Nuevamente la atención del mundo esta centrada en Corea del Norte. Esta vez, no se debe a nuevos ensayos nucleares, a la agitación imperialista, o a un enfrentamiento militar con Corea del Sur a lo largo de la frontera más militarizada del mundo. Esta vez, la razón es potencialmente más explosiva: la muerte de Kim Jong-Il.

Nuevamente la atención del mundo esta centrada en Corea del Norte. Esta vez, no se debe a nuevos ensayos nucleares, a la agitación imperialista, o a un enfrentamiento militar con Corea del Sur a lo largo de la frontera más militarizada del mundo. Esta vez, la razón es potencialmente más explosiva: la muerte de Kim Jong-Il.

El dictador de Corea del Norte había estado enfermo desde 2008, cuando sufrió un ataque. Poco después, se iniciaron los preparativos para dar paso a la transición del poder, un proceso que debería haber concluido en 2012. Pero el 19 de diciembre, la prensa estatal de Corea del Norte  informó que Kim había muerto a las 8:30 am del día 17 de diciembre, a la edad de 69 años.

Fecha: 

20 de diciembre de 2011

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *