¿Qué tipo de militantes necesita el FMLN?

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Gustavo Salinas

El presente artículo surge bajo la necesidad de dar respuesta a los métodos burocráticos de elección de los órganos de dirección en el FMLN y de todos sus aparatos para garantizar un partido de cuadros entregados a la revolución socialista, que defienda los postulados básicos del centralismo democrático para garantizar la máxima libertad en las discusiones y lo cual permita la máxima unidad en la acción.

Es evidente el papel que el FMLN juega en la historia revolucionaria de El Salvador, que nace a través de la fusión de varias organizaciones de izquierda revolucionaria y que con el paso del tiempo muchos trabajadores se adhieren a la lucha a través del partido. Como todo partido revolucionario el FMLN posee una estructura organizativa y criterios de cómo debe ser un militante o qué características debe tener para considerarlo militante del mismo.

Sin embargo, en la práctica esto pocas veces es tomado en cuenta y en la actualidad es muy simple ser militante del partido basta con afiliarse o pertenecer a un comité de base para poder ser considerado como tal. En las pasadas elecciones internas del partido los criterios eran muy sencillos bastaba con cumplir los siguientes parámetros: estar en un comité de base y estar activo desde la campaña 2004.  Con lo cual se permitía poder estar dentro del padrón para dichas elecciones.

Cuando en los estatutos del FMLN se hacen dos distinciones claras entre militantes y afiliados las cuales expresan lo siguiente:

“Militantes son todas las personas que acepten el programa, carta de principios y los presentes Estatutos, reglamentos y resoluciones de los órganos de dirección. Pertenecen a un comité de base, ejecutan permanentemente la estrategia, tienen compromiso o tareas permanentes y cotizan su cuota económica periódicamente. 

Afiliados son todas las personas que aceptan el programa, carta de principios y los presentes Estatutos, reglamentos y resoluciones de los órganos de dirección. Mantienen una relación constante con el partido, se incorporan a diferentes tareas y cotizan su cuota económica”. 

Esto plantea muchas cuestiones correctas. Si revisamos la historia de las revoluciones y la más importante la del partido que ha conseguido llevar al proletariado a la toma del poder: la Revolución Rusa con el Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky a la cabeza. Los debates alrededor de los criterios de militancia eran muy fuertes dentro de dicho partido, y nosotros como marxistas defendemos estos métodos porque son los métodos que conducirán a los trabajadores a romper con las cadenas que los oprimen, cadenas que el sistema capitalista en decadencia les pone día con día respaldado por la burguesía a capa y espada.

En el periodo de 1903 la cuestión de la militancia fue la base para desacuerdos, mientras una parte del POSDR era muy flexible con los requisitos de militancia, los que estaban bajo la batuta de Lenin serían los que adoptaran la actitud más correcta en relación de cómo sería o debía ser alguien para poder considerarlo militante del partido. Lenin buscaba poder profesionalizar al partido llenándolo con cuadros que pudieran estar a la altura de los acontecimientos y que condujeran al proletariado a la toma del poder. Los marxistas pertenecientes al FMLN consideramos que dichos criterios aún son vigentes y creemos que los militantes de nuestro partido deben cumplir con los requisitos siguientes para poder ser considerados militantes activos, debemos velar porque sean cumplidas en la práctica en todas las instancias, para evitar el oportunismo y arribismo y dotar de un centralismo democrático sano al FMLN: 

1. Participar en un grupo de base regular del partido

2. Realizar una contribución financiera de manera regular de acuerdo a sus ingresos

3. Ayudar a difundir las ideas a través de la venta/distribución de los órganos de difusión del partido

4. Discutir en todas las instancias la línea política general del partido

Estas son las cuatro condiciones básicas, que nosotros como militantes revolucionarios proponemos para el que quiera ser militante del partido, a la par de una formación política constante que le dote de argumentos teóricos para plantear conclusiones políticas a la altura de los acontecimientos.