¡El “aumento” al salario mínimo es una bofetada a los trabajadores!

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Daniel Alejandro García

Solo la movilización y la lucha pueden garantizarnos un salario digno

Las negociaciones del aumento al salario mínimo parecen llegar a su fin, la patronal ha logrado comprar nuevamente a la representación laboral en el Consejo Nacional del Salario Mínimo (CNSM) y han acordado aprobar un aumento salarial del 15 % repartido en 3 años (5 % anual), para el sector comercio este será del 13.5 % 

En anteriores artículos habíamos explicado que el método para elegir a la representación laboral en el CNSM era una total farsa, muchos sindicatos que “votan” son sindicatos controlados por la patronal en el que sus bases no opinan y tienen que aceptar lo que a su dirección (impuesta por los empresarios) les conviene más, en muchos casos estos son simples cascarones que no aglutinan más que una directiva y nada más.
La representación laboral debe ser conquistada a través de la movilización y la lucha, de lo contrario este espacio continuara siendo favorable a la patronal.
El FMLN y los sindicatos revolucionarios ¿Qué debemos hacer?
La burguesía sabe muy bien defender sus intereses, en el comunicado que lanzaron luego de llegar a un “acuerdo” con la representación laboral del CNSM podemos leer: “El sector privado representado en el Consejo Nacional de Salario Mínimo, acordó aceptar la petición de los trabajadores de aumentar en un 15% el salario base mensual de los sectores industria, maquila y los diferentes rubros agropecuarios.”, los empresarios son muy estúpidos si creen que los trabajadores nos tragaremos que fueron ellos quienes aceptaron la propuesta de los trabajadores, más bien lo que hubo fue una clara compra de las voluntades de Israel Huiza, Miguel Ramirez (representantes laborales), ningún trabajador en su sano juicio estará de acuerdo con un aumento pírrico al salario mínimo, más adelante en el mismo comunicado revelan la verdadera naturaleza de la decisión: “Nos satisface que los miembros del Consejo hayan aceptado la petición de los empleadores de hacer un ajuste gradual, pues eso permitirá a las empresas absorber gradualmente los aumentos de sus costos y evitar despidos de sus empleados, además que les proporciona seguridad jurídica”.
Un aumento inmediato y justo no hubiera traído necesariamente las consecuencias que la ANEP argumenta, este pudo haber impulsado el flujo de demanda al aumentar el nivel adquisitivo de los trabajadores, el comercio hubiera aumentado impulsando a la producción, pero nuestra burguesía es tan rancia y arcaica que prefiere que esto no suceda si eso significa tener que darles concesiones a los trabajadores.
La burguesía sabe muy bien que el aumento al salario mínimo también hubiera podido motivar a los trabajadores a luchar por mejores condiciones laborales y políticas.
Es el momento de definir la estrategia del FMLN y de los sindicatos revolucionarios, ver las limitantes que la democracia burguesa impone a los trabajadores y saber que si se quiere hacer trabajo dentro de estos límites solo puede ser bajo la perspectiva de la agitación revolucionaria y la movilización en las calles. Cobijados bajo la putrefacta farsa democrática los representantes de la patronal son fuertes pero cuando los trabajadores den pasos decisivos en las calles esta fortaleza quedará hecha añicos.
Los comités de base del FMLN y los sindicatos revolucionarios debemos dar paso a la preparación de jornadas de protesta y movilizaciones, visitar las fábricas, preparar asambleas que escojan una verdadera delegación obrera y forjar un verdadero programa de reivindicaciones laborales, no solo un aumento digno, es hora de hacer cuentas con la patronal y conquistar todo aquello que se nos ha negado durante años.
La apertura de los libros contables de las empresas demostrarían la viabilidad del aumento, un control a sus cuentas bancarias sustentarían esto, los trabajadores no podemos basarnos en la esperanza de “conversaciones de oficina”, debemos pasar a la acción armados de un programa de lucha decisivo.
La Ministra Pérez, su papel en el CNSM
Desde que iniciaron las negociaciones la Ministra Pérez denunció el hermetismo que estas tenían, realizóun llamado a que los medios de comunicación estuvieran presentes para hacer estas discusiones lo más transparentes posibles, algo a lo que el resto del CNSM se negó.
Tanto la Ministra Pérez como César Villalona realizarán un llamado al presidente Cerén para que esta propuesta no sea sancionada, es decir aprobada por el ejecutivo, creemos que esto está bien, pero no si el objetivo es únicamente “reiniciar el debate”, ya que al fin de cuentas quien tiene la última palabra no es ni siquiera el ejecutivo sino el mismo CNSM.
La estrategia que quieren seguir los representantes del gobierno es que sea declarada inconstitucional este acuerdo, pero es casi improbable que esto suceda, al fin de cuentas la Sala de lo constitucional ha demostrado estar posicionada abiertamente al lado de los empresarios.
Creemos que la Ministra Pérez debe posicionarse del lado de los trabajadores y esto implica salir de las oficinas del Ministerio de Trabajo y exhortar en las fábricas a los trabajadores a que luchen por la defensa de sus intereses.
¡Aún podemos conquistar un salario digno movilizándonos en las calles!
¡Por un salario mínimo no menor a $300!
¡Por Ministros revolucionarios en las calles junto al pueblo!
¡Fuera los agentes de la patronal: Israel Huiza y Miguel Ramírez!