Elecciones 2019 y los candidatos de la derecha

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Raúl Dubón

A los marxistas no nos importa tanto la manifestación del hecho, como el desarrollo ulterior que el mismo significará, por lo que las eventualidades que se vienen desarrollando como, por ejemplo, la particular forma en que los candidatos de la derecha están haciendo su propaganda nos lleva a preguntarnos ¿qué tanta influencia puede tener semejantes eventos en las próximas elecciones? Y ¿cómo puede impactar en la clase trabajadora estas estrategias de la derecha?

Tanto Simán como Calleja se han salido de las formas reglamentarias que establece su partido ARENA, elaborando plataformas de corte proselitista en miras de las presidenciales 2019, tal es el caso de “Mi gente” impulsada por el expresidente de la ASI (Asociación Salvadoreña de la Industria), y la plataforma de Nueva Visión de País impulsado por Carlos Calleja, en la cual le da gran importancia al emprendedurismo. Dichas plataformas son presentadas como una manera de acercarse a la población por parte de estos señores, ya que supuestamente están preocupados por conocer las necesidades del pueblo, nada más hipócrita que esto.

Debemos preguntarnos ¿cuál es la impaciencia de comenzar a hacer campaña para volver al Ejecutivo tan prematuramente? Es sabido que el poder fáctico de los medios de producción se mantiene intacto, y que el FMLN ha mantenido programas sociales a cuesta, debido a que los intentos por imponer impuestos al gran capital se ven desechados por la Corte Suprema de Justicia. Entonces ¿a qué se debe la desesperación por asegurar repuntes en la opinión del pueblo salvadoreño? La respuesta radica en algo más profundo, para lo cual no basta solo con tener al Ejecutivo como mera garantía.

El FMLN se ha caracterizado en el último periodo por sostener la crisis del neoliberalismo y tratar de mantener las reformas logradas en beneficio de la clase trabajadora, lo que es una verdadera paradoja dentro de la actual crisis de estancamiento existente en el país. Prueba de ello, el FMLN ha mostrado resistencia para aplicar los paquetes fiscales que trata de imponer el Fondo Monetario Internacional (FMI).

No obstante, no nos preocupa si Calleja o Simán son verdaderas alternativas, creemos que cada uno desea implementar políticas brutales en detrimento de la clase trabajadora y aplicar de manera completa los ajustes estructurales que propone el FMI, este es el papel pernicioso que juegan ambos contrincantes para ser candidatos de las presidenciales del 2019. En los estudios de opinión aparece claramente como, de cara a las elecciones de 2019, dos figuras públicas atraen la preferencia de la población salvadoreña, Bukele y Calleja, ambos empresarios y que denotan cierto carisma, pero a los marxistas no nos interesa el carisma sino el tipo de programa que defenderán en pro o en contra de la clase trabajadora.

Por lo tanto, veremos en cuanto a la posible candidatura de Calleja, que este posee lo que en los círculos de intérpretes intelectuales llaman caras frescas, debido a que el mismo no se vio envuelto en la dureza que caracterizó a Simán en cuanto al aumento al salario mínimo. Calleja se ha caracterizado por no verse envuelto en confrontaciones directas para con la clase trabajadora como lo hizo Simán, y cubre con su discurso demagógico las verdaderas intenciones de fondo: aplicar las políticas del FMI que solo se pueden impulsar desde el Ejecutivo, para así garantizar que el FMLN no vaya encontrando fuerzas para aplicar medidas que si logren tocar los intereses del gran capital.

El interés de fondo de parte de los empresarios, es volver al Ejecutivo para aplicar tales medidas como el aumento al IVA, despido de más de 40,000 mil empleados públicos, la privatización de las pocas empresas estatales, etc. El marco más interesante es que los empresarios se han salido de la lógica del partido, por los escándalos de corrupción en los que ARENA se ha visto envuelto, lo que demuestra que los mismos saben que, en primera instancia, hay que vender una imagen distorsionada para tratar de ganar la opinión del público, mientras los medios de comunicación se encargan de desprestigiar al gobierno.

Es por lo peligroso de un regreso de ARENA que nos preocupa a los marxistas el desarrollo de estos acontecimientos, y que los trabajadores no pierdan de vista lo pernicioso de estos candidatos, nuestro llamado es a los trabajadores y militantes del FMLN a que presionen desde sus instancias para que el FMLN aplique un verdadero programa revolucionario que desmonte el neoliberalismo como punto de transición hacia una sociedad socialista y, por lo tanto, más humana.

¡Por un programa verdaderamente revolucionario!
¡Evitemos una contrarrevolución!