Río San Sebastián contaminado por desechos mineros en El Salvador, contaminado con drenaje ácido de minas foto cortesía de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica
Medio Ambiente - Principales - 26 septiembre, 2019

Comunicado de organizaciones sociales El Salvador ante la cumbre climática de Naciones Unidas

Como organizaciones feministas, laborales, juveniles, sociales y ambientalistas de izquierda nos sumamos al llamado mundial de “Huelga Por el Cambio Climático” en el marco de la cumbre climática de las Naciones Unidas.

La convocatoria a masivas huelgas contra el cambio climático es un síntoma de que millones de personas están comprendiendo la seriedad de la crisis climática que afecta principalmente a las clases pobres y desprotegidas. Vemos expresiones de esta crisis en casi todos los países, incendios forestales, la contaminación del agua, del aire, y el constante calentamiento global. El principal factor que genera todos estos cambios acelerados son las emisiones de CO2 que están relacionados con la utilización de combustible fósil.

El calentamiento global se ha incentivado desde los años 80” a casi 1.0°C lo que indica un acelerado desarrollo, que puede parecer poco, pero ya está causando grandes problemas al planeta, fenómenos meteorológicos más fuertes, inundaciones, la perdida de ecosistema y especies animales, etc.

Todo esto se debe principalmente a la forma de producción capitalista. Los capitalistas han intentado inducirnos la idea de que “todos somos responsables de este problema”, pero la realidad es totalmente diferente, el periódico británico The Guardian reveló que 100 grandes compañías son responsables del 71 % de la contaminación del planeta y sólo 25 de ellas son responsables de más de la mitad de la emisión mundial de gases de invernadero. En su casi totalidad son grandes petroleras, empresas energéticas y de carbón como ExxonMobil o Chevron.

En la cumbre climática del año 2015 los líderes se comprometieron a disminuir las emisiones de gases de invernadero, pero todo ha sido una falacia. Donald Trump ha manifestado públicamente, que no se someterá a esos acuerdos, es lógico que no está dispuesto a perder millones de dólares solo por cumplir con las demandas de los científicos.

Bajo el actual sistema de producción es imposible que se pueda revertir esta situación, el lucro de las grandes empresas es elevado, solo la industria petrolera está valorada en 4,5 billones de dólares, ¿es posible creer que los empresarios y los líderes mundiales dejaran de percibir estas jugosa ganancias? Es poco probable que en 10 años, reduzcan sus negocios a la mitad para que la emisión global de gases de efecto invernadero se reduzca el 45 % como lo demandan los estudios. Tal es la envergadura del problema.

En El Salvador la crisis climática, toma forma en diferentes aristas, empezando por la contaminación de nuestros ríos y lagos de parte de las empresas, la monopolización y la comercialización del agua, la deforestación de nuestros bosques y su sustitución por monocultivos como el café y la caña de azúcar, de donde un reducido grupo de empresarios se han vuelto millonarios. Esta contaminación causan graves problemas a los más pobres del país, el desarrollo e intensidad de las enfermedades como el dengue, chikunguya es el efecto del mismo calentamiento global, cada vez el brote de estas enfermedades se hace más fuerte cobrando incluso la vida de niños y niñas pobres.

El Estado salvadoreño durante años ha sido incapaz de poder brindar soluciones a estos problemas, el principal obstáculo de esto, son como en todos los casos los intereses de la gran empresa contaminante, el gobierno actual lejos de tomar con seriedad este problema, ha autorizado decenas de permisos ambientales, bajo el argumento del progreso.

Es totalmente absurdo que el ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, quien ha participado en la Cumbre climática haya dicho que para revertir los efectos del cambio climático, incentivarán la producción de caña de azúcar y palma africana, producción agrícola baja en carbono, lo que parece ser una solución bien intencionada no es más que un interés capitalista y lucrativo. Hay una ofensiva de parte de los capitalistas verdes para controlar millones de hectáreas de tierra en África y  América despojando a comunidades enteras, destruyendo ecosistemas como en Brasil, para generar millones de dólares en ganancias ¿esto es lo que quieren incentivar nuestros gobernantes?

El gobierno ha hecho pública muchas encuestas donde muestra que tiene grandes niveles de aceptación, sin embargo, ese caudal de aprobación no está siendo utilizado para concientizar a la población sobre los graves problemas que causan estas grandes empresas a nuestros ecosistemas, el silencio del gobierno de Bukele con respecto a la destrucción y contaminación del medio ambiente por parte de las empresas, no es más que el reflejo de que este gobierno no se debe a los más pobres sino a las grandes empresas capitalistas que hoy están acabando con nuestro planeta.

Como organizaciones sociales manifestamos:

  1. Los responsables de esta catástrofe ambiental no somos los pobres, sino los gobiernos y las grandes empresas capitalistas, toda la responsabilidad debe recaer sobre los millonarios del mundo
  2. Llamamos a la población civil a luchar por la defensa y el control de sus recursos naturales la tierra, el agua, los bosques etc., para que se conserven y se pongan en función de las necesidades de la sociedad
  3. A los gobernantes a exigir a las empresas capitalistas a cumplir con las leyes ambientales, a incentivar un plan nacional de recuperación de bosques, ríos y ecosistemas para reducir los daños que se le ha hecho a nuestra planeta
  4. La creación de un sistema de transporte público que reduzca las emisiones de gases de invernadero con dinero de las empresas evasoras y elusoras.
  5. El cese a los intentos de concesionar o privatizar los bienes naturales para comercializarlos con las necesidades de los más desprotegidos de la sociedad
  6. A revertir los permisos ambientales dados a empresas urbanísticas como Valle El Ángel, El Casco, entre otras
  7. A cumplir de verdad los acuerdos planteados en la Cumbre climática de Naciones Unidas

¡Otro Mundo es posible!

¡Por una economía planificada, sustentable y en equilibrio con el medio ambiente!

¡Defendamos nuestros recursos Naturales!

¡El agua y la naturaleza no son mercancías!

¡Sin Agua no hay Futuro!

¡Cambiemos el sistema para que no cambie el clima!

 

  San Salvador, 26 de septiembre, 2019

Deja un comentario