9 julio, 2020

La muerte del movimiento de masas de Hong Kong

El movimiento en Hong Kong es intolerable para China, no sólo porque da una salida y un catalizador potencial para las luchas dentro del continente contra Beijing, sino también porque se ha convertido en una fuente de fortaleza del imperialismo estadounidense como arma en sus maquinaciones contra China. Esto ha dado a Estados Unidos y al Reino Unido una excusa para atacar una vez más a China. Estados Unidos aprobó el miércoles un proyecto de ley que atacaba a China e impone sanciones a ciertos funcionarios del Partido Comunista Chino (PCC) y a cualquier banco que hiciera negocios con empresas o individuos que Estados Unidos considere culpables.

Nancy Pelosi declaró engreídamente que «toda la gente amante de la libertad debe condenar esta horrible ley» impuesta por China. Boris Johnson y Dominic Raab han dicho casi lo mismo, y han descubierto las alegrías de la inmigración y del asilo abriendo las fronteras del Reino Unido a 3 millones de habitantes de Hong Kong.

Seamos absolutamente claros: los Estados Unidos y el Reino Unido no tienen absolutamente ningún lugar para sermonear a nadie sobre democracia y libertad. La historia de estas dos potencias imperialistas es la más sangrienta del mundo. Los comentarios del Reino Unido son particularmente hipócritas, ya que gobernó el territorio como una colonia sin derechos democráticos durante décadas. Por ejemplo, la «Código de Delitos” fue una ley aprobada por los británicos en 1971, que permitía el encarcelamiento de cualquier persona que manejara cualquier material contra el gobierno, sin necesidad de que las autoridades incluso proporcionaran ninguna prueba.

La nueva Ley de Seguridad Nacional es un intento claro de eliminar los derechos de los hongkoneses, o de los que viven allí, para organizarse de alguna manera contra el Estado chino o encontrar refugio seguro. Que tuviera que ser aprobado por la Asamblea Nacional del Pueblo en Beijing, o más bien por su Comité Permanente, y luego impuesto a Hong Kong durante una pandemia, demuestra elocuentemente la realidad. De hecho, la mayoría de los legisladores de Hong Kong aún no han visto el documento, incluyendo, increíblemente, a la «Jefa Ejecutiva» Carrie Lam.

La nueva ley prohíbe la «protesta», la «confabulación con las fuerzas extranjeras» y la «subversión del gobierno», todas las cuales son castigadas hasta con cadena perpetua. Las personas acusadas de ello serán juzgadas en el continente. Beijing tiene ahora la codiciada facultad de extraditar de Hong Kong a quien quiera, sólo que de una forma mucho más poderosa de lo que se estipuló originalmente en el proyecto de ley de extradición de 2019 que desencadenó el movimiento el año pasado. Por ejemplo, como parte de estos amplios poderes, se instalará una nueva oficina de China en Hong Kong, atendida por agentes del territorio chino:

«La oficina evaluará los desarrollos de seguridad nacional de la ciudad y hará propuestas sobre las principales estrategias y políticas. También se encarga de recopilar y analizar la inteligencia, así como de manejar casos relacionados con la seguridad nacional… [Su] personal tendrá que observar las leyes locales, pero no estará bajo la jurisdicción de Hong Kong mientras desempeñen sus funciones». (South China Morning Post,2.7.20).

Lecciones duras y dolorosas

En nuestros artículos que analizaban el movimiento de masas de 2019, advertíamos que, si el movimiento no avanzaba con reivindicaciones claras, basadas en la clase trabajadora, y con un llamamiento a los trabajadores del país entero, estaría condenado a la derrota. Un movimiento sólo puede mantener a sus miembros en las calles durante tanto tiempo si tiene una estrategia, perspectivas u organización claras. Por supuesto, nadie podría haber predicho la pandemia COVID-19 y el posterior encierro, que Pekín ha utilizado para impulsar esta ley y la represión, pero con pandemia o no, el movimiento habría muerto finalmente.

En estos artículos, señalamos que cuando el movimiento se acabara, Pekín aprovecharía esa oportunidad para comenzar a hacer arrestos de activistas clave y aterrorizar a la población para que se someta. Esto es exactamente lo que están haciendo ahora. Tras la aprobación de la ley, se produjeron algunas protestas, muy pequeñas en comparación con las del verano pasado. Al ser pequeñas, eran fáciles de reprimir, y 370 fueron arrestados, 10 de ellos por violar la nueva ley que ya está en vigor. Los activistas más prominentes del movimiento del año pasado (no había líderes oficiales, por supuesto), Joshua Wong, Nathan Law, Agnes Chow y Jeffrey Ngo, anunciaron que dejarán la actividad y que el partido que fundaron a partir del movimiento Umbrella de 2014 se está disolviendo.

Esto dice mucho. La nueva ley representa un grave ataque a los derechos de los ciudadanos de Hong Kong, por limitados que sean. Los miles de jóvenes que lucharon valientemente, a pesar de sus líderes liberales y procapitalistas, están ahora en grave peligro. Desafortunadamente, la manera despreocupada en la que sus líderes llevaron a cabo el movimiento, negándose a organizarlo adecuadamente, negándose a vincularlo con la clase trabajadora y con las demandas sociales, no utilizar el arma de la acción huelguística y, en lugar de eso, hacer llamamientos reaccionarios a Donald Trump: todos estos errores condenaron al movimiento y han dejado a los jóvenes extremadamente vulnerables a la represión.

La nueva ley también deja a los trabajadores en el continente más vulnerables. Durante décadas, los dirigentes obreros han huido a Hong Kong para escapar de la persecución, y la ciudad se ha convertido en un centro para organizar la solidaridad con los trabajadores en huelga en la China continental. La nueva ley facilita que Pekín declare que esas personas están financiando terrorismo o subversión, y que sean extraditadas para ser juzgadas o desaparecidas.

Una de las lecciones clave del movimiento de los últimos 12 meses es que los gobiernos imperialistas en Occidente no son amigos, sino enemigos de la lucha por los derechos democráticos en Hong Kong. Trump y Boris Johnson pueden bufar y resoplar todo lo que quieran contra China, y de hecho todo esto se utilizará para promover su guerra comercial con China. Pero esto no cambiará las cosas para los trabajadores de Hong Kong (lo que tampoco les preocupa realmente). La diplomacia burguesa nunca se trata de la libertad y los valores universales, sino de intereses fríos y duros. El peso económico de China es tal que arrastra a otros países y sus intereses a su órbita. Es por eso que los líderes de los países musulmanes no dicen nada sobre la brutal opresión de los musulmanes uigures de Xinjiang. El amor de estos políticos por el dinero siempre triunfa sobre la piedad. Lejos de proporcionar un refugio seguro a los hongkoneses, muchos países que los albergan permitirán que sean extraditados a China para seguir haciendo buenos negocios con ella.
Los trabajadores y los jóvenes de Hong Kong han aprendido una lección muy dolorosa y dura. Deben llegar a la conclusión de que el único camino hacia la libertad pasa por China, no alejándose de ella. Es decir, la única fuerza que puede ayudarles a derrotar al régimen autoritario capitalista de Beijing es el conjunto de la clase obrera china ¡Adelante con la revolución china!