Inicia la recta final de la reforma de pensiones ¡no más AFP, ninguna negociación!

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Juan de la Cruz / @juandelacruzcmi

Un afiche difundido por redes sociales -firmado por la Unidad Sindical, bloque de sindicatos y organizaciones que han estado al frente de la lucha por una reforma de pensiones en favor de la clase trabajadora- anunciaba la decisiva sesión plenaria extraordinaria de la Asamblea Legislativa para este lunes 25 de septiembre para definir una reforma de pensiones. El afiche hacía alusión a un llamado para mantenernos en la plaza Expalo de Hule frente a la Asamblea con el fin de presionar para que se reformara el sistema de pensiones.

No solo el afiche anunciaba la sesión extraordinaria por la reforma, sino también una cantidad de notas periodísticas se sumaban en coro para anunciar que la sesión plenaria seria crucial, en el sentido que se definiría finalmente la reforma de pensiones junto con la aprobación de créditos para complementar el Presupuesto Nacional 2017, así como también el Presupuesto Nacional 2018 y un préstamo por 100 millones de dólares para la PNC.

El día amaneció lluvioso, sin embargo, a tempranas horas algunos sindicatos del sector público realizaban un plantón en la Asamblea denunciando a las AFP y pedían al gobierno acabar con el lucro de estas, terminada la mañana estas organizaciones abandonaban sin más el lugar. A la 1 de la tarde el bloque de la Unidad Sindical se hacía presente con cientos de trabajadores coreando consignas en contra de las AFP. A medida pasaba el tiempo los manifestantes se multiplicaban, los principales oradores empezaron a plantear sus discursos, y entre la multitud no cesaban las consignas en contra de las aseguradoras, pidiendo su retiro sobre las pensiones. Los oradores mismos intentaban enclochar su discurso con el ambiente de los manifestantes, que parecían muy claros con su consigna en contra de las AFP.

Después de un par de oradores sindicalistas que calentaron el ambiente, el licenciado Israel Montano era llamado para dar su discurso, siendo el dirigente más representativo de los sindicatos, principalmente del magisterio nacional. El dirigente como adelantándose a las consignas de los manifestantes, ponía las cosas claras, su discurso giro alrededor de dos ideas centrales: que la reforma de pensiones propuesta por la derecha no es la más favorable para los trabajadores, y que la del gobierno no es tampoco la solución definitiva para los trabajadores; que los sindicatos, por su parte, mantienen su propuesta, presentada en meses pasados, que es más integral para la clase obrera, pero es difícil que pueda aprobarse. Incluso el sistema mixto (propuesto por el Ejecutivo en el pasado) no ha podido ser aprobado, agregaba que ahora venian a luchar porque no se aprobara la reforma presentada por la derecha, o sea iban a luchar porque se aprobara la del Ejecutivo.

Los manifestantes escuchaban atentamente los argumentos planteados por el Lic. Montano, por los cuales no se podría avanzar hacia un sistema integral y de reparto. Montano concluía diciendo que la manifestación no se levantaría hasta que los diputados de la derecha votaran por la reforma presentada por el Ejecutivo. Seguidamente, un compañero de los sindicatos narraba una serie de detalles técnicos del sistema actual y la forma en como este podría resolverse desarrollando un sistema que incluyera a los trabajadores del sector informal y a los trabajadores de cuenta propia, creando un instituto público y autónomo de pensiones. Hablaba entre otras cosas de la reforma presentada en mayo pasado por parte de la Unidad Sindical, propuesta que ha sido desechada por los diputados en la Asamblea Legislativa.

Otros compañeros hicieron uso del micrófono y conectandose con el sentir de los manifestantes plantearon que, si bien la dirección del movimiento decidía apoyar la propuesta del Ejecutivo, esta no seria la lucha final sino tan solo la iniciación de una lucha más cruda. Se hacía referencia a la lucha del pueblo hermano de Guatemala que, recientemente, ha obligado al Parlamento guatemalteco a derogar leyes que beneficiaban a los corruptos y se intentaba rescatar la forma de actuar de ellos; los compañeros que tomaron la palabra también agitaban a continuar la lucha por un sistema nacionalizado, por la lucha de creación de más y mejores empleos, aumentos salariales y la eliminación de las AFP, argumentando así que la lucha por una verdadera solución al problema previsional pasa por una lucha más completa e integral en contra del sistema capitalista. También se hacía énfasis en las luchas de la clase obrera en las que solo con movilizaciones, huelgas y plantones en las calles se ha podido parar medidas reaccionarias como la privatización de la salud en 2001, entre otras, e instando a formar la correlación de fuerzas en las calles desde hoy y no hasta la elecciones a diputados para detener el bloqueo al gobierno del FMLN. Otro compañero sindicalista del sector judicial continuaba con un discurso similar llamando a la movilización constante y no dejar en manos de los políticos lo que podemos hacer como clase trabajadora en las calles, estos discursos conectaban inmediatamente con la concentración y hacían que nuevamente se gritara en coro: “¡FUERA LAS AFP!”.

Unos minutos más tarde, los diputados del FMLN Rolando Mata y Blandino Nerio se hacían presentes en la actividad. Los manifestantes continuaban con su consigna “¡fuera las AFP!”, pero en este momento también agregaban: “ninguna negociaciación con la derecha” como adelantándose a lo que los diputados podían decir, incluso retrasando por unos minutos el inicio de los discursos de los diputados. Después de un lapso ensordecedor de gritos y bullicio, los diputados daban su informe hablando de como la propuesta que el Ejecutivo presentaba seria un avance y un respiro para las finanzas del Estado, de la necesidad de continuar con la lucha en las calles y a no bajar la guardia porque muy posiblemente este día se tendría una resolución favorable, felicitaban constantemente al movimiento por su entrega y su lucha, y proponían que la concentración se fortaleciera. Después de dar sus discursos los diputados regresaron a la plenaria.

Eran las 3:30 de la tarde, la plenaria según como habían anunciado empezaría a las 2 pero se retrasó. A las 3:45 unos 100 compañeros que habían sido anotados con antelación por los dirigentes sindicales en una lista sellada y firmada por diputados del FMLN, entraban al salón azul, a la zona para el público. Al llegar al lugar se podía escuchar la discusión de algunos decretos sobre leyes, una diputada de ARENA leyó un informe por casi 20 minutos de manera rápida mientras muchos diputados hablaban entre grupos aislados, era claro que no había un intensión de discutir el problema previsional y que dilatarían el debate, mientras tanto la otra parte de los manifestantes se mantenía en pie en las afueras de la Asamblea Legislativa. Finalmente, a eso de las 5:00pm muchos compañeros empezaban a retirarse sin ánimos y decepcionados, los que se quedaban intentaban animarse con discursos y gritos de consignas.

Fue hasta la llegada de la noche cuando una cantidad de casamiento, arroz en leche y café hicieron concentrar nuevamente a los trabajadores, los ánimos se empezaban a subir nuevamente, pero ya el movimiento se reducía a un par de decenas que deducían claramente que esta noche no habría una resolución. Minutos después de la cena, los dirigentes informaban que en la agenda de la sesión plenaria no estaba el tema de pensiones pero que debían mantenerse por si se les ocurría hacer un madrugón -como se les conoce- y aprobar la reforma en favor de la derecha.

Unas horas después los dirigentes sindicales hacían el anuncio que finalmente no se discutiría la reforma de pensiones hasta el miércoles a las 10:00am, para lo cual hacían llamados al ánimo en la lucha para continuar y convocar por todos los medios a la clase obrera a manifestarse contra la propuesta de la derecha. Finalmente, el movimiento en la oscuridad se disipó en silencio.

Actualmente, se discuten dos propuestas fundamentales en la Asamblea Legislativa: una es la propuesta de los partidos de derecha, que en la práctica resulta ser la misma defendida por varios meses por la Iniciativa Ciudadana de Pensiones (ICP) -organización fachada de la derecha y la burguesía que tiene interés en mantener el lucro a costa del manejo de las pensiones de la clase obrera-; y la otra propuesta corresponde a la presentada por el Ejecutivo la cual también ha sufrido una serie de cambios, producto del desgaste en la lucha y la negociación misma con los dueños de la AFP. Para nosotros los miembros del Bloque Popular Juvenil (BPJ), ninguna de estas reformas representan en sí un cambio sustancial al sistema previsional, ambas llevan en sí contradicciones para poder brindar una salida al problema real. Si en determinado momento apoyamos la lucha o alguna propuesta que venga del FMLN es sobre todo un apoyo crítico. Optamos porque la lucha se dé con base en un sistema de capitalización colectiva, nacionalizado y administrado por los trabajadores no sindicalizados, los sindicatos y trabajadores del gobierno.

En cuanto a la aplicación de nuestras propuestas, no sentamos nuestras esperanzas en negociaciones vacuas en el parlamento, la lucha en el parlamento no es la lucha central sino solo un auxiliar que debe estar supeditado al movimiento de masas. Centramos todas nuestras perspectivas y esperanzas en el movimiento vivo de los trabajadores en las calles, al cual le corresponde el verdadero poder para lograr sus conquistas, creemos que cualquier solución a los problemas reales de los trabajadores debe partir de estas ideas centrales.

Actualmente y a medida que la lucha se ha intensificado, los trabajadores en su práctica están llegando a la conclusión de que no hay otra vía que luchar en las calles por sacar a las AFP, si estas ideas se generalizan en la base del movimiento no habrá maquinaria que pueda detenerlo. 

San Salvador 25/09/17