LA IMPORTANCIA DE LA TEORÍA EN LA REVOLUCIÓN

Versión para impresoraVersión para impresora
Autor: 
Raúl Dubon

"Quien no conoce su historia está condenado a repetir sus errores" Paul Preston.

 

La revolución proletaria presupone un movimiento en donde los trabajadores están conscientes para tomar el control del sistema social que los oprime. Pero la clase trabajadora tiene capas diferentes en momentos y ritmos totalmente diferentes, es decir no sacan conclusiones al mismo ritmo, es por eso la importancia de la vanguardia, para que en determinado momento con su conocimiento y avances teóricos logren influir a las masas para que no caigan en errores que generen un colapso en la práctica.

Esta es una primicia fundamental que debemos seguir los marxistas, la teoría y la historia de las revoluciones en el mundo han dejado una riqueza de conocimiento inestimable, no obstante siempre se tiende a cometer errores, debemos luchar porque esto sea en el mínimo porcentaje. Si se comete un error en la teoría se refleja en la práctica, es decir están entrelazados como una unidad, es por eso que cuando un movimiento revolucionario promulgado por la clase trabajadora se prolonga demasiado tiempo sin lograr el objetivo principal, o sea la toma del poder, se vuelve poco provechoso, Sun Tzu observo este problemas en el año 3000 a.C. cuando destaca que “una batalla prolongada orilla al agotamiento, la decepción y desgasta los recursos que se poseen” que “la implementación de tácticas adecuadas aseguran la victoria en un tiempo más corto” (aplicándolo a la lucha de clases), por eso la importancia de estudiar la teoría del marxismo y la historia de la lucha entre clases.

El proletariado tiene una característica, esa férrea convicción que le surge en los movimientos revolucionarios, el de poder cambiar el sistema que los oprime, dispuestos a morir, es más los actuales revolucionarios estamos conscientes del legado que han dejado miles de mártires que murieron tratando de cambiar el  sistema actual, pero la involucración activa de las capas explotadas (de otra manera no es posible) es sustancial para lograr la dictadura del proletariado, es por eso que los marxistas en la actualidad nos afanamos por estudiar y formarnos teóricamente de esta manera, aprendemos de la experiencia de nuestros predecesores, y así no permitiremos que su sangre haya sido derramada en vano, logrando la aplicación de tácticas y teorías adecuadas, evitando los errores que tanta sangre han derramado.

Las escisiones dentro del movimiento obrero

Esta problemática es una de las más latentes dentro del proletariado y debe abordarse de la mejor manera, la burguesía siempre se asusta cuando presencia una crisis política en su “orden” social, es decir cuando las insurrecciones por las condiciones deplorables en que ellos mantienen a la clase trabajadora llegan a un momento ya inevitable, por el avance que el proletario ha tenido en su conciencia de trabajador, donde el obrero ya no soporta sus condiciones materiales y da pasos para exigir lo que por derecho le corresponde.

Estas condiciones permiten que la misma se vuelva en un determinado momento solidaria, entre ellos, y es que el argumento que utilizan de decir que los trabajadores no son solidarios es absurdo, cuando la solidaridad en la clase trabajadora se puede ver desde el momento que hacen una organización para realizar sus labores dentro de la fábrica; cada uno presencia el dolor que les propicia la explotación del capitalista no obstante siempre surge la carencia de conciencia en algún proletario que se presta al servicio vil de la patronal de las empresas, porque al sacar conclusiones que solo organizados pueden resistir las embestidas de los patronos, los obreros se hacen más fuertes y la burguesía en su astucia busca la manera de romper esta unidad utilizando a los trabajadores más propensos a corromperse. El obrero que se presta para esto lo hace para que de esta manera logre posicionarse mejor que sus compañeros de trabajo (Esta situación se expresó de mejor manera en la II internacional donde la mayoría de las diputaciones obreras traicionaron en su totalidad al movimiento y votaron por los créditos de guerra, tomaron posturas social chovinistas -nacionalistas- para justificar su acto de traición) y los entrega de la forma más descarada, pero este problema surge ante la falta de consciencia, para saber que nunca pasara de la posición que adquirió (Posición relativamente mejor que la de los demás trabajadores) y que solo traiciono a su clase por un par de lentejas, sino que simplemente es un objeto y cuando ya no sirva, los burgueses se desharán de él.

La historia ha mostrado como la burguesía utiliza este método para disgregar el movimiento obrero cuando en más auge se encuentra, está ha sido una de las razones por las cuales ha fracasado el movimiento de la clase trabajadora, en la revolución española se puede apreciar el papel que juega la vanguardia, los dirigentes estalinistas realizaron un papel nefasto, la clase obrera pudo tomar el poder en varias ocasiones pero el papel de la dirección al estar carente de teoría no supieron cómo utilizar las enormes fuerzas del proletariado, Trotsky aborda esta falta de teoría y dirección en una de sus tantas obras, “La Revolución Española”, es así como la burguesía aprovecha en cierto momento la falta de teoría y de esta manera logra dividir las fuerzas y así reorganizarse para asestar un golpe más mortal al proletariado. Pero cuando ellos utilizan infiltrados en la dirección es un problema en cierto grado más fácil de identificar, no obstante la carencia de teoría dentro de la vanguardia puede ser mortal para el proletariado y facilitar la tarea a la burguesía. Esta manera de dividir las fuerzas en el proletariado es mortal para la consigna de eliminar el capitalismo y los marxistas debemos de estar atentos a las posibles escisiones que se originen dentro del movimiento obrero.

Lenin, en “La Enfermedad Infantil Del Izquierdismo en el Comunismo” aborda de una manera magistral como se dan las escisiones dentro del proletariado, la burguesía recurre a estos métodos al no poder hacer nada más, cuando la represión ya no puede ser una forma por las magnitudes de las manifestaciones, tienen que recurrir a estos trabajadores a sueldo de la burguesía para que de esta manera dividan, contengan, engañen y degeneren el movimiento obrero. Pero también se encuentran los grupos fascistas que son la máxima expresión del capitalismo con su característica más sanguinaria, Lenin menciono en una ocasión que el “capitalismo esta bañado de sangre de pies a cabeza”, esta es la forma más vil, pero el fascismo representa su cara más cruel, no directamente, ya que la burguesía siempre deja que otros hagan el trabajo sucio hacia la clase trabajadora.

El proletariado hace mucho tiempo que hubiera logrado la instauración del socialismo, estas escisiones jugaron un papel fundamental al fraccionar el movimiento y restarle fuerza al mismo, es de ahí que revisando la historia podemos ver el papel de la vanguardia, donde en ciertas ocasiones ha jugado un papel magistral y en otras un papel tan nefasto (como fue el caso de los estalinistas que siempre bloquearon las revoluciones en vez de tomar con agrado y entusiasmo la revolución)

Esta característica siempre se ha dado en las distintas manifestaciones pero no es el único método, los marxistas debemos de concientizar a la clase obrera para que no se preste en un futuro a este tipo de artimañas, y que sepa identificar los oportunistas que surgen dentro del movimiento obrero. Estos sectarios son los que han sacrificado la revolución obrera, con tal de mantener su relativa comodidad, no importando que sea a costa de miles de trabajadores. Si estudiamos el movimiento revolucionario de México veremos esto, el cual se vio enmarcado por la cantidad de líderes pro-patronales los cuales trataban de contener el movimiento obrero, que en algunas circunstancias no funcionaba de nada, contener la fuerza y convicción de un movimiento obrero cuando sus condiciones materiales son de los más deplorables resulta algo realmente difícil.

Actualmente no podemos decir que las escisiones y las posturas sectaritas ya no están presentes en el movimiento obrero, lo están y debemos luchar por erradicar esas posturas, debatirlas constantemente y mostrarle mediante el repaso de la historia por qué esta división de esfuerzos es inútil, y que toda la clase trabajadora es una, que solo la unidad podrá derrocar al actual sistema económico y político.

El proletariado en varias ocasiones ha derramado sangre que pudo haberse evitado, en el movimiento mexicano de Oaxaca en el año 2000, con el repliegue de sus fuerzas hubieran evitado los más de 500 asesinatos sistemáticos que realizo el gobierno, de ahí la primicia de formarse teóricamente, estando consiente que lo que queremos los marxistas al igual que los proletarios es la total reivindicación de nuestros derechos y eso no se lograra en el sistema capitalista, en palabras de Karl Marx  "No se trata de reformar la propiedad privada, sino de abolirla; no se trata de paliar los antagonismos de clase, sino de abolir las clases; no se trata de mejorar la sociedad existente, sino de establecer una nueva." Marzo de 1850, “Mensaje del comité central a la liga de los comunistas”

Ante los sectarios y las posturas reformistas debemos de ser certeros al refutarlos y eso solo se logra mediante el estudio intensivo de la teoría, es verdad que un proletario después de su jornada de explotación lo que más quiere es descansar, pero para aquel revolucionario que posee el tiempo debe de esforzarse por conocer la amplitud de la teoría marxista, estudiar a profundidad a Marx y Engels, también estudiar las aportaciones que realizaron los marxistas más grandes del siglo XX, es decir los escritos de Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo y otros, la aplicabilidad de sus aportes teóricos es importantísima, debemos de ser muy audaces antes las artimañas solo así podremos doblegar a la burguesía, con una diferencia aplastarla para que jamás se vuelva a levantar, y así el proletariado pueda gobernar con una justicia y total igualdad.