La reforma al Fideicomiso de Obligaciones Previsionales: Nacionalizar las pensiones es la única solución viable

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Daniel Alejandro Garcia

El pasado 29 de septiembre la Asamblea Legislativa aprobó una reforma al Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP) que permitiría al Estado emitir nuevos Certificados de Inversión Provisional (CIP), que garantizarían el pago de pensiones a más de 130,000 jubilados que cotizaron en su momento con el Estado a través del INPEP y el Seguro Social.

Es de aclarar que este mecanismo no fue implementado por el gobierno del FMLN, sino que fue aprobado bajo el gobierno de ARENA en el 2006, luego que desde el año 2000 comenzara la crisis de pago de pensiones. En anteriores artículos hemos explicado que luego de la privatización de las pensiones la base de cotizantes del INPEP y del Seguro Social se redujo por ley (una aplastante mayoría de trabajadores tuvieron que pasar al sistema privado de pensión), dejando sin una base sostenible al Estado con el cual hacerle frente a la gente que se estaba jubilando.

Como es de esperar, las AFP no podían prestar sin esperar sacar una ganancia de esto, como buenos capitalistas que son y haciéndole honor a la voracidad que caracteriza a cualquier gran empresario este préstamo estuvo acompañado con un interés de amortización del 1 %, cifra que aunque pareciere risible debía ser pagada. El Estado ha adquirido una deuda de alrededor de $71 millones de dólares en concepto de intereses a las AFP, algo que ante la actual crisis fiscal no puede ser pagada. La reforma que se realizó al FOP no sólo busca continuar con el mecanismo de pago heredado sino que además añade otra obligación (ya que las AFP están legalmente obligadas a realizar este préstamo) de tener que aceptar un nuevo
préstamo orientado a pagar la deuda por intereses que el Estado ha
adquirido con ellos.

La inviabilidad de las AFP al descubierto

Los trabajadores y los militantes de sindicatos, así como del FMLN debemos preguntarnos: ¿es viable continuar con el actual sistema de pensiones? Los préstamos que el Estado debe realizar cada año para poder tener liquidez para el pago de pensiones del viejo sistema demuestra que la implementación de las AFP no benefició a ningún trabajador, independientemente con quien cotizara. Los empresarios tildan al gobierno de incapaz de hacerle frente a la situación como si esto se trata simplemente de la mala fe del gobierno en turno.

La realidad es que el negocio de las pensiones es muy lucrativo para los empresarios. Según el compañero Roberto Lorenzana “de los $6,700 millones de cotizaciones recaudados por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en los últimos 18 años, solo en gastos de administración se han utilizado $1,400 millones, es decir, un 20 % del total del fondo”¡. Estos gastos de administración (pagados por el cotizante claro está) son los que quedan de ganancia a las AFP, es decir, de cada $10 que se cotizan $2 van a parar a los bolsillos de los dueños de las AFP, dinero que reciben de manera inmediata a diferencia de los trabajadores que deben cotizar por 25 años antes de recibir una pensión miserable.
Nuestro partido no debe tolerar más esta situación, endeudarse dejo de ser una alternativa hace mucho tiempo, no existe ninguna justificante para mantener el actual sistema de pensiones, mucho menos para pagar la deuda adquirida, el beneficio que las AFP han tenido estos años es más que suficiente como para retomar el control y no dar marcha atrás.

¿Qué hacer?

El 10 de Octubre de este año el compañero Cerén en cadena nacional declaró una emergencia nacional ante la crisis financiera que estamos atravesando, es de reconocer este paso adelante, negar esta situación sería engañar al pueblo salvadoreño, por lo que reconocer el estado actual de las cosas permite plantearse como salir de esta crisis.

Sin embargo, no coincidimos cuando afirma que “este problema debe atenderse alcanzando acuerdos entre los distintos sectores políticos para evitar consecuencias negativas de mayores dimensiones”¡¡. Que no se nos acuse de no querer dialogar, los marxistas siempre hemos estado de acuerdo en el dialogo, la cuestión más bien es con quien se dialoga. Creemos que buscar un acuerdo entre los partidos de derecha es olvidar que, al fin de cuentas, son estos los que representan de manera política los intereses de la burguesía, el diálogo que debe buscar el gobierno no es en la Asamblea Legislativa con las fracciones políticas del capital, sino más bien directamente con los trabajadores en las fábricas y con la pequeña burguesía arruinada. Más adelante, el compañero Cerén añade que el gobierno continuará “fortaleciendo el diálogo político que está en marcha entre el sector público y privado para la promoción de la inversión”¡¡¡. Creemos que esto tampoco es acertado, no creemos en un capitalista que no busque beneficios, por lo tanto, no creemos que un gran empresario acepte de “buena fe” alguna medida que el gobierno quiera implementar a costa de trastocar sus ganancias, a menos que esto signifique traer más beneficios (para ellos) en el futuro.

Hay una alternativa al endeudamiento, y es la lucha revolucionaria por el control de los medios de producción, la clave reside en esto, no se puede controlar lo que no se posee y mientras las administraciones de las pensiones continúen en manos privadas no saldremos del impase que estamos atravesando. Tratar de buscar beneficios para los futuros jubilados sin poseer la administración total de las pensiones es solo un autoengaño que traerá duras repercusiones al movimiento obrero. Marx explicaba que “el carácter antiético (del capitalismo), sin embargo, no puede ser hecho estallar a través de una metamorfosis pacífica”iv, nuestro partido cuenta con una base amplia de revolucionarios honestos que podrían preparar el terreno para la conquista de los fondos de pensiones, es decir, la nacionalización. Esto pasaría en primera instancia por un llamado firme y revolucionario de nuestra dirección a la lucha en las calles, acompañado de agitación en el parlamento, y por otro lado por la explicación y el convencimiento que las bases del partido debemos extender en las fábricas, escuelas, universidades, colonias y en cualquier rincón donde un trabajador o un joven puedan sumarse al proyecto revolucionario.

¡.http://www.laprensagrafica.com/2016/09/30/asamblea-aprueba-reforma-que-le-amplia-uso-de-fondos-de-pension-para-pagar-deuda
¡¡.http://www.fmln.org.sv/index.php/noticias/economia/1352-090216v01
¡¡¡.http://elmundo.sv/gobierno-de-sanchez-ceren-se-declara-en-emergencia-por-crisis-financiera/
¡v. Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política