Por la vida de todas ¡Libertad para Evelyn ya!

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Martilla Mella

Ser mujer en cualquier parte del mundo supone una constante inseguridad, desigualdad y mayor posibilidad de sufrir todo tipo de abusos. La situación para nuestra clase trabajadora no es para nada sencilla, pero es aún más inhumana y cruda para las mujeres, y aún peor para aquellas en condición de miseria que habitan los barrios y comunidades más lumpenizados. Para ellas mantenerse vivas y luchando por salir de esta situación de miseria supone una verdadera batalla cada día.

Nuestro país, históricamente conservador, no solo no permite el aborto legal, sino que encarcela a las mujeres que sufren uno involuntariamente. Pero no siempre fue así, en los años 80 las mujeres que sufrían violaciones tenían derecho al aborto. Todo cambio con la llegada de ARENA al ejecutivo.

Los marxistas no vemos el aborto con las manos quirúrgicas y frías como las mujeres  burguesas hipócritas, quienes acusan a todo aquel que esté a favor del aborto de querer ‘matar niños no nacidos’. Vemos al aborto como el derecho de las mujeres a elegir sobre sus propios cuerpos. No consideramos que el aborto sea un control de natalidad o sustituto de métodos anticonceptivos, ninguna mujer soportaría practicarse abortos a menudo sin consecuencias en su calidad de vida, esto supondría además aceptar la ausencia de buena educación sexual y reproductiva. Para hablar de aborto debemos quitarnos todo aspaviento religioso y patriarcal y poner en el centro de la discusión la lucha por mejorar las condiciones de vida de las mujeres. Las ricas abortan, pero no son acusadas por un juez y no utilizan los servicios de los centros de salud pública del país. Las ricas abortan en condiciones de hospitalización adecuadas, las ricas no viven en territorios peligrosos.

Mujeres organizadas son mujeres de avanzada

La vanguardia de las mujeres organizadas de la clase trabajado ha librado los últimos años una batalla en el terreno de las ideas por la defensa de sus derechos. Apoyar las 4 causales es apoyar que en nuestro país se permita abortar libremente y con atención sanitaria en los casos de violación no importando edad, en casos donde está en riesgo la vida de la mujer. En casos de la trata de personas, y cuando se dan en menores por abuso de familiares. Evidentemente aún es una cuestión sumamente restrictiva, pero es sin lugar a duda un avance cualitativo en esta sociedad que condena a mujeres pobres por abortos espontáneos o partos extra hospitalarios como es el caso de Evelyn Beatriz.

Evelyn Beatriz merece justicia pero contrario a eso, ha sido condenada por la jueza Nury Velásquez. Esta jueza aceptó la condena con falta de pruebas contundentes, porque sin lugar a dudas, ella era la madre de ese bebe, quién falleció por neumonía aspirativa como lo confirmó la autopsia. Ya que el bebé aspiró meconio en el vientre de su madre. Evelyn expresó no saber que estaba embarazada porque estuvo menstruando durante su embarazo. Una noche se levantó a la letrina con dolores de estómago y es ahí donde se da el parto. Tras el sangrado fue llevaba al hospital de Cojutepeque donde los médicos dieron aviso a las autoridades, quienes enviaron policías a la vivienda de Evelyn. Sin ninguna preparación dos policías rescatan de la fosa séptica, con una especie de varilla, el cuerpo del recién nacido, con sobrado desconocimiento lavaron el cuerpo del bebe.

Evelyn fue vista de inmediato como culpable, violando el derecho de presunción de inocencia hasta que se pruebe lo contrario, se le acusó de homicidio agravado con una pena de 30 largos años en prisión. Esta joven que tras sufrir violencia sexual tuvo que lidiar con esto sola y sin conocer su estado de embarazo,  un día al acudir a la letrina de su casa y descubrir que dio a luz a un bebe producto de ese abuso sexual, al buscar asistencia médica se le negó y se dio aviso a las autoridades de la fiscalía por sospecha de aborto. Evelyn ha guardado prisión por un año esperando sentencia.

Evelyn fue condenada el pasado 6 de julio a 30 años de cárcel por homicidio agravado y aunque Evelyn no es el único caso ha llamado la atención del mundo entero, esto debe orientarse para hacer ver la urgencia de la despenalización del aborto y dar un paso en firme por la vida de las mujeres, como recientemente lo hizo Chile.

¡Solidaridad y resistencia por la vida de Evelyn Beatriz!

¡Las mujeres tenemos derecho a una vida que garantice nuestra existencia!

¡Libres de condenas, aborto seguro y gratuito!