Los 37 años del FMLN y los retos revolucionarios

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Ricardo Clímaco

El día de ayer domingo 22 de octubre, nuestro partido el FMLN conmemoró sus 37 años de existencia, de luchas y de victorias. Centenares de militantes y simpatizantes se hicieron presentes al pabellón 1 de CIFCO para tal evento que dio inicio desde tempranas horas del día, demostrando la fuerza política que aún representa la clase trabajadora aglutinada en el partido de gobierno, a pesar de los recientes conflictos con el caso de Bukele.

Los programas sociales, la reforma al sistema de pensiones, el homenaje a Hato Hasbún y el discurso central de la situación política actual y las perspectivas de lucha, fueron la orden del día. La creación del FMLN como fuerza guerrillera en los 80 y como partido político en los 90 ha representado un icono para las luchas de la clase trabajadora salvadoreña, más concretamente, es este el instrumento de lucha del pueblo trabajador y significa un símbolo de sus victorias y conquistas arrebatadas tras arduos combates contra la burguesía de nuestro país.

Hoy en día, el FMLN sigue siendo el partido de los trabajadores salvadoreños y en el gobierno representa sus intereses y lucha por su liberación social. Sin embargo, los obstáculos que el sistema capitalista y Estado burgués pone a un partido revolucionario que controla el ejecutivo, pero no ha tomado el poder en su totalidad, son amplios y perniciosos como ya hemos explicado antes: todas las instituciones estatales responderán y velarán por los intereses de la burguesía y son insuficientes para conquistar las demandas de los trabajadores y hacerlas perdurar en el tiempo. El maniobrar entre administrar la crisis del capitalismo y derrocar al sistema es un juego en el que tarde o temprano se tendrá que decidir entre defender las conquistas de los trabajadores y combatir abiertamente a la burguesía para ello, o conciliar con esta última sin garantía alguna de una revolución proletaria.

El ambiente durante la actividad se presentó con mucha euforia y aceptación de los asistentes ante lo realizado por el partido de gobierno, no obstante, ante el discurso central las bases no tuvieron el derecho de opinar al respecto, solamente escuchar lo que se informaba, durante este momento muchas personas incluso se habían retirado del evento.

La elección de Jacqueline Rivera como la candidata por la Alcaldía de San Salvador fue anunciada. Tras el conflicto con Bukele, el partido decidió elegir a alguien de confianza y con capacidad para ejercer esta función pública. Esperamos que la compañera presente una plataforma de lucha y de trabajo para satisfacer las necesidades del pueblo trabajador de San Salvador. Cabe recalcar que la elección no tuvo mayor participación de bases y fue recomendada por la dirección.

La relación que la dirección sostiene con las bases es muy fuerte y estrecha en el terreno práctico organizativo, pues es admirable la capacidad de movilización que el FMLN posee, sin embargo, en el terreno teórico y político es muy flaca y muy a menudo genera confusión, falta de análisis, carencia de explicación, etc., lo que dota de argumentos ambiguos a las bases para plantearlos, por ejemplo, en las visitas casa por casa a la población, por consiguiente creemos que esto debe remediarse en el menor tiempo posible.

El discurso central de Medardo González, secretario general de nuestro FMLN, se basó en la explicación de las tácticas parlamentarias y la lucha electoral de este periodo de la lucha de clases, de la necesidad de conquistar más escaños en el parlamento del Estado burgués, una reforma más amplia al sistema previsional, un combate a la elusión y evasión fiscal, y el sostenimiento de todos los cambios y programas sociales que el FMLN ha realizado.

Estamos de acuerdo con la mayoría de planteamientos de nuestro compañero dirigente, pero consideramos que podrían profundizarse aún más, explicando cómo conseguirlos y como vincularlos con el movimiento vivo de los trabajadores organizados. Como organización, creemos que, como bien explico nuestro secretario general hoy, existen medidas pendientes, y planteamos lo siguiente para complementar el programa inmediato del partido:

·        

La nacionalización del sistema de pensiones sin indemnización alguna para los dueños de las AFP. Administración de un tercio de trabajadores sindicalizados, un tercio de trabajadores no sindicalizados, y un tercio de trabajadores del Estado.

·        

Combate a la elusión y evasión fiscal, con una política de impuestos progresivos, para que los grandes empresarios paguen lo que adeudan y proporcional sobre lo que poseen. Sostenimiento de los programas sociales a través de este aumento de la recaudación estatal. No más préstamos y endeudamiento estatal.

·        

Declaración de impago de la deuda externa y sus intereses, o en su defecto, negociación hacia una reducción de la misma en primera instancia, para trasladar ese dinero hacia rubros de educación y salud, sosteniendo los programas que ahí se llevan a cabo y ampliar su cobertura.

·        

Recuperación de la independencia ideológica, política y organizativa del FMLN, a través de una constante formación de las bases, debate interno para elección de cargos públicos, sostenimiento financiero de las bases, difusión de las ideas del marxismo revolucionario para la construcción del socialismo en nuestro país sobre bases sólidas y bien argumentadas y comprendidas.

·        

Luchar por más escaños en las instancias burguesas, pero que los electos a cargos o funcionarios estatales del partido reciban un salario igual al de un obrero cualificado, para combatir el arribismo y oportunismo tan enquistados en las filas de nuestro FMLN y consolidado en elementos dirigentes que han deformado burocráticamente. Y que estas instancias sirvan para educar a los trabajadores y dejar claro que no servirán para solucionar sus condiciones de vida, agitando por la sustitución de las mismas por comités de trabajadores en las fábricas, centro de trabajo, etc.

Y proponemos que esto debe conseguirse combinando la acción parlamentaria con la movilización de las masas trabajadoras, estableciendo la correlación de fuerzas con el pueblo, no con partidos de derecha en las instancias del Estado Burgués, esto implica que el FMLN oriente su influencia en los sindicatos y organizaciones revolucionarias para defender estas medidas en las calles, con una presión bien ejercida y organizada lograríamos hacer sucumbir a la burguesía ante estas y otras medidas más para comenzar a transformar desde sus cimientos a la sociedad burguesas y erigir otra donde los trabajadores sean hombres y mujeres libres, construir el socialismo.

Consideramos que los objetivos por los que hombres y mujeres dieron su vida durante el conflicto armado, aún siguen pendientes, y es menester nuestro honrarles continuando la lucha por la transformación socialista de la sociedad. A 37 años de la fundación del FMLN, la lucha debe concretar sus objetivos revolucionarios y destruir el capitalismo y sus crisis que nos hunden en la miseria día con día, lo que hoy en día, solo es posible tomando en cuenta las medidas anteriores.

¡Viva el FMLN!