Las recientes contradicciones entre Bukele y la dirección del FMLN presagian una ruptura previa a las próximas presidenciales

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Vladimir Elías M.

En una entrevista realizada por el periódico digital El Faro, el actual alcalde de la capital daba a conocer muchas de sus posturas en las cuales mencionaba entre otras cosas, su desacuerdo con las últimas decisiones tomadas por el Ejecutivo, que obviamente tienen el aval de la Comisión Política del principal partido de izquierda en nuestro país, en cuanto a la forma para obtener fondos y financiar proyectos tanto de carácter social como de combate a la criminalidad que acecha diariamente a la población más vulnerable.

En esta publicación haremos un análisis de esas posturas que hacen que Bukele se separe ideológicamente de las de la Comisión Política, y aparezca ante los medios como un militante de izquierda incluso más consecuente que aquellos camaradas que empuñaron las armas en el pasado por un futuro distinto y que por una serie de circunstancias ahora apelan a los mecanismos legales dentro de la podrida estructura democrática burguesa para llegar a los objetivos que fueron imposibles de lograr durante la guerra civil.

Comenzaremos diciendo que al alcalde Nayib le gustaría ver cambios concretos de forma más pronta, y parte de la población también quisiera ver más cambios de los ya alcanzados pero que fuesen más profundos y permanentes, le incomoda que se maneje un discurso de largo plazo para la consecución de mejoras que hagan que la mayoría toque aunque sea de forma ligera el “buen vivir“, dentro del análisis marxista a esta forma de pensar se le conoce como reformismo de izquierda, es decir, el avance lento y gradual de medidas que en un determinado momento habrán de transformar situaciones concretas que por siglos han afectado a las masas empobrecidas y las condenan a vivir en los márgenes de la miseria, explotación y decadencia. Cualquier persona de inteligencia media estaría de acuerdo con esto y no le vería ninguna dificultad al método; sin embargo, la desesperación ante muchas situaciones adversas del diario vivir, hacen que la gente exija mayor rapidez en la concreción de los cambios. Como hemos mencionado en diferentes espacios, ese gradualismo ante una crisis orgánica del capitalismo a nivel mundial, no representa más que un espejismo y más temprano que tarde se convertirá en su contrario.

Acostumbrado a echar a andar una obra por día, nuestro alcalde desde luego le parecerá una pérdida de tiempo el querer llevar las cosas de forma pausada, y espera que, aunque ahora nos acostemos en nuestros aposentos y mañana no amanezcamos en Suiza, sí se avance de forma más decidida hacia una sociedad distinta. Al tener la ventaja de ser una figura pública de peso, no solo por su destacada administración al frente de Nuevo Cuscatlán, si no por estar ahora dirigiendo la alcaldía de la capital del país, puede dirigirse a gran cantidad de la población a través de los medios y por lo menos ser escuchado dentro de la Comisión Política del partido, algo que raras veces puede hacer un militante de base del partido.
Ha habido momentos en los que el alcalde ha tenido que contrariar las decisiones del Ejecutivo y la CP por considerarlas “neoliberales”, recalca a menudo una “pérdida del rumbo” y que no hay que emular a ARENA en las decisiones que se están tomando, ya que para eso está el partido de la burguesía para atacar las condiciones de las masas empobrecidas. Concluye correctamente que los estatutos del partido lo catalogan como uno que debe luchar por la consecución del socialismo, en otras palabras, por una sociedad justa e igualitaria. Esto hace que mucha de la militancia y simpatizantes del partido le vean como un redentor por la causa de los desposeídos y de los sin voz dentro del FMLN y la sociedad en general.

Bukele y los impuestos

En los momentos en que se han anunciado nuevos recargos a la telefonía y luz eléctrica, Nayib se ha posicionado claramente en contra de estos a tal grado de pedir directamente al Presidente Cerén la no aprobación, y sugiere al mismo tiempo que no hay que atacar el bolsillo de la clase obrera y clase media, sino a quien ostenta el poder económico real del país, los industriales, banqueros y terratenientes. Esto es del todo correcto; sin embargo, el Alcalde peca de inocente si cree que en las actuales circunstancias y con el sistema de libre mercado que impera en este y en otros países del mundo, se le puede obligar a la clase dominante a que entregue por las buenas lo que debería pagar al Estado en concepto de impuestos.

El Estado por su naturaleza de clase, es decir, hecho a imagen y semejanza del grupo social que está por encima del resto, no funcionará en contra de sus amos, y todo su aparato estará a disposición para protegerlos siempre y de reprimir o contener a aquellos que quieren pasarse de la raya contra su famoso “estado de derecho”. Marx llamaba al “derecho” la voluntad de la burguesía convertida en ley, para lo cual necesita todo un marco jurídico y una estructura, jueces, fiscales, prisiones, policía, ejército y abogados.

Los llamamientos que hace al Ejecutivo y a la CP para que se desate una batalla frontal contra el poder fáctico parecen caer en saco roto, las sugerencias de remover el IVA de los granos básicos y asignárselos a los rotativos como El Diario de Hoy y la Prensa Gráfica no parecen tener eco aún en la dirección; pero sí encuentran eco en la militancia honesta del partido que está esperando escuchar precisamente ese discurso de parte de su dirigencia histórica. Hay que reconocer que no toda la militancia mira con buenos ojos a Nayib a quien le miran con desconfianza por su posición de clase, y reconocen perfectamente que es un burgués, y debido a esto, puede ser más susceptible a romper con el FMLN en cualquier momento, pero esto es exactamente lo que muchos simpatizantes y militantes están haciendo con el partido, se están alejando al no ver una perspectiva clara de lucha y donde las voces críticas pero honestas son silenciadas por el aparato burocrático.

Estamos de acuerdo con el alcalde en cuanto a que la crisis de la inseguridad y de financiamiento del Estado la deben pagar los burgueses de este país, en otras palabras, que la crisis del sistema la deben pagar los capitalistas, como marxistas esto lo hemos planteado una y otra vez y no nos cansaremos hasta que veamos cómo estas sanguijuelas paguen todo lo que deben y lo que han robado por siglos. Según Oxfam, “En tan sólo un año, el número de multimillonarios en El Salvador creció de 150 en 2013 a 160 personas registradas el año 2014, su fortuna conjunta alcanza hoy los 21.000 millones de dólares, lo que equivale al 87 % del Producto Interno Bruto nacional.” Y de acuerdo a la misma ONG: “A nivel centroamericano, el panorama es similar: las 1.075 mayores fortunas poseen una riqueza total que asciende a 142.000 millones de dólares, lo que equivale al 80 % de la producción de la región. En la otra cara de la moneda está la mitad de los 43 millones de habitantes de la región que tienen ingresos menores de un dólar al día y sufren altos índices de subnutrición”. Resulta ofensivo a la dignidad humana cómo estos individuos pueden acumular tanto a costa del sufrimiento y explotación de millones de personas, y todavía jactarse de sus privilegios. He aquí las raíces del lumpenproletariado que hoy día amenaza desfrenadamente a la clase obrera y a la pequeña burguesía con su red de criminales déspotas.

Desde su llegada a la palestra pública, Nayib ha criticado duramente las leyes que protegen a los propietarios de los grandes medios escritos por ampararse en la Ley de Imprenta según la cual en su artículo 8, “Las imprentas no estarán sujetas a ningún impuesto ni caución. Para los efectos de esta ley, se tendrá como imprenta, lo referido a la producción, difusión o venta de periódicos, revistas, folletos...” Dicha ley que data de 1950, ha servido de garantía para que las familias detrás de cada uno de estos medios hayan amasado sus fortunas sin pagar un cinco al Estado desde entonces. A parte de ser voceros de la reacción y de la defensa del statu quo, mantienen un hostigamiento constante desde sus páginas a cualquier medida vanguardista de parte de los gobiernos de izquierda. Pasar del discurso a los hechos pide Nayib, y arremeter contra éstos empresarios y todos aquellos que evaden impuestos en el país quienes son conocidos por nombre y apellido en los pasillos del Ministerio de Hacienda.

De Engels a Schafik pasando por Guevara

Muchos le cuestionan al actual Alcalde su posición de clase en la sociedad, el hecho de proceder de una familia con muy buenos recursos y de mantener una postura crítica hacia sus propios congéneres no deja de despertar sospechas o de confundir a muchos. Pero no hay nada de extraño en la actitud de Bukele, esto lo explicó Marx hace años, que dentro de la sociedad capitalista, van a surgir siempre individuos que les preocupa las condiciones de vida de las masas, el medio ambiente, y hasta los pobres animales, y que buscan de alguna u otra forma modificar las condiciones pero sin tocar en esencia el funcionamiento de la sociedad, esto lo hacen con la intención de que la sociedad en el fondo siga igual o con la intención de consolidar el capitalismo y demostrar que sí se puede hacer un balance y que todos vivamos bien en el mejor de los mundos posibles, a esto le denominaron Marx y Engels, en el Manifiesto Comunista: “socialismo burgués”. Bukele pertenece a este grupo, aunque muchos digan que no, el hecho de mantener propiedades, negocios, y cierta cantidad de hombres y mujeres a sueldo, le otorga su pertenencia a la burguesía, aunque maneje un discurso de justicia e igualdad. Entonces, ¿cómo es posible que un burgués maneje un discurso más clasista a favor de los pobres o incluso más revolucionario que los considerados socialistas? Este quiebre con su posición de clase es lo que ha hecho que muchas personas lo consideren como un elemento más consecuente que los ya conocidos líderes de izquierda, quienes muestran a menudo exceso de prepotencia y parecen sentirse cómodos ya con el estado actual de cosas.

Nayib es honesto al no considerarse marxista, a diferencia según él, de otras figuras como Fidel, el “Che”, Schafik de quienes no dudamos fueron luchadores honestos, pero tenemos nuestras reservas de que hayan sido verdaderos marxistas. Él asegura que: “no se puede descalificar a alguien por su origen de clase, cuando el movimiento ha sido casi que construido por personas de origen burgués... el mismo Marx, o Engels …” Consideramos que es correcto afirmar esto, el mismo Marx aseveró en más de una ocasión que la historia conoce todo tipo de transformaciones en los seres humanos y Nayib podría transformarse en un luchador más de la clase obrera, pero esto solo funcionara si es en su totalidad y no a medias.

El ejemplo de Engels es muy aleccionador, a diferencia de las otras figuras mencionadas arriba, Engels era un verdadero hijo de un burgués, de un fabricante, un industrial, y por motivos familiares se vio obligado a trabajar como dependiente de una casa de comercio en Bremen, Alemania. Engels estudió mucho la Filosofía Alemana de la época influenciada en su mayoría por la doctrina de Hegel. Según un bosquejo biográfico del mismo Lenin: “Marx y Engels eran materialistas (filosofía). Enfocando el mundo y la humanidad desde el punto de vista materialista, vieron que, lo mismo que todos los fenómenos de la naturaleza tienen por base causas materiales, así también el desarrollo de la sociedad humana está condicionado por el desarrollo de las fuerzas materiales, por el de las fuerzas productivas. Del desarrollo de las fuerzas productivas dependen las relaciones en que se colocan los hombres entre sí en el proceso de producción de los objetos indispensables para la satisfacción de las necesidades humanas. Y en dichas relaciones está la clave que permite explicar todos los fenómenos de la vida social, los anhelos del hombre, sus ideas y sus leyes”.

Y continúa: “…los socialistas deben comprender cuál es la fuerza social que por su situación en la sociedad contemporánea está interesada en la realización del socialismo e inculcar a esta fuerza la conciencia de sus intereses y de su misión histórica. Esta fuerza es el proletariado ”. De acuerdo con Lenin, Engels conoció al proletariado en Manchester, el centro de la industria inglesa por el año 1842. Allí trabajó como empleado de una firma comercial de la que su padre era accionista, pero Engels no se limitó al trabajo de oficina de la fábrica, recorrió los barrios pobres e inmundos de la clase obrera y comprobó de primera mano la miseria que padecían. Como resultado de sus observaciones escribió una de sus grandes obras: La situación de la clase obrera en Inglaterra

, que aún es citada hoy en día por quienes quieren conocer la historia y desarrollo del movimiento obrero mundial.

Engels adoptó la posición de clase del proletariado, escribió una buena cantidad de obras en defensa de la clase trabajadora y contra la ideología y el aparato del Estado burgués de su época. En la guerra civil Prusiana participó en la insurrección armada del pueblo y combatió en tres batallas en pro de la libertad; sin embargo, las fuerzas de la reacción triunfaron y huyó de nuevo a Inglaterra. Junto a Marx, por el año de 1864 fundaron la primera internacional obrera mejor conocida como la “Asociación Internacional de los Trabajadores” que dirigió por más de una década, participando activamente en sus tareas aparte de continuar con la labor científica.

Mencionamos estos datos con la finalidad de poner de manifiesto que posicionarse del lado de las clases más desfavorecidas por parte de estas figuras gigantes del movimiento obrero implica una renuncia total a sus intereses de clase y posición en la sociedad. Y en este caso Engels es quien podría decirse, gozaba de una posición similar a la que ostenta Bukele en la actualidad, como hemos visto Engels asumió el rol de un obrero más, renunció prácticamente a su riqueza, dejó todo y siguió al proletariado, mejor dicho, lo dirigió a su liberación junto a Marx con su monumentales obras teóricas y organizativas. Caso similar, podría decirse de Schafik en nuestro país, al que llamaron la oveja negra de los Hándal. El Alcalde de San Salvador aún no toma esta decisión, podría ser que nunca la tome, o a lo mejor sí lo haga, de no hacerlo seguirá siendo reconocido correctamente como un socialista burgués.

Desatar la lucha de clases

El mensaje es claro, no podemos afectar a los pobres y trabajadores del país, y hay que enfilar la maquinaria contra quienes mantienen la nación en deplorables condiciones. De acuerdo con su apreciación, la dirección del FMLN no busca por el momento confrontar con la clase dominante del país y busca llegar a ¡acuerdos en beneficio de todos! Nunca en ningún país del mundo, la burguesía se ha preocupado por el bienestar de la mayoría, siempre ha seguido su instinto de clase y ha buscado la forma de lograr beneficios y ganancia a costa de millones de hambrientos dispuestos a vender su alma con tal de sobrevivir. Hemos analizado en reiteradas ocasiones cómo el programa reformista del partido choca una y otra vez con las condiciones objetivas de la economía de libre mercado y su crisis. Donde no hay margen de maniobra y los llamados a la unidad nacional sólo reciben como respuesta el sarcasmo y la contraofensiva en todos los planos por parte de la derecha.

La clase dominante le apuesta a no seguir pagando impuestos, a sacar sus capitales fuera del país y llevarlos a paraísos fiscales como el de Panamá y así no declarar sus patrimonios, todo esto lo permite en sí la forma en cómo está organizado el Estado burgués y sus funciones específicas, sin medios para poder perseguir a dichos empresarios, se ve imposibilitado de doblarles el brazo y someterlos, incluso aunque llegase un funcionario que ha sido un destacado líder sindical u obrero no puede cambiar en sí la naturaleza del Estado burgués y alguna de sus instituciones con el simple hecho de jugar con su marco legal.

Hasta el sol de hoy, el Ministerio de Hacienda ha dado a conocer a los miembros de la burguesía que le adeudan al Estado no pocos millones de dólares entre los que se encuentran según dicho listado reconocidas empresas de energía eléctrica, bancos, telefonía, aseguradoras, droguerías, almacenes, líneas aéreas, entre otras. De acuerdo a la revista digital Gato Encerrado: “El Ministerio de Hacienda, a través de la Dirección General de Impuestos Internos, dio a conocer los nombres de 12,519 personas naturales y jurídicas que están pendiente con el Estado al 14 de abril de 2015, y que acumulan un monto total de adeudos, resoluciones, sentencias y fallos por 372, 639,335.03 millones de dólares con el fisco. Más del 63 % de los casos son de grandes contribuyentes, que tienen una deuda superior a los de $237 millones ”.

Así de cruel y cruda es la realidad del país, mientras estos desvergonzados por un lado hacen llamamientos constantes a la defensa de la patria para sacarla adelante ya que según ellos primero, segundo y tercero es El Salvador, por otro lado sacan sus capitales, se niegan a la inversión, al pago de impuestos acordes a sus ingresos, a aumentar los salarios de hambre a la clase trabajadora, a detener la destrucción ambiental y al mismo tiempo aparecen en la TV argumentando que debido a que el gobierno ha hecho un “derroche” escandaloso de los recursos y que se ha acabado la “piñata”, su receta para salir del impase es nada más y nada menos que ¡subir el IVA al 15%! siguiendo el mandato del Fondo Monetario Internacional.

La dirección del FMLN parece estar decidida a no confrontar directamente y se mantiene en los márgenes del dime que te diré, esto nos recuerda las posturas del presidente Maduro de Venezuela quien nunca pasó del discurso socialista y la denuncia contra la burguesía a los hechos, esto ha permitido una desilusión enorme en las filas del Movimiento Bolivariano, lo que ha permitido a la clase dominante venezolana envalentonarse y continuar la contraofensiva contra las conquistas heredadas de las gestiones de Hugo Chávez, a tal punto de poner en jaque al mismo presidente Maduro y solicitar el plebiscito para su destitución. Esto demuestra una vez más lo que desde nuestras escasas posiciones y fuerzas hemos advertido por años, no se puede conciliar con la clase dominante, no hay margen de maniobra para medidas reformistas dentro de un sistema en crisis y decadencia, no se pueden ejecutar revoluciones a medias, que a la burguesía no hay que convencerla de ser mejores seres humanos, hay que someterla por la fuerza de la misma forma en que someten a millones a la miseria y desesperación. No hay espacio para experimentos o terceras vías.

Bukele parece que está más decidido a combatir a los oligarcas de este país y sus gánsteres de ARENA, no teme desatar su furia como clase dominante y se siente seguro al percibir el apoyo de gran parte de la población, pero una cosa es criticar y denunciar las maniobras y la riqueza obscena de unos cuantos individuos desde la silla edilicia, y otra es plantarles cara y combatirles acompañado de las masas y armado de un programa verdaderamente revolucionario desde la presidencia. El alcalde aún no ha sido puesto a prueba junto con su programa—si es que lo tiene—a nivel de toda la sociedad. Y al percibir una actitud fría y titubeante en el partido en contra del poder real del país, ve como un imposible su candidatura por a las presidenciales con el FMLN, según sus propias palabras.

Las bases del partido son conscientes de los esfuerzos del gobierno de izquierda hechos hasta la fecha para mejorar el nivel de vida de la mayoría, pero es insuficiente y todo está a punto de revertirse, no hay liquidez, no hay recursos. Nayib cuestiona en este punto que se retroceda y que las únicas cartas para salir de la crisis sea un aumento de la deuda externa y más cobros para las masas; algo con lo que coincidimos con el alcalde y vamos por la vía de que los burgueses sean obligados a pagar o sus propiedades sean expropiadas si se niegan. “Pero entonces se creará un caos y ellos usarán la violencia” dirán algunos; pero, ¿qué más puede asustar a las empobrecidas masas que languidecen a diario y mueren ya sea bajo las balas de los grupos lumpen o en su trayecto por escapar de este valle de lágrimas y zozobra llamado libre mercado? Se deben hacer llamamientos enérgicos al fortalecimiento del partido y a alternar tanto el trabajo tanto dentro como fuera de las instituciones del Estado burgués, con la explicación clara y paciente de que tenemos que combatir directamente a la ANEP y sus secuaces, que no hay alternativa más que desencadenar la batalla o morir lentamente bajo el dominio de la burguesía, que no hay mañana y que si queremos un presente y futuro diferente tenemos que actuar ya.

Pedimos que el mismo valor, coraje y determinación que los comandantes mostraron en las montañas combatiendo un ejército asesino y a grupos de escuadroneros, sea mostrado hoy en día para dirigir a las masas trabajadoras, y a las bases del partido hacia objetivos verdaderamente socialistas, si no hay plena consciencia de ello, el FMLN podría verse deslegitimado ante estas en el próximo periodo y desaprovechar una oportunidad de oro de cambiar junto al pueblo la amarga realidad.
San Salvador, 8 de agosto de 2016

i http://www.elfaro.net/es/201607/el_salvador/18929/Nayib-Bukele-%E2%80%9C...

ii Lenin, V. (1960) Federico Engels, V.I. Lenin Obras Escogidas, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Moscú.

iii http://elsalvadortrespuntocero.com/estas-son-las-grandes-empresas-que-de...