Crisis medio ambiental en El Salvador, un análisis marxista

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Allison Madrid

 

Introducción

 

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, un día utilizado como un recordatorio para fomentar la sensibilización sobre el cuido y la importancia que merece el medio ambiente, y que tiene como finalidad promover acciones políticas al respecto. Sobre la base de esto se pretende analizar desde una perspectiva de clase la actual situación ambiental que cursa El Salvador; dándole la importancia principal a tres temáticas: la deforestación, la crisis hídrica y la minería metálica.

Buscando concientizar a las masas de la necesidad de dirigir la lucha contra su oponente principal, los burgueses dueños de las grandes empresas e industrias que son el principal factor que causa este tipo de problemáticas.

Ya que a menudo la burguesía a nivel mundial utiliza este día para realizar actividades que tratan de tapar su verdadera cara de depredadora de los recursos naturales, y explotadora hasta la medula de la clase obrera, para garantizar su lucro privado. Por ello es necesario plantear alternativas de lucha revolucionaria para combatir la degradación a la que ha llegado nuestro medio ambiente para poder garantizar todos los recursos vitales a nuestras familias trabajadoras.

Deforestación de los bosques

La deforestación se ha ido agravando con el paso de los años llegando a un punto muy alarmante, siendo un factor determinante entre varios de los problemas ambientales que afectan a El Salvador en la actualidad. De manera muy general se pretende dar a conocer las causas y consecuencias que resultan de la deforestación excesiva y como esta situación afecta mayormente a la clase obrera.

Este es uno de los problemas que más le afecta al país por su poca extensión territorial y su sobre población, convirtiéndose en el país de América Latina con el más alto grado de deterioro ambiental, solo después de Haití. El Ministerio de Medio Ambiente (MARN) reporta que más del 80 % del territorio está deforestado, la escasa cobertura vegetal apenas constituye apenas el 2 % de la masa boscosa; estimándose que en nuestro país cada año se talan aproximadamente 4500 hectáreas de bosque.

Zonas que serían de gran importancia porque producían agua limpia y aire fresco pasaron a ser terrenos desérticos, ahora no son más que gruesas capas de asfalto y concreto.  En estos espacios, ahora hay grandes centros comerciales y urbanizaciones con grandes campos habitacionales.

Es aquí cuando nos cuestionamos ¿se construyen estas zonas residenciales como una medida de dar mejores condiciones de vida a los trabajadores o solo para lucrar a un grupo determinado? La respuesta es muy obvia, la producción anárquica del capitalismo crea grandes complejos habitacionales, sin importarle si la clase trabajadora tendrá la capacidad de adquirir las viviendas, en este sentido la industria inmobiliaria y otras se ven atrapados en las contradicciones intrínsecas del sistema capitalista, ya que estas grandes residenciales tienen precios aproximados entre 600 o 700 dólares, sino es que más. Precios que solo pueden costear una capa privilegiada de la sociedad. Mientras tenemos a cientos de personas viviendo en champas sin el mínimo de condiciones necesarias para una vida de calidad, o de igual manera a una cantidad alta de personas viviendo en pequeños apartamentos.

Es notable la necesidad de una distribución justa de los espacios habitables existentes, aunque tampoco se deja de lado, que es necesaria la modernización de la infraestructura social, la cual debe estar  bajo ciertas medidas que nos garanticen que no romperá el equilibrio entre las necesidades de la mayoría de la población y los recursos naturales disponibles, para que toda la clase trabajadora se vea beneficiada.

Estas medidas son parte de un programa de lucha por la revolución socialista, bajo el socialismo, o sea cuando la clase obrera tenga en sus manos los grandes medios de producción, será necesario desarrollar planes integrales de vivienda con las condiciones necesarias para la clase trabajadora, estos planes deberán partir de la expropiación de los medios de producción en la rama construcción y de la socialización de los grandes centros urbanísticos, que en el capitalismo están sobrepoblados porque no hay poder adquisitivo en la mayoría de la sociedad.

La necesidad de infraestructura social es de suma importancia para el desarrollo económico, social y cultural del país, pero si no tenemos un plan equilibrado para desarrollar esta infraestructura necesariamente entraremos en contradicción con el medio ambiente. La deforestación trae muchas consecuencias algunas de las principales son: la escasez de la calidad recurso hídrico, el daño a los suelos y los efectos nocivos que sufre la biodiversidad.

La deforestación tiene consecuencias serias en la biodiversidad del país, la tala de los bosques causa una perturbación en el habitad de una gran cantidad de especies animales. Casi el 10 % del total de especies registradas en el país para los grupos de anfibios, reptiles, aves, mamíferos y plantas, se encuentran amenazadas o en peligro de extinción, según “Lista de especies amenazadas y en peligro de extinción (2009)” publicado por el MARN. Para ese entonces un total de 153 especies de animales estaban en peligro de extinción y 187 estaban amenazadas; sin embargo, la deforestación solo es una de las causas principales de la extinción de estas especies.

Vemos como consecuencia de la deforestación también una constante erosión de los suelos que trae como consecuencias que en la actualidad más de 50 % de los suelos de El Salvador no sean apropiados para el cultivo de alimentos porque hay una erosión severa de la tierra. También es necesario aclarar que la degradación de la tierra la hace susceptible a incendios y aumenta los derrumbes en las diferentes zonas, es decir genera vulnerabilidad.

Es aquí cuando se empieza a notar que el burgués dueño de las empresas constructoras, como Salazar Romero y el grupo Roble, solo vela por sus intereses económicos sin importar las consecuencias sociales, medio ambientales y culturales que estoy traiga. Y vemos a gobiernos  que no se inquietan ante las prácticas de dicha burguesía, haciendo la “vista gorda” ante la explotación desmedida de los recursos naturales cuando lo que se necesitan son medidas que ataquen este problema de raíz.

La necesidad de una mejor administración de los recursos está más que evidenciada. No nos oponemos como marxistas a la explotación de estos, pero si nos oponemos a la sobre explotación y a la privatización de sus beneficios para la sociedad.

Primeramente, necesitamos leyes reguladoras que contemplen la prohibición de las malas prácticas hacia la naturaleza y la necesidad de la planificación de la extracción de los recursos naturales. Pero esto no se podrá hacer tan fácilmente,  bajo el sistema de libre mercado, donde los recursos naturales se privatizan solo para los intereses de la burguesía, en ese sentido debemos dirigir la lucha contra este sistema capitalista que beneficia solo a una reducida capa en la sociedad,  que nos explota como clase trabajadora con bajos salarios, largas horas laborales, etc., y en la misma línea también explota a la naturaleza, siempre bajo su ideal de generar ganancias privadas como si nuestro planeta fuese infinito, con todo este daño al medio ambiente a la larga quienes sufrimos las consecuencias siempre resultamos ser nosotros la capa más desprotegida: el proletariado.

Aun cuando hay leyes para proteger la naturaleza estas son ignoradas y dejadas de lado pues bajo el capitalismo siempre prevalecerán los intereses del poder económico.

Crisis Hídrica                    

El planeta entero está en un punto de contaminación hídrica severa, y nuestro país El Salvador a pesar de ser ricos en mantos acuíferos ha caído en un estrés hídrico preocupante desde el 2011 según la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (CEPAL). El Salvador en 2016 cayó en alerta naranja por crisis en el agua potable; llevándolo a ser uno de los países con mayor crisis hídrica en América Latina -después de Haití-; que es tomada como una de las amenazas más críticas para la economía del país. Este problema no es más que una acumulación de malas prácticas por parte de grandes empresas, así como también de los habitantes de

Pergamino horizontal: 2

las ciudades -el cual no es el principal factor pero si un participe del problema- sobre el mal uso de los desechos, el desperdicio excesivo, sobre el mal mantenimiento a los ecosistemas y la poca atención que le da el Estado a estos problemas. Todo esto ocasiona la contaminación de los ríos, océanos, lagos, lagunas, entre otros, profundizada en el 2016 como antes se mencionaba, lo que conlleva el problema de la sequía que afecta el país, a largo plazo si extraemos más agua de la necesaria o si deterioramos la capacidad de la tierra de absorber agua lluvia, los ríos tenderán a secarse, lo que nos lleva no solo a tener aguas con alto grado de contaminación sino una escasez de agua por una creciente sequia de los mantos acuíferos.

Según el MARN el país solo cuenta con el 10 % de sus aguas superficiales aptas para ser potabilizadas por medios convencionales, y el otro 90 % están seriamente contaminadas. Las causas son diversos factores, tres de estos son muy importantes: el cambio climático, la deforestación motivada por proyectos urbanísticos,, y la mala gestión de la escorrentía agrícola

[1]

, aguas negras y desechos urbanos, principalmente desechos industriales.

El cambio climático: Con el pasar de los años el planeta ha sufrido severamente un daño en su capa de ozono lo cual trae como consecuencia que los rayos ultravioletas del sol choquen directamente con la tierra, esto trae consigo la aridez de los suelos, que afecta no solo a los campesinos por la pérdida de cultivo y de sus ingresos. Lo que repercute en la calidad de vida de la clase trabajadora y su familia; ya que son estos los que sufren los aumentos en los precios de la canasta básica en productos que fueron afectados por este problema. El cual se podría solventar con una mejor distribución del agua o con la planificación de proyectos establecidos, que tomen medidas contra este tipo de situaciones, mientras luchamos por erradicar este problema de raíz.

Contaminación hídrica por grandes empresas: La calidad del agua en El Salvador es un problema que se ha venido agravando en los últimos años y por ende constituye uno de los mayores desafíos socioeconómicos en el país. El Salvador posee no menos de 59 cuerpos de agua mayores de 5 hectáreas, además de 360 ríos que surgen de estos. Es entendido entonces que en el país existe una gran cantidad de recurso hídrico, con el único problema que todos estos están contaminados de desechos domésticos, industriales, agroindustriales, agrícola, etc. producto de malas prácticas y malas técnicas.

Trayendo como efecto altos índices de enfermedades que afectan principalmente a la población infantil, los cuales son generalmente de origen hídrico como la diarrea y parasitismo intestinal. Según estudios oficiales proporcionados por el MARN se estimó que en El Salvador casi 12,000 niños  mueren cada año de enfermedades diarreicas evitables, ocasionadas por diferentes factores entre estos: ingerir agua contaminada, malas condiciones de higiene, consumo de alimentos contaminados, entre otros.

Todos estos problemas, la contaminación y las sequias son situaciones que afectan principalmente a la familia del trabajador explotado, dado que sus condiciones económicas no se prestan para tener medidas que apaleen estos problemas. Vemos hoy en día, la mayoría de municipios entre estos principalmente la zona de Soyapango, Apopa, Ciudad Delgado, entre otros, pasan sin agua por días los cuales traen limitantes en su desenvolvimiento diario, generado por la alta extracción de agua que tenían algunas empresas en este municipio.

Otro problema fundamental es la falta de alcantarillado en varios sectores del país, un problema que trae como consecuencia que los pobladores de esas zonas extraigan su agua de uso diario de pozos que generalmente tienen un grado moderado de contaminación. Aguas que pasan sin un filtro a ser usadas en sus alimentos, así como para ser ingeridas directamente, provocando que sea en estos lugares donde hay un número más alto de niños y personas enfermas.

El Salvador cuenta con una principal fuente hídrica: El Rio lempa, el cual atraviesa 162 municipios de nuestro país (de 262 que son en total), en trece de los catorce departamentos, es importante recalcar que es donde vive casi el 70 % de la población, estos se proveen agua para uso agropecuario, pesquero, domestico, industrial y este último es el que genera casi el 50 % de la energía a nivel nacional.

En su recorrido, el río recibe diferentes tipos de sustancias que a lo largo del tiempo han causado un alto grado de contaminación como las aguas negras, desechos de vertederos de basura a cielo abierto, tóxicos residuos del procesamiento de café, y químicos usados en la agricultura sin que los gobiernos hayan tomado cartas en el asunto, tanto el gobierno de nuestro país como los gobiernos de Honduras y Guatemala (pues la cuenca del río proviene de estos dos países centroamericanos). Con una particularidad proveniente de estos países, que tienen activos proyectos de minería metálica que perjudica en mayor medida a este río. A partir de esto debemos entender que la lucha no puede ser aislada sino, debe estar relacionada entre todos los países, dirigida por la clase trabajadora y bien direccionada para podernos liberar del efecto contaminante de estas prácticas industriales.

Resulta imprescindible mencionar que esta crisis es llamada una "crisis anunciada" ya que, esta situación ya se había planteado desde principios de siglo, por diferentes entidades, en la que se estimó que El Salvador en 2015 empezaría una fase de crisis hídrica.

Pero, de qué sirve hacer este tipo de estudios, si nadie, ni tan siquiera el gobierno tomará las medidas necesarias para prevenir y enfrentar este tipo de problemas, ya que los intereses que se respetan son los de los grandes industriales y banqueros, así nunca se le tomará la importancia que merecen estas problemáticas, mientras ellos sigan siendo beneficiados y no sea un problema que afecte a su capa privilegiada. Nos dan a demostrar entonces que tanto el gobierno como los empresarios son incapaces de tomar decisiones que sean en beneficio de toda la clase trabajadora.

A pesar que hay diferentes acciones o movimientos que buscan defender el derecho humano al agua, estas se ven limitadas bajo el sistema capitalista. Esto solo puede ser conseguido bajo medidas de una economía planificada donde las empresas estén bajo la dirección de los trabajadores, en la que todos tengan una igualdad de condiciones y oportunidades, ya que está más que demostrado que el burgués tiene las condiciones económicas para pagar por aguas que estén libre de estos problemas pero el trabajador tiene que sufrir las consecuencias de las malas prácticas y técnicas de las empresas, así como de la mala distribución de agua o sufriendo enfermedades relacionadas con esta problemática.

En una sociedad socialista se podría fácilmente; gracias a la administración por parte de los trabajadores de los grandes medios de producción; utilizar un alto porcentaje para proyectos sociales que desarrollen métodos y técnicas que mejoren esta situación, con un buen control de los desperdicios, un mejor uso del reciclaje, con una producción que estará bajo la supervisión de comisiones que se creen específicamente para la prevención o solución de estos problemas en las diferentes áreas, así como también el mejor trato a los desechos domésticos por entes especializados. Ya que, por un largo tiempo es necesario dedicarnos a la recuperación del recurso hídrico, de la mano con la creación de leyes reguladoras que sean monitoreadas constantemente por los trabajadores para su realización. Además de la creación de leyes que busquen solventar estas problemáticas, donde se establezca que sea un derecho humano que sea de igual acceso para todos, esto solo se consigue

 

Minería metálica

Resulta muy importante hablar de las consecuencias que trae la minería metálica tomando como ejemplo el impacto que hubiera tenido en El Salvador si no se hubieran aprobado los 11 artículos en que establecían que no se puede desarrollar exploración ni explotación minera en el país. Ésta ya se aprobó y se ve como una gran victoria de parte de la clase trabajadora y el pueblo salvadoreño que desde hace años viene luchando por esto.

Sin embargo, este problema ha tenido lugar en muchos otros países de la región, entre estos, Guatemala y Honduras que por el Río Lempa están conectados, trayéndole repercusiones de igual manera a El Salvador. Hasta el momento la ley, no contiene un carácter constitucional, lo cual la hace vulnerable a cambios en el futuro, o sea puede ser modificada o derogada si así se quisiera, debemos hacer  el llamado a todos los trabajadores y pobladores, a seguir la lucha por que sea una ley constitucional, como siguiente paso, así como a unir el movimiento con otros países para que también establezcan estas leyes. Con esta idea se pretende explicar las consecuencias que tiene la minería metálica para el medio ambiente y principalmente direccionado en El Salvador.

En los últimos años, el sistema capitalista impulsado por la necesidad de acumular ganancias bajo intereses de un pequeño grupo, ha devastado los recursos naturales de tal manera que pone en riesgo el desarrollo social y económico, afectando la salud de los trabajadores, quienes no son los únicos, pero si los más afectados ante las diferentes crisis medio ambientales que han ido surgiendo a través del tiempo por culpa de la explotación exuberante de los recursos naturales, realizadas por empresas nacionales y trasnacionales. Tal es el caso de la minería, impulsada por el aumento en la demanda de metales por los países industrializados, y por el aumento de los precios de estas materias, los cuales son permitidos por la escasez de mecanismos regulatorios efectivos mayormente en los países “en vías de desarrollo”, es importante mencionar que el 70 % de los proyectos mineros están ubicados en países con altos índices de pobreza.

El Salvador también puede verse afectado tras el litigio que llevaba más de 10 años enfrentando el Gobierno de la Republica contra la empresa Ocean Gold, que en 2013 adquirió a Pacific Rim, la cual obtuvo los permisos de exploración en la mina El Dorado en San Isidro, Cabañas, para el periodo presidencial de Francisco Flores; proceso que empezó en el 2002 amparado por El Tratado de Libre Comercio y respaldado por el Capítulo 15 de la Ley de Inversiones de El Salvador,  ley que casualmente se aprobó en este mismo periodo. En 2009 con el gobierno de Funes se cancelaron los permisos para la explotación de la mina, a consecuencia de esto está demandó 250 millones de dólares al Estado como indemnización. Pero el 14 de octubre del 2016 esta demanda falló a favor del Estado Salvadoreño, luego de una ardua investigación sobre las consecuencias del proyecto a nivel social y medio ambiental y una imparable lucha por parte organizaciones que están en contra de la intervención de la empresa, una lucha que costó la vida de cuatro activistas –reconocidos- ambientalistas.

Los resultados de la demanda antes mencionada establecen que la empresa Ocean Gold deberá pagar $8 millones como retribución ante los gastos en los que el Estado incurrió por la misma, que fue lo establecido por el Centro Internacional para el Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), del Banco Mundial (BM). Aun cuando el gobierno salvadoreño no gasto menos de 12 millones defendiéndose de esta demanda, dinero que pudo haber sido destinado para proyectos sociales.

El tipo de explotación y contaminación que traen las minas a cielo abierto, de permitirse, fue catalogado coloquialmente como “suicidio colectivo”, por las diferentes consecuencias que no solo afectará a los pueblos aledaños a la mina en particular, sino a todo El Salvador en general; por su ubicación cercana al Río lempa el cual es como antes se mencionaba una de las principales fuentes de agua para el territorio salvadoreño. Hablar de explotación minera, también es hablar de la crisis hídrica (con a que el país ya estuvo lidiando) ante la desigual distribución y acceso al agua; junto a la contaminación y saqueo de ríos, lagos, mantos acuíferos y hasta océanos que dicha explotación traerá por el tipo de técnicas que utiliza la extracción de minerales: una variedad de químicos y otras sustancias altamente tóxicas en las que se incluyen el mercurio, el cianuro de sodio, ácido sulfúrico y acido hídrico. Los explosivos que se usan en la etapa de extracción también dejan residuos de nitrato y amonio, que no son nada beneficiosos para el medio ambiente, fauna y mucho menos para los seres humanos. Porque esta clase de minería ha demostrado que deja estragos en la naturaleza: la destrucción de bosques, daño en el suelo, contaminación de aire con polvo, metales y químicos tóxicos; y por sus altos consumo de agua deja una gran contaminación en los mantos acuíferos.

Ante esto a principios del 2017, el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar, junto con representantes de Cáritas de El Salvador, sacerdotes de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), presentaron formalmente el proyecto de “Ley de Prohibición de la Minería Metálica en El Salvador” basándose en los peligros que la explotación minera presentaría al país. Luego de una ardua revisión fueron aprobados los 11 artículos que defendían al país de la intervención minera.

Aun cuando esta lucha fue relativamente ganada por el pueblo salvadoreño es necesario que este siga defendiendo su ecosistema y su propio desarrollo, ejerciendo la mayor presión a través de una lucha férrea para alcanzar no sólo la aprobación de esta ley, sino porque se vuelva una ley constitucional, primeramente, la cual podrá garantizar de la mejor manera la prohibición de la intervención que la empresa minera insiste tan arduamente desde el 2002, así como también luchar por la creación de mecanismos de control popular para que dicha ley sea cumplida y respetada. Y articular la lucha con la que otro grupo de salvadoreños está tratando de ganar hace más de 10 años: la lucha por el agua, por la implementación de leyes que tengan como producto una mejor distribución y calidad del agua para todos por igual. Así como también la unión de las luchas con los países del triángulo norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) para que esta sea una ley en común. Y ¿por qué no? en todo el mundo, ya que "el trabajador no tiene nada que perder más que sus cadenas”.

Pero hay que tener claro que el capitalista como Marx lo mencionaba en varios de sus escritos, tiene dos fuentes principales de explotación: El trabajador y en relación a este, la naturaleza. Por tanto, la lucha no debe quedarse solo en leyes sino avanzar e ir dirigida por la expropiación de las grandes empresas mineras para que la explotación de los recursos naturales sea controlada por los trabajadores y el Estado, esta sea racional, menos contaminante y en favor del desarrollo humano de la mayoría del pueblo, y no de un pequeño grupo, como hoy en día; y por el derrocamiento completo del capitalismo no solo en El Salvador sino a nivel mundial.

De esta forma, no existirá la explotación de los recursos naturales con el fin del lucro privado, ya que estos no serán extraídos sin límites solo por alcanzar mayores ganancias como lo es en el capitalismo, sino serán extraídas solo las cantidades que sean necesaria para la producción y reproducción social. Solo así podremos salir de esta crisis medio ambiental en la que se ha caído.

Algunas reivindicaciones medio ambientales

El Bloque Popular Juvenil es una organización de trabajadores e hijos de trabajadores donde su fin es la lucha por el socialismo bajo los lineamientos que dejo Karl Marx y Frederich Engels, y con las enseñanzas prácticas de Vladimir Lenin y León Trotsky.

Organízate y lucha con los militantes del Bloque Popular Juvenil, sección salvadoreña de la Corriente Marxista Internacional por las siguientes reivindicaciones medioambientales:

  • La creación de leyes que planteen alternativas de tratamiento de los desechos para que estos no dañen la salud de la población salvadoreña ni afecten al medio ambiente; que plantee la prohibición de la explotación minera como ley irrevocable, y el control para erradicar la deforestación excesiva de la masa boscosa del país. Creación de órganos de control populares que velen por el cumplimiento de estas leyes, compuestos por representantes de trabajadores sindicalizados, no sindicalizados, y representación estatal.
  • La expropiación de las empresas industriales que explotan el recurso hídrico, y la nacionalización de las entidades autónomas que lo distribuyen, para ponerlas a funcionar en manos de comités de trabajadores, que contemplen un tercio de los trabajadores sindicalizados, un tercio de los trabajadores no sindicalizados, y un tercio de representación estatal. Para planificar la distribución, acceso y uso adecuado del agua en beneficio de toda la clase trabajadora.
  • La expropiación de las empresas industriales que explotan la minería en nuestros países latinoamericanos, y ponerlas bajo control obrero para que se explote los recursos naturales de manera planificada y sobre la base de las necesidades más inmediatas de los trabajadores y su desarrollo humano.
  • Lanzamiento, a través de los comités mencionados arriba, de planes de procesamiento de los recursos naturales contaminados para recuperarlos y conservarlos, con el fin de extraer lo necesario para la mayoría de nuestros habitantes. Mejora de las técnicas de extracción minera para no dañar el medio ambiente ni la salud de la población. Sustitución de los métodos arcaicos que eviten la utilización de químicos que desgasten el medio ambiente y causen repercusiones incorregibles a la naturaleza y a nuestra población.
  • Confiscación de las tierras ociosas, y de las que están en manos de los oligarcas terratenientes del país; confiscación de sus ganancias para invertirlas en la creación de planes de tecnificación agrícola bien dotados y subsidiados por el Estado para la reactivación del agro, para garantizar la seguridad alimentaria, - ¡cultivos sin transgénicos! -, sistemas de riego sin pesticidas nocivos para la salud de la población y los suelos, y la rotación de cultivos en las tierras disponibles y fértiles del país.
  • La nacionalización y/o expropiación de las empresas constructoras que talan a diestra y siniestra nuestros bosques, para que funciones bajo la administración de comités de trabajadores, y lleven a cabo planes de construcción de viviendas teniendo en cuenta una buena utilización del espacio y los recursos para evitar la deforestación excesiva. Creación de planes de reforestación en las tierras fértiles. ¡Retribución a la naturaleza de los recursos utilizados por nosotros!
  • Expropiación de las viviendas vacías, propiedad de las muchas personas jurídicas que ya ostentan una o más, con el fin que se cree un comité de trabajadores –compuesto por representantes de trabajadores sindicalizados, no sindicalizados, y representación estatal- que gestione la reducción del costo de ocupación, reformando la Ley Inquilinaria para que sean accesibles para las masas trabajadoras. Que el alquiler no sobrepase el 10 % del salario mínimo. Esto dotaría de viviendas a aquellas familias que sobreviven sobrepobladas en apartamentos pequeños o casas reducidas.
  • Inversión del excedente que todas las empresas que dañan al medio ambiente generen bajo control obrero, para la creación y mejoramiento de las carreras educativas dedicadas al tratamiento de los suelos, los cultivos, la agroindustria, etc., con el fin de perfeccionar la relación entre los recursos naturales y las necesidades de la mayoría de la población.

Si estás de acuerdo con nuestros planteamientos, únete y lucha con nosotros por la transformación socialista de la sociedad. Única alternativa para salir de la crisis medioambiental en la que el capitalismo nos ha hundido. Contáctanos al 22218004. Visítanos  en Facebook: https://www.facebook.com/Bloquepopularjuvenil/.

¡Luchar por el medioambiente es luchar contra el capitalismo!



[1]

Según definición consensuada: La escorrentía agrícola es el agua proveniente de los campos agrícolas por causa de la lluvia, la nieve derretida o el riego. A medida que avanza la escorrentía, recoge y transporta contaminantes como provenientes de la erosión del suelo, operaciones de alimentación de animales, pastoreo, labranza, desechos de origen animal y aplicación de pesticidas, agua de riego y fertilizantes, que pueden depositarse en estanques, lagos, aguas costeras y fuentes subterráneas de agua potable.