Ecuador - Internacional - Principales - 14 octubre, 2019

La lucha obrera en Ecuador echó abajo el decreto 883 ¿ahora qué?

El domingo 13 de octubre, tras doce días de lucha heroica del pueblo indígena trabajador de Ecuador se ha conseguido la primera victoria del movimiento, en una mesa de negociación entre los representantes indígenas, la ONU Ecuador, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y representante del gobierno, se acordó derogar el decreto 883. El gobierno ahora ha prometido elaborar un nuevo decreto del que no se informó que términos incluiría, se propone para esta semana instaurar una mesa para definir esos términos.

La CONAIE sugirió no cantar victoria hasta que el acuerdo termine de concretarse. «Acuerdo público con el presidente @Lenin fue la derogación del decreto 883. Este momento una comisión trabaja en la redacción del decreto que lo reemplaza. Festejamos la victoria pero esto no termina hasta que el acuerdo se concrete a cabalidad»

Tomamos esta concesión como una victoria contundente del pueblo trabajador de Ecuador, una victoria de los métodos de la clase obrera (la huelga y las movilizaciones de masas) y una confirmación de que los métodos tradicionales de lucha de la clase obrera están vigentes hoy más que nunca y que son más eficaces a la hora de enfrentar al Estado burgués.

Sin embargo, advertimos que haber echado abajo el decreto no es ninguna garantía. El resto del paquete de reformas se mantiene y la carta de intenciones firmada con el FMI no se ha derogado. También el gobierno de Lenin Moreno servidor del FMI y los Estados Unidos sigue al frente del aparato del Estado lo cual sigue siendo una amenaza a los intereses de la clase trabajadora.

La ONU ha intervenido en Ecuador para buscar una salida negociada que detuviera el movimiento que avanzaba rápidamente y desafiaba al poder burgués, echar abajo el decreto 883 (que eliminaba los subsidios al combustible) es una concesión eficaz para desmovilizar a las masas e iniciar una ofensiva para acabar con los principales líderes de las protestas, descabezando así al movimiento y reforzando la autoridad del odiado gobierno de Moreno. Al escribir este artículo recibimos noticias que algunos líderes de las protestas están siendo acosados por el aparato Estatal.

«Hoy entraron a mi casa de madrugada y derribaron la puerta mientras dormía. Me llevan detenida sin pruebas. Ser oposición en una democracia no puede ser delito. No es democracia cuando se persigue a los opositores políticos de esta forma» dijo en un tuit la feminista Paola Pabon y se ha publicado el vídeo de la captura en su cuenta de Facebook. Lo que deja al descubierto la estrategia del régimen.

El gobierno de Moreno sigue intacto, durante la mesa de diálogo algunas de las peticiones que el pueblo exigía eran la dimisión de la ministra de gobierno María Paula Romo y del ministro de defensa Oswaldo Jarrín a los que el pueblo identifica como los responsables de la brutal represión de la protesta que dejó un saldo de 7 muertos y miles de heridos, tal demanda hasta hoy no ha sido cumplida.

Mientras no se cumplan todas las demandas del movimiento el pueblo debe estar dispuesto a levantarse nuevamente, los dirigentes del movimiento no solo deben acompañar las demandas contra los ministros del gobierno, sino tomar la demanda que se empezó a popularizar entre las protestas ¡Abajo Lenin Moreno! Echar abajo el gobierno servil de Lenin Moreno y a todas las medidas del FMI deben ser las consignas principales del movimiento ahora. Las masas alzadas dieron muestras del poder que realmente tienen en sus manos, paralizaron todo el país y se dieron indicios de un gobierno popular paralelo.

Lejos de contener la energía revolucionaria de las masas el movimiento debe fortalecerse, durante décadas, y en Ecuador sobre todo, se ha demostrado que cambiar un gobierno por otro dentro del marco burgués no conduce más que solo a crisis peores, de lo que se trata es entonces de establecer un gobierno desde el pueblo que pueda acabar con el sistema capitalista, principal causante de todos los males del pueblo trabajador.

El diálogo con el gobierno no garantizará nada para las masas trabajadoras, se debe extender el poder de la Asamblea del Pueblo, pasando de la democracia burguesa a la democracia obrera-campesina, un gobierno que realmente represente al pueblo trabajador, que se extienda a todos los rincones del país, incentivando las asambleas en todo el territorio eligiendo delegados representativos, en las fábricas, escuelas universidades, en todas las regiones posibles, para tomar las riendas de la sociedad en las manos de los oprimidos y explotados.

Esto podría ser el primer paso para realmente cambiar las condiciones de vida de los más pobres, expropiando a las transnacionales petroleras y poniendo a la gran industria al servicio del pueblo para acabar con la pobreza y la opresión del capitalismo. La resistencia de la burguesía y del imperialismo puede ser combatida extendiendo la guardia indígena en todo el país y organizando una milicia obrera de miles de combatientes comprometidos, tal y como se ha hecho, pero en mayores proporciones. El camino para la defensa del pueblo ha sido trazado en estos doce días hay que profundizarlo ahora.

Las movilizaciones del pueblo ecuatoriano ha conmovido al mundo entero, el movimiento debe hacer uso de esta solidaridad internacional y hacer el llamado a la unificación de la lucha de la clase obrera mundial contra el capitalismo, esta es la única forma eficaz de conquistar el poder.  La lucha debe continuar, el primer episodio de esta guerra ha sido una victoria para el pueblo, pero vendrán más batallas que debemos seguir ganando.

Nos solidarizamos con el pueblo ecuatoriano, con su lucha heroica que también es nuestra lucha y exhortamos a echar abajo el gobierno de Lenin Moreno, expulsar al FMI del país y a todo el capital extranjero de los territorios ecuatorianos.

 

¡Abajo el gobierno de Lenin Moreno!

¡Fuera el capital extranjero de Ecuador!

¡Expropiación de las petroleras!

¡Por un gobierno desde la asamblea popular!

¡Milicia popular para defender al pueblo trabajador!

 

Deja un comentario