Argentina-Todos al paro del 6 de abril: La clase trabajadora debe pasar a la ofensiva

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Corriente Militante Socialista Argentina

La Corriente Socialista Militante Sección Argentina de la CMI, adhiere al paro convocado por la CGT para el día 6 de abril y plantea que los trabajadores deben tomarlo en sus manos a través de asambleas y así transformarlo en un paro activo.

Las políticas del gobierno nacional del presidente Mauricio Macri que viene implementando en sus 16 meses de gestión, simplemente ha beneficiado a los sectores capitalistas, en detrimento de la clase obrera y los sectores populares. Es un gobierno que expresa acabadamente la crisis capitalista regional y mundial, y que necesita avanzar sobre las diferentes conquistas del pueblo trabajador que en 2001 dijo basta a la ofensiva de la burguesía en aquellos años.
No sólo es el salario, sino se suma la decisión del empresariado de avanzar contra los convenios colectivos, para, de esta manera, profundizar la flexibilización laboral.

Los capitalistas necesitan que trabajemos más horas, por menos salarios y en múltiples tareas. Quieren eliminar todas las barreras que, durante años, hemos puesto a fuerza de lucha y organización para detener la ofensiva patronal.

El gobierno en este momento se “siente” fortalecido después del supuesto apoyo de masas que tuvo el 1A y apuntalado por los medios radiales, televisivos y escritos que le son adictos.

Fueron 25.000 asistentes, según la policía adicta a Macri, pero pareciera -según su versión- que el 1A se protagonizó una marcha multitudinaria a favor del gobierno. Nada más lejos de la realidad.

Lo que debemos tomar nota son de las múltiples expresiones de movilizaciones, paros y declaraciones políticas que en los últimos días de febrero, durante todo marzo y en lo que va de abril protagonizamos los trabajadores y sectores populares contra las medidas que confiscan nuestros salarios y dejan las mesas obreras a merced de la desocupación y la carestía de la vida. Así vemos la lucha de los compañeros de AGR Clarín, GM, bancarios, la lucha docente, etc. Así vemos como se produjo un punto de inflexión en la situación política en el país, marcando una nueva fase en la lucha de clases.

Por su lado, el triunvirato cegetista se tomó 16 meses para convocar a una medida de fuerza, pero acorralado por las movilizaciones y altamente cuestionados por las bases, no tuvo más margen para seguir postergando el paro general.

Se trata entonces de tomar el paro en nuestras manos, avanzando en unidad, a través de asambleas para que podamos definir un plan de lucha y detener la ofensiva capitalista.

La clase obrera debe pasar a la ofensiva e ir articulando un polo, aglutinando amplios sectores de trabajadores e ir preparando las condiciones para la construcción de nuestra herramienta, nuestro partido de trabajadores.

Luchamos por

 

  1. Salario y Jubilación mínimos equivalente al costo de la canasta familiar.
  2. No a los despidos. No a los retiros voluntarios. Ocupación de toda fábrica o empresa que cierre, suspenda o despida. Reparto de las horas de trabajo disponibles entre todos los trabajadores, sin afectar el salario. Defensa de las condiciones de trabajo y jornada máxima de 8 horas.
  3. No a la entrega de las riquezas que son patrimonio del trabajo del pueblo. Defendamos a las empresas y propiedades estatales. Control obrero colectivo y democrático. Re estatización de todas las empresas privatizadas.
  4. Monopolio estatal de la banca, aseguradoras, transporte, energía, comunicaciones, puertos, acero.
  5. Monopolio estatal de la educación. Educación laica, gratuita y científica. Expropiación de todos los establecimientos privados y puesta en funcionamiento a cargo del Estado y mediante el co gobierno de la comunidad educativa.
  6. Monopolio estatal de la Salud. Rechazo a toda forma de privatización total o parcial. Expropiación de clínicas, sanatorios y laboratorios medicinales. La salud de la población trabajadora no puede depender de la tasa de ganancia de los capitalistas. Control obrero colectivo de las mismas.
  7. Derecho a la vivienda. No a los desalojos. Congelamiento de alquileres que no supere el 10% del salario del inquilino. Entrega de títulos de propiedad a los ocupantes de tierra, conventillos o casas abandonadas. Plan nacional de viviendas bajo control obrero y de los adjudicatarios.
  8. Derechos laborales para la mujer, igual salario por igual trabajo. Extensión del período de licencia por maternidad y lactancia sin afectar el salario. Extensión de la licencia por paternidad. Plena estabilidad laboral. Por políticas de planificación familiar. Legalización del aborto, seguro y gratuito. Pleno derecho a la mujer a decidir sobre su cuerpo.
  9. Investigación de las fortunas de los gobernantes y principales grupos económicos que operan en el país. Aperturas de sus libros. Abolición del secreto bancario y comercial. Tribunales populares de enjuiciamiento y castigo. La justicia burguesa defiende a los corruptos e inmorales. Jamás los castigará.
  10. Unificación en una mega causa de todos los crímenes impunes perpetrados por la dictadura militar. Libertad a todos presos políticos. Libertad a Milagro Sala. Plena vigencia de las libertades democráticas y de organización sindical y política. Plena vigencia del derecho de huelga. No a los arbitrajes obligatorios.
  11. Desmantelamiento del aparato represivo.
  12. Ruptura con el imperialismo. Desconocimiento de la deuda externa e interna con los bancos y los capitalistas. Expropiación de todas las empresas imperialistas instaladas en el país. Expulsión del imperialismo de Malvinas y del territorio argentino. Frente al Mercosur de las multinacionales oponer la unidad Latinoamericana obrera y campesina.
  13. Por la expulsión del poder de la burguesía y sus sirvientes mediante la acción directa y revolucionaria de las masas.