Lo que está en juego en la guerra comercial entre Trump y China
Hace unas semanas, Trump anunció aranceles por $200 mil millones de dólares a las importaciones desde China. El anuncio fue recibido con protestas de parte de los chinos, así como por grandes empresas en los Estados Unidos. China respondió con aranceles sobre otros $60 mil millones de importaciones desde los Estados Unidos. Esta guerra comercial revela las fricciones que se han estado desarrollando durante algún tiempo entre las potencias imperialistas y amenaza con hundir al mundo en una nueva recesión.

Contra la globalización

Trump es uno de los presidentes con la mente más estrecha y aislacionista que han tenido los Estados Unidos durante mucho tiempo. Su capacidad para comprender el comercio internacional y la economía mundial se limita a la de un magnate de la construcción. Sólo le interesa manejar tratos difíciles. Él y sus partidarios piensan que Estados Unidos es difícil de superar y se ha aprovechado de ello. La solución de Trump (amenazar y engañar hasta que se sale con la suya) es como un hombre de negocios que presiona para conseguir un mejor acuerdo de un competidor.

Donald Trump and world Image Gage Skidmore

Esto anula completamente todas las normas de cómo llevar a cabo la diplomacia internacional. También amenaza la dominación de los Estados Unidos, un orden mundial en el que Estados Unidos tiene la sartén por el mango, pero donde todas las principales potencias imperialistas tienen la oportunidad de beneficiarse. Si Estados Unidos está intentando usar su fuerza militar y económica para intimidar a otras potencias para que firmen acuerdos comerciales menos favorables, socava todo el orden y el comercio mundial posteriores a la Segunda Guerra Mundial (también conocida como globalización). Esta es la razón por la que los burgueses norteamericanos, japoneses y europeos se han opuesto enérgicamente al enfoque de Trump. Esto podría tener consecuencias desastrosas a largo plazo para el comercio a escala global.

Parece que por el momento, este conflicto ha disminuido. Se llegó a un acuerdo temporal entre los Estados Unidos, la UE y Canadá, mientras que México y los Estados Unidos acaban de negociar un nuevo TLCAN (renombrado USMCA). Trump también está en conversaciones con los japoneses. Sin embargo, incluso si se alcanzan acuerdos, se ha hecho daño a largo plazo a la confianza en el compromiso de Estados Unidos con el comercio libre de aranceles. Las diversas disputas comerciales abiertas en los últimos meses han llevado a la jefa del FMI, Christine Lagarde, a advertir que las barreras comerciales están “perjudicando no sólo al comercio en sí mismo, sino también a la inversión y la manufactura a medida que la incertidumbre sigue aumentando”.

Enfocarse en China

El acuerdo con Canadá ha generado esperanzas entre la clase dominante de los Estados Unidos de que Trump volverá a las negociaciones del TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica), de las cuales Trump se retiró. Muchas de las cláusulas en el nuevo USMCA son muy similares a las del TPP. El columnista de The Wall Street Journal, Aaron Back, lo planteó de la siguiente manera:

“Los Estados Unidos ahora deben seguir este patrón con sus socios comerciales de Asia y el Pacífico, para revivir el sueño de construir un nuevo bloque comercial basado en reglas para contrarrestar a China”.

Electronics factory in Shenzhen Image Steve Jurvetson

De hecho, el enfoque en el comercio mundial y las relaciones internacionales se ha desplazado firmemente hacia la guerra comercial entre Estados Unidos y China. A diferencia de los diversos conflictos que Trump comenzó con los aliados de Estados Unidos, él ha sido animado en su disputa con China por la burguesía estadounidense.

Para ser más precisos, hay dos conflictos separados que se libran al mismo tiempo. Trump está intentando cerrar la brecha masiva entre lo que Estados Unidos importa de China y lo que China importa de Estados Unidos. Este conflicto es difícil de resolver, particularmente a corto plazo, pero el gobierno chino no necesariamente se opondría completamente a algunas medidas en esa dirección. De hecho, en general se encuentra en el camino que China pretende recorrer de todos modos: el de reducir la dependencia de su industria de las exportaciones.

Abriendo espacio para la cadena alimentaria

Los esfuerzos chinos para desarrollar más sectores de la industria de alta tecnología son los problemas más difíciles de resolver. Los Estados Unidos, así como Europa y Japón, acusan a China de robar tecnología y de obligar a las compañías a transferir tecnología a las compañías chinas. Esto no es nada un nuevo. Todos los países que se han desarrollado tecnológicamente lo han hecho gracias a la tecnología de otros países. ¿Por qué reinventar la rueda? Los chinos pueden hacerlo utilizando métodos que son mal vistos por otros, pero fundamentalmente todos han hecho lo mismo en algún momento u otro.

La cuestión no es realmente cómo lo está haciendo China, sino que simplemente lo está haciendo. La producción china de bienes electrónicos utiliza mano de obra semicualificada y piezas producidas en otros países. La mayoría de los componentes, así como la maquinaria, provienen de Taiwán, Corea del Sur, Japón, los Estados Unidos e incluso Europa. El resultado es que aunque los iPhones se fabrican nominalmente en China, en realidad solo una parte muy pequeña del proceso de producción se encuentra allí.

Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, sólo el 0.3 % del valor de los componentes del iPhone 7 se producen en China, en comparación con el 29 % en los Estados Unidos y el 29 % en Taiwán. Para el Samsung Galaxy S7, las cifras son el 45 % del valor de los componentes de los Estados Unidos y el 29 % de Corea del Sur. El chino Huawei P9, en contraste, incluía el 32 % de los componentes chinos. Dado que el ensamblaje final (en China) sólo representa el 1 % del valor total contenido en el producto y los componentes un 10 %, esto deja a la manufactura de los Estados Unidos y Taiwán con una contribución del 3 % del precio total del iPhone, pero obviamente mucho más alto para el P9.

Lo que China está tratando de hacer es subir más arriba en la cadena de suministro y capturar los mercados para los componentes de alta tecnología utilizados en la electrónica. En este momento, las empresas y las instalaciones de producción chinas son incapaces de ofrecer la calidad de otros países. Por esta razón, los semiconductores constituyen una de las partes clave del plan ‘Hecho en China 2025’, que pone a China en competencia directa con los Estados Unidos y sus compañías. Esto es algo que Estados Unidos, la UE y Japón están decididos a detener o, al menos, desacelerar.

Compitiendo con los Estados Unidos

The Wall Street Journal escribió lo siguiente en una declaración editorial:

“Si China fuera un país pequeño, Estados Unidos podría permitirse absorber el excedente de bienes y permitir que los consumidores estadounidenses se beneficiaran. El esfuerzo de China para saltar a las filas de las economías desarrolladas obligando a las empresas a reubicar sus procesos más valiosos y pervertir la ley de la ventaja comparativa finalmente fracasará.

“Pero cuando la segunda mayor economía del mundo utiliza la picaresca, el daño colateral es enorme y ha socavado el apoyo político en Estados Unidos y Occidente para el libre comercio. Más ominoso, el mercantilismo de China es parte de una estrategia más grande de Xi Jinping para establecer una nueva hegemonía militar y comercial en Asia”.

ZTE China Image Kārlis Dambrāns

Básicamente, el WSJ se opone a que China se convierta en otra potencia para competir con las existentes. Preferirían mucho que China mantuviera su papel tradicional de ensamblaje y fabricación de más productos de baja tecnología.

El mismo sentimiento se repite en el Financial Times:

“A diferencia de las quejas del Sr. Trump contra otras economías, incluidas la UE y los socios estadounidenses del NAFTA, México y Canadá, gran parte de sus críticas contra Beijing están justificadas. China se ha desviado significativamente de la senda trazada para convertirse en una economía de mercado que el resto de los miembros de la Organización Mundial de Comercio creían que el país seguiría después de unirse al organismo en 2001.

“La iniciativa ‘Hecho en China 2025’, que apunta a establecer un liderazgo mundial en los sectores de alta tecnología, ha otorgado a los gobiernos centrales y locales y a las empresas estatales más licencias para intervenir. Están distorsionando los mercados con regulaciones proteccionistas y robando tecnología de compañías extranjeras que operan en el país”.

El FT y el WSJ afirman que es una competencia desleal, pero todos los países (excepto quizás Inglaterra y Holanda) utilizaron en varias ocasiones una importante inversión dirigida por el Estado para desarrollar sus industrias.También utilizaron tarifas para protegerse contra potencias más competitivas y establecidas.

China está intentando seguir el mismo camino, pero es dudoso que tenga éxito. Al comienzo de la crisis, todos los economistas europeos y estadounidenses pedían precisamente esto. Argumentaban que China debe aumentar sus salarios, debe desarrollar más un mercado interno, depender menos de las exportaciones, etc. Esto está totalmente en línea con los planes del gobierno chino, pero tiene ciertas consecuencias.

Barriles de polvorín

El régimen chino surgió en la primera década de los 2000 con un profundo sentimiento de confianza en su propio sistema, pero está tremendamente preocupado por el malestar laboral. Las últimas décadas de desarrollo económico han creado un proletariado masivo, concentrado en enormes centros industriales. Algunos de estos centros urbanos tienen un PIB per cápita casi tan alto como el de España (por ejemplo, Guangzhou y Shenzhen), pero con niveles salariales significativamente más bajos ($13.000 frente a $18.000). El Estado ya ha intervenido para aumentar los salarios, pero corre el riesgo de eliminar uno de los principales factores que impulsan el desarrollo económico chino en este punto: una fuerza laboral barata, pero relativamente bien educada.

Para aumentar los salarios, China tiene que elaborar productos que agreguen más valor para poder seguir siendo competitivos. Tienen que crear más productos de alta tecnología, que requieren trabajadores más calificados. Estos son los únicos medios por los cuales podrán pasar de salarios bajos y productividad laboral baja a salarios más altos y productividad más alta.

El principal problema que se presenta en el camino de China es la crisis económica. La economía china está reduciendo su tasa de desarrollo del 14 % en 2007 al 6.9 % en 2017. La gran cantidad de créditos que el gobierno ha promovido ha casi duplicado la deuda total (privada y gubernamental) en los mismos 10 años, de 145 % del PIB a 256 %. Ahora los analistas están especulando sobre una mayor relajación del crédito en respuesta a las tarifas. Esto es insostenible. Trump y la burguesía estadounidense esperan que las dificultades económicas que atraviesa China los hagan más susceptibles a la presión. Esto aún está por verse.

Si China aceptara poner un límite a su desarrollo de nuevas tecnologías, se arriesga a crear una crisis económica, social y política a un nivel que empequeñecería a Tiananmen. La forma en que reaccionó ante las protestas de los Uigures, así como la represión de los activistas del movimiento obrero, da una idea de un régimen que está muy nervioso por el riesgo de que las protestas se generalicen.

La burguesía estadounidense, por supuesto, está precisamente en la misma situación. El apoyo a Bernie Sanders y la elección de Trump fueron claros indicios de que los trabajadores en los Estados Unidos han tenido suficiente. La clase dominante de los Estados Unidos está, por lo tanto, intentando aferrarse a aquellos mercados donde, junto con sus aliados, está dominando actualmente. No está dispuesto, en estas condiciones, a permitir el desarrollo de un rival de la escala de China. Esta es la razón por la que tanto Demócratas como Republicanos, así como la burguesía europea, se están uniendo detrás de Trump en esta cuestión.

Una amenaza a la seguridad nacional

Tampoco es sólo una cuestión de economía pura. En múltiples ocasiones, los Estados Unidos han expresado su preocupación sobre los servicios de seguridad chinos que utilizan dispositivos electrónicos producidos en China para espiar a los Estados Unidos, tanto Huawei como ZTE tienen prohibido vender ciertos tipos de equipos de telecomunicaciones a los Estados Unidos por ese motivo. Por supuesto, los Estados Unidos lo saben todo, ya que han estado espiando a todos los demás durante los últimos 20 a 30 años usando precisamente tales métodos. Por lo tanto, a los Estados Unidos les preocupa (y probablemente tengan razón), que otra nación desarrolle el tipo de capacidad de espionaje que posee actualmente.

Del mismo modo, la expansión militar china está amenazando la dominación estadounidense de los mares. No es por casualidad que la nueva tensión comercial haya causado nuevas fricciones en el Mar del Sur de China, con Estados Unidos navegando provocativamente cerca de las nuevas instalaciones militares chinas. Los Estados Unidos las llama misiones de “libertad de navegación”, lo que significa la libertad de la Armada de los Estados Unidos para patrullar cualquier mar que desee.

El nuevo portaaviones que China ha lanzado, así como los nuevos misiles, están poniendo una gran interrogante sobre el dominio estadounidense de esta crucial ruta comercial. Plantea la perspectiva de que China domine este mar, que transporta 1/3 del comercio marítimo mundial. El desarrollo de una tecnología de consumo más avanzada también ayudaría a China a producir el equipo más sofisticado requerido por los modernos portaaviones y misiles.

No hay final a la vista

La relación entre Estados Unidos y China se ha deteriorado durante algún tiempo. Obama intentó liberarse de Oriente Medio para “girar hacia el este de Asia”. Comenzó una serie de negociaciones comerciales con aliados en el Pacífico para aislar a China y fortalecer el comercio con los demás países de la región. La Asociación Transpacífica fue una parte crucial de eso.

Trump llegó a su presidencia como un toro en una tienda de porcelana y destruyó muchos de los planes diplomáticos de la administración de Obama en la región. Rompió el TPP e impuso aranceles a varios aliados clave en la región. Al principio, también pareció interesarse únicamente en la cuestión del déficit comercial, que es una consideración secundaria desde el punto de vista de la clase dominante estadounidense. Durante los últimos 3-4 meses, se ha desplazado para alinearse más claramente con el resto de la clase dominante de los Estados Unidos. El acuerdo NAFTA 2.0 fue una clara indicación de eso. Esto significa que la clase dominante de los Estados Unidos ha encontrado al menos una unidad de propósito temporal.

Esto fortalece la mano de Trump. Ahora puede enfrentar a los chinos con un Congreso más o menos unido detrás de él. Esto significa que es poco probable que se vea obligado a retroceder debido a la presión doméstica. Al mismo tiempo, lo que Estados Unidos propone es imposible de aceptar para los chinos. No abandonarán sus intentos de pasar a nuevas tecnologías, ni aceptarán la privatización a gran escala de empresas estatales clave.

Zhang Xiangchen, representante de China ante la OMC, dijo en julio que China es una “economía de mercado socialista” y que cualquier especulación sobre el cambio de rumbo de China fue una “ilusión”. Cuando dice “socialista”, por supuesto, simplemente se refiere a la influencia y dirección del Estado: un requisito previo necesario para el desarrollo económico de China. El punto clave que señala Zhang es que China no abandonará su dirección estatal ni su intervención en la economía.

La gravedad del conflicto se ha intensificado hasta el punto de que existe una especulación abierta sobre el intento de Estados Unidos de separar a China de sus cadenas de suministro, lo que crea la posibilidad de que las compañías operen múltiples cadenas de suministro: una para los Estados Unidos y otra para el resto del mundo.

Una nueva estabilidad

Algún tipo de acuerdo no se excluye a corto plazo. Aparentemente, el presidente Trump espera discutir con el presidente Xi en noviembre en la cumbre del G20. Este acuerdo tendría un carácter temporal. El conflicto entre China y los Estados Unidos sólo puede intensificarse en el próximo período, particularmente cuando llegue la próxima recesión.

g7 2018 Image Flickr White House

En lo que respecta a las guerras comerciales, el genio está claramente fuera de la botella. Durante todo un período, las guerras comerciales fueron excluidas del arsenal de armas en el conflicto internacional. Trump las ha traído de vuelta a la mesa. Arabia Saudita bloqueó el comercio con Canadá en un conflicto reciente por un tweet del Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá. Trump intentó forzar a Erdogan a liberar a un pastor de los Estados Unidos al hundir la economía turca.

A medida que llegamos al final de la primera década después de la crisis, el proteccionismo está levantando su cabeza muy prominentemente. Durante los primeros 10 años, la burguesía luchó arduamente para evitar que volviera. Una de las razones por las que la crisis de la década de 1930 se convirtió en una depresión fue precisamente por su giro hacia el proteccionismo. Nadie sabe exactamente qué consecuencias tendrá para la economía mundial una reversión de las últimas décadas de aranceles muy bajos para el comercio. Durante muchos años, la burguesía insistió en que sería un desastre. Ahora esperan que no sea tan malo como temían.

Con la perspectiva de una nueva recesión, deberían estar preocupados. Cualquier tensión persistente de esta naturaleza (cuando se supone que hay una recuperación) está destinada a estallar en un conflicto aún mayor cuando llegue la próxima recesión. Hay una nueva normalidad en las relaciones internacionales, y sólo servirá para intensificar futuras crisis económicas.

 

Fuente original en inglés: The real stakes in the Trump-China trade war

News Reporter

Deja un comentario