2 septiembre, 2021

Los salvadoreños rechazan el Bitcoin y otros hallazgos de la encuesta UCA

El jueves 2 de septiembre se dieron a conocer los resultados de la encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la UCA, que se realizó entre el 13 y el 21 de agosto del presente año1. Los datos son muy reveladores respecto a la opinión de los salvadoreños sobre la implementación de la Ley Bitcoin, que entra en vigencia el próximo 7 de septiembre.

En un madrugón, el pasado 9 de junio la Asamblea Legislativa aprobó la Ley Bitcoin sin tener ningún tipo de consulta entre la población. Los parlamentarios argumentaron que implementar Bitcoin como moneda de curso legal permitirá generar oportunidades de empleo, promover una verdadera inclusión financiera y generar dinamismo económico.2

Desde entonces el gobierno de Nayib Bukele ha tratado de presentar la medida como algo visionario, futurista y de vanguardia. Ha tratado de convencer a la población de los maravillosos beneficios de Bitcoin, de cómo esto posiciona de manera privilegiada a El Salvador frente al mundo, pero toda su propaganda ha caído en saco roto. Según la encuesta del IUDOP, 7 de cada 10 salvadoreños creen que los diputados deberían anular la Ley Bitcoin y tienen poca o ninguna confianza en la criptomoneda.

¿Por qué hay un rechazo tan amplio?   

La Ley Bitcoin fue aprobada de manera exprés y sin consultar a la población, creando un ambiente de incertidumbre, haciendo mucha comparación a la manera en que fue aprobada la incorporación del dólar hace exactamente 20 años. 

Una de las razones para el rechazo masivo es el desconocimiento de qué es el Bitcoin. Según la misma encuesta, 9 de cada 10 personas tienen una idea distorsionada o no saben en qué consiste la criptomoneda. Este desconocimiento hace que el escepticismo y rechazo entre la población crezca y no es para menos, la tecnología detrás del uso del Bitcoin es bastante compleja y, en un país como El Salvador con altos niveles de analfabetismo digital, la población no está preparada para utilizarla en su día a día.

Este desconocimiento les vuelve un blanco fácil de estafas y robos digitales, que como se sabe es algo muy frecuente en el mundo de las criptomonedas. Desde el anuncio y la aprobación de la ley, el gobierno ha hecho poco o casi nada por educar a la población y se han limitado a apelar a la confianza de que es una buena medida porque el presidente así lo afirma.

Por otra parte, aunque el presidente Bukele ha insistido sobre la libertad de usar o no Bitcoin, el artículo 7 de la ley riñe con su afirmación, al establecer que: todo agente económico deberá aceptar Bitcoin como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio. Sobre esto el 95.9 % de los encuestados opinan que el uso de la criptomoneda debe ser voluntario. Además 6 de cada 10 concuerdan en que no se debe gastar dinero público para echar a andar este proyecto, sin embargo, a la fecha el gobierno ha planeado invertir cerca de $205 millones para que comience a operar Bitcoin en el país3, esto representa más del doble de lo que se asigna al presupuesto de la Universidad de El Salvador cada año.

Esta es la primera propuesta de Nayib Bukele que está siendo rechazada por el pueblo, él lo sabe y sus diputados también, pero no darán paso atrás a la ley no solo porque no les importa genuinamente los intereses de la población, sino porque está es una apuesta desesperada frente a la crisis financiera y la falta de liquidez del gobierno. Esta apuesta de casino solo beneficiará a los poderosos y sus títeres en el Estado. Frente a esto, el rechazo por sí solo es bueno, pero debemos organizar este descontento y exigir mediante la lucha de calle la derogación de esta ley antipopular.

Sobre el aumento en la canasta básica

Uno de los mayores flagelos que ha sufrido la clase trabajadora en los últimos meses es el incremento a los precios de la canasta básica. En junio de este año la inflación llegó al 3 %, el porcentaje más alto desde el 2013.4 De los encuestados 8 de cada 10, afirman que el gasto principal de su hogar es la compra de alimentos o el pago de los recibos de servicios básicos donde han identificado un mayor aumento de precios los últimos tres meses.

Casi un tercio de los encuestados (32.4 %) consideran que sus condiciones económicas serán peores al finalizar este año y casi la mitad (45.7 %) dice que su situación no mejorará ni empeorará. Esto a pesar del reciente aumento de $60 al salario mínimo, 7 de cada 10 afirman que este incremento no se traduce en mejoras significativas en sus condiciones de vida.

Un empleo digno con un salario acorde al costo de la vida ha sido históricamente una de las demandas más urgentes de las clases trabajadoras. El gobierno de Nayib Bukele después de dos años se ha mostrado incapaz de resolver esto, la población lo percibe en su día a día y ninguna propaganda será tan poderosa para ocultar esta situación cada vez más desesperante.

Diputados al servicio de Bukele y no del pueblo

Para evaluar a la actual Asamblea Legislativa, el IUDOP hizo algunas afirmaciones a los encuestados para que expresaran si estaban de acuerdo o no con ellas. Un 60 % de la población salvadoreña dijo estar de acuerdo con el hecho que: “La mayoría de diputados de la actual Asamblea Legislativa trabajan más por los intereses de su partido político, que por los intereses de la población”. Mientras que el 96% está de acuerdo o muy de acuerdo en afirmar que: “Es necesario que los diputados de la Asamblea Legislativa estudien a profundidad y con detenimiento las leyes antes de aprobarlas”.

 El accionar de los diputados de la Bancada Cyan ha estado marcado por los dictados de Bukele desde CAPRES; no tienen ideas propias y todo lo que declaran está fríamente calculado por sus asesores. En los últimos meses, a través de las comisiones especiales que se han creado, estos diputados han demostrado su total servilismo. A pesar que se llenan la boca diciendo que representan al pueblo, lo que realmente hacen es representar los intereses del régimen. La población les otorga una nota promedio de 6.27. Esto refleja que, a pesar de lo que se puede percibir como un apoyo masivo en las redes sociales, la sociedad está siendo crítica del accionar de los diputados y no está tan contenta con sus decisiones.

Es cuestión de tiempo para que el descontento sea generalizado. El gobierno reaccionario de Nayib Bukele es incapaz de sacar de la miseria y la explotación a los salvadoreños. A medida que la luna de miel pase y la población comience a ser consciente que nada ha cambiado, veremos más acciones coordinadas de exigencia al gobierno y a más sectores sumándose a esta lucha. Debemos, por tanto, dotarnos de una perspectiva optimista y revolucionaria, organizarnos para participar decidida y coherentemente en la lucha por construir un futuro mejor.

 


Notas:

[1] La población salvadoreña opina sobre el Bitcoin y la situación socioeconómica del país, Boletín de prensa Año XXXV, No. 5: https://uca.edu.sv/iudop/wp-content/uploads/Boletin-BTC-Coyuntura-2021-2.pdf
[2] El Salvador, primer país del mundo en reconocer al Bitcoin como moneda de curso legal https://www.asamblea.gob.sv/node/11282
[3] Destinar $205.3 millones para uso de Bitcoin ampliará más el hoyo fiscal https://www.elsalvador.com/noticias/negocios/destinar-205-millones-para-uso-bitcoin-ampliara-hoyo-fiscal/872545/2021/
[4] Inflación aumentó 3 % a junio 2021 por precios de combustibles https://www.elsalvador.com/noticias/negocios/inflacion/861810/2021/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *