QUE LA EDUCACIÓN NO SEA UN NEGOCIO, OPORTUNIDADES PARA TODOS ¡YA!

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Sadie Jurado

No es de nadie ya extraño, que las derechas de los países en que actualmente gobierna un partido de izquierda, como es el caso de El Salvador, intentan recuperar y perpetrarse en el poder nuevamente, dejando a un lado los logros en inversión social obtenidos hasta el momento, ejemplo claro de estos retrocesos es el caso de Argentina.

ARENA, expresión política de la burguesía salvadoreña y también representante de los intereses de la burguesía extranjera e imperialista principalmente la de EE.UU., está utilizando el método del boicot, oponiéndose a la aprobación de recursos para la inversión social y peor aún, oponiéndose a la aprobación del presupuesto general de la nación que se aprobo sin su apoyo. Esto lo único que demuestra es que no se puede negociar con este tipo de entidades que no piensan en el bienestar de la población en general.

El Ministerio de Educación (MINED) y la Universidad de El Salvador (UES), necesitan de un presupuesto adecuado, y una utilización del mismo que sea acorde a las necesidades de dichas instituciones.

En el caso de la UES es necesario que los estudiantes y trabajadores se involucren en el tema y presionen porque se hagan rendiciones de cuentas periódicamente. Y en el caso del MINED, trabajadores y población salvadoreña en general deben presionar porque se mantenga y se mejore la inversión en educación.

Las crisis en los diferentes ámbitos sociales  son una prueba más de la ineficiencia y farsa de los sistemas implementados en nuestro país hasta la fecha. Para poner en evidencia esto, basta con una comparación de los gastos que refleja el Presupuesto General de la Nación, tenemos que en este 2017 el monto presupuestado para pagar la deuda “pública” es de $914, 813,675. Mientras al MINED se le destinó en el 2016 un monto de $942,206 millones, y dentro de este se le presupuestó a la Universidad de El Salvador $70, 544,270, equivalente al 1.5 % del Presupuesto General de la Nación, y se proyectó que se incrementará cada año un 0.5%. Con el presupuesto recientemente aprobado, según declaraciones de la Asamblea Legislativa: el presupuesto de la UES incrementará en 2017 $2.5 millones.

Este es un paso adelante, sin embargo, esto no significa que será suficiente para cubrir gastos y mucho menos hacer inversiones significativas en las distintas ramas que la Universidad necesita, lo que seguirá abonando a que las condiciones para el desarrollo pleno de las personas que desean superarse realizando estudios superiores en esta institución no sean las mejores y que otra parte siga sin poder acceder a la educación superior.

Año con año se destina un monto realmente alto para el pago de deudas “públicas” que generan también intereses muy altos, lo irónico es que estos préstamos no fueron utilizados para el bien de la población salvadoreña sino para el rescate de instituciones estatales que luego fueron privatizadas durante el periodo del expresidente Alfredo Cristiani y en los periodos de gobierno del partido ARENA, es claro que:

Privatizar las ganancias y socializar las deudas, esta es la fórmula del éxito de la burguesía de nuestro país.

La UES no tiene la capacidad para absorber la gran cantidad de bachilleres que emergen cada año, de ahí la existencia de los exámenes de admisión, que para lo único que sirven es para negarles la educación a muchos y debe ser una de las primeras medidas que deben eliminarse.  Pero hay algo más que debemos tener claro, la existencia de las distintas Universidades Privadas no elimina de ninguna manera la crisis educacional que vive  nuestro país, al contrario, abonan a la continuidad de esta crisis, por lo que la nacionalización de las grandes instituciones que convierten la educación en una mercancía  más y no en un derecho de todos como tal, es hoy por hoy la única alternativa viable, seguido de un presupuesto para educación que permita en realidad satisfacer las necesidades que dicha institución presente.

Nuestra principal consigna debe ser el derrocamiento de este sistema inhumano y la búsqueda de una educación digna, de calidad y al alcance de todos.