La revolución sudanesa está en peligro

0 29

La revolución sudanesa se encuentra en una encrucijada crítica. Las fuerzas de seguridad están asesinando, violando y atacando a las masas con impunidad. La revolución ha respondido lanzando nuevas protestas, bloqueando barrios y realizando una huelga general de dos días, aunque esta última se vio debilitada por la falta de organización. Debemos ser claros: el tiempo se agota.

Los liberales en bancarrota, lanzados a la cabeza del movimiento revolucionario en 2019, desperdiciaron la sangre del pueblo en una estrategia criminal de negociación con los militares. Mientras tanto, los jefes de los comités de resistencia y de las organizaciones profesionales revolucionarias siguen haciendo hincapié en los métodos “pacíficos” frente a la barbarie contrarrevolucionaria. Sobre todo, no hay ningún plan para detener a los generales y tomar el poder. Esto está llevando a las masas a una amarga y sangrienta derrota.

Desde el golpe militar de octubre del año pasado, las masas se han enfrentado casi a diario con la contrarrevolución, dirigida por los generales Abdel Fattah al-Burhan y Hemeti. Hasta la fecha, al menos 71 personas han muerto y miles han resultado heridas. Se desconoce el número exacto de víctimas, pero sin duda es muy superior a las cifras oficiales. las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), una unidad paramilitar basada en las temidas milicias Janjawid, bajo el mando de Hemeti, ha encabezado una despiadada campaña de terror contra las masas revolucionarias. Pero cuando la simple represión por sí sola demostró ser demasiado lenta para detener el movimiento el año pasado, los generales restablecieron en noviembre al primer ministro Abdalá Hamdok, al que habían derrocado y detenido previamente en octubre. Hamdok fue colocado a la cabeza de un nuevo gobierno “tecnocrático” de transición, que la junta esperaba que proporcionara un fino barniz para el retorno de la dictadura militar, y desviara la revolución.

Pero seis semanas después, quedó claro que este intento de echar polvo a los ojos de las masas había fracasado. Ya desacreditado por el brutal programa de austeridad que había llevado a cabo en 2019-20 a instancias del FMI –mientras compartía el poder con los mismos generales a los que las masas habían combatido– Hamdok hizo añicos cualquier autoridad que mantuviera en las calles al entrar en este pacto fáustico.

Siempre fue una figura accidental: un ex economista de la ONU, que ni siquiera estaba en el país cuando la revolución de 2019 hacía estragos, fue empujado a la vanguardia por sus líderes liberales y sus aliados imperialistas de la llamada comunidad internacional. Tras su reincorporación, los manifestantes en las protestas se burlaron de él como el “Secretario del Golpe”. Un mecánico y manifestante de 40 años declaró al Financial Times en noviembre:

“Hamdok debería luchar por el pueblo, no por los militares. Vamos a seguir protestando hasta que tengamos un gobierno civil completo sin militares en él, nunca más los militares”.

Tras la dimisión de Hamdok, los hipócritas imperialistas de la ONU se lanzaron a organizar conversaciones, en un intento de trazar un “camino sostenible hacia la democracia y la paz”. Estas falsas negociaciones también fueron acogidas por la Liga de Estados Árabes, con el régimen egipcio (que es una dictadura militar) ofreciéndose como “mediador”. Los militares ya han demostrado que no tienen interés en tolerar ningún tipo de gobierno civil. Sólo aceptó el acuerdo de reparto de poder en 2019 para ganar tiempo. Esta propuesta de conversaciones no es más que una maniobra de los imperialistas y de los regímenes asesinos de la región para desactivar la revolución y legitimar la pretensión de poder de los generales contrarrevolucionarios. Lo que quieren es estabilidad, y lo que más temen es que la revolución sudanesa se extienda al resto del Cuerno de África y al mundo árabe.

Las masas rechazaron, con razón, las conversaciones negociadas por la ONU. La Coordinación de los Comités de Resistencia (el órgano general que representa a los comités de resistencia de los barrios), el Partido Comunista y la Asociación Profesional Sudanesa (SPA) reafirmaron las principales consignas de la revolución: nada de negociaciones, nada de compromisos, nada de compartir el poder con los militares. Estos grupos sienten la presión de las calles detrás de ellos, que rechazan ferozmente cualquier movimiento hacia nuevas conversaciones con los generales. Por ejemplo, una reciente concentración de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio (FFC) -una coalición de grupos de la oposición que se unió al gobierno de transición tras la caída del régimen de Omar Bashir en 2019- fue disuelta por manifestantes que utilizaron granadas de gas lacrimógeno reutilizadas, después de que las FFC ayudaran a negociar el acuerdo entre los militares y Hamdok en noviembre. Al sentir esta presión, a pesar de que la FFC dijo inicialmente que “discutiría” la invitación de la ONU, su portavoz Wagdy Saleh se vio obligado a dar marcha atrás y rechazar “cualquier asociación” con los militares. Sólo pequeños grupos de colaboracionistas (como los llamados “Amigos de Sudán»), que no tienen ninguna autoridad ante las masas, se atreverán a asistir a estas conversaciones.

De hecho, con la radicalización de las masas en los últimos meses, los grupos políticos más convencionales, como el FFC e incluso el SPA, están siendo cada vez más marginados en favor de los comités de resistencia. Además de organizar las protestas, estos organismos también han prestado servicios esenciales que el régimen no ofrece. Entre ellos, la compra de material escolar y médico, la excavación de pozos, la limpieza de las calles y la organización de “mercados solidarios” en los que se venden productos básicos a precio de coste a las familias más pobres.

Como declaró la activista sudanesa Marine Alneel:

“Estamos viendo en muchos medios de comunicación internacionales que estas protestas están siendo convocadas por las Fuerzas de la Libertad y el Cambio o la Asociación de Profesionales de Sudán, eso está muy lejos de la realidad. En realidad, las entidades que están liderando este movimiento son los comités de resistencia de los barrios, que se han desarrollado principalmente en 2019 para ayudar a organizar las protestas en los barrios, y ahora son la entidad dirigente que anuncia las protestas y son realmente la voz del pueblo.”

Se trata de un paso positivo, que demuestra que las masas sudanesas ven cada vez más a los comités de resistencia como sus propios órganos de poder, forjados en la lucha.

La contrarrevolución a la ofensiva

Sin embargo, con la dimisión de Hamdok, se ha desechado cualquier pretensión de “transición democrática”. Ahora sólo queda un enfrentamiento abierto entre la revolución y la contrarrevolución. Esto representa una lucha de fuerzas vivas, y el resultado no está decidido. Pero debemos ser sinceros. A pesar de la valentía y la tenacidad inspiradoras de las masas sudanesas, la iniciativa y el impulso están actualmente en manos de la junta. Con la desaparición de Hamdok, los militares ya ni siquiera fingen estar interesados en respetar la autoridad constitucional y civil. La máscara se está cayendo.

La Junta se siente confiada y está intensificando la represión. Al menos siete personas murieron y cientos resultaron heridas sólo el lunes 17 de enero, cuando miles de manifestantes de 17 ciudades salieron a la calle para la 14ª ronda de manifestaciones masivas en todo el país desde el golpe de Estado del año pasado. Fue uno de los días más sangrientos hasta la fecha. Las fuerzas de seguridad reprimieron implacablemente a las masas con gases lacrimógenos, cachiporras, munición real e incluso cañones antiaéreos. Se ha informado de que las tropas atacaron los hospitales, impidiendo la entrada a los manifestantes heridos. En Jartum, ni siquiera se permitió a los revolucionarios enterrar a sus muertos en paz. Un cortejo fúnebre fue atacado por las fuerzas de seguridad, que al parecer intentaron atropellar a los dolientes con sus vehículos blindados. La barbarie de la contrarrevolución no tiene límites.

En respuesta a las muertes del lunes, 40 sindicatos y organizaciones profesionales convocaron una huelga general de dos días el martes y el miércoles. Además, el Comité Central de Médicos de Sudán (organismo profesional y sindical que representa a los médicos) ordenó a sus miembros que se retiraran de los hospitales bajo control militar, mientras que los manifestantes comenzaron a poner barricadas en las carreteras de la capital. En Jartum, los barrios obreros de Burri y Jabra fueron bloqueados. Al mismo tiempo, los estudiantes de secundaria y de la universidad de la capital se retiraron en señal de protesta y se negaron a presentarse a los exámenes.

Por desgracia, estas actividades fueron esporádicas y mal coordinadas, en parte debido a la continua interrupción de las telecomunicaciones. La huelga sólo se acató parcialmente, y muchos comercios y empresas permanecieron abiertos. Esto contrasta con las potentes huelgas generales de mayo y junio de 2019 contra el Consejo Militar de Transición, que tuvieron un acatamiento casi total en las principales ciudades del país.

En parte, la huelga se debilitó debido a la falta de planificación previa y a la convocatoria con poco tiempo de antelación. Una huelga general es un asunto serio, y debe ser preparada adecuadamente. Además, tres meses de represión constante han hecho mella en las masas, a lo que se suma el empeoramiento de la situación económica del país. Sudán ya debe 60.000 millones de dólares en deudas internacionales, agravadas por la retención de 2.000 millones de dólares de ayuda prometida por el Banco Mundial. La inflación se ha disparado hasta el 443%, y hay una grave escasez de productos básicos, como alimentos y medicinas.

“Debido al nivel de vida diario, la gente no puede permitirse hacer una huelga con poco tiempo de antelación, sino que es necesario planificarla adecuadamente», dijo un corresponsal sudanés a marxist.com. “Para muchos, dos días de huelga son esencialmente dos días de hambre. No hay una hoja de ruta, sino más protestas planificadas por los líderes de la revolución”.

Este es el punto principal. El pueblo sudanés ha demostrado una y otra vez que está dispuesto a soportar inmensos sacrificios en su lucha contra la contrarrevolución. Pero no se puede esperar que dejen sus vidas en suspenso para siempre, dispuestos a marchar y a golpear al antojo de sus líderes, sin ningún sentido de cómo hacer avanzar la revolución. No son un grifo que se pueda abrir y cerrar a voluntad para presionar al régimen.

Sobre todo cuando los dirigentes de los comités de resistencia y del SPA insisten en mantener sus fracasados métodos pacifistas. Las masas no sólo deben soportar las penurias, el hambre y el caos, sino que además deben jugarse la vida contra una dictadura sanguinaria, sin poder defenderse. De hecho, los comités de resistencia del Estado de Jartum hicieron recientemente una declaración que parecía confesar el fatalismo implícito en su propia estrategia: “Es nuestro deber resistir [a los generales] hasta que salgamos victoriosos o ellos gobiernen un país vacío después de habernos matado a todos” [énfasis nuestro] ¡Se supone que estas son las palabras de lucha que inspirarán a las masas! “¡Marchen contra los militares hasta que se rindan – o todos estemos muertos!” Esto es peor que la ingenuidad, peor que la locura: es un crimen.

Fracaso de la dirección y bancarrota del pacifismo

Debemos decir, en voz alta y clara: si la revolución sudanesa es derrotada, la culpa principal recaerá en su dirección. Se han perdido muchas oportunidades. En 2019, las masas derrocaron a dos jefes de Estado en tres días: Bashir, y su antiguo primer vicepresidente, Ahmed Awad Ibn Auf, que había maniobrado para sucederle. La revolución celebró no una, sino dos poderosas huelgas generales, en mayo y junio de 2019. La fuerza del movimiento comenzó a contagiar a los rangos inferiores de las fuerzas armadas.

Esta efervescencia es lo que obligó a los altos mandos a derrocar a Bashir en primer lugar, y explica por qué las tropas regulares se han alojado en gran medida en sus cuarteles desde entonces, y Burhan ha confiado en la RSF y la policía para la mayor parte de la reciente represión. Luego, tras el golpe de octubre de 2021, las masas se movilizaron espontáneamente para repeler a los militares, obligándolos a paralizarse con una serie masiva de marchas y otra poderosa huelga general.

La revolución podría haber tomado el poder diez veces más. Sin embargo, en cada etapa los dirigentes liberales vendieron a las masas pidiendo acuerdos a los militares: dando a la Junta tiempo para reagruparse y devolverles efectivamente el poder.

Incluso ahora, los dirigentes de los comités de resistencia no han dado los pasos necesarios para armar y organizar a las masas para la autodefensa. Tampoco han hecho ningún llamamiento general a las bases del ejército. Esto tendría el efecto conjunto de dividir y debilitar a la contrarrevolución, al tiempo que proporcionaría la base a los comités de defensa armada para proteger, armar y adiestrar a las masas. Utilizan la excusa de que luchar abiertamente contra el ejército podría desembocar en una violencia caótica, o llevar a una guerra civil destructiva. Pero las masas ya están en medio de una guerra civil unilateral, ¡en la que sólo el enemigo está dispuesto a luchar! Como dijo Trotsky de los dirigentes vacilantes del POUM durante la guerra civil española, “un exceso de ‘precaución’ es la más nefasta falta de precaución”. Lo que se necesita no es un remilgo pacifista, ¡sino una resistencia armada coordinada!

Por ejemplo, cuando llegaron informes del régimen de que un policía había sido apuñalado en una manifestación, los dirigentes revolucionarios se apresuraron a negar su participación y a reafirmar el carácter “pacífico” del movimiento. Es posible que la Junta mintiera sobre este ataque (que habría sido la primera baja en el bando del régimen hasta el momento) para justificar más detenciones y represión. Esta fue una táctica que utilizaron en 2019.

Sin embargo, si las masas comienzan a luchar esporádicamente contra las fuerzas de seguridad, que las someten a una fuerza mortal a diario, la tarea de la dirección revolucionaria es organizarlas en una resistencia disciplinada. Esto evitará escaramuzas inefectivas y caóticas, y repelerá la violencia de la contrarrevolución. Lejos de asegurar la “paz», la negativa a usar la fuerza ha condenado a las masas a un derramamiento de sangre mucho mayor. Y habrá más muertes si no se abandonan estos métodos pacifistas. Citando a Trotsky una vez más: “Oponerse a la consigna del armamento de los trabajadores… significa aislarse uno mismo de las masas, y a las masas de las armas”.

Además, las masas han sido abandonadas sobre el terreno a su suerte durante meses, sin ninguna instrucción por parte de la Coordinación de los Comités de Resistencia o del SPA, salvo un interminable calendario de “protestas a nivel nacional”. En ningún momento ninguno de los dirigentes de la Revolución Sudanesa ha presentado un plan concreto para derrocar a la Junta. Todo lo que han hecho es instruir a las masas para que sigan caminando “pacíficamente” bajo el punto de mira de las fuerzas de seguridad. Esto sigue siendo así. La contrarrevolución ha demostrado que no tiene reparos en ahogar la revolución en sangre. No hay límite al número de huelgas pacíficas y marchas de un millón de hombres que Burhan y Hemeti matarán a tiros para proteger su poder y sus privilegios. La única manera de avanzar es que el SPA y los comités de resistencia organicen una huelga general indefinida, con el objetivo de lanzar una insurrección revolucionaria que derribe a la Junta, detenga a sus líderes y partidarios, y expropie sus bienes.

No hay tiempo que perder

Ya se ha perdido una gran cantidad de tiempo precioso. Cada segundo que pasa refuerza las manos de los generales y hace que disminuya la energía de las masas. Esta situación aún puede revertirse. A principios de año, el SPA dio a conocer un nuevo tratado, acordado por “las fuerzas revolucionarias, las fuerzas armadas de liberación, los sindicalistas y las fuerzas políticas”. Proponía la unificación de todos estos organismos bajo un único Consejo Legislativo Revolucionario. El propósito de este órgano sería “coordinar las posiciones de las fuerzas revolucionarias vivas… y construir su alianza de base amplia, para fortalecer su voluntad revolucionaria contra el secuestro y la mutilación, y asegurar su disposición a tomar el poder”.

Este es un paso correcto, pero lo que se necesita no es más charla y discusión entre las fuerzas revolucionarias, ¡sino hechos! ¿Cómo se detendrá a los generales y se tomará el poder? ¿Cuál es el plan? Nadie responde. Si los dirigentes de los comités de resistencia hicieran un audaz llamamiento a la huelga general indefinida y organizaran a las masas para un enfrentamiento armado con la Junta, combinando esto con un llamamiento general y una campaña de confraternización con las tropas ordinarias en sus cuarteles, podría revitalizar la revolución presentando un camino tangible.

Hasta ahora, los comités de resistencia han insistido en que son organizaciones “no políticas», a pesar de su papel en la organización de una revolución: el acto más político imaginable. La tarea ahora es preparar a las masas para la lucha por el derrocamiento de los generales. El llamamiento a la movilización de las masas revolucionarias encontrará el más amplio eco posible si está vinculado a un programa que responda a las aspiraciones de las masas. El nuevo tratado que el SPA presenta es, en efecto, un programa de 10 puntos para la reforma económica, los derechos de la mujer, la abolición del Consejo Militar de Transición, etc. Pero estas demandas carecen de sustancia.

En lugar de limitarse a prometer un “nuevo consejo” y “democracia” en abstracto, la promesa de convocar una asamblea constituyente cumpliría la principal demanda política de la revolución en cuanto a derechos democráticos y fin de la dictadura. Mientras tanto, las terribles condiciones económicas a las que se enfrentan las masas podrían mejorarse inmediatamente utilizando la riqueza expropiada a los generales y sus lacayos para invertir en puestos de trabajo, servicios y la modernización de las infraestructuras y la agricultura, junto con el repudio de la deuda externa. Incluso un pequeño partido que planteara esta serie de reivindicaciones y consignas en octubre ya habría transformado fundamentalmente la situación. Tal y como están las cosas, esta estrategia y este programa siguen siendo la forma más segura de galvanizar a las masas para una contraofensiva contra los militares.

El pueblo sudanés ha sufrido mucho en su lucha por la democracia y una existencia digna. Sólo el socialismo en Sudán, como parte de una Federación Socialista de África y Oriente Medio, les liberará finalmente del yugo de la dictadura y de la explotación imperialista. Como señaló un activista sudanés en una reciente entrevista con el Financial Times, las dificultades económicas impuestas al país por el imperialismo han “matado a mucha gente, incluso más de lo que los militares han matado con las armas. Ha muerto más gente por hambre, por no tener los servicios sanitarios básicos necesarios”.

Continuó:

“La gente está dejando de trabajar porque ya no puede permitirse el transporte desde su casa al lugar de trabajo y porque ya ha tenido que trasladarse a la periferia de la ciudad porque ya no puede permitirse vivir cerca de donde trabaja. Es una situación de deterioro que fue alabada durante mucho tiempo por la comunidad internacional a la que no le importa nada más que abrir un nuevo espacio para las inversiones.”

Tiene toda la razón: los imperialistas celebraron el gobierno de transición de Hamdock y los generales, mientras llevaba a cabo políticas de austeridad en su nombre. Ahora derraman lágrimas de cocodrilo ante la negativa de los militares a dar un paso al lado por un “gobierno civil”. Los liberales y la llamada comunidad internacional han demostrado que no ofrecen soluciones. Sin embargo, no se puede hablar de una alternativa si no se destruye la contrarrevolución. En este momento no se puede dudar ni hablar de paz. Los generales deben ser derrotados, total y completamente, o la revolución correrá la misma suerte. Como escribió Lenin en respuesta a los vacilantes mencheviques durante la Revolución de 1905, cuando los obreros y campesinos libraban una batalla a vida o muerte con el zarismo:

“No hay nada más miope que [la opinión], aprovechada por todos los oportunistas, de que la huelga fue inoportuna y no debió iniciarse, y que [los obreros] no debieron tomar las armas. Por el contrario, deberíamos haber tomado las armas con más decisión, energía y agresividad; deberíamos haber explicado a las masas que era imposible limitarse a una huelga pacífica y que era necesaria una lucha armada intrépida e implacable. Y ahora debemos admitir por fin, abierta y públicamente, que las huelgas políticas son inadecuadas; debemos llevar a cabo la más amplia agitación entre las masas a favor de un levantamiento armado… Debe ser, en la medida de lo posible, simultánea. Las masas deben saber que entran en una lucha armada, sangrienta y desesperada. El desprecio a la muerte debe generalizarse entre ellas y asegurará la victoria”. [énfasis nuestro]

Nada de conversaciones, ningún compromiso, ninguna reconciliación.

¡Por una huelga general indefinida y una insurrección revolucionaria para derrocar a la Junta!

¡Vivan las masas revolucionarias de Sudán!

Leave A Reply

Your email address will not be published.