Elecciones parlamentarias del 06 de diciembre, el reto más difícil de la revolución bolivariana

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Jorge Martín

Los venezolanos acudirán a las urnas el 6 de diciembre para elegir a los diputados a la Asamblea Nacional. Una combinación de factores han hecho de este suceso uno de los retos más difíciles de la Revolución Bolivariana a los que se ha enfrentado en los últimos 17 años desde que el presidente Chávez fue elegido por primera vez en 1998. Aparte de los problemas habituales de una oposición profundamente antidemocrática y las provocaciones imperialistas beligerantes, tenemos que añadir una combinación de los factores económicos nacionales e internacionales que realizan su mejor esfuerzo para poner a Venezuela en una situación muy complicada pero que al mismo tiempo llevan a una conclusión: la revolución tiene que completarse, o será derrotada.

El colapso en el precio del petróleo, el fracaso del intento de regular el mercado capitalista, y el sabotaje abierto por la clase capitalista ha puesto fin a una situación en la que el gobierno fue capaz de poner en práctica amplias reformas sociales sin tocar fundamentalmente los medios de producción de  propiedad capitalista. Los que están a la cabeza del movimiento bolivariano que se niegan a moverse en la dirección de abolir el capitalismo, están preparando la derrota del movimiento.

Los últimos tres años se ha producido un fuerte deterioro de la situación económica en Venezuela. El precio del petróleo venezolano en el mercado mundial se ha derrumbado. Se cotizaba alrededor de $ 100 por barril en 2013, luego bajó a $ 88 en 2014, y tuvo un promedio de $ 47 durante el 2015 hasta ahora. En la segunda semana de noviembre se redujo más de $ 37 por barril. Esto ha limitado gravemente la capacidad del gobierno para invertir dinero en programas sociales, así como la importación de alimentos y otros productos  del mercado mundial.

El PIB de Venezuela creció un 1,3%, pero luego se contrajo un 4% en 2014, y se prevé un descenso de un 7 a un 10% este año. La inflación alcanzó  un nivel récord de 68,5 % el año pasado cuando el Banco Central dejó de publicar las cifras. El Presidente Maduro ha dicho que la inflación de este año será del 85 %, pero muchos productos básicos ya han acumulado las tasas de inflación anuales de más de 100 %. El FMI prevé una inflación del 159 % para el resto del año 2015.

Algunos de estos problemas se remontan a las decisiones adoptadas en 2002-2003 en el momento del cierre patronal y el sabotaje de la economía por parte de los patronos. El gobierno de Hugo Chávez decidió introducir una regulación sobre los precios de los productos básicos con el fin de proteger a los trabajadores y los pobres contra el crimen organizado, la especulación, y el acaparamiento por parte de un puñado de grupos monopolistas que controlan la producción y distribución de alimentos en Venezuela.

Al mismo tiempo se introdujo controles cambiarios extranjeros con el fin de evitar la fuga de capitales. Estas medidas sólo podrían haber funcionado durante un corto período de tiempo y podría haber proporcionado a la revolución un margen de maniobra; pero durante un largo período esto creó distorsiones masivas en la economía que ahora están estallando sobre la superficie. Es cada vez más evidente que el mercado capitalista no puede ser regulado, y que cualquier intento de hacerlo conduce a la dislocación, el sabotaje y rebelión por parte de los propietarios privados de los medios de producción.

El gobierno ha respondido a esta campaña de sabotaje de la economía -una guerra económica de desgaste, para llamarla por su nombre propio -de manera errática. A intervalos regulares, se toman algunos controles, los almacenes de productos acaparados son confiscados y se toman medidas ejemplares contra los capitalistas individuales. Esto es seguido por las concesiones a las diferentes secciones de los productores capitalistas, aumentando el precio de los productos regulados, el levantamiento de las regulaciones de otros, etc. En este momento, Fedenaga, la asociación  capitalista de ganadería, ¡está exigiendo que el precio de la carne se incremente por 330 % y el de la leche en un masivo 960 %!

La situación se ha vuelto verdaderamente insostenible. La gente trabajadora se ve obligada a hacer filas durante horas para poder acceder a pequeñas cantidades de productos a precios regulados en los supermercados de propiedad estatal y las cadenas de distribución, y luego pagar precios exorbitantes para cubrir el resto de sus necesidades básicas.

Los controles cambiarios, que fueron diseñados para luchar contra la fuga de capitales, también han sido una fuente de distorsión masiva de la economía. En lugar de invertir su dinero en la producción, los capitalistas les resulta mucho más rentable utilizar dólares al tipo de cambio preferenciales suministrados por el Estado con el fin de importar productos, que luego venden en el mercado interno a precios marcados con la tasa de cambio del mercado negro.

Otros bandidos capitalistas, todavía  más inescrupulosos consiguen dólares preferenciales por parte del Estado para importar contenedores llenos de chatarra (con el pretexto de la importación de partes), y luego venden directamente los dólares en el mercado negro. El tipo de cambio preferencial para los importadores es entre 6 y 12 bolívares por dólar, cuando el precio de mercado negro ha pasado de 187 bolívares por dólar a principios de 2015, a más de 890 en el momento de escribir este artículo. El tipo de cambio libre oficial (Simadi) es un poco menos de 200 bolívares por dólar.

No  se han dado a conocer cifras completas, pero en un momento el gobierno reveló que alrededor de US $20 mil millones que se han dado a los importadores del sector privado habían sido utilizados ilegalmente  sólo en 2013 bajo el viejo sistema CADIVI. Sin embargo, decenas de miles de millones de dólares se les están dando a los capitalistas cada año de las arcas del Estado, a precios preferenciales.

A su vez, esta dislocación de la actividad económica normal ha llevado a una fuerte caída de la inversión privada, ya que los capitalistas prefieren utilizar métodos legales e ilegales para explotar el diferencial del tipo de cambio en lugar de invertir en la producción. Los controles del tipo de cambio se han convertido en un medio por el cual los ingresos petroleros del país se transfieren directamente a los bolsillos de la oligarquía parasitaria. Las reservas de divisas del país han colapsado alrededor de $30 mil millones en 2012, a $20 mil millones a principios de año, y $14.8 mil millones a principios de noviembre. Venezuela tiene que enfrentarse al pago de  alrededor $15 mil millones  para  cancelar deuda externa en 2015 y 2016.

Estos desequilibrios masivos en la economía también son en gran parte responsables de alimentar la corrupción y el mercado negro, que son gemelos y están relacionados entre sí. Durante muchos años, después de la derrota del sabotaje patronal de 2002-2003, cuando el gobierno recuperó el control de la petrolera estatal PDVSA, la Revolución Bolivariana podía invertir grandes cantidades de dinero en programas sociales sin tocar en lo fundamental  la propiedad capitalista.

Los logros han sido sorprendentes: una expansión masiva de la educación universitaria gratuita (de 800.000 estudiantes a 2,6 millones), la atención de la salud, la reducción de la pobreza (del 48% al 27%), la erradicación del analfabetismo, la reducción de los niveles de desnutrición (de 21 ha sido reducido a 5%), la expansión masiva de las pensiones de vejez (de 380.000 beneficiarios a 2,1 millones de dólares), la entrega de más de 800.000 nuevos  apartamentos construidos totalmente amueblados y casas a la gente necesitada, sólo por mencionar algunos.

Todo esto solidificó el apoyo a la Revolución Bolivariana, que ganó 18 de las 19 elecciones democráticas y referendos entre 1998 y 2003. Estas conquistas sociales fueron acompañadas por un verdadero proceso revolucionario, una explosión de actividad y organización de las masas de los trabajadores y los pobres, con ocupaciones de fábricas, control obrero, la creación de los consejos comunales, y la participación activa de las masas en la actividad política.

Las condiciones que hicieron que todo esto fuera posible están llegando rápidamente a su fin. La situación económica ya no permite la inversión social masiva dado la disminución de los ingresos del petróleo. El intento del gobierno de preservar y expandir el gasto social en esta situación ha contribuido en parte a la explosión inflacionaria. La oferta monetaria (M2) se ha disparado de 1.2 billones de bolívares en enero de 2014, a 2 billones en enero de 2015, y ha llegado a un máximo histórico de 3.5 billones ahora. Por supuesto, si el dinero en circulación aumenta sin que el número de bienes producidos aumente, como consecuencia esto conduce a la inflación.

El sabotaje de la economía por los monopolios privados ha roto el sistema de control de precios. El entusiasmo revolucionario de las masas se ha visto afectado por todos estos factores, y también por el crecimiento del burocratismo y la corrupción.

A esto hay que añadir la continua presión del imperialismo estadounidense, a través de los conflictos en la frontera con Colombia y ahora también Guyana, el acoso a los funcionarios del gobierno venezolano, acusaciones constantes en los medios de comunicación, calumnias, y el sesgo. Para mencionar sólo los ejemplos más recientes, hemos visto una clara provocación por parte de los Estados Unidos, cuando un avión de la Guardia Costera de Estados Unidos violó el espacio aéreo venezolano por más de 3.5 minutos en el área de Los Monjes el 6 de noviembre. Revelaciones hechas por el informante norteamericano  Edward Snowden también confirman que una operación de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad con sede en la embajada de Estados Unidos en Caracas accedió ilegalmente a  las comunicaciones internas de cientos de funcionarios de la empresa petrolera estatal PDVSA. ¡Sólo imaginémonos  si los roles de Venezuela y los EE.UU. se hubiesen  invertido en cada uno de estos casos! Por último, vale la pena señalar que la elección del derechista Macri como presidente de Argentina avivó más  las llamas de hostigamiento contra Venezuela cuando anunció, en su primera conferencia de prensa después de su victoria electoral, que a Venezuela debe suspendérsele su  membresía del Mercosur.

En este contexto, existe un serio peligro de que la oposición obtenga un buen resultado en las elecciones parlamentarias, ganando la mayoría de los votos y tal vez incluso la mayoría de los escaños. Esto sería un desastre, ya que usarían esa posición para lanzar una ofensiva contra el presidente Maduro y para comenzar a desmantelar muchos de los logros sociales de la revolución. Si eso sucede, no será culpa de las masas bolivarianas, sino la de sus dirigentes reformistas, que han evitado constantemente el camino de la expropiación de la clase capitalista, y han elegido en su lugar el llamado a la buena voluntad de los capitalistas privados, o usar medidas administrativas para tratar de regular el mercado capitalista.

Esa conclusión no es inevitable. También hay un elemento de desmoralización entre los partidarios de la oposición después de haber sido derrotados en su intento de sublevación en 2014, y sus líderes están divididos. Sin embargo, los márgenes con los que las fuerzas bolivarianas ganaron la elección presidencial de 2013 (0,4%) y la elección de la Asamblea Nacional de 2010 (0,9%) eran tan estrechos, que sólo se requeriría que 200.000 personas cambiasen de bando o abstenerse para hacer una diferencia fundamental.

El resultado aún no se decide. Las masas revolucionarias venezolanas han demostrado en cada ocasión de poseer una conciencia de clase muy fuerte, y han decidido el destino de la Revolución Bolivariana muchas veces. Ese sentimiento revolucionario no ha desaparecido, pero sin duda ha sido mitigado por las dificultades económicas y la aparente incapacidad del gobierno para solventar dichos problemas de una manera decisiva. Son plenamente conscientes de los peligros de una victoria de la derecha, y podrían reaccionar en el último minuto.

En octubre, una conversación telefónica filtrada entre el dueño de Grupo Polar—Lorenzo Mendoza—y  el sicario de origen Venezolano Ricardo Haussmann, destacado en  la Universidad de Harvard, reveló sus planes en caso que la oposición  llegase  al poder: pedir un rescate financiero de $ 40 mil millones al FMI, que sería, por supuesto otorgado con condiciones.

Incluso si la Revolución Bolivariana se las arregla para ganar las elecciones del 6 de diciembre, y eso es algo por lo cual los marxistas lucharán con todas las fuerzas a su disposición, las dificultades económicas no van a desaparecer. Ya hay voces con autoridad dentro del Movimiento Bolivariano que exigen medidas duras y medidas radicales.

Sólo hay una manera de lidiar con los problemas a los que la revolución se enfrenta, y esto ya fue adelantado por Hugo Chávez antes de su muerte en un famoso discurso llamado "Golpe de Timón", en el que abogó por la construcción de una economía  socialista y la sustitución del Estado burgués por uno basado en las comunas.

Una cosa está clara: el camino que se ha tomado de tratar de regular el capitalismo ha fracasado, y a  menos que haya un giro brusco a la izquierda, la Revolución Bolivariana será derrotada.

Lunes, 30 de noviembre 2015

Para leer el articulo original en ingles pinche aquí