¡No a la guerra con Ucrania! ¡Contra la intervención militar rusa!

0 8

Esta es una declaración de los camaradas rusos de la Corriente Marxista Internacional, denunciando la invasión de Ucrania que comenzó en la madrugada de hoy. ¡Contra la intervención militar! ¡Contra el chovinismo! ¡Ni guerra entre los pueblos, ni paz entre las clases! Lea el original en ruso aquí.

En la madrugada del 24 de febrero, el ejército ruso lanzó una operación militar contra Ucrania, infligiendo ataques aéreos contra unidades militares, sistemas de defensa aérea y depósitos de municiones. En un mensaje de video a la nación, el presidente ruso, Vladimir Putin, justificó la operación citando un llamamiento de las repúblicas populares del Donbás solicitando protección militar. Dijo que el objetivo de la operación no es la ocupación de Ucrania, sino su desmilitarización y desnazificación. Llamó a los militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania a deponer las armas y no obedecer a la “junta antipopular que está robando al pueblo”.

En nuestros artículos anteriores, nosotros, la Corriente Marxista Internacional (CMI), evaluamos la probabilidad de un enfrentamiento militar directo entre Rusia y Ucrania como extremadamente pequeña. Esto se debió al hecho de que nuestro análisis se centró en los intereses del imperialismo ruso, sus capacidades y comportamiento pasado. Una guerra a gran escala en Ucrania fue vista entonces como una aventura extremadamente peligrosa para el régimen de Putin con un resultado incierto, que estaría acompañada de enormes costos para Rusia. Sin embargo, la situación fue evolucionando constantemente de mal en peor y finalmente se convirtió en una espiral hacia este escenario catastrófico. Putin eligió la aventura, contando aparentemente con que el Estado ucraniano se derrumbaría bajo sus primeros golpes, tras los cuales sólo sería necesario llevar a cabo una guerra relámpago y poner en el poder un nuevo gobierno leal. Al igual que con el reconocimiento de las repúblicas populares, no se puede hablar de una «decisión de última hora basada en las circunstancias», porque el mensaje de video sobre el inicio de la operación, como se vio después, fue grabado el 21 de febrero.

Una parte importante de la sociedad y de la izquierda rusa justificó tanto el reconocimiento de las repúblicas como la entrada de las tropas rusas en el territorio de Ucrania diciendo que esto detendría el bombardeo del Donbás y acabaría con los bombardeos infernales de ocho años por parte de Ucrania contra millones de personas. Esto contenía una cierta dosis de verdad, aunque en nuestra declaración anterior subrayábamos las consecuencias negativas del reconocimiento de la independencia, condenando tanto el reconocimiento como la intervención. Pero ahora que los misiles han volado hacia Ucrania, no será posible hablar de traer tropas para “terminar la guerra”.

Es difícil encontrar algo más hipócrita que las declaraciones emitidas por Putin y otros funcionarios rusos sobre la ‘desnazificación’. Contrariamente a su apelación retórica a la memoria de la Gran Guerra Patriótica de 1941-1945 y a los sacrificios del pueblo soviético en la lucha contra el nazismo, el modelo histórico del régimen de Putin no es la Unión Soviética. Más bien, el modelo de Putin es el Imperio Ruso, como ha explicado directa y repetidamente. Su largo discurso del 21 de febrero sobre la introducción de tropas en la RPL (República Popular de Lugansk) y la RPD (República Popular de Donetsk) fue enfáticamente anticomunista. Se basó en la postura del chovinismo ruso y no del internacionalismo soviético. En Rusia, los colaboradores nazis también son honrados regularmente, aunque de ninguna manera a la misma escala que en Ucrania. El movimiento Blanco es glorificado y los comunistas son perseguidos, incluidos los miembros del Partido Comunista. Los partidos comunistas en las repúblicas populares de Donbás todavía operan ilegalmente. La política de las autoridades rusas es de chovinismo nacional, anticomunismo, antidemocracia y robo a los trabajadores. En tales condiciones, solo las personas extremadamente ingenuas pueden percibir a Rusia como una fuerza «antifascista».

Incluso si la guerra relámpago de Putin tiene éxito y el gobierno existente de Ucrania se dispersa, y es reemplazado por lo que sea por la fuerza de las bayonetas rusas, será igual de reaccionario, solo que con una coloración diferente. No puede ser de otra manera. Solo necesitamos considerar las fuerzas que el régimen ruso ha fomentado en Donbás durante los últimos ocho años; cómo ha matado a comandantes de campo que escapaban a su control; y las motivaciones que han guiado a los políticos ucranianos en el mismo período. Dado el recorte de la democracia burguesa en la propia Rusia, no se puede esperar que Putin contribuya a su construcción en Ucrania. No veremos ‘desnazificación’, sino ‘nazificación’ bajo otra bandera.

La guerra es el tema más difícil de analizar. Por supuesto, no podemos predecir el resultado de una operación militar. Pero a pesar de la enorme superioridad material y tecnológica del ejército ruso sobre las fuerzas armadas de Ucrania, existe la posibilidad de que el ejército y el Estado ucranianos no sean simplemente derrotados en un par de días. En esas circunstancias, sólo vendrá el peor escenario de pesadilla para los trabajadores de Rusia y Ucrania: un matadero prolongado y sangriento, en el que los trabajadores son el ganado. Pero independientemente del resultado de la guerra, el chovinismo ucraniano y ruso se elevará a nuevas alturas y se habrá infligido una herida profunda a las relaciones entre los trabajadores ucranianos y rusos que durará muchas décadas por venir. Por eso, la lucha por la reconciliación de los pueblos, la lucha encarnizada contra el chovinismo de todo color, es el deber y la tarea urgente de los comunistas internacionalistas hoy.

La tarea más importante de los comunistas rusos honestos es oponerse directamente a la intervención militar de Rusia. La sanción de esta operación bajo el pretexto de “proteger a la población rusa”, “luchar contra el nazismo”, etc., es una traición directa a los principios del internacionalismo. La posición de la dirección del Partido Comunista de la Federación Rusa, que ofreció formalmente a Putin su reconocimiento de las repúblicas populares del Donbás y luego aprobó la introducción de tropas y la operación militar, ha causado el mayor daño en este sentido. Cabe señalar que esto está sucediendo en el mismo momento en que los miembros del propio Partido Comunista, desde Moscú hasta Vladivostok, se enfrentan a la represión. Creemos que los comunistas consecuentes en las filas de este partido deberían protestar enérgicamente contra el hecho de que la dirección no solo ha capitulado ante el chovinismo ruso, sino que está encabezando su procesión. Ha llegado el momento de que todos los comunistas leales recuerden las lecciones del colapso de la Segunda Internacional; ¡recordar la lucha de Lenin contra los socialchovinistas y los principios sobre los que se fundó la Internacional Comunista!

Hacemos un llamamiento a todos los comunistas de Ucrania, Rusia y Donbás para que se opongan a la guerra. Instamos al personal militar de la Federación Rusa a no ejecutar órdenes criminales. Hacemos un llamamiento a la lucha contra el chovinismo de todas las tendencias, por la hermandad internacional de los pueblos.

¡CONTRA LA INTERVENCIÓN MILITAR!

¡CONTRA EL IMPERIALISMO RUSO!

¡CONTRA EL CHOVINISMO DE TODO TIPO!

¡NINGUNA GUERRA ENTRE LOS PUEBLOS! ¡NINGUNA PAZ ENTRE CLASES!

Leave A Reply

Your email address will not be published.