La pesadilla de una invasión terrestre en Gaza y sus consecuencias

Mientras Israel prepara sus fuerzas para una invasión terrestre de Gaza, todos los líderes imperialistas occidentales, desde Biden hasta Sunak, Scholz y Macron, se están poniendo muy nerviosos. Les preocupa cómo será su mundo cuando esto termine.

Un ex embajador del Reino Unido en el Líbano, Tom Fletcher, escribió un artículo en el Financial Times (22 de octubre de 2023) que resumía la situación desde el punto de vista burgués: “Si intervienes en el Medio Oriente, te muerde. Si no intervienes, te muerde. Oscila entre las dos opciones, te muerde”. En otras palabras, cualquier cosa que hagan los imperialistas estará mal.

Sin embargo, están encadenados en una situación en la que están obligados a apoyar a Netanyahu, mientras que al mismo tiempo tratan de empujarlo en la dirección que quieren. Pero al tratar con Netanyahu, se enfrentan a un problema. Lo que él piensa no responde únicamente a los intereses de la clase dominante israelí, sino también a su propia supervivencia política. Ahora ha apostado su reputación en “destruir a Hamas”.

Claramente hay divisiones dentro de la clase dominante israelí debido a lo que esto significa. Pero si Netanyahu se sale con la suya, los imperialistas terminarán siendo arrastrados a apoyar la invasión terrestre de Gaza planificada por Israel, que resultará ser un baño de sangre mucho peor que cualquier cosa que hayamos visto hasta ahora. Todos los líderes occidentales saldrán de esto con las manos manchadas de sangre, y odiados y despreciados por los trabajadores y los jóvenes, tanto en el Medio Oriente como en sus propios países.

Han aparecido artículos en la prensa tratando de delinear a lo que se enfrentará el ejército israelí una vez que entren en Gaza. El Financial Times, el Washington Post, la revista Foreign PolicyThe Guardian y muchos más han estado investigando, calculando el costo en vidas humanas y el impacto para el Medio Oriente y el mundo en general. Todos están de acuerdo en que será una campaña muy dura, más prolongada en el tiempo de lo que el ejército israelí está diciendo actualmente, y que conducirá a un terrible sufrimiento para el pueblo palestino en Gaza.

El 19 de octubre, el Financial Times citó al general estadounidense David Petraeus, que dirigió las fuerzas de la OTAN tanto en Irak como en Afganistán, diciendo sobre Gaza: “Va a ser diabólicamente difícil… Simplemente no puedo imaginar circunstancias más difíciles “. Y el mismo artículo describe los objetivos de guerra de Netanyahu: “…derrocar al régimen de Hamas y destruir sus capacidades militares; eliminar la amenaza de ataques desde Gaza; asegurar el regreso de los rehenes retenidos por Hamas; y defender las fronteras y los ciudadanos de Israel”.

Las lecciones de Mosul

Lo que estamos viendo aquí es un nivel de muerte y destrucción de proporciones sin precedentes en Gaza. ¡El número de palestinos muertos ya ha igualado a todos los muertos entre 2008 y 2023 antes del ataque de Hamas el 7 de octubre! En poco menos de tres semanas, ha habido más de la mitad de víctimas civiles que las que hemos visto en más de un año y medio en el conflicto de Ucrania.

Para tener una idea de la situación en la que puede encontrarse el ejército israelí, si Netanyahu logra llegar hasta el final, se han hecho algunas comparaciones con cómo se recuperó Mosul, en Irak, de las fuerzas del Estado Islámico en 2016-17.

Mosul tenía una población de alrededor de dos millones, similar a la de Gaza en la actualidad. logró insertar a alrededor de 8.000 de sus combatientes en la ciudad, que estaban esperando a los 100.000 efectivos del ejército iraquí liderado por Estados Unidos.

La ciudad fue bombardeada masivamente en preparación para que las tropas entraran, pero eso dejó una franja de edificios destruidos y escombros que los combatientes del EI podían usar como cobertura.

Un oficial de las fuerzas especiales occidentales que estaba con el ejército iraquí en Mosul explica que: “Las ciudades tienen miles de escondites… Si quieres eliminar a un enemigo, tienes que despejar la zona casa por casa. Pero eso te pone en 360 grados de peligro. No puedes simplemente avanzar”. La recaptura de Mosul terminó tardando nueve meses, mucho más de lo que se había calculado anteriormente.

Las estimaciones sobre cuántos combatientes tiene Hamas en Gaza varían, pero podría haber entre 30.000 y 40.000, dentro de los cuales hay un núcleo de 10.000 hombres bien entrenados. También se estima que la Jihad Islámica Palestina (JIP) tiene una fuerza de alrededor de 15.000 combatientes. Esto significa que en Gaza hay fuerzas que son alrededor de cinco veces más grandes que las que el EI tenía en Mosul.

Sin embargo, la situación en Gaza también es diferente, en el sentido de que los combatientes de Hamas operarán en su territorio y defenderán su patria. Hamas también puede recurrir a grandes reservas de voluntarios que estén dispuestos a unirse al esfuerzo para detener al ejército israelí.

Hamas también ha tenido mucho más tiempo para preparar el terreno que el EI en Mosul. Han construido una sofisticada red de túneles -cerca de 500 kilómetros según algunos informes – por los que los combatientes pueden escapar, o desde los que pueden lanzar ataques por sorpresa. Podrán atacar a las fuerzas israelíes desde direcciones inesperadas. Literalmente será una lucha por cada rincón de la ciudad. Hamas también ha acumulado armamento más sofisticado que en el pasado, con minas, misiles antitanque y drones armados.

La forma en que las cosas se desarrollaron en 2008 y después en 2014, cuando las fuerzas terrestres israelíes entraron en Gaza durante unas pocas semanas, dan un anticipo de lo que está por venir. En total, alrededor de 3.500 palestinos murieron, mientras que el ejército israelí perdió 70 soldados en las dos operaciones. Lo que están planeando hoy es a una escala mucho mayor, e inevitablemente conducirá a enormes pérdidas en ambos lados, y la mayor parte de los muertos serán civiles.

Los expertos han explicado que una invasión terrestre exitosa de Gaza requeriría una fuerza de cinco soldados israelíes por cada combatiente de Hamas. Si la cifra de 50.000 combatientes a disposición de Hamas citada anteriormente es correcta, entonces eso significa que se requieren 250.000 soldados israelíes para lograr los objetivos declarados de Netanyahu. Han movilizado más que esto, aunque debido a la amenaza de las fuerzas de Hezbolá, han tenido que desplegar una cierta cantidad en la frontera norte. Sobre el papel, tienen fuerzas suficientes para destruir completamente Gaza si así lo desean; mantener una campaña de este tipo, por supuesto, es una historia completamente diferente.

Pero volvamos por un momento a la experiencia de Mosul en Irak. Según el reconocido periodista Patrick Cockburn, en un artículo que escribió para The Independent (19 de julio de 2017): “Más de 40.000 civiles murieron en la devastadora batalla para retomar Mosul de manos del EI, según informes de inteligencia…”

Cockburn continúa explicando algunas de las razones de este elevado nivel de víctimas civiles:

“Gran parte de la culpa del calamitoso nivel de destrucción en el oeste de Mosul se ha atribuido a los ataques aéreos, pero es evidente a nivel del suelo que gran parte del daño fue causado por proyectiles de artillería y cohetes. Así lo confirma un informe de Amnistía Internacional publicado la semana pasada titulado ‘A cualquier costo: la catástrofe civil en el oeste de Mosul, Irak’, que apunta a un uso mayor y más indiscriminado de su poder de fuego por parte de las fuerzas progubernamentales en las etapas finales del ataque al este de Mosul, que comenzó en enero de 2017 y continuó durante los siguientes seis meses durante el asalto al oeste de Mosul “. (El énfasis es mío.)

Esto indicaría que, como las luchas callejeras implicaban grandes pérdidas de mano de obra militar para el ejército iraquí, la tendencia a recurrir a bombardeos cada vez mayores aumentaba inevitablemente. Podemos imaginar que algo similar ocurra en Gaza. Como el ejército israelí se enfrentará a un terreno extremadamente peligroso, tratará de minimizar sus propias pérdidas recurriendo cada vez más a los bombardeos desde la distancia para facilitar las operaciones de sus fuerzas terrestres cuando entren en un área.

Se está preparando un escenario de pesadilla

¿Qué significa esto para los civiles en Gaza? Inevitablemente significa decenas de miles de muertes. Los 40.000 muertos en Mosul son testimonio de los efectos de una invasión terrestre de ese tipo. El ejército israelí ha ordenado repetidamente a los civiles palestinos que abandonen el norte de Gaza y se dirijan al sur, pero las condiciones que la gente ha encontrado en el sur ha llevado a algunos de ellos a regresar al norte. No solo hay escasez de todo, desde agua hasta medicamentos básicos, desde alimentos hasta viviendas, sino que algunos incluso han sido bombardeados después de llegar al sur e incluso en su camino hacia el sur. Esto significa que, aunque un gran número ha abandonado la ciudad de Gaza, todavía quedan muchos civiles.

No será una operación rápida. El ejército israelí está hablando de una guerra de 50 días, pero Mosul muestra que tales cálculos no tienen ningún valor. Algunos especulan que podrían pasar muchos meses, y tal vez incluso más, antes de que el ejército israelí logre sus objetivos. El resultado sería el arrasamiento total de la ciudad de Gaza.

Como dijo Michael Lynk, ex “relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos”, a la revista Foreign Policy: “Va a haber un esfuerzo decidido para tratar de decapitar a Hamas. Y la única manera de hacerlo es arrasando grandes sectores de Gaza y su población civil “. (El énfasis es mío.)

Este es el escenario de pesadilla que se está preparando para el pueblo palestino en Gaza. Muchos soldados israelíes también morirán, y muchos de los 200 rehenes retenidos por Hamas también podrían perecer. Esto también explica la demora por parte del ejército israelí en comenzar su ofensiva terrestre. Parece haber una diferencia de opinión entre algunos de los líderes militares y el actual gobierno de Israel sobre cómo llevar a cabo la invasión planificada.

Los líderes burgueses de Occidente también han estado presionando para retrasar la invasión, insistiendo en la cuestión de liberar a los rehenes retenidos por Hamas antes de entrar.

También han estado haciendo más ruido sobre el hecho de que se permita la entrada de ayuda a Gaza para aliviar el horrendo desastre humanitario en el que se ha sumido la franja. Hay un elemento político muy fuerte involucrado aquí para los imperialistas. En un escenario ideal, preferirían evitar una invasión terrestre. Pero ese escenario no existe, y no tendrán otra opción que apoyar a Israel como su único aliado confiable en la región.

Pero para mantener un poco de apoyo público, apoyo que anticipan se evaporará rápidamente a medida que se acumulen los horrores en Gaza, deben aparentar cierta atención a la difícil situación actual del pueblo palestino en Gaza y a las preocupaciones humanitarias.

Los expertos de la ONU ya advierten que, si no se permiten los suministros esenciales en Gaza pronto, en cantidades suficientes, existe un “riesgo ineludible de inanición” para la población civil de Gaza. También existe un peligro creciente de enfermedades mortales transmitidas por el agua, como la propagación del cólera debido al deterioro de las condiciones de higiene y la falta de agua potable.

Israel ha cortado el suministro de agua, al igual que las provisiones de combustible y electricidad. Sin energía, la poca agua que hay no se puede bombear y las plantas de alcantarillado no pueden funcionar. Muchas personas ya se ven obligadas a dormir en la calle o en alojamientos improvisados. Otros viven hacinados en apartamentos que albergan entre 30 y 40 personas, a veces hasta 100. Y una vez que comience la invasión terrestre, todo esto empeorará exponencialmente.

Una vez que el ejército israelí entre, las imágenes en las pantallas de televisión van a conmocionar a millones de personas en todo el mundo, pero esto tendrá un impacto particularmente dramático en los pueblos de Oriente Medio. Ya hemos visto grandes protestas, mítines masivos y manifestaciones en toda la región. Este movimiento está destinado a hacerse mucho más grande.

Esto explica la “Cumbre de El Cairo por la Paz” del sábado pasado, donde representantes de Jordania, Qatar, Egipto, Sudáfrica, Francia, Alemania, Rusia, China, el Reino Unido, así como funcionarios de la UE y la ONU, y Estados Unidos, entre otros, aunque no hubo altos funcionarios estadounidenses presentes, discutieron formas de “desescalar” la guerra.

Estos líderes están claramente extremadamente preocupados de que, una vez que las fuerzas israelíes entren en Gaza, esto tenga un efecto desestabilizador en sus propios países. El problema, por supuesto, es que no había nadie de Israel en la cumbre, y son los generales israelíes y el primer ministro israelí Netanyahu, junto con su gabinete de guerra, los únicos con poder para “desescalar”. Todas las palabras y discursos elegantes del sábado pasado son agua de borrajas y poco más.

Ahora mismo, el ejército israelí continúa sus preparativos para entrar. Una vez que esto comience, veremos un derramamiento de sangre de inmensas proporciones. Aumentará aún más las tensiones en toda la región. La semana pasada un buque de guerra estadounidense derribó cohetes disparados desde Yemen. Los soldados estadounidenses estacionados en Irak y Siria han sido atacados, e Irán, directamente y también a través de su aliado Hezbolá en el Líbano, ha estado subrayando el peligro para las unidades estadounidenses en toda la región.

Creciente solidaridad con Palestina

El sábado, vimos una manifestación de alrededor de 300.000 personas en Londres en solidaridad con el pueblo palestino. En Francia, las autoridades habían prohibido que se llevaran a cabo tales manifestaciones, pero bajo una inmensa presión se vieron obligadas a levantar esa prohibición el jueves pasado. El resultado fue que al menos 30.000 personas marcharon por París el domingo ondeando banderas palestinas y cantando “Gaza, París está contigo”. Esta fue la mayor concentración de este tipo en Francia hasta el momento. Se han visto muchas manifestaciones en todo el mundo.

Este movimiento va a crecer a medida que se desarrolle la carnicería en Gaza. Los medios de comunicación están tratando desesperadamente de moldear la opinión pública a favor de Israel. Pero esto está resultando muy difícil, y una vez que los efectos completos de una invasión se hagan evidentes para todos, lo será aún más.

Muchos ya pueden ver a través de la propaganda, a través de todas las mentiras y calumnias. Entienden claramente que el bombardeo actual y una futura invasión no se trata de responder al ataque de Hamas del 7 de octubre. Son simplemente una continuación, a un nivel mucho más alto, de décadas de opresión del pueblo palestino, que ha estado sin patria durante 75 años.

Con el fin de hacer retroceder la oleada de apoyo al pueblo palestino, los medios de comunicación han lanzado acusaciones de antisemitismo o de apoyo al terrorismo contra cualquiera que exprese públicamente su oposición a la guerra de Israel contra Gaza. Esto explica por qué los principales medios de comunicación -la BBC es uno de los principales culpables- han intensificado los informes sobre los acontecimientos que tuvieron lugar el 7 de octubre en el sur de Israel, haciendo hincapié en los espeluznantes detalles de las acciones de Hamas.

Normalmente, estas escenas no se muestran, ya que se consideran demasiado sensibles, pero ahora los vídeos se están transmitiendo una y otra vez. El objetivo es claro: preparar a la “opinión pública” y justificar la carnicería de civiles inocentes en Gaza. Es evidente que cualquier persona normal no aprueba la matanza indiscriminada de civiles, en cualquier lado de este conflicto. Pero la gente puede ver lo que se está preparando y se opone rotundamente a ello.

Cualquier político occidental que se ensucie las manos apoyando la barbarie que estamos presenciando, tarde o temprano, va a sentir la ira de su propio pueblo. Sunak, cuando recientemente se reunió con Netanyahu en Israel y le estrechó la mano, dijo: “También queremos que ganes”. Eso significa que apoya los planes de Netanyahu, como se describe en este artículo. Eso significa que apoya el asesinato indiscriminado de mujeres y niños.

Según el Ministerio de Salud de Gaza, el número total de personas muertas en Gaza hasta el momento (martes 24 de octubre) es de 5.791. Esto incluye 2.360 niños, 1.421 mujeres y 295 personas mayores; y también hay 16.297 heridos y otros 1.550 reportados como desaparecidos, de los cuales 870 son niños.

Esto es lo que Sunak está apoyando. De la misma manera que no es amigo de los trabajadores en Gran Bretaña, tampoco es amigo del sufrido pueblo palestino. Lo mismo se aplica a Macron, Scholz, Meloni y todos los demás líderes de Europa, incluidos Starmer y compañía, que, como perros falderos obedientes, hacen todo lo que sus propias clases dominantes les dicen que hagan.

Es en momentos como este que los verdaderos comunistas, los verdaderos marxistas revolucionarios, se destacan claramente por su apoyo a los oprimidos y su oposición a todos aquellos que gobiernan a favor de un sistema que permite que tal carnicería tenga lugar. Decimos la verdad a los trabajadores y jóvenes, no importa lo que la maquinaria de propaganda de los ricos y poderosos insista en difundir.

Hace solo unos días, Petraeus, junto con el historiador británico Andrew Roberts, publicó un libro: Conflict – The Evolution of Warfare from 1945 to Ukraine, en el que explican que, después de la Segunda Guerra Mundial, “surgió un sueño de que podría haber paz en la tierra”, basado en “el nacimiento de las Naciones Unidas, cuya Carta fundacional afirmaba que esperaba” salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra “.

Pero explican fríamente lo siguiente:

“El filósofo y teórico militar prusiano Carl von Clausewitz describió la guerra como política por otros medios, y así como la política no terminó en 1945, tampoco lo ha hecho la guerra. De hecho, el conflicto ha continuado al menos en algún lugar del mundo cada año desde el final de la Segunda Guerra Mundial “.

La “política” a la que se refiere Petraeus, y que defiende claramente, es la política de la explotación de clase, del saqueo de los pueblos del mundo por parte de una minoría de parásitos: la clase capitalista y todos sus acólitos. Los acontecimientos en Gaza lo ponen claramente de manifiesto. Y esto es lo que está empezando a penetrar en la conciencia de miles de millones de personas que viven en este planeta, empezando por la juventud.

Deja un comentario