Presentamos a continuación la posición sobre el futuro del Morena y las enmiendas que los marxistas planteamos a los documentos básicos propuestos. Te invitamos a que lo leas, lo difundas, lo discutas dentro del Morena y defiendas las enmiendas que abajo planteamos. Descárgalo aquí en Pdf.

Presentamos a continuación la posición sobre el futuro del Morena y las enmiendas que los marxistas planteamos a los documentos básicos propuestos. Te invitamos a que lo leas, lo difundas, lo discutas dentro del Morena y defiendas las enmiendas que abajo planteamos. Descárgalo aquí en Pdf.

 

Morena: por un partido de los trabajadores, democrático y controlado por la base

El 9 de septiembre en una asamblea masiva en el zócalo de la Ciudad de México nuestro compañero Andrés Manuel López Obrador llamó a fortalecer el Movimiento de Regeneración Nacional, su discurso fue histórico puesto que además de llamar a discutir en los distritos electorales el destino de Morena rompió claramente con los tres partidos  que se dicen de Izquierda dando pie a que Morena se pueda convertir en un verdadero Partido político sin los vicios que se enquistaron en dichos partidos.

“Amigas y amigos: En lo que a mí corresponde, en esta nueva etapa de mi vida, voy a dedicar toda mi imaginación y trabajo a la causa de la transformación de México. Lo haré desde el espacio que representa Morena, por esta razón me separaré de los partidos del movimiento progresista”.

Para todos los militantes de base del Morena que venimos participando desde su fundación  y en proyectos anteriores que fueron la antesala de esta organización es una gran noticia, por más de dos años hemos tenido que aguantar caprichos de la derecha, especialmente del PRD. Se ha tenido que ablandar la política para mantener una “unidad” que al final representó que todos los puestos de elección popular de las pasadas elecciones se los quedaran oportunistas y arribistas cuando fueron un logro de nuestro movimiento.

El llamado a fortalecer y dotar de un programa, estatutos y principios así como de una dirección electa son pasos tremendamente importantes para conseguir que Morena sea una herramienta de lucha y transformación de los oprimidos.

Desde los congresos distritales se decidirá si seguimos siendo una Asociación Civil o damos el paso a ser un partido político, además se podrán escoger a las direcciones distritales, estatales y nacionales en los respectivos congresos. Así como debatir en el congreso nacional los documentos planteados: estatutos, programa y principios.

Podemos objetar que hubiera sido mejor que los delegados distritales pudieran haber sido los compañeros de se mantienen en los comités activos de Morena, así estuviera asegurado que los que más hemos trabajado sean los que estén decidiendo sobre su futuro, además creemos que lo mejor sería que en los congresos distritales también se recojan propuestas de modificaciones a los documentos antes planteados. En la forma que se plantea la convocatoria muy pocos compañeros de base podrán llegar al congreso nacional y defender las propuestas que se pudieran haber tenido.

Estas consideraciones deberían de enmendarse planteando la posibilidad de que aquellos militantes de base de Morena que tengan propuestas las hagan llegar vía documento para que sean repartidas a los delegados nacionales y se pongan a debate en las mesas de estos puntos.

Damos por hecho que estas cosas podrán ser mejoradas en congresos posteriores ya que una  de las maneras que tenemos nosotros de evitar los errores del pasado es que las bases tengan que participar activamente en las discusiones y decisiones.

La coyuntura política

El llamado a construir Morena se da justamente después de un fraude electoral donde nuevamente se nos arrebata la posibilidad de llegar al gobierno por esta vía. Esto plantea necesariamente una coyuntura de reflexión sobre lo que hicimos bien o mal, contra quién estamos peleando y los métodos que se tienen que utilizar para hacerse del poder.

En la misma asamblea del 9 de septiembre los compañeros ahí reunidos también estábamos esperando algo más, un llamado serio a la lucha contra la imposición de EPN. Después de agotar la lucha legal, como AMLO había planteado, todo mundo esperaba que se llamara a movilizaciones en las calles superiores a las del 2006.

Hay una impresión generalizada de mucha gente de que el llamado que hizo Andrés fue para desviar la atención de la lucha anti imposición, nosotros pensamos que hubiera sido mil veces mejor haber dado una respuesta organizada contundente al Estado y demostrar con movilización y la organización de una Huelga General que el verdadero poder lo tiene el pueblo, no las instituciones y los medios de comunicación.

Si el Morena se hubiera organizado después de esta lucha, el ambiente de entusiasmo en su interior seria ahora brutal, todo mundo buscaría organizarse con nosotros porque al final Morena estaría respondiendo a las aspiraciones de millones de personas que queríamos echar abajo la imposición, al no hacerlo lo que hay es un ambiente de pesimismo y desmoralización.

Esto no se termina con palabras de aliento, los dos fraudes anteriores han sido demasiado costosos para nosotros. Cuando se impuso a Salinas de Gortari en el 88 los resultados fueron devastadores para el campo mexicano y todas las empresas estatales. En este sexenio se firmó el Tratado de Libre Comercio lo que significó en términos muy concretos fue la exportación de la crisis de EEUU a nuestro país, todos los productos sobrantes, particularmente su excedente alimenticio vino a parar a nuestro país y esto termino por ahorcar al campo mexicano. Se malbarataron cientos de empresas estatales a la oligarquía nacional y destruyeron cientos de contratos colectivos. Al PRD le costó más de 500 muertos.

Después del fraude del 2006 nuestro país retrocedió 100 años, la miseria, explotación y violencia solo es comparable con la vivida en la época de la revolución mexicana con la diferencia que en ese momento eran los campesinos armados los que luchaban y pagaban con su propia vida un cambio en la sociedad ahora simplemente se nos asesina y desaparece por la estupidez de un presidente.

No hay que ser muy imaginativo para darnos cuenta de cuánto nos va a costar esta nueva imposición. Ya han anunciado las reformas a la Ley Federal del Trabajo, la Hacendaria y de seguridad, no se frenarán ahí, siempre la debilidad invita a la violencia y la única muestra que hemos dado al no luchar es que somos débiles y vienen por nosotros.

La gente de a pie, los trabajadores, las amas de casa y la juventud saben perfectamente bien esto, tienen un instinto de clase que les indica de forma correcta que su cabeza está en peligro y van a defenderse. Frente a esto los llamados sobre la resistencia civil pacifica simplemente parecen de muy poca utilidad.

La frustración y desanimo están siendo el telón de fondo de la formación de Morena, tenemos que ser muy críticos con nosotros mismos para replantearnos la forma en que tenemos que luchar, desde el 2006 a la fecha ha quedado claro que la burguesía nacional y el imperialismo no sobrepone consideraciones morales para defender sus intereses. Esta es la fría lucha de clases.

De nuestra parte tenemos que decir que ni los discursos amorosos o morales han frenado estos ataques, tenemos que ser más claros en esta cuestión, Morena tiene sacar las conclusiones de estas luchas, nuestro actuar, nuestra orientación tiene que ser más dura, nuestra lucha no solo tiene que ser electoral, en las calles, escuelas y fabricas tenemos que dar la lucha con métodos decididos para  terminar con la explotación.

¿Qué necesita el movimiento?

Este es el escenario del que parte esta nueva etapa de Morena. La discusión que se tiene que dar en el interior debe de partir sobre la lógica de corregir errores y dar los pasos al frente para suplir todas las debilidades que hasta ahora han dejado los partidos que conforman el Frente Progresista.

Hay muchos temores por parte de compañeros de base, totalmente sanos en su participación política y entregados a la causa que no quieren que Morena sea un Partido, plantean cuestiones que son hasta cierto punto lógicas, por ejemplo que el dinero que este reciba del estado puede corromper a los dirigentes, que se enquistarán grupos oportunistas que solamente ven por sus intereses y utilizarán a Morena como una trampolín político. Todos estos son temores validos.

Por otro lado hay quienes hablan de que Morena va a fragmentar aun más a la izquierda si es que se convierte en Partido, y como propuesta llaman a mantenernos como asociación civil y en todo caso en épocas electorales podamos formar un gran frente con los otros partidos de izquierda. En todo caso esto también lo podríamos hacer siendo Partido.

La teoría de manejar la organización como un frente amplio no implica la discusión de fondo sobre Partido, un Partido puede llamar a formar un Frente Amplio con los movimientos sociales y sindicales. Es mejor que el Partido, sus militantes de base, sus cuadros, sean los que encabecen esos movimientos sociales y sindicales.

Esta discusión es muy importante puesto que no solo nos jugamos el futuro de Morena sino de poder corresponder con las necesidades del movimiento en general.

Para nosotros los marxistas un Partido no es una estructura electoral, esto ocasionó el fortalecimiento de la burocracia del PRD. Un Partido es en primera instancia ideas, métodos, programa y hasta las tradiciones que él rescate. En otras palabras, debe ser la conciencia colectiva de una clase, que rescate a lo interno las experiencias de luchas pasadas y pueda brindar, a partir del análisis, una orientación clara a sus militantes de cómo actuar, no solo en las coyunturas electorales, sino en lo cotidiano.

Un partido de con sólidos cuadros, de militantes combativos, no tiene porqué abandonar las luchas sectoriales como la estudiantil, campesina y sindical, por el contrario, las tendría que profundizar. Intervenir, no solo apoyar desde fuera, utilizar toda la estructura partidista para hacer que las huelgas obreras triunfen, que los conflictos campesinos se arreglen, que los jóvenes en las escuelas puedan conquistar demandas democráticas.

Para esto se necesitan comités de base activos en cada distrito pero también en cada sector y estos comités tienen que discutir y tener formación política cotidiana, tiene que ser el lugar de donde surja la iniciativa, donde se discutan las propuestas de la dirección y en su caso se enmienden. De esta manera se le puede cerrar el paso a los arribistas y oportunistas. Las bases tienen que controlar a su dirección.

Las libretas contables del Partido deberían de estar abiertas a cada militante de base, y tendría que haber informes regulares para saber de qué forma se utilizan los recursos. Desde los comités de base pueden surgir ideas para financiar al Partido y no depender de lo que asigne el Estado.

Eso no solo es lo que necesita el Morena sino todo el pueblo de nuestro país, la desgracia de dar una lucha y que esta se quede aislada puede superarse. Aprender de los errores del pasado es un buen comienzo para no seguirlos cometiendo. Es cierto que son válidos los argumentos que comentan sobre los temores por la burocratización pero si miramos incluso la historia del PRD el partido no siempre fue así, en sus inicios fueron las bases las que impulsaron el trabajo y de cierta forma mantenían al partido, fue a partir de las medidas burocráticas de la dirección lo que al final termino por reducir al Partido a un aparato electoral y trampolín político de arribistas y tramposos.

¿Qué programa tenemos que adoptar?

Como lo mencionamos anteriormente, una de las cosas más importante, su imagen y carácter del partido lo da su programa. Si nosotros tenemos un programa que reduzca nuestras tareas a lo electoral, por más medidas de seguridad contra la burocratización al final vamos a terminar igual que el PRD. Morena no puede reducirse a la lucha electoral además por la simple razón de que nuestro pueblo no va a esperar hasta que se le dé permiso para llegar al poder por esta vía.

En el próximo periodo veremos una lucha de clases fuertísima, se enfrentaran en las calles la burguesía, su gobierno y aparatos de represión ideológicos y físicos contra la clase obrera y sus aliados, los estudiantes y campesinos pobres.

En este caso Morena no puede decir, por favor esperar 6 años a las próximas elecciones, no podemos justificar la violencia del gobierno –en todas sus vertientes, económica, política, social y física- en aras de esperar las elecciones.

Tenemos que luchar en la calle y ser los más resueltos para terminar con la explotación y la miseria, tenemos que luchar hombro a hombro contra las condiciones que crean  esta desigualdad tan atroz, esto es luchar contra este sistema de explotación, contra el capitalismo.

Proponemos que Morena se un Partido anticapitalista y que se declare abiertamente por un nuevo sistema donde pueda reinar la igualdad y fraternidad, donde la explotación sea cosa del pasado, una sociedad socialista.

Querer regresar el tiempo atrás, a los mejores años del PRI, cuando se manejaba bajo la lógica del nacionalismo revolucionario es simplemente utópico. Muchos creen que la causa de nuestros problemas es el Neoliberalismo, esto no es más en una careta de este sistema del explotación. Cuando el PRI gobernó en los llamados años del Milagro Mexicano la explotación no aminoró para los trabajadores y campesinos, no se terminó con la pobreza, simplemente lo que se hizo fue utilizar el dinero del estado para impulsar a una burguesía nacional y garantizar siesta estabilidad en los salarios de los trabajadores a costa de mantener un control férreo de los sindicatos, esto solo duro un periodo, después de este desarrollo histórico estos momentos no pueden regresar más.

Nuestra propuesta sobre el socialismo no es el que se da a conocer en algunas escuelas: autoritario y represor. En realidad lo que existió en la ex Unión Soviética y los países del este de Europa, China y Cuba no es como tal el socialismo, ahí se tendieron las bases materiales con una economía nacionalizada y planificada pero la burocracia enquistada en los gobiernos impidió la participación activa y democrática de los trabajadores. Algo que nada tiene que ver con los primeros años de la revolución rusa, la que bajo la dirección de Lenin y Trotsky tenía una auténtica democracia obrera y es el régimen más democrático de la historia de la humanidad.

Proponemos un socialismo donde las palancas fundamentales de la económica sean propiedad del estado y que este esté bajo control de los trabajadores, no esa maquinaria de burócratas a sueldo de nuestros impuestos sino una asamblea de representantes de las asambleas que se puedan formar en barrios, fabricas, escuelas, un gobierno asambleario donde la revocabilidad, los salarios obreros de nuestros representantes sean la garantía de su fidelidad a nuestras causas.

Este nuevo sistema tendría que planificar la producción a partir de las necesidades de nuestra gente, a partir de un control estadístico podrías construir fabricas de tal o cual producto para cubrir las necesidades. En una economía planificada el excedente de trabajo, lo que ahora se queda el patrón, podríamos utilizarlo en primer lugar para invertir en más educación, sanidad, desarrollo de la infraestructura de las ciudades, en centros deportivos y culturales barriales, apoyos con créditos baratos al campo, etc. El desempleo desaparecería rápidamente con una disminución de la jornada de trabajo para repartirlo entre todas las manos disponibles. Esto no es una utopía, es una necesidad.

La democracia interna es la soldadura más sólida contra la burocratización

En Morena tiene que haber una vida interna participativa y democrática, las bases y comités sectoriales o distritales no pueden ser simples herramientas parlantes. Todas las iniciativas de la dirección se tienen que discutir en los comités, estos tiene que tener la posibilidad de hacer llegar propuestas y recomendaciones a la dirección.

El debate tiene que ser la herramienta por la cual podamos llegar a acuerdos y en su caso a tomar medidas de mayoría. La tarea de la dirección es convencer a su base de que sus ideas y planes son correctos y congruentes con nuestros objetivos.

No tenemos que temer a las diferencias internas, la razón de los argumentos se pondrán por encima de la necedad: siendo esta una organización de revolucionarios no podemos pedir ni permitir que se aplaste la visión crítica y constructiva de la base sino fomentarla.

El que se construyan fracciones por ideas no es una cosa mala, la historia de toda la organización está llena de  uniones de compañeros por empujar una idea que ellos creen que es correcta. Lo incorrecto es permitir que grupos de interés burocrático utilicen las instancias y responsabilidades para imponer una línea general desde arriba, en este caso estamos hablando de un trabajo de fracción de la camarilla en la dirección contra su base.

Dentro de la prensa de nuestra organización y sus diferentes medios de expresión debe de haber cabida para la cooperación de las bases, tenemos que potenciar que Regeneración sea de todo Morena y no solo de unos cuantos compañeros que escriben muy bien, el consejo editorial debería de fomentar la participación activa, no solo en la distribución, sino en la creación de artículos y cartas a la redacción.

¿Qué herencia reclamamos?

Además de un buen programa tenemos que luchar por rescatar las mejores tradiciones de nuestro pueblo, como bien lo dice nuestro compañero AMLO,  nuestro movimiento no se ha creado por generación espontánea sino que recobra lo mejor de nuestra historia, de aquellos que lucharon contra los conquistadores, los valientes que dieron su vida por la independencia de México, los revolucionarios que estuvieron del lado del pueblo en la revolución, como Villa, Zapata, los hermanos Flores Magón, etc.

Especialmente tendríamos que reclamar toda la fuerza y ánimo con que nuestro pueblo a resistido y luchado por conquistar sus demandas como lo es la educación pública, las tierras comunales, las leyes laborales, etc. Es este sentido tenemos que ponernos esas camisetas, luchar y defenderlas como nuestras causas, adoptarlas.

Tenemos que luchar contra la intromisión del imperialismo en nuestro país y en el mundo, por una hermandad y solidaridad con los explotados de los diferentes países, por mantener en alto las conquistas de nuestros campesinos, jóvenes y trabajadores. Morena tiene que ser la memoria historia de los explotados, tiene que tener un carácter de clase puesto que es nuestra clase, la trabajadora y campesinos podres los que ha construido y salvado a nuestro país en todas las ocasiones de nuestra historia. Son la sal de la tierra.

¿A qué herencia renunciamos?

También hay una herencia a la que tenemos que renunciar, particularmente a aquella que nos ha dejado desgracias, divisiones y derrotas. Renunciemos al arribismo, sectarismo y cretinismo  que se ha enquistado en las cúpulas de los partidos actualmente.

Renunciemos al clientelismo, la corrupción y despotismo en nuestro interior, no podemos retomar lo peor del PRD, este partido fue creado por los trabajadores y campesinos de nuestro país, lo asfixió una burocracia que merca con las aspiraciones y necesidades de nuestra gente para hacerse de un modo de vida fácil y parasitaria. Al abandono que han sufrido los indígenas en sus demandas y sus luchas, al charrismo sindical y el fraccionalismo de las luchas. Nuestro planteamiento general debería de ser: Si tocan a uno nos tocan a todos, un ataque a un sector es un ataque contra todos. Responder como un solo puño cuando se le requiera.

Propuestas de enmiendas a los documentos del Morena

Propuesta de adición a los principios del Morena:

Considerando:
Que La lo grado de las propuestas de principios que se planean el los doctos del morena se habla de rescatar  las luchas históricas del pueblo mexicano, así como de reivindicar las luchas de los explotados, así como de negarse a todo tipo de discriminación, creemos que es fundamental definir con nombre y apellido una sociedad alternativa ajena a todo lo malo que constituye la actual, podríamos nombrarla como anticapitalista, pero anticapitalista es la sociedad feudal o esclavista, así pues, tendríamos que reivindicar la lucha por el socialismo que, junto con la democracia participativa que promueven nuestros principios son la clave para una cuarta transformación del país.

Al punto 8:
Por todas estas razones consideramos que el sistema capitalista es  cada día más incompatible  con los valores más trascendentes de  la humanidad. La propiedad privada de los principales medios de  producción se esta convirtiendo en un freno cada vez más definitivo en contra del desarrollo humano, social y natural, por tanto debemos promover como  alternativa un tipo de sociedad acode con estos principios, una sociedad libre, justa, democrática, equitativa e igualitaria, es decir una sociedad socialista.

Propuestas de enmiendas al programa de Morena:

Enmienda de adición al punto  3
Por la democracia al servicio del pueblo y de la nación y contra el autoritarismo.
En suma la renovación de mandato debe implicar el principio básico de que cada puesto de elección puede ser removible por la instancia que lo eligió y desde el presidente  municipal hasta el presidente de la republica, pasando por supuesto por diputado y senadores.

Enmienda de adición al punto  4
Por la Defensa de la Soberanía Nacional y la independencia y contra el entreguismo.
El principal medio para recuperar en términos reales la soberanía nacional, para una efectiva  recuperación de los recursos naturales como el petróleo, la industria minera y eléctrica es  la recuperación completa de  todas las empresas que por medios ilegales o empleando diversos subterfugios legaloides se han apropiado del control de dichos sectores. Dicha recuperación implica la expropiación de dichas empresas y su puesta en funcionamiento  bajo control democrático de los trabajadores y de organismos de la sociedad y de la comunidad científica.

Enmienda de adición al punto  5
Por una nación pluricultural y el respeto a los pueblos indígenas.

En suma hacemos nuestra la demanda de la aprobación sin reservas de los acuerdos de San Andrés con la correspondiente ley de derechos y cultura indígena.
Enmienda de adición al punto  6
Por la democratización y el acceso a los medios de comunicación masiva.
La democratización de los medios, las garantías de acceso a todos los grupos sociedades, incluyendo los medios comunitarios, entre otras cosas, debe implicar necesariamente el retiro de las concesiones a los principales  monopolios para ponerlos a  servicio del pueblo, sólo de esa manera se  obtendrán las garantías antes mencionadas.

Enmienda de adición al punto 7
Por un nuevo modelo económico.
Para hacer realidad un rectoría efectiva de la economía por parte del estado y posibilitar al mismo tiempo una dinámica económica efectiva que evite posibles trabas generadas por la oligarquía,  el gobierno de la IV transformación del país debe emprender sin dilación la recuperación de manos privadas de el sistema bancario  dentro del país, de las principales industrial y medios de comunicación, así como de las mas importantes redes de  transporte y comercialización de mercancías, todo ello bajo el control democrático de los trabajadores y de las organizaciones sociales que se creen para tal efecto.
Con ello se garantizará una planeación democrática que permita resolver el problema del bajo crecimiento económico y  el desarrollo armónico de la ciudad y el campo; una nueva industrialización en función de las prioridades del pueblo y un verdadera soberanía alimentaria. En suma daremos el primer paso para avanzar del reino de la necesidad al reino de la libertad.

Propuesta de enmiendas  a los estatutos
Artículo primero fracción b (1), añadir: explotación, quedando así:
La formación de una organización de hombres y mujeres libres y decididos a combatir toda forma de opresión, injusticia, desigualdad, racismo, intolerancia, privilegio, exclusión, explotación y destrucción de las riquezas y el patrimonio de la nación;

Articulo 7.
Sustituir: “No se reconocerán facciones, corrientes o grupos”.
Por: “En caso de surgir corrientes, estas deben ser eminentemente políticas, las cuales tienen el derecho democrático de defender libremente sus ideales. No se reconocerán la creación de grupos o facciones burocráticas“.

Añadir después de Artículo séptimo:
Artículo 7 bis. Todo miembro de Morena que ocupe un cargo de representación popular deberá entregar su salario integró a la organización quien le retribuirá con el salario de un obrero cualificado, no mayor a 10 salarios mínimos. El dinero excedente de salarios se utilizará para apoyar la lucha del pueblo mexicano por su emancipación. Si el Morena requiere pagar a compañeros que trabajan de tiempo completo para la organización tampoco podrán tener un salario mayor a 10 salarios mínimos.

Añadir después de Artículo octavo:
Artículo décimo octavo bis. Cualquier dirigente a cualquier nivel puede ser revocado de su mandato en cualquier momento cuando la base de la organización lo considere pertinente.

Si estas de acuerdo con estas propuestas ponte en contacto con a La Izquierda Socialista:
laizquierdasocialista.org@gmail.com
(044-55) 23155468
www.laizquierdasocialista.org

Descarga el volante Aquí

Fuente: La Izquierda Socialista – México

Fecha: 

Septiembre de 2012

 

News Reporter

Deja un comentario