotsky organizaron un golpe violento e ilegal para derrocar la democracia e instalar una dictadura totalitaria. Todo lo anterior es una invención de principio a fin.

 

En primer lugar, para los historiadores liberales, el término "pacífico" tiende a usarse de forma muy liberal. Todos, excepto los historiadores de la derecha más rabiosa, reconocen que todo estaba mal con el régimen zarista. Esta era una monarquía hereditaria autocrática, sin elecciones democráticas, sin derecho a la libertad de expresión, reunión libre o asociación libre, donde los disidentes políticos eran enviados a Siberia, y los judíos y las nacionalidades oprimidas enfrentaban pogromos homicidas con el apoyo del régimen. Por lo tanto, es difícil para un historiador liberal oponerse a la Revolución de Febrero, sin importar cuánto pueda desaprobar el concepto de revolución en general.

 

Habiéndose visto obligada a aprobar el derrocamiento del zar en febrero, los liberales declaran esta revolución como "pacífica". La realidad es que aproximadamente 1,500 personas murieron en febrero de 1917. La mayoría de estos eran trabajadores desarmados abatidos por los gendarmes del régimen, pero usted puede estar seguro de que a medida que avanzaban la huelga general y la revuelta, estos trabajadores se armaron y, junto con soldados amotinados, le infligieron bajas en el otro lado. En los últimos días del régimen, algunos de sus peores torturadores fueron indudablemente colgados. Nuestros historiadores liberales nos aseguran que todo esto se hizo pacíficamente.

 

Si 1,500 murieron en la revolución "pacífica" de febrero, ¿seguramente murieron mucho más en la revolución "violenta" de octubre? La realidad es que casi nadie murió en la toma del Palacio de Invierno que barrió los restos del Gobierno Provisional.

 

Muchos habrán visto la clásica película de Sergei Eisenstein sobre la Revolución Rusa, en octubre. La escena de la película que representa la toma del Palacio de Invierno es muy emocionante; con personas corriendo disparando pistolas, arrojando bombas, cayendo, etc. Esta escena no tiene relación con el evento real, que fue más una operación policial. Lamentablemente, hubo algunos accidentes de iluminación en el rodaje de octubre y algunos miembros del grupo de actores murieron. ¡Hubo más personas asesinadas en una película que representaba el asalto al Palacio de Invierno que en el verdadero asalto al Palacio de Invierno!

 

Este evento sacó a Rusia de la guerra y precipitó el fin de la Primera Guerra Mundial, ahorrándoles no miles, si no millones de muertos. La ironía es que aquellos que aborrecen la "violencia" de la revolución son a menudo los que apoyan la violencia de la guerra como algo justo y necesario. Los trabajadores rusos estaban hartos de la hipocresía de esas personas, que solo apoyan la guerra por el fomento de los beneficios de la guerra, y los trabajadores estaban dispuestos a hacer sacrificios para lograr una paz justa sin anexiones. Esa es la justificación para octubre, febrero y la revolución en general. Cuando la mayoría ha decidido hacer un cambio, y la minoría se resiste por medios violentos, la mayoría tiene todo el derecho a defenderse.

 

En segundo lugar, mientras que febrero se califica como una revolución gloriosa con apoyo mayoritario, una pequeña minoría califica a octubre como un golpe ilegal. Examinemos esta afirmación. Hay dos definiciones de golpe en el diccionario político. Uno define un golpe como la toma del poder por una minoría, generalmente los militares, con la consolidación de un régimen sin el consentimiento de la masa de la población. La otra definición es una transferencia "ilegal" de poder que viola la constitución de un estado dado.

 

¿Estaban los bolcheviques en minoría? Esto no es afirmado seriamente por ninguna fuente primaria después de septiembre de 1917. Se reconoce plenamente que la abrumadora mayoría de la población urbana apoyó a los Bolcheviques en octubre. En el campo, los que no apoyaban a los bolcheviques apoyaban a los social revolucionarios de izquierda que estaban a favor de todo el poder para los Soviets. El Congreso de todos los Soviets de Rusia, el único organismo realmente elegido democráticamente en el país se convirtió en una mayoría decisiva para el poder soviético y un gobierno de coalición bolchevique de izquierda que daría tierras a los campesinos, terminaría la guerra y otorgaría la libre determinación a las nacionalidades oprimidas.

 

La prueba final del apoyo mayoritario a los Soviets fue la victoria en la Guerra Civil. El ejército zarista fue aplastado y el joven Estado de los trabajadores tuvo que construir un ejército de la nada. Los ejércitos Blancos contaban con el apoyo de la mayoría de los antiguos generales y veintiún ejércitos de intervención extranjera. Trotsky asumió la casi imposible tarea de construir el Ejército Rojo. Por muy persuasivo que haya sido Trotsky, incluso él no podía convencer a seres humanos para que estuviesen dispuestos a luchar, suministrar y alimentar a un ejército si ese hubiese sido políticamente impopular.

 

Los campesinos estaban dispuestos a donar grano para alimentar al Ejército Rojo porque ese era el ejército que impedía que el terrateniente regresara y confiscara su tierra. Los trabajadores se ofrecieron voluntariamente para luchar, morir y fabricar municiones para el Ejército Rojo a fin de detener el retorno de los patrones e imperialistas. La guerra es la continuación de la política por otros medios, y con esta medida los Soviets pudieron movilizar a la mayoría para una victoria decisiva.

 

Tal vez los bolcheviques tenían un apoyo mayoritario, pero esto no importa porque actuaron de manera ilegal e inconstitucional. Incluso por este estrecho criterio jurídico, el argumento se cae. Como se explicó anteriormente, no había una forma "constitucional" de eliminar la monarquía e instalar un sistema democrático. La única opción fue la revolución. Pero ¿cuál era la naturaleza del régimen que surgió a partir de febrero?

 

Las personas que lucharon y murieron para derrocar a los Romanov fueron predominantemente los trabajadores de las principales ciudades que convencieron a los soldados de unirse a ellos o permanecer neutrales. Estos trabajadores y soldados se organizaron en Soviets. "Soviet" es simplemente la palabra rusa para consejo, asamblea, y cada lugar de trabajo eligió un representante para este cuerpo de acuerdo con proporciones fijadas con anterioridad. Las unidades militares, compuestas principalmente por campesinos uniformados, también elegían delegados. Los delegados estaban en calidad de ser removidos de inmediato si no respondían a los intereses de sus electores. Los Soviets eran los órganos elegidos democráticamente que tenían la confianza de la masa de trabajadores y campesinos que en realidad lucharon para derrocar al antiguo régimen en febrero.

 

Los liberales y conservadores de la Duma zarista miraban espantados al movimiento que se desarrollaba bajo sus narices. Este organismo era fantásticamente antidemocrático en su formación (la Duma) y solo tenía poderes consultivos bajo el zar. Los votantes participaron en una "curia" de diferentes castas sociales, de modo que hubo una mayoría incorporada para los terratenientes, los capitalistas y la nobleza. El voto de 1 terrateniente sería funcionalmente equivalente a los votos de decenas o cientos de miles de trabajadores y campesinos en un país de 160 millones. Los líderes de la Duma hicieron todo lo que estaba a su alcance para salvar al Zar del levantamiento masivo de las personas que miraban a los Soviets.

 

En los últimos días de la monarquía, estos individuos no representativos, en su mayoría aristócratas, hombres de negocios y profesores ricos, se declararon a sí mismos "el Gobierno Provisional" a pesar de no tener ningún mandato democrático -o constitucional- en absoluto. Las masas que realmente participaron en la revolución eran escépticas, pero desafortunadamente los Soviets habían elegido a los líderes reformistas, que dieron su apoyo a los liberales burgueses. El único mandato democrático del Gobierno Provisional fue el que le otorgaron los reformistas Mencheviques y los líderes del Partido Social Revolucionario de los Soviets. Las masas no apoyaron al Gobierno Provisional, pero a comienzos de 1917 tenían fe en los líderes soviéticos. Así comenzó el período de doble poder, con el Gobierno Provisional compartiendo el poder con el ejecutivo soviético. Esta fue la configuración 'legal' instalada por la revolución de febrero.

 

Del 7 al 9 de noviembre de 1917, el Congreso de Soviets de Toda Rusia se reunió en San Petersburgo. 649 delegados fueron elegidos para el Congreso, representando a 318 soviets locales de todas partes de Rusia. Los Bolcheviques ganaron 390 delegados, y los SRs de izquierda 100, creando una mayoría decisiva para retirar el mandato del Gobierno Provisional y declarar todo el poder a los Soviets, los únicos cuerpos democráticamente representativos en toda Rusia. Por lo tanto, incluso bajo los estrechos límites de legalidad y constitucionalidad, la Revolución de Octubre pasa la prueba. Por cualquier definición, Octubre no fue un golpe.

 

3) Sin Lenin, Rusia se habría convertido en una democracia liberal

 

Si no fuera por Lenin, Rusia después de febrero habría progresado hacia una democracia agradable, pacífica, democrática y liberal siguiendo el modelo de Francia o Gran Bretaña. Aquí tenemos otro mito contrafáctico (que no ha sucedido aún en el universo, N.del T.) egoísta que no tiene relación con la realidad.

 

El primer Gobierno Provisional puso a los Cadetes Liberales en el poder. Si la gente hubiera querido el liberalismo, este gobierno se habría mantenido estable. Pero los liberales no podían darle a la gente lo que querían, a saber: el fin de la guerra, la tierra para los campesinos, la libertad para las nacionalidades oprimidas y la comida para las ciudades. Todo esto fue resumido en el lema bolchevique de "Paz, tierra y pan".

 

Debido a su incapacidad para resolver la crisis en la sociedad, este gobierno cayó y fue reemplazado por un gobierno de coalición entre socialistas y liberales reformistas. A su vez, los liberales burgueses quedaron desacreditados y fueron reemplazados por un gobierno compuesto casi en su totalidad de socialistas reformistas de los Soviets, con Kerensky a la cabeza. Los reformistas hicieron todo lo que estaba a su alcance para no romper con el orden capitalista de las cosas, pero en consecuencia no podían proporcionarle paz, tierra o pan a la gente.

 

A pesar de que Kerensky era miembro del partido Social Revolucionario, tradicionalmente basado en los campesinos, no promulgó una sola palabra de la política de los SRs sobre la reforma agraria. Ni siquiera podían convocar una asamblea constituyente para escribir una constitución democrática, por temor a no poder controlar ese cuerpo. Paso a paso, el apoyo de las masas se estaba moviendo hacia los bolcheviques que pedían una ruptura con el capitalismo y todo el poder para los Soviets.

 

La clase dominante, los terratenientes y los capitalistas, ya no podían confiar en las maniobras parlamentarias para mantener su poder. Todos sus partidos habían sido rechazados por la gente. En cambio, adoptaron los métodos de un golpe fascista liderado por el general Kornilov en agosto de 1917. Kornilov no solo iba a masacrar a los trabajadores soviéticos, sino que también habría destruido el Gobierno Provisional. Kerensky, temiendo legítimamente por su propia cabeza, liberó a los prisioneros bolcheviques que a su vez derrotaron el golpe de Kornilov mediante la movilización de los trabajadores de Petrogrado y la agitación entre las tropas.

 

A partir de ese momento, el Gobierno Provisional "liberal y reformista" quedó suspendido en el aire. La masa de trabajadores y campesinos miró a los Soviets para resolver sus problemas. Los patrones, terratenientes y monárquicos querían usar la reacción Kornílovita para enseñarle a la gente una lección sangrienta por ser tan insolente. El 'punto medio' había sido puesto a prueba y rechazado por todos lados. Las únicas opciones eran el socialismo o el fascismo.

 

Pero ¿no perdieron los bolcheviques el voto para la asamblea constituyente? Es cierto que después de casi un año de liberales y reformistas que se negaron a convocar a la asamblea constituyente, los Soviets dirigidos por los bolcheviques organizaron esta elección. Los resultados fueron 41 por ciento para los SRs, 24 por ciento para los bolcheviques, menos del 5 por ciento para los cadetes y 3 por ciento para los mencheviques. Es notable comparar el voto de los bolcheviques con los cadetes, el partido que se alió con los generales de Kornilov y la reacción Blanca. Los bolcheviques también obtuvieron mayorías decisivas en los centros urbanos y dos tercios de los votos entre los soldados del frente occidental.

 

Desafortunadamente, la división entre los SRs de izquierda, que apoyaban el poder soviético, y los SR de derechas no se había formalizado en el momento de las elecciones de la asamblea. Por lo tanto, los SRs de derecha estaban significativamente sobrerrepresentados en las listas de los partidos y los campesinos no tenían una opción genuina. El campo votó por los SRs mientras que todos los sectores activos de la sociedad habían ido mucho más allá de la etapa de parlamentarismo de largo alcance como se vio en los países imperialistas. El sistema soviético, donde las elecciones eran directas, los delegados son revocables, y no había división entre el poder legislativo y el ejecutivo (es decir, cada delegado tiene un trabajo que hacer), era mucho más democrático que el sistema parlamentario donde los diputados irresponsables abandonan a sus electores durante años y al mismo tiempo recaudan enormes salarios.

 

Cuando la asamblea constituyente se reunió el 18 de enero de 1918 era una anomalía híbrida enfermiza. Los reformistas intentaron organizar una manifestación en apoyo, pero pocos asistieron. Los delegados trajeron velas y sándwiches en caso de que se cortara la electricidad. A las 4 a.m. el jefe de la guardia, un anarquista, dijo: "La guardia está cansada. Propongo que cierren la reunión y que todos se vayan a casa". Y ese fue el final de la asamblea por la que nadie estaba dispuesto a luchar. No era lo suficientemente democrático para los trabajadores, que miraban a la democracia soviética, y eran demasiado democráticos para los generales capitalistas, que se preparaban para lanzar la guerra civil para reinstalar alguna forma de autocracia.

 

4) Los bolcheviques cometieron atrocidades en la guerra civil

 

La guerra es el infierno. Dos lados intentan vencerse por medios violentos. La guerra civil es peor. El lado victorioso gana todo, y el lado perdedor pierde todo. Si un lado tiene el monopolio de la violencia, incluso si solo cuenta con el apoyo de una minoría de la población, puede aterrorizar a la mayoría para que se someta. La violencia de la minoría debe enfrentarse a la violencia defensiva de la mayoría si se quiere derrotar al despotismo.

 

El hecho es que cualquiera que realice un estudio concienzudo de la Guerra Civil Rusa encontrará que la abrumadora preponderancia de atrocidades se encuentra en los lados de los Blancos y los 21 ejércitos de la intervención extranjera.

 

En los primeros días, la revolución era de hecho demasiado bondadosa e ingenua. Los bolcheviques demostraron repetidamente magnanimidad y dejaron ir a contrarrevolucionarios activos conocidos. Esto es comprensible. La revolución victoriosa busca la unidad y quiere avanzar cambiando la sociedad en paz. Tanto Lenin como Trotsky dijeron que muchas vidas se podrían haber salvado si la revolución hubiera actuado más severa y resueltamente desde los primeros días, y esto es indudablemente cierto.

 

La revolución comenzó a adoptar medidas más duras frente a las atrocidades cometidas por los Blancos contrarrevolucionarios. La lucha de clases había roto los límites formales de la democracia. Los Blancos habían renunciado hace mucho tiempo a cualquier pretensión democrática o pacífica, estaban usando cualquier método que pudieran: abusos, terror, masacres, pogromos, una orgía de violencia, para derrotar a los rojos.

 

Si realmente querían defenderse, los rojos tenían que abandonar sus ideas utópicas sobre la paz y emplear métodos similares. Trotsky explicó:

 

"No sería difícil mostrar, día a día a través de la historia de la guerra civil, que todas las medidas severas del gobierno soviético se vieron forzadas como medidas de autodefensa revolucionaria. Aquí no entraremos en detalles. Pero, aunque no sea más que un criterio parcial para valorar las condiciones de la lucha, recordemos al lector que, en el momento en que los Guardias Blancos, en compañía de sus aliados anglo-franceses, disparan contra todos los comunistas sin excepción, a todo aquel que cae en sus manos, el Ejército Rojo perdona a todos los prisioneros sin excepción, incluidos los oficiales de alto rango ".

 

Trotsky luego continuaría explicando:

 

"La cuestión de la forma de represión, o de su grado, por supuesto, no es de 'principio'. Es una cuestión de conveniencia. En un período revolucionario, el partido que ha sido expulsado del poder, que no se reconcilia con la estabilidad de la clase dominante, y que lo demuestra por su lucha desesperada contra este último, no puede ser aterrorizado por la amenaza de encarcelamiento, ya que no cree en su duración. Es solo este hecho simple pero decisivo lo que explica el recurso generalizado al tiroteo en una guerra civil ".

 

En una de las primeras atrocidades cometidas por la contrarrevolución, los Blancos llenaron tres vagones de carga con los cuerpos de Guardias Rojos, sus cadáveres congelados fueron "puestos en posiciones obscenas" y los devolvieron a sus enemigos muertos de hambre marcados como "carne fresca: destino Petrogrado".

 

Los Blancos eran famosos por sus abusos contra los bolcheviques y los prisioneros del Ejército Rojo, o cualquier persona sospechosa de ser un simpatizante comunista o soviético. Un castigo favorito para revolucionarios capturados era mutilarlos, arrancarles los ojos y quitarles la lengua antes de enterrarlos vivos.

 

Los ejércitos de Denikin fueron famosos por sus pogromos y la orgía de saqueos, violaciones y saqueos que desataron en las áreas que ocupaban. Se estima que cientos de miles de personas fueron asesinadas de esta manera.

 

El lector no tiene ninguna obligación de creer en nuestra palabra. El embajador estadounidense en ese momento, muy lejos de ser un simpatizante soviético, declaró:

 

"Por todas partes de Siberia (bastión de los Blancos) ... hay una orgía de arrestos sin cargos, de ejecución sin siquiera el pretexto de un juicio, y confiscación sin señal de autoridad. El miedo al pánico se ha apoderado de todos. Los hombres sospechan unos de otros y viven en constante terror de que algún espía o enemigo gritará 'Bolchevique' y los condenará a una muerte instantánea ".

 

Uno de los aliados de Ataman con Kolchak y apoyado por las tropas japonesas fue descrito por un médico de planta como un hombre con un "cerebro enfermo pervertido y un megalómano afectado con sed de sangre humana".

 

El general estadounidense Graves describió así el comportamiento de las tropas Blancas:

 

"Los soldados de Semyonov y Kalmykov, bajo la protección de las tropas japonesas, vagaban por el campo como animales salvajes, matando y robando a la gente, y esos asesinatos podrían haber sido detenidos cualquier día que Japón deseara. Si se hicieron preguntas sobre estos asesinatos brutales, la respuesta fue que las personas asesinadas eran Bolcheviques y esta explicación, al parecer, satisfizo al mundo. Las condiciones fueron representadas como horribles en el este de Siberia, y las vidas de las personas era lo más barato allí ".

 

Se ha dicho que el reino de terror de Kalmykov llevó a muchos moderados a apoyar a los bolcheviques.

 

Semyonov incluso estaba construyendo campos de exterminio primitivos. El 19 de agosto de 1919, el coronel Stephanov masacró a 52 coches cargados de prisioneros, y al día siguiente informó que había matado a 1,600 personas. Estos corredores de sacrificio humanos continuaron operando durante gran parte de la guerra civil. Graves escribió:

 

"Dudo que la historia mostrará a algún país en el mundo durante los últimos 40 años donde el asesinato podría cometerse tan seguro y sin el menor riesgo de castigo que en Siberia durante el régimen del almirante Kolchak".

 

La capital de Kolchak tenía docenas y decenas de cadáveres que colgaban muertos de los postes de telégrafos, y los vagones llenos de víctimas fueron asesinados en los campos de ejecución a lo largo del ferrocarril.

 

Finalmente, al escribir sobre sus experiencias, el general Graves dijo lo siguiente sobre el terror Blanco:

 

"Hubo horribles asesinatos cometidos, pero no fueron cometidos por los bolcheviques como el mundo cree. Estoy muy seguro cuando digo que los antibolcheviques mataron a cien personas en Siberia oriental, por cada persona asesinada por los bolcheviques ".

 

Los Soviets tuvieron que defenderse contra estas atrocidades. En medio de una Guerra Civil, ningún gobierno permitiría a los oponentes armados la libertad de organizar, agitar y publicar periódicos en la retaguardia de sus ejércitos.

 

Ninguna clase dominante en la historia alguna vez ha renunciado a su poder y posición en la sociedad sin luchar. Frente a la resistencia feroz y depravada de la contrarrevolución, las revoluciones a lo largo de los siglos se han visto obligadas a adoptar medidas severas y represivas como medio de defensa propia. Esto ocurrió en la Revolución Inglesa, la Revolución Americana, la Revolución Francesa, la Guerra Civil Americana, la Guerra Civil Rusa, así como en innumerables otros lugares y épocas de la historia.

 

Mark Twain, en su obra Un Yankee de Connecticut en la Corte del Rey Arturo, brindó una excelente defensa histórica del terror revolucionario. Aunque se refiere al Reino del Terror en la Revolución Francesa, encaja perfectamente con la Revolución Rusa, y de hecho como una defensa de cualquier Revolución:

 

"Hubo dos 'Reinos del Terror', si quisiéramos recordarlo y considerarlo; el asesinado forjado en ardiente pasión, el otro en sangre fría desalmada; el primero duró unos meses, el otro duró mil años; uno infligió la muerte sobre diez mil personas, el otro sobre cien millones; pero nuestros estremecimientos son todos por los "horrores" del Terror menor, el Terror momentáneo, por así decirlo; mientras que, ¿cuál es el horror de la muerte rápida por el hacha, en comparación con la muerte de por vida del hambre, el frío, el insulto, la crueldad y el desamor? ¿Qué es la muerte rápida por un rayo en comparación con la muerte a fuego lento en la hoguera? Un cementerio de la ciudad podría contener los ataúdes llenos por ese breve Terror que a todos nos han enseñado tan diligentemente a estremecernos y llorar; pero toda Francia difícilmente podría contener los ataúdes llenos por ese Terror más antiguo y real: ese Terror indescriptiblemente amargo y horrible que a ninguno de nosotros se nos ha enseñado a ver en su vastedad o piedad como se merece ".

 

5) Los Romanov fueron asesinados a sangre fría

 

¿Se ha preguntado alguna vez por qué sabe sobre el "asesinato" de los Romanov, pero probablemente nunca ha oído hablar de la ejecución sumaria británica de los 26 comisarios soviéticos en Bakú al mismo tiempo? ¿Sabía usted sobre los más de 4,600 manifestantes pacíficos asesinados a tiros en enero de 1905 mientras entregaban una petición al "Padrecito”, ¿Nicolás II? ¿Sabía que era miembro de la Unión Antisemita del Pueblo Ruso, la financió, patrocinó y usó su insignia con orgullo?

 

La Unión fue responsable de organizar pogromos asesinos contra la población judía con la ayuda de la policía secreta y los oficiales del Zar. Aquí la violación, la tortura, la quema, el desmembramiento, todos los horrores imaginables fueron infligidos a hombres, mujeres, niños, incluso infantes. En un incidente en Odessa 800 judíos fueron asesinados, 5,000 heridos y 100,000 quedaron sin hogar. ¡El Zar no ignoraba estas atrocidades, de hecho, escribió sobre ellas a su madre como las acciones de "gente leal"! En otra carta que detalla la brutal represión de los campesinos bálticos, dijo, "el terror debe ser recibido con terror". Miles y miles de revolucionarios fueron ejecutados bajo su régimen o murieron en miserables cárceles o en el exilio de Siberia. Su último crimen fue ordenar a sus tropas disparar directamente contra la masa de manifestantes durante la Revolución de Febrero. Sí, "Nicolás el sangriento" se había ganado su apodo.

 

El intento de presentar a Nicolás como un hombre callado y humilde por parte de clase gobernante representa los extremos de la hipocresía. ¿Lloran por el rey Carlos I o Luis XVI, que llevaron al poder a la burguesía? ¿Lloran estas personas por las ejecuciones de Saddam Hussein, Bin Laden, Ceausescu u otras figuras no amistosas con las potencias occidentales? Hillary Clinton incluso fue grabada ante las cámaras riéndose por la muerte de Gadafi. Tampoco lloramos por estos individuos, pero Nicolás no era mejor que ninguno de ellos. ¿Pero lloran por los miles de niños asesinados por las bombas de Bush y Blair en Irak y Afganistán, o los aviones no tripulados de Obama en Pakistán? No, estas víctimas no tienen nombre y deben ser olvidadas por los ricos y poderosos.

 

Algunos admiten que Nicolás era un tirano, pero se oponen a la ejecución de su familia. Por supuesto que eso fue lamentable, pero Nicolás no se detuvo para hacer lo mismo con innumerables familias judías bajo su propio gobierno. O para dar un ejemplo moderno, ¿cómo es esto diferente de un ataque con misiles guiados que mata a dos insurgentes y 30 miembros de la familia? Trotsky prefería un juicio público que detallaría los crímenes de la dinastía Romanov para que todos lo vieran. Pero en las condiciones de guerra civil eso no fue posible. En 1918, los Blancos se estaban acercando a la relativamente cómoda casa en la que estaban recluidos en Yekaterimburgo. Si los ejércitos Blancoshubiesen rescatado a cualquiera de la familia real, esto se habría convertido en un punto de repliegue para las fuerzas contrarrevolucionarias que no dudarían en asesinar a las familias de los revolucionarios capturados.

 

Esta área, otrora militarmente insignificante, fue repentinamente objeto de una ofensiva del Ejército Blanco que amenazó las vidas de miles de personas mal defendidas. El Ejército Rojo tampoco tenía los recursos para reforzar el área. Por lo tanto, frente a la embestida del Ejército Blanco, los bolcheviques de Yekaterimburgo vieron la ejecución de la familia del Zar como la única manera de salir de un baño de sangre. Al hacerlo, también eliminaron lo que podría haberse convertido en una poderosa figura decorativa para que la contrarrevolución se movilizara.

 

Nos dicen que el asesinato de aproximadamente 200,000 hombres, mujeres y niños en el bombardeo nuclear de Hiroshima y Nagasaki fue necesario porque 'salvó vidas y acortó la guerra'. La realidad es que el final de la dinastía Romanov desmoralizó a los blancos y salvó vidas acortando la guerra civil.

 

Lo que los capitalistas objetan es que, en lugar de la imposición de la violencia por parte de los ricos contra los pobres, los opresores contra los oprimidos, aquí tenemos un ejemplo donde los esclavos lucharon y ganaron. Cuando los romanos derrotaron la revuelta de Espartaco, alinearon el camino de Apia con miles de esclavos crucificados como un recordatorio para los demás.

 

Las víctimas del capitalismo no tienen nombre, y se cuentan por millones. Para citar a Nicolás, a veces, "el terror debe encontrarse con el terror". Los trabajadores bolcheviques no pusieron la otra mejilla, porque sabían que nunca hubo un tiempo en que los mansos heredaron la tierra. La violencia de la mayoría pobre para crear un mundo nuevo es esencialmente defensiva y de una duración mucho más breve que la violencia de la minoría rica para permanecer perpetuamente en sus tronos. No buscamos la violencia, pero defendemos el derecho de la mayoría a defenderse contra la violencia de la minoría por medios proporcionados.

 

6) Trotsky asesinó a los marineros de Kronstadt

 

La rebelión de Kronstadt de marzo de 1921 representa una de las principales críticas anarquistas a la revolución bolchevique. Tristemente, aquellos que gritaban, "KRONSTADT" rara vez se han tomado el tiempo para estudiar los eventos reales que rodearon la revuelta. La realidad es que Kronstadt fue una desafortunada tragedia, en lugar de ser un ejemplo de acción dictatorial de los bolcheviques antidemocráticos.

 

El nombre Kronstadt merece legítimamente un lugar de honor en los anales de la Revolución de Octubre. Los marineros de la fortaleza que protegía el puerto de Petrogrado fueron algunos de los elementos más radicales y abnegados en 1917. Sin embargo, los Kronstadters de 1921 no eran las mismas personas que 1917. Los marineros de 1917 fueron en su mayoría los primeros en ofrecerse como voluntarios para luchar contra los ejércitos Blancos en la guerra civil, y muchos de ellos murieron u encontraron otros destinos. Los Kronstadters de 1921 eran principalmente hijos de campesinos.

 

Para ganar la guerra civil, los Soviets habían adoptado la política de "comunismo de guerra". En esencia, esto implicaba requisar grano de los campesinos para alimentar a las tropas en el frente o los trabajadores de municiones en las ciudades. En el primer período, los campesinos estaban preparados para hacer este sacrificio ya que el gobierno soviético los estaba protegiendo del retorno de los terratenientes. Pero a medida que avanzaba la guerra civil, la dinámica económica comenzó a superar las simpatías políticas. Los campesinos comenzaron a exigir el libre comercio de granos, y esta fue la principal demanda de los hijos de los campesinos en Kronstadt. Un pequeño número de anarquistas estaban presentes, y se aprobaron resoluciones inspiradas por los anarquistas, pero el libre comercio siguió siendo el tema clave.

 

El estado obrero comenzó a negociar con los rebeldes hacia el final del invierno. Lamentablemente, el tiempo se estaba agotando y existía el peligro de que la calzada de hielo de la isla se derritiera. Si esto ocurriera, tendría el resultado de ceder el control de todos los envíos dentro y fuera de Petrogrado. Kronstadt podría literalmente privar de comida a la capital proletaria durante un período de guerra civil. Permitir que esto continuara habría sido una negligencia criminal y el gobierno soviético no tuvo más remedio que organizar un asalto armado para apoderarse de la isla.

 

La triste realidad es que la revuelta de Kronstadt y su posterior supresión fueron una desafortunada tragedia de la guerra civil. Si se hubieran dado más negociaciones, no hubiese sucedido. Pero los bolcheviques no tenían otra opción. Debido a la malicia política, la "culpa" de esta tragedia se ha puesto sobre los hombros de León Trotsky. Existe una clara necesidad por parte de liberales y burgueses de usar cualquier cosa para arrojar lodo sobre la bandera limpia de Trotsky y la Oposición de Izquierda al compararla con el estalinismo. Trotsky posteriormente señaló que él personalmente no tenía nada que ver con retomar la isla, pero como jefe del Ejército Rojo obviamente estuvo de acuerdo políticamente con la necesidad de las acciones tomadas por los camaradas sobre el terreno.

 

Cualesquiera que hayan sido los deseos de los marinos rebeldes individuales, su curso de acción habría llevado directamente a la rendición de la isla y la ciudad a los ejércitos Blancos estacionados en Finlandia. Es notable que, en los meses posteriores a Kronstadt, los bolcheviques se dieron cuenta de que el comunismo de guerra había llegado a su límite e implementaron la Nueva Política Económica (NEP). El elemento clave de la NEP fue el libre comercio de granos. Los bolcheviques habían resistido anteriormente esta medida porque entendían que favorecería a los campesinos ricos (los "kulaks"). Esto solo hace que todo el episodio sea mucho más trágico. Sin embargo, eso no impidió que los anarquistas se opusieran a la NEP a pesar del hecho de que el libre comercio era la principal demanda de los Kronstadters. Los anarquistas nunca han sido reconocidos por su coherencia.

 

7) El bolchevismo conduce inevitablemente a la dictadura estalinista

 

No se ha ahorrado ninguna cantidad de tinta para demostrar que el bolchevismo conduce inevitablemente al estalinismo y la dictadura. No hay mayor difamación contra los combatientes de 1917 que esto: identificarlos con aquellos que fueron responsables de traicionarlos, encarcelarlos y ejecutarlos. Hay un río de sangre que separa el bolchevismo y el estalinismo. En 1942, prácticamente todo el Comité Central Bolchevique de 1917 había muerto, principalmente a manos de Stalin. Si el estalinismo era la progresión lógica del partido de Lenin, ¿por qué los asesinatos habrían sido necesarios? Nadie ha sido capaz de responder esta pregunta básica.

 

La razón del surgimiento del estalinismo no tuvo nada que ver con el llamado pecado original del leninismo. El Partido Bolchevique de 1917 se basaba no solo en la democracia política sino también en la económica. El control democrático de los trabajadores de la producción se unió a la democracia popular soviética. Esto es mucho más democrático de lo que existe bajo el capitalismo, que está distorsionado por grandes cantidades de dinero y manipulaciones en el parlamento, y es una dictadura absoluta en el lugar de trabajo.

 

Desafortunadamente, la Rusia zarista tenía un nivel de educación increíblemente bajo. El 90 por ciento de la población eran campesinos y las tasas de alfabetización estaban por debajo del 30 por ciento. En esta situación, el joven Estado obrero tenía que depender de los viejos burócratas de la época zarista para hacer funcionar la sociedad. Esto fue aceptable en los primeros días, 1917-1921, cuando los trabajadores mantuvieron bajo control a los burócratas privilegiados. Pero después de cuatro años de guerra mundial y tres años de guerra civil, los trabajadores estaban cansados. Los elementos más abnegados de la clase obrera fueron los primeros en ofrecerse como voluntarios para luchar, y lamentablemente muchos de estos héroes proletarios sin nombre murieron en la batalla.

 

Si bien fueron formalmente vencedores de la guerra civil, la economía soviética había sido destruida por el bloqueo y por ejércitos extranjeros. La mayoría de los trabajadores solo querían irse a casa con sus familias. En este contexto, los burócratas zaristas comenzaron a independizarse del control de los trabajadores. Empezaron a apartar a los trabajadores y eliminar progresivamente elementos de control democrático y responsabilidad.

 

Stalin fue el hombre que representó a esta camarilla burocrática. Una figura secundaria en 1917 saltó a la fama a espaldas del aparato estatal que se había vuelto más arrogante a medida que los trabajadores abandonaban su participación activa. A los trabajadores que hacían solicitudes a los funcionarios estatales se les dijo: "¿Qué creen que es esto, 1918?" La lucha final de Lenin fue unirse con Trotsky contra esta degeneración burocrática y, en particular, contra Stalin. Lenin dijo lo siguiente de la maquinaria del Estado:

 

"[Es como] un automóvil que no iba en la dirección que el conductor deseaba, sino en la dirección que alguien más deseaba; como si estuviera siendo impulsado por una mano misteriosa y sin ley, Dios sabe quién, tal vez de un especulador, o de un capitalista privado, o de ambos ".

 

En otra obra dijo:

 

"El aparato estatal que llamamos nuestro es, de hecho, todavía bastante extraño para nosotros; es una mezcolanza burguesa y zarista y no ha habido posibilidad de deshacerse de ella en los últimos cinco años sin la ayuda de otros países y porque hemos estado 'ocupados' la mayor parte del tiempo con enfrentamientos militares y la lucha contra el hambre ... No cabe duda de que el porcentaje infinitesimal de trabajadores soviéticos y sovietizados se ahogará en esa marea chauvinista gran rusa como una mosca en la leche ".

 

En su último testamento, que posteriormente fue suprimido, Lenin abrió una lucha directa contra Stalin, el 24 de diciembre de 1922 escribió:

 

"El camarada Stalin, habiéndose convertido en secretario general, tiene una autoridad ilimitada concentrada en sus manos, y no estoy seguro de si siempre será capaz de usar esa autoridad con suficiente cautela".

 

Pero 11 días después, agregó lo siguiente:

 

"Stalin es demasiado rudo y este defecto, aunque bastante tolerable en nuestro medio y en el trato entre nosotros, los comunistas, se vuelve intolerable en un Secretario General. Por eso sugiero que los camaradas piensen en una forma de sacar a Stalin de ese puesto y nombrar a otro hombre en su lugar que, en todos los demás aspectos, difiera del camarada Stalin y que tenga una sola ventaja: ser más tolerante, más leal. , más cortés y más considerado con los camaradas, menos caprichoso, etc. "

 

Lo anterior es más que suficiente para mostrar que Lenin se oponía a la burocracia en general y a Stalin en particular.

 

Los anarquistas apuntan al llamado centralismo democrático como la razón del surgimiento del estalinismo. Este es un extraño argumento constitucionalista que insiste en que, si organizáramos una reunión de la forma correcta, las personas serían más amables entre sí.

 

El centralismo democrático es la única democracia genuina de acción. Sus preceptos básicos son la plena libertad de la democracia en la discusión, la unidad plena en acción. El centralismo democrático es la democracia de una huelga: todos los trabajadores tienen la libertad de discutir la conveniencia de ir a la huelga en una reunión de miembros, luego se realiza una votación. Si, por ejemplo, el 70 por ciento de los trabajadores votan a favor de la huelga, entonces el 100 por ciento de los trabajadores debe estar en el piquete o ninguna huelga tendrá éxito. Los derechos de las minorías están protegidos, pero la decisión de la mayoría decide el curso de acción.

 

Opuesto al centralismo democrático es el concepto del anarquismo "puro", donde nadie está sujeto a las decisiones democráticas del grupo que se separa ante el primer reto. Vimos tal parálisis en el movimiento Occupy Wall Street. Por otro lado, está el centralismo burocrático del estalinismo, donde no hay discusión libre ni protección de los derechos de las minorías. Aquí, nuevamente, el estalinismo es diametralmente opuesto al bolchevismo.

 

Irónicamente, muchas organizaciones anarquistas sin "líderes" se encuentran en una situación análoga al centralismo burocrático. La ausencia de líderes elegidos y responsables a menudo significa que estos roles son reemplazados por líderes secretos no elegidos e inexplicables: por lo general, la persona más escandalosa y más enérgica en la sala. Las decisiones siempre se toman, pero nadie tiene el derecho democrático para desafiarlas.

 

"¡Pero los bolcheviques prohibieron los partidos de oposición!", Escuchamos a nuestros amigos anarquistas liberales gritar al unísono. Esta nunca fue la intención del Estado obrero. Desafortunadamente, cada partido de la oposición en los Soviets eventualmente hizo la transición hacia los ejércitos Blancos u organizó ataques terroristas contra los trabajadores. Ninguna sociedad democrática permitiría a quienes usan medios terroristas sentarse en una asamblea legislativa y aprobar tranquilamente leyes. Uno podría imaginar la respuesta si Al Qaeda intentara postular un candidato al parlamento en Londres, o para gobernador de Nueva York.

 

Los marxistas defienden una democracia multipartidista, pero cualquiera que tome una bomba o un arma contra la voluntad democrática del pueblo perderá rápidamente sus derechos democráticos, como en cualquier otra sociedad democrática. La Oposición de Izquierda de Trotsky, los verdaderos herederos del bolchevismo fueron los luchadores más firmes por los derechos democráticos. Posteriormente, fueron los primeros en ser enviados a Siberia, mientras que Trotsky finalmente perdió la vida a manos de un asesino estalinista. Estos combatientes contra el estalinismo son convenientemente olvidados por los enemigos de la revolución rusa. Debe notarse que en la lucha entre la Oposición de Izquierda de Trotsky y la burocracia de Stalin, la lucha entre la democracia obrera internacionalista y el "socialismo en un solo país", las simpatías de los imperialistas estaban abrumadoramente del lado de Stalin el "pragmático".

 

La mentira de que el bolchevismo conduce inevitablemente al estalinismo es fundamentalmente una concepción abstracta. No nos dice nada sobre por qué la Revolución Rusa y la Internacional Comunista degeneraron. Ignora el atraso de la Rusia zarista, la guerra civil, el bloqueo y la invasión de 21 ejércitos extranjeros, el fracaso de la revolución para extenderse a los países capitalistas avanzados y el posterior aislamiento de la revolución. No había nada inevitable sobre las condiciones en que se encontraban los trabajadores y oprimidos rusos. Los liberales, reformistas y anarquistas que perpetúan esta mentira parecen pensar que la "burocracia" es un defecto genético humano más que un producto de las relaciones sociales. La burocracia es el resultado inevitable de la escasez. La guerra civil y el bajo nivel de técnica heredado hicieron que el joven Estado obrero tuviera que enfrentar una gran escasez.

 

Hay dos métodos para manejar la escasez, los capitalistas lo hacen a través de colocar precios tan altos a los bienes que solo los ricos lo podrán pagar, pero este método es incompatible con el socialismo. Cuando hay escasez en una sociedad socialista, las únicas opciones son las interminables colas y el racionamiento. La única forma de que una cola sea ordenada, y que no se tengan conatos de gente empujando a todos los demás, es poner a un policía en peligro. Pero el policía tiene que recibir primero lo que le corresponde, o nunca mantendrá las cosas en orden. Tal es la base económica de la burocracia.

 

Es por eso que la técnica avanzada es esencial para lograr el socialismo genuino. Si la Revolución Alemana de 1918-1923 hubiera tenido éxito, la burocracia de Stalin no solo nunca habría usurpado el poder de los trabajadores, sino que probablemente habría comenzado un proceso irresistible de revolución mundial. La técnica alemana avanzada, unida a las materias primas y la agricultura del antiguo imperio zarista, habría demostrado lo que una economía socialista planificada democráticamente puede lograr realmente.

 

Una revolución en un país capitalista avanzado como Canadá, Gran Bretaña, Francia o Estados Unidos no tendría que enfrentar los mismos desafíos que la URSS. Estos países no tienen el bajo nivel cultural de Rusia en 1917, en cambio tienen millones de graduados que no pueden encontrar trabajo. Estos países no tienen una escasez masiva y una técnica ineficiente, sino que tienen fábricas que se quedan paradas y corporaciones que se sientan sobre miles de millones de dólares no desembolsados ​​e improductivos.

 

Hoy en día, la abrumadora mayoría de los países tiene una población que es principalmente urbana y de clase trabajadora. Antes de 1945, la mayoría de los países eran en gran parte agrarios. Los niveles educativos y de alfabetización son mucho más elevados hoy en día. A excepción de los niveles más altos, un alto porcentaje de los funcionarios estatales modernos no tienen privilegios como en 1917. Los funcionarios públicos son trabajadores normales y de cuello blanco, que a menudo están sindicalizados y suelen ir a la huelga. Estos trabajadores estarían más que felices de usar su experiencia para el bien común, en lugar de contener a la sociedad para rescatar a los burócratas zaristas/estalinistas.

 

Lenin propuso las condiciones para una democracia obrera: la elección de todos los funcionarios con el derecho de revocación, que ningún funcionario reciba un salario superior al de un trabajador calificado, la rotación de todas las tareas burocráticas y ninguna fuerza armada permanente que pueda usarse contra la gente. El atraso evitó que estas condiciones se promulgaran en la URSS, pero una revolución moderna no tendría problemas para ponerlas en práctica. Como dijo Lenin, cuando todos son burócratas, nadie es un burócrata. El Estalinismo no es inevitable.

 

8) El comunismo mató a 100 millones de personas

 

Desde los editoriales de los periódicos hasta muros con mensajes de Internet, la réplica de los "100 millones de muertos por el comunismo" es la forma preferida de descarrilar la discusión. "¿Eres un socialista? 100 millones de muertos", "¿quieres un salario mínimo más alto? 100 millones de muertos ", "¿quieres atención médica? 100 millones de muertos" ¡La derecha despliega esta calumnia de uso múltiple cuando se han quedado sin argumentos reales!

 

¿Cuál es la realidad? Esta afirmación se basa en el Libro Negro del Comunismo escrito por Stephane Courtois en 1998. Ha sido ampliamente desacreditado como tendencioso, utilizando metodología de mala calidad y criterios hipócritas. Incluso algunos de sus colaboradores principales criticaron el libro diciendo que Courtois estaba obsesionado con alcanzar la cifra de 100 millones por cualquier medio necesario y que esta cifra no puede sostenerse por sí sola.

 

Más del 90 por ciento de las muertes en el Libro Negro se asignan a regímenes estalinistas o maoístas. Ya hemos explicado cómo el estalinismo no tiene nada en común con el marxismo genuino. No asumimos ninguna responsabilidad por los crímenes reales de estos regímenes, y señalamos que las primeras víctimas del estalinismo fueron los trotskistas, los verdaderos herederos del bolchevismo. Nos parece aborrecible que las muertes de nuestros camaradas sean usadas por los reaccionarios para manchar la consigna con la que lucharon.

 

¿De quién es la responsabilidad de las muertes durante la Guerra Civil Rusa? ¿La guerra civil es culpa de la masa de trabajadores y campesinos, la mayoría de la población, que quería el fin de la Primera Guerra Mundial, la tierra para los campesinos, la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas y el socialismo? ¿O es culpa de los generales Blancos, los terratenientes, los jefes, los monárquicos y los 21 ejércitos extranjeros de intervención, que no aceptaron los deseos de la mayoría? Es similar a los bandidos que atacan su hogar, lo que resulta en muertes en ambos lados: ¿de quién es la culpa? Los reaccionarios responden que los propietarios tienen la culpa, ya que nadie se habría resultado herido si se hubieran rendido. Uno también puede culpar a Abraham Lincoln por todas las muertes durante la Guerra Civil Americana que liberó a los esclavos. Proporcionalmente, por cada miembro de la población, un número similar de personas fueron asesinadas.

 

Incluso los ataques contra los estalinistas son hipócritas. Por ejemplo, el libro los culpa de 1.5 millones de muertes en Afganistán, prácticamente todas las muertes durante el régimen soviético. Pero olvida que la CIA armó y financió la insurgencia Mujahedin (resistencia islámica fundamentalista, N. del T.)  con lanzacohetes y otras armas avanzadas en una prolongada guerra de guerrillas. También se olvida que esta Mujahedin incluyó “luchadores por la libertad" de la talla de Osama Bin Laden, quien se renombró como talibán en la década de 1990. Entonces, ¿quién fue el responsable de estas muertes?

 

Un evento que se asocia frecuentemente con los 100 millones de muertos es la hambruna soviética de 1932-1933, el llamado Holodomor. El Libro Negro enumera 4 millones de muertos en Ucrania y 2 millones en otros lugares de la URSS. El régimen derechista nacionalista de Ucrania categoriza esta hambruna como un genocidio, y a menudo se usa con fines políticos para reforzar la causa nacionalista.

 

Los marxistas son los últimos en disculpar a los estalinistas por esta hambruna, que fue el resultado de la política criminal de Stalin de colectivización forzada. Trotsky analizó esto en su obra maestra anti estalinista, La Revolución Traicionada. Sin embargo, tampoco aceptamos el victimismo anticomunista de los nacionalistas ucranianos. La verdad es que en la década de 1920 Stalin se apoyó en los campesinos kulak enriquecidos por la Nueva Política Económica para derrotar a la Oposición de Izquierda de Trotsky. La Oposición de Izquierda pedía una política de colectivización voluntaria de la tierra para educar a los campesinos sobre las ventajas del socialismo.

 

Pero una vez derrotada la tendencia proletaria de Trotsky, los kulaks amenazaron con volver al capitalismo, poniendo en peligro los privilegios de la burocracia. Stalin dio un giro mortal de 180 grados y se volvió sobre los kulaks. En lugar de la colectivización voluntaria, introdujo la colectivización forzada, con el objetivo de "liquidar a los kulaks como clase". Esta política insana llevó a los campesinos ricos a consumir la semilla y el ganado, en lugar de cultivarlos, lo que provocó una hambruna. Ucrania se enfrentó a un impacto más agudo, ya que era el granero del imperio zarista. Sin embargo, la hambruna también tuvo un impacto significativo fuera de Ucrania. Si bien los hechos no respaldan el reclamo nacionalista de genocidio, fueron los trotskistas quienes lucharon contra esta hambruna desde el comienzo.

 

La metodología hipócrita del Libro Negro daría como resultado una cifra de miles de millones si se aplicara de manera consistente al capitalismo. Noam Chomsky, que no apoya al estalinismo ni al maoísmo, hizo este análisis para comparar India con China. Debido a la menor desigualdad y una mejor distribución de los recursos médicos en la economía planificada china, el número de muertes excesivas solo en la India había llegado a 100 millones en 1979 (y ¡contando!) ¿Qué ocurre con la destrucción de poblaciones indígenas en América del Norte y América del Sur? ¿La trata capitalista de esclavos en África? ¿El impacto del imperialismo globalmente?

 

El propio Winston Churchill tiene una responsabilidad clave en la hambruna de Bengala de 1943, en la que murieron millones. Durante la hambruna, la India controlada por los británicos estaba realmente exportando alimentos y Churchill fue citado diciendo: "Odio a los indios. Son personas bestiales con una religión bestial". Esto sin mencionar los millones y millones que mueren en guerras con fines de lucro y consideraciones estratégicas imperialistas. Más de medio millón de muertes solo en Irak, más las guerras mundiales y las constantes guerras "menores".

 

En marzo de este año, UNICEF estimó que 600 millones de niños se enfrentarían a la muerte, la enfermedad y la malnutrición para 2040 si las tendencias actuales continúan. En informes anteriores, han detallado cómo millones de niños mueren cada año por las mismas causas prevenibles, mientras que los 8 principales multimillonarios poseen la misma riqueza que el resto de la humanidad. Con esta medida, el capitalismo, el imperialismo y el colonialismo han producido una biblioteca completa de "libros negros". Es hora de que la humanidad pase la página en este sistema social y económico que está goteando sangre por cada poro.

 

9) La caída de la URSS demuestra que la naturaleza humana es capitalista

 

Presenciar el estado actual de la crisis prolongada en la economía mundial es bastante risible cuando la derecha defiende al capitalismo como una extensión "natural" de la condición humana. El capitalismo como sistema social solo ha existido durante doscientos o trescientos años, mientras que el Homo sapiens como especie ha existido durante cientos de miles de años. ¿Se supone que debemos creer que la humanidad fue de alguna manera “antinatural” para el 99.9 por ciento de su existencia?

 

Otros trabajos han respondido a esta pregunta desde un punto de vista filosófico y científico más general, por lo que no repetiremos esas explicaciones aquí. El argumento básico de la derecha es que la caída de la Unión Soviética se debió a que los seres humanos son naturalmente egoístas y caerán en la pereza si no tienen la amenaza del despido y el hambre para estimularlos. Esta afirmación es otra afirmación no probada fuera del tiempo y el espacio que no tiene correlación con la realidad.

 

Comenzando desde un nivel muy bajo, la gente de la Unión Soviética logró cosas increíbles. Todo esto fue a pesar de la mala gestión de la burocracia estalinista. La gente trabajó duramente en la URSS, que produjo más médicos, científicos e ingenieros que los países capitalistas, tanto en términos absolutos como relativos. Esto fue debido a la economía planificada. Entre 1913 y 1963, la productividad del trabajo aumentó un 73 por ciento en Gran Bretaña, un 332 por ciento en los Estados Unidos y un 1,310 por ciento en la URSS. Las tasas de crecimiento anual superaron el 10 por ciento durante este período, mientras que el capitalismo se enfrentó a la gran depresión.

 

El número de médicos por cada 100,000 personas en la URSS era de 205, en comparación con 170 en Italia y Austria, 150 en América, 144 en Alemania Occidental, 110 en Gran Bretaña, Francia y Holanda, y 101 en Suecia. En 1970 había 257,000 graduados de ingeniería en la URSS, en comparación con 50,000 en los Estados Unidos. Esto dio lugar a muchos descubrimientos innovadores, premios Nobel y excelencia general. Es una calumnia abyecta contra la gente brillante de la Unión Soviética decir que el estalinismo cayó debido a su estupidez o pereza.

 

Entonces, ¿por qué colapsó la Unión Soviética si la gente trabajaba tan duro y era tan inteligente? La culpa recae sobre los hombros de la burocracia estalinista. Trotsky explicó que una economía planificada socialista necesita democracia como el cuerpo humano necesita del oxígeno. Bajo el capitalismo, el mercado es el freno contra la ineficiencia. Si una empresa se está ejecutando de manera ineficiente, irá a la bancarrota y desaparecerá. En una economía planificada y saludable, el control contra la ineficiencia es el control democrático y la participación de los propios trabajadores. Si los trabajadores ven la ineficiencia lo arreglarán, si ven una manera más eficiente de hacer las cosas, lo promulgarán. Pero tal gestión democrática por parte de los trabajadores era anatema para la burocracia estalinista que no podía permitir que nada dejara su estricto control autocrático.

 

Cincuenta burócratas en Moscú podrían planificar la industrialización básica en el período inicial de la Unión Soviética, pero a un costo mucho más alto que la democracia de los trabajadores. Sin embargo, desde mediados de la década de 1960 en adelante, las tasas de crecimiento comenzaron a disminuir y luego a estancarse desde la década de 1970. La economía se había vuelto demasiado compleja para planificarla burocráticamente. El peso absoluto de la mala gestión burocrática, el nepotismo, la corrupción y la ineficiencia, pasó de ser un freno relativo a la economía planificada a un freno absoluto.

 

Las cuotas descendieron desde lo alto, lo que no se pudo completar sin cortar las esquinas y sacrificar la calidad. La economía gris y negra se levantó para llenar los vacíos de basura burocrática y estupidez. Esta realidad económica señaló el declive y la caída de dos décadas de los regímenes estalinistas. Intentaron casi todo para que las cosas se movieran, pero nada funcionó. Lo único que nunca intentarían es mudarse a la democracia obrera por miedo a perder el control. Por lo tanto, el potencial creativo masivo de la clase obrera soviética se dejó vegetar y no se realizó.

 

En lugar de pasar al control de los trabajadores y a una economía socialista planificada democráticamente, los burócratas decidieron hacerse capitalistas a expensas del resto de la población soviética. Todo se puso a la venta de subasta a precios de oferta en el patio de la economía rusa, preparando el camino para la actual oligarquía rusa. Si el capitalismo fuera un sistema mucho más natural que el socialismo, seguramente este "retorno a la naturaleza" hubiera llevado a un salto de las fuerzas productivas. El regreso al capitalismo fue un desastre abyecto. Hubo una reducción del 60 por ciento en el PIB y una reducción de 15 años en la esperanza de vida. Todos los males sociales del capitalismo volvieron con fuerza: alcoholismo, prostitución, abuso de drogas, crimen organizado, etc. La posición de las mujeres se redujo drásticamente. Este es el legado del capitalismo.

 

Una economía genuina, saludable y planificada democráticamente podría desatar las habilidades increíbles de las personas de la clase trabajadora que el capitalismo y el estalinismo suprimen deliberadamente. A los estudiantes de administración de empresas se les enseña a creer que los trabajadores son drones, mientras que la fuente del conocimiento y la inspiración proviene de los llamados "capitanes de la industria". Pero en el mundo real vemos que son estos hombres y mujeres vestidos de traje los que han presidido la bancarrota, el estancamiento, los rescates y los despidos, mientras siguen recaudando miles de millones en bonos.

 

Son los trabajadores en la fábrica quienes realmente entienden cómo se manejan las cosas y cómo mejorarlas. Es la gerencia la que desorganiza la producción instituyendo cambios divididos ineficientes y colocando al trabajador contra el trabajador. Si un trabajador tiene una buena idea bajo el capitalismo, el gerente la robará, se llevará el crédito y luego reducirá el personal en relación con la mayor eficiencia. No hay ningún incentivo para que los trabajadores den su opinión cuando están alienados de la producción. En una sociedad socialista cuando los trabajadores contribuyen, va a aumentar el tiempo libre o mejorar su comunidad local. El capitalismo y el estalinismo están unidos en la creencia de que la mayoría de la humanidad es inútil y estúpida. Los marxistas creen que la abrumadora mayoría tiene algo que aportar a la sociedad y que la administración o la burocracia son los encargados inútiles de un sistema estúpido y antinatural.

 

 

10) Nada se logró con la Revolución Rusa

 

¡Nada fue logrado por la Revolución Rusa! dicen, entonces, ¿por qué los matones contratados de los patrones y banqueros pasan tanto tiempo diciendo esto? Cualquiera que piense bien las cosas se dará cuenta de la falsedad de este reclamo. Si no se logró nada, ¿por qué tratar la experiencia de octubre como una amenaza? Aquí tenemos un país que pasó de ser más atrasado que las zonas más rurales de Pakistán a ser la segunda superpotencia mundial. Y, sin embargo, se nos dice que no hay nada positivo que aprender de la Unión Soviética. ¡Esta mentira debe ser claramente referenciada bajo la definición del diccionario como desfachatez!

 

Ya hemos detallado algunos de los sorprendentes avances técnicos y económicos de la economía planificada soviética, a pesar de las trabas burocráticas del estalinismo. Podemos agregar un poco más. Después de la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial, que adoptó una política de destrucción de "tierra arrasada", la economía planificada se recuperó sin ayuda exterior del Plan Marshall. El ingreso nacional soviético aumentó un 570 por ciento entre 1945 y 1964, en comparación con el 55 por ciento en los EE. UU. Que no se vio afectado por la guerra. Durante este período, nadie podía rivalizar con la tecnología espacial soviética. El Sputnik fue el primer satélite y Yuri Gagarin el primer hombre en el espacio.

 

Uno de los logros clave de la URSS fue la derrota de la Alemania nazi, que tenía acceso a toda la producción combinada de Europa continental. Esto no se enseña en las escuelas occidentales, pero el 90 por ciento de los combates y las muertes en la Segunda Guerra Mundial ocurrieron en el frente oriental. 27 millones de soviéticos murieron a manos de los ejércitos de Hitler.

 

Churchill y Roosevelt originalmente planearon dejar que Alemania y Rusia se agotaran mutuamente y luego limpiarían los restos. Es por eso por lo que no abrieron el frente occidental hasta 1944. La batalla de Kursk sigue siendo la mayor batalla de tanques en la historia humana, y una vez que el ejército alemán fue derrotado en Stalingrado, el Ejército Rojo registró uno de los avances más rápidos en la historia humana. La economía planificada permitió a la URSS superar a toda la Europa capitalista cuando realmente era más necesario. Fueron las tropas soviéticas las que liberaron a los judíos en los campos de concentración, liberaron Europa Oriental y levantaron la bandera roja sobre el Reichstag. Si los británicos y los estadounidenses no hubieran abierto el frente occidental, se habrían encontrado con el Ejército Rojo en el Canal de la Mancha en lugar de en Alemania. Antes del día D, el principal esfuerzo de los aliados estaba lejos del teatro de batalla principal, simplemente estaban asegurando sus colonias en África o el Pacífico.

 

Las ganancias de la Revolución no fueron solo económicas, sino también sociales. Mientras que las mujeres en Gran Bretaña no obtuvieron el voto hasta 1928, las mujeres en la Unión Soviética lograron la plena igualdad legal desde 1918. En Canadá, ¡las mujeres ni siquiera fueron consideradas legalmente como "personas" hasta 1929! La ley de la familia soviética se convirtió en neutralidad de género y la homosexualidad se legalizó medio siglo antes del oeste. Por ejemplo, Trotsky tomó el nombre de su esposa y nadie lo vio como inusual. El aborto también fue legalizado. Gran parte de esto fue desafortunadamente deshecho por la contrarrevolución estalinista. A pesar de la retirada en la década de 1930, en 1970 había igualdad de género en los estudiantes admitidos en la universidad: una cifra significativamente mayor que la de la mayoría de los países capitalistas. La URSS proporcionó educación, atención médica y cuidado de niños gratis, algo que Estados Unidos nunca ha podido lograr. No es sorprendente que la esperanza de vida de las mujeres haya aumentado de 30 años en 1927 a 74 años en 1970 y la mortalidad infantil se redujo en un 90 por ciento.

 

La cultura y la ciencia soviéticas florecieron en la década de 1920. Hubo una increíble explosión de formas experimentales después de la revolución. Eisenstein lideró el camino con brillantes clásicos cinematográficos. Shostakovich y otros revolucionaron la sinfonía, y el balletBolshoi es famoso hasta nuestros días. La URSS se hizo dominante en los Juegos Olímpicos. La ciencia teórica también se adelantó. Theodor Dobzhansky sintetizó la selección natural darwiniana con la genética mendeleviana. De nuevo, trágicamente, esto se vio interrumpido por el realismo socialista en las artes y el Lysenkoismo

[1]

en biología. La burocracia estalinista nunca podría permitir la plena libertad de los jóvenes a través de la cultura popular, y la CIA intentó utilizar a los Rolling Stones y los Beatles contra la revolución. Pero a pesar de la censura estalinista, las artes clásicas soviéticas permanecieron insuperables.

 

A pesar del increíble atraso material, social y cultural, y de los ataques y sabotajes desde afuera y desde adentro, la Revolución Bolchevique produjo milagros. Usted solo imagine lo que los trabajadores y jóvenes de hoy podrían lograr con un nivel mucho más alto de cultura y educación. Lo que está reteniendo a la sociedad es la producción con fines de lucro y el modo de producción capitalista. La sociedad se encuentra actualmente en un callejón sin salida y se tambalea de una crisis social, política y económica a otra. Necesitamos volar estos grilletes para liberar el potencial de la humanidad.

 

John Reed escribió su clásico 10 Días que Estremecieron al Mundo, que dio un vibrante relato de los acontecimientos de 1917. En este artículo, hemos intentado responder a las 10 mentiras principales que apuntan a mantener el statu quo. Lenin dijo una vez que la fuerza motriz de la historia es la verdad, y no las mentiras. En otra parte dijo que el marxismo es todo poderoso porque tiene la razón.

 

La tendencia revolucionaria no tiene necesidad de mentiras: ¿por qué querríamos engañarnos a nosotros mismos sobre la realidad? El marxismo apunta a tener una comprensión científica completa de las condiciones sociales, por lo que estamos mejor posicionados para cambiarlas. Si nos mentimos solo haremos esta tarea más difícil. Afortunadamente, más y más trabajadores, y especialmente los jóvenes, están empezando a ver a través de las mentiras que mantienen la desigualdad capitalista. La Revolución Rusa todavía hoy en día representa el mayor ejemplo de cómo los explotados y oprimidos pueden lograr su emancipación. No hay mayor amenaza para el statu quo que las ideas del bolchevismo y la experiencia de la revolución rusa. Esperamos que esta contribución ayude a los trabajadores y jóvenes recién radicalizados a encontrar las respuestas que necesitan para ganar el argumento contra los reaccionarios y construir un nuevo octubre, 100 años después, pero esta vez en un nivel mucho más alto. 

 

Traducido por: Equipo de Traducción, Bloque Popular Juvenil