EE.UU: LA LLEGADA DE TRUMP Y SUS IMPLICACIONES POLÍTICAS Y ECONÓMICAS

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Raúl Dubon
La política mundial está sumergida en el caos, las relaciones diplomáticas se tensan cada vez más, los acontecimientos de medio oriente están provocando el cuestionamiento de cuál es el país que lleva los hilos de la situación. La entrada al conflicto por parte de Rusia a la problemática de Siria demostró que es un país capaz de establecer un orden a fuerza de armas.
 
Algo que fue una intervención estratégica por parte de Putin, para demostrar a la Unión Europea que Rusia es un excelente aliado no solo militar sino también económico, y que el aislamiento que le han impuesto no erradica su poderío militar, también demostrando que la hegemonía que Estados Unidos había impuesto en el sector está siendo lacerada por las actuales relaciones rusas con el presidente Sirio y con Teherán.
 
Mucho se especuló sobre cuánto tiempo se mantendría la condición de aislamiento hacia  Rusia por parte de Estados Unidos, después de las elecciones que impulsó a la UE que también procediera al aislamiento económico, aislamiento económico que está afectando a la economía mundial y a la UE con mayor intensidad en particular.
En la actualidad la geopolítica esta por cambiar, no por simples ilusiones de conseguir un mundo mejor, esta se supedita a las estrategias que desean implementar los diferentes gobiernos para poder sacar a flote la economía mundial. Los marxistas siempre hemos creído que entre la política y la economía existe una relación dialéctica, pero la última siempre supedita a la primera en última instancia.
 
Lo anterior significa que en el contexto actual, el aislamiento impuesto a Rusia significa un lastre dañino para con sus principales socios comerciales (la Unión Europea, China, Estados Unidos y Japón son los principales socios comerciales de Rusia).
Rusia ante el aislamiento procedió a una alianza de enormes implicaciones mundiales, la alianza entre China, Irán y Rusia. La concretización de esta alianza despotricara en un futuro la hegemonía estadounidense, según analistas políticos internacionales. 
 
Esta sería una enorme problemática para los intereses hegemónicos estadounidenses, que pretenden seguir manteniendo el control de la economía mundial, hay que recalcar que en este preciso momento no importa quién o quienes se posicionaran como potencia mundial, sino que estas alianzas buscan cambiar su forma de proceder para garantizar que el capitalismo siga. La llegada de Trump ha encendido las alarmas de los diferentes gobiernos, en especial latinoamericanos, pero Trump desde su campaña no paro de guiñar el ojo ante su propósito de restablecer las relaciones diplomáticas y económicas con Rusia. Sabiendo este las consecuencias económicas que conlleva tener en aislamiento a Rusia.
 
Estados Unidos ha perdido la capacidad de imponer su voluntad, algo que intento en cierto momento con China, pero el gigante asiático se guía por medio de sus intereses, es por eso que no vio a mal el tratado comercial actual que tiene con Rusia.
 
Esto se demuestra en que el aislamiento a Rusia lo llevo a explorar mercados nuevos y a fortalecerlos, las cifras económicas con China son muy fructíferas para la Rusia actual. “Moscú y Pekín mantienen fuertes lazos económicos y las exportaciones rusas a China se elevan a algo más de 35.000 millones de dólares (25.486 millones de euros) y las importaciones, a 51.767 millones de dólares (37.700 millones de euros)”1.
 
Cualquier economicista verá que las actuales decisiones de Estados Unidos de seguir encaprichado en mantener el aislamiento es la no renuncia a su conservadurismo ideológico, donde niegan que Estados Unidos esté perdiendo hegemonía, o que pretenden mantenerla con los métodos ya conocidos y desgastados.
 
La necesidad de la geopolítica actual, es reestructurar las relaciones económicas, uniendo el único interés, que es poder hacer resurgir la economía y evitar el estancamiento actual, por las perniciosas políticas implementadas que afectan la economía mundial.
 
Trump dará un impulso a este proceso de reestructuración, ya que el mismo es consciente de la necesidad de hacer resurgir la economía mundial. Cuando se refiere hacer de Estados Unidos la nación que era es volver al centro de la economía mundial, papel que ha ido perdiendo, por países que están logrando una producción mucho más alta y desarrollada que ellos.
 
La pregunta es ¿beneficiara las decisiones de estos representantes de los Estados poderosos que rigen la economía mundial, al proletariado en general? Esta pregunta se contesta desde los intereses de clase que se van materializando en  la posibilidad de reactivar la economía mundial, y responde a los intereses de la clase dominante, la misión no es rescatar a las capas desposeídas de la miseria creciente y actual, la tarea es reestructurar la economía para permitir el acrecentamiento de ganancias. La misión de estos países es evitar que Estados Unidos sea el único que pueda saquear, ellos también quieren jugar ese papel en mayor medida, esto porque ya lo juegan pero no con la magnitud estadounidense.
 
La crisis actual es un exceso de mercancías las cuales no encuentran salida en el mercado por la sobreproducción, si a esto le agregamos políticas que contribuyen a el aislamiento de mercados potenciales para la salida de esas mercancías, es obvio que los intereses de los representantes de Estado sea cambiar esta condición.
 
Solo cabe mencionar el caso de la Unión Europea, el actual aislamiento a Rusia, es muy dañino para la misma. Por ejemplo, Alemania el mayor socio comercial de Rusia por parte de la Unión Europea2, ha sido afectado por la imposición de Estados Unidos de aislar a Rusia, esta política dañina para la economía mundial ha abierto oportunidades para países tercermundistas, como es el casos de los países del Océano Indico los cuales han aprovechado importar productos agrícolas de los cuales se encargaba España, que está sometida en una crisis económica en donde aplasta los intereses de la clase trabajadora.
 
La tarea no es recibir con agrado la posible estructuración política mundial, cuando Trump llegue al poder, sino denunciar el carácter pernicioso que lleva este contra la clase trabajadora. Si bien es cierta la condición económica del mercado mundial podrán mejorar, esto solo será para que la crisis venidera sea con mucha mayor intensidad. No debemos permitir que el efímero crecimiento económico que podría significar volver a tomar en cuenta a Rusia en la economía mundial y quitar el aislamiento, haga que el proletariado y la vanguardia de este se acomoden, y deje de luchar por la anulación del capitalismo. Se ha manejado en la izquierda mundial y ciertos círculos intelectuales que esta alianza permitirá dejar a la vil potencia imperialista estadounidense y dar paso a mejores, esto es erróneo de pie a rabo, ya que el capitalismo se mantendrá y la explotación del mismo hacia el proletariado también. La tarea es seguir luchando por la instauración del socialismo y no emocionarnos por una reestructuración política necesaria para la economía.
 
 
_______________________
1. Las 'amistades' comerciales de Rusia: qué vende y compra Putin a Europa, EE UU o China. 20 minutos portal digital español.

 

2. El volumen comercial bilateral se sitúa en los 76.400 millones de euros, con exportaciones valoradas en 36.000 millones e importaciones en 40.400 millones. El que más gana es Alemania con un mercado tan extenso como Rusia.