Centroamérica Socialista - Principales - 16 febrero, 2019

La migración como suma de diferentes males: ¿sueño o pesadilla?

De muchos es conocido que la mayoría de las especies que habitan en el planeta se han visto en algún  momento obligadas a migrar, por cuestiones de alimentación, por cuestiones climatológicas, entre otras. El ser humano no es la excepción, desde que se tiene conocimiento, cuando no existían fronteras, el ser humano se ha visto en la necesidad de migrar sobre todo bajo su instinto de supervivencia, no olvidemos esto último, pues es en esto en  lo que se centrará nuestro presente artículo, el cual pretende identificar las causas y complicaciones de la migración masiva actual de los centroamericanos hacia EE.UU., que se han puesto de manera cruda a través de las caravanas migrantes, y dejar claro que no es nada ajeno al capitalismo barbárico en el que vivimos actualmente.

Breve repaso de los hechos

Ya hemos podido observar como en muchos países del otro lado del mundo miles de personas se ven forzadas a migrar en condiciones sumamente adversas. En Libia, por ejemplo, país africano que se vio azotado por la intervención y el saqueo norteamericano, miles se enfrentan a las inclemencias del trayecto arriesgándose incluso a morir ahogados en el mar huyendo de las condiciones inhumanas en las que los ha sumergido el país imperialista. Ahora la ironía llega cuando el país que ha obligado al desplazamiento forzado, se ve sumergido en  un problema con la llegada en masa de migrantes centroamericanos.

Miles de hermanos centroamericanos están arriesgándose por llegar a territorio estadounidense, pero hoy se da de una manera peculiar, como cual fuese una peregrinación cientos e incluso miles de personas han partido en busca de algo diferente. Fueron los hondureños los que se vieron obligados a realizar esto por primera vez el 13 de octubre del año 2018, el jefe del albergue “La Casa del Migrante” en Tecún Umán estimó haber recibido a cerca de cinco mil personas. Un segundo grupo de casi mil hondureños partió el 28 de octubre y sucesivamente se fueron realizando nuevas caravanas migrantes desde diferentes puntos del territorio hondureño y propagándose en los países cercanos del triángulo norte. De El Salvador salió la primera caravana el día 28 de octubre y una segunda caravana el día 31 del mismo mes, desde diferentes puntos del país, una tercera migración masiva partió el 5 de noviembre, algunas estimaciones indican que más de dos mil salvadoreños salieron del país en busca del “sueño americano”.

El Gobierno norteamericano a través de su presidente Donald Trump ha demostrado su política antiinmigrante en reiteradas ocasiones, desde su propuesta de creación de un nuevo muro divisorio entre EE.UU. y México, posteriormente con la aparición de las caravanas ha advertido a los gobernantes de los países de procedencia de estos de quitarles el apoyo sino evitan dicho fenómeno. Se ha reforzado el control militar en los puntos fronterizos con el país norteamericano y se declaró abierto el uso de la represión en cualquier momento que fuese “necesario”.

¿Cuáles son las causas o motivos de la masiva migración?

Los motivos son variados, luego del fraude electoral y la llegada de un segundo mandato de Juan Orlando Hernández, el descontento de los hondureños perece que llego a un punto sin retorno, la represión, el incremento de la corrupción, el alto y constante incremento del costo de la vida, ha hecho que cerca de diez mil hondureños decidieran migrar sin importarles las diversas complicaciones, la muerte parece ser una efímera y pasajera posibilidad, familias completas se expones y los fallecidos ya superan la decena. Entre el 2014 y 2015 la pobreza en Honduras aumento en un 1.5 puntos porcentuales, el 43.7 % de los hondureños vive bajo pobreza y el 23.3 % vive bajo pobreza extrema[1]. Los niveles de desempleo según la OIT se redujeron en un 0.9 %, el director ejecutivo de la Asociación Nacional de Industriales de Honduras (ANDI) asegura que de los casi seis millones de la PEA  solamente 700 mil poseen un empleo formal[2], este problema sigue siendo uno de los más imperantes, seguido de la violencia.

El Salvador no se queda atrás, la existencia de altos niveles de desempleo, los altos niveles de delincuencia (a pesar de los innumerables programas para erradicarla), el alto costo de la vida y en gran parte la decepción creada por los políticos y su tímida o nula intención de cambiar las deplorables condiciones de vida de los salvadoreños, condenan a los últimos a tomar la misma decisión que nuestros vecinos hondureños de embarcarse en la búsqueda de mejorar sus condiciones de vida y la de sus familiares a través del famoso “sueño americano”.

Cambio de año, continuación de la crisis

El mal provocado por las condiciones que ofrece el capitalismo parece no tener fin, estamos ya en 2019 y parece que no hay nada que detenga a miles de personas migrantes. La imágenes que se ven en los medios de comunicación no habituales son realmente desgarradoras, la plena expresión de barbarie, niños de meses de edad en brazos de sus padres y madres, personas de la tercera edad, jóvenes que deberían estar formándose académicamente y que han sido obligados a salir de su país.

En lo que va del año nuevas caravanas han salido desde Honduras y El Salvador hacia Estados Unidos, los involucrados alegan ya no soportar las condiciones en sus paises, violencia y desempleo es lo que más se menciona como provocador del fenómeno actual, es decir comprobamos que detrás de todo, el instinto de supervivencia sigue estando presente en cada uno de los migrantes. Los hondureño bajo el grito de ¡FUERA JOH! han dejado atrás lo poco que tienen. Lo mismo sucede en El Salvador, donde familias completas como en el caso del vecino país han decidido arriesgarse y viajar con la idea de llegar a EE.UU.

La salida más fácil que encuentran los políticos adoradores del capitalismo, es querer inculpar a quien realiza la acción de buscar la supervivencia, mientras se desvía la mirada del verdadero problema: la barbarie y el callejón sin salida a la que nos guía este sistema inhumano llamado Capitalismo. No hay más y mejor alternativa que la de luchar por el socialismo.

¡Por un mundo sin fronteras! ¡Socialismo o barbarie!


NOTAS:

[1]  Retomado de: www.elnuevodiario.com.ni/internacionales/centroamerica/468090-honduras-pobreza-inversion–economia/
[2] Retomado de: Hondudiario.com

Deja un comentario

Check Also

¡Todos y todas a marchar el 1° de mayo!

“El proletariado pasa por diferentes etapas en su desarrollo. Su lucha contra la burguesía…