8 enero, 2021

La «insurrección» de Trump y el caos de la democracia burguesa estadounidense

2021 ha comenzado con una explosión. Si alguien tenía alguna duda, lo sucedido en el Capitolio reveló la profundidad de la crisis del capitalismo estadounidense, y esto es solo el comienzo. Ni siquiera en los turbulentos años de la Guerra Civil de EE.UU. o, posteriormente, se había visto la violación del edificio del Capitolio estadounidense por parte de manifestantes, ¡ni a un presidente en funciones alentándolo!

El asalto al Capitolio son escenas que uno esperaría en un país devastado por la intervención imperialista estadounidense, no en el vientre de la bestia. / Imagen: Blink O’fanaye, Flickr

 

Los protocolos de emergencia de ataques antiterroristas se activaron mientras el gas lacrimógeno se extendía por los pasillos y al menos una persona resultó muerta por disparo de bala. Como dijo el ex presidente GW Bush, estas son las escenas que uno esperaría en una «república bananera», es decir. en un país devastado por la intervención imperialista estadounidense, no en el vientre de la bestia.

El capitalismo estadounidense y sus instituciones son como una casa carcomida por termitas, y la podredumbre se está extendiendo rápidamente. Puede parecer estructuralmente sólida en la superficie, pero si pisas el porche, el pie atravesará el suelo. La dialéctica explica que las cosas se vuelven en su contrario. Durante décadas, Estados Unidos fue el más firme y estable de los principales países capitalistas. Ahora, el mundo entero observa cómo los manifestantes de derecha se amotinan en uno de los tres edificios más importantes del gobierno federal. Como una aldea de Potemkin, las instituciones “todopoderosas” del gobierno estadounidense se han revelado mucho más débiles de lo que parecen.

La crisis fundamental del modo de producción capitalista ha llevado a una tremenda inestabilidad social y al declive de la “ciudadela” del imperialismo mundial. Esto se refleja en una fuerte polarización combinada con una confusión política masiva. Las divisiones distorsionadas dentro de la clase trabajadora son el resultado del estancamiento del capitalismo y la falta de una dirección sindical y política audaz y con independencia de clase. Si el malestar de la clase trabajadora, contenido durante décadas, se hubiera dirigido a construir un nuevo partido de masas y a aprovechar el poder de los sindicatos para luchar por los intereses de todos los trabajadores sobre una base de clase, 2020 y la situación actual serían completamente diferentes.

Hemos visto muchos cambios drásticos y dramáticos en los últimos años, y habrá muchos más por venir. El caos, la confusión y la falta de una dirección adecuada presentan muchos obstáculos para la clase trabajadora. Pero también abren muchas oportunidades. Lenin explicó que la primera condición que indica que la sociedad está entrando en un período prerrevolucionario es la división dentro de la clase dominante y su incapacidad para gobernar de la manera tradicional. Tendríamos que remontarnos a los años anteriores a la guerra civil para encontrar un momento en el que la clase dominante y sus políticos estuvieran tan amargamente divididos como lo están hoy.

Una y otra vez, durante los últimos siglos, hemos visto que cuando la clase dominante está paralizada y en desacuerdo, las masas perciben una oportunidad y se precipitan hacia la brecha en un intento por lograr un cambio fundamental. Sin embargo, lo que vimos ayer no fueron las masas trabajadoras levantándose para tomar el destino en sus manos y cambiar la sociedad. A pesar de sus delirios de grandeza revolucionaria, los participantes que ondeaban la bandera confederada están bastante lejos de ser revolucionarios. Se trataba de una turba contrarrevolucionaria que sintió la oportunidad de poner patas arriba una institución clave de la reacción imperialista mundial en un intento de empujarla aún más hacia la derecha.

A pesar de sus delirios de grandeza revolucionaria, los participantes que ondean la bandera confederada son elementos contrarrevolucionarios que intentan empujar una institución clave de la reacción imperialista mundial aún más hacia la derecha. / Imagen: Blink O’fanaye, Flickr

Caos en Capitol Hill

Se sabía con antelación que el 6 de enero, fecha prevista para que el Congreso ratificara el voto del Colegio Electoral en una sesión conjunta, sería un día tenso en Washington. Fue la culminación del intento de Trump de desprestigiar las elecciones como fraudulentas. El presidente organizó una «Marcha para salvar América» ​​que coincidiera con la votación del Colegio Electoral.

La manifestación reunió a varios miles de sus más fervientes seguidores, muchos de los cuales viajaron desde condados rurales de todo el país, incluidos cientos de milicianos armados, Proud Boys y otros elementos reaccionarios de la extrema derecha.

El mismo Trump, que se opuso tan vehementemente al movimiento Black Lives Matter, y llegó a exigir una represión militar en junio, se dirigió a un pequeño océano de gorras MAGA [Make America Great Again], banderas estadounidenses, pancartas de Trump, banderas confederadas y banderas de Blue Lives Matter [Las Vidas Azules, de la policía, Importan]. Hizo un llamamiento a sus partidarios a marchar hacia la avenida Pennsylvania y mostrar su indignación con el Congreso de los Estados Unidos. El abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, pidió un «juicio por combate».

En lugar de las escenas militarizadas de la policía antidisturbios y las tropas de la Guardia Nacional patrullando cada edificio y esquina de las calles de Washington durante las protestas de Black Lives Matter, la presencia policial osciló entre una falta de preparación total y una abierta simpatía hacia los manifestantes. Ciertamente, no contaban con el número y el material que usaron contra los manifestantes de BLM, a pesar de los anuncios públicos de acciones violentas en sitios web de derecha en las semanas previas a la marcha.

La presencia policial varió desde la falta de preparación hasta la simpatía abierta, un marcado contraste con la brutal represión de las protestas de BLM a principios de este año. / Imagen: Blink O’fanaye, Flickr

Poco antes de las 2 de la tarde, justo cuando los miembros pro-Trump del Congreso se oponían a la ratificación del voto electoral de Arizona, la multitud afuera del edificio del Capitolio barrió las miserables barricadas de la policía e invadió el edificio de gobierno, escalando paredes y rompiendo ventanas. Las noticias de última hora inundaron los titulares mundiales mientras millones de personas veían a la multitud saltar por las ventanas y marchar por los pasillos del Capitolio, mientras los senadores se agachaban en el suelo y eran evacuados a habitaciones protegidas.

Los manifestantes entraron en masa al edificio, paralizando la sesión del Congreso. Procedieron a ocupar y saquear las oficinas de los legisladores, incluida la oficina de la presidenta de la cámara Pelosi, cuya correspondencia y carteles fueron confiscados como trofeos. Se utilizó gas lacrimógeno y se llamó al FBI y a otros agentes armados para que retomaran el edificio. Se movilizó a toda la Guardia Nacional de Washington DC, una fuerza de 2.700 soldados y 650 Guardias Nacionales de Virginia para restaurar el orden. Varias horas más tarde, el gobernador de Nueva York, Cuomo, envió 1.000 soldados adicionales de la Guardia Nacional de Nueva York para ayudar a devolver la calma al Capitolio. También hubo pequeñas protestas favorables a Trump e invasiones de edificios gubernamentales en un puñado de capitales de estado en todo el país, aunque nada al nivel de las protestas de DC.

Es casi seguro que Trump y sus partidarios acérrimos en el Congreso no contaron con que la multitud invadiera el Capitolio, pero estaban jugando con fuego. Trump había azuzado a la extrema derecha cuando marchó en Charlottesville, Virginia. En el debate presidencial en otoño, animó de forma infame a los Proud Boys a «dispuestos y preparados». Cansados ​​de esperar, los perros de pelea de Trump se soltaron de sus correas y atacaron a los enemigos de su amo.

Trump les había dicho a los Proud Boys que «se aparten y se mantengan al margen». Cansados de esperar, sus perros de ataque se soltaron de las correas y corrieron gruñendo y mordiendo para golpear a los enemigos de su amo. / Imagen: Blink O’fanaye, Flickr

¿Fue esto un intento de golpe bonapartista?

¡Sin duda, estos son acontecimientos dramáticos! Pero como marxistas, debemos mantener el sentido de la proporción. Este no fue un golpe insurreccional organizado, a punto de derrocar al gobierno de Estados Unidos e imponer un régimen fascista para aplastar a los trabajadores y la izquierda. ¡Lejos de eso! La clase trabajadora sigue siendo la abrumadora mayoría en este país y podría barrer esta basura con su dedo meñique si se movilizara para luchar por sus propios intereses.

El bonapartismo, que lleva el nombre de Napoleón Bonaparte, puede surgir en la sociedad después de un período de profunda y prolongada inestabilidad cuando la lucha de clases ha llegado a un impasse y al agotamiento mutuo. En tales circunstancias, pueden surgir individuos que parecen elevarse por encima de las clases, maniobrando y apoyándose primero en una clase o capa y luego en otra, reimponiendo el orden y el “dominio de la espada” con el apoyo del aparato estatal.

Para lograr esto, el aspirante a bonapartista debe contar con el apoyo de sectores importantes del ejército. Trump no cuenta con ese apoyo. Apenas tres días antes, los diez ex secretarios de Defensa vivos publicaron una declaración conjunta en el Washington Post defendiendo los resultados de las elecciones y advirtiendo que la participación militar en las elecciones «nos llevaría a un territorio peligroso, ilegal e inconstitucional». Si se llamara a los militares, sería para deshacerse de Trump, ¡no para instalarlo como dictador!

Los Proud Boys, los teóricos de la conspiración “Q-Anon” y el resto de la extrema derecha no son suficientes para establecer una dictadura, ni son parte del aparato estatal (aunque algunos miembros individuales ciertamente están en el ejército y la policía). Incluso sin organización y liderazgo, estas fuerzas sociales numéricamente insignificantes y mal organizadas podrían ser rápidamente sofocadas a través de la acción masiva de la clase trabajadora, aunque no hay duda de que pueden causar un daño real a escala individual, al igual que un pequeño cáncer puede hacer metástasis y ser mortal si no se trata a tiempo. Sin embargo, esta amenaza es solo una perspectiva realista si la clase trabajadora no logra tomar el poder en la próxima década o dos, y solo después de una serie de graves derrotas. Un movimiento del “látigo de la contrarrevolución” en esta dirección en esta etapa crearía aún más inestabilidad y despertaría a la clase trabajadora.

Se está preparando una reacción desigual y en dirección contraria, desigual porque las fuerzas del progreso social superan con creces a los pogromistas retrógrados de la sociedad estadounidense. La mayoría de los millones de personas que participaron directamente en el movimiento de George Floyd o apoyaron sus demandas y acciones desde casa son el verdadero futuro revolucionario de este país. Es solo cuestión de tiempo para que el movimiento vuelva a la ofensiva a un nivel aún más alto.

La mayoría de los millones de personas que participaron directamente en el movimiento George Floyd o apoyaron sus demandas y acciones desde casa son el verdadero futuro revolucionario de este país. / Imagen: Ted Eytan vía Flickr

El mundo salvaje y maravilloso de Donald Trump y las divisiones en el Partido Republicano

El sistema educativo, los políticos burgueses, los principales medios de comunicación, la Iglesia y otras instituciones del gobierno capitalista nos bombardean con el mantra de que Estados Unidos es el país más democrático que existe o ha existido. Los marxistas no aceptan estas banalidades. Debemos examinar el mundo como realmente es.

Aunque no fuera su intención, Trump ha ayudado a exponer la verdad. Incluso dejando de lado los miles de millones en donaciones de campañas corporativas y ejércitos de cabilderos adinerados, la «democracia» estadounidense no se basa en el concepto de «una persona, un voto». En última instancia, lo que la mayoría de la gente piensa y quiere no tiene relación directa con la política del gobierno. Las decisiones que toman los tres poderes del gobierno se toman en última instancia en defensa y dentro de los límites del sistema capitalista. En tiempos de crisis económica y social, esto le da al gobierno poco margen de maniobra.

La clase capitalista está preocupada, sobre todo, por los intereses del sistema en su conjunto, ahora y en el futuro. Ellos entienden que si la gente cree que realmente tienen voz y voto, es más probable que acepten los dictados de las grandes empresas. Pero lo que vemos ahora es una desconfianza profundamente arraigada en el statu quo que está impregnando tanto a la izquierda como a la derecha. A medida que más y más gente empieza a ver cómo son realmente las cosas, la estabilidad para mantener el capitalismo disminuye y las perspectivas de cambio en el sistema aumentan.

Pero a Trump solo le preocupa su propio interés inmediato. Su comportamiento egocéntrico está derribando las hojas de parra que durante mucho tiempo han ocultado a la mayoría la realidad de la dictadura de clase. Esta es la raíz del conflicto en curso entre Trump y la mayoría de la clase dominante a la que él mismo pertenece.

Trump ha socavado activamente la legitimidad del sistema electoral estadounidense desde que anunció por primera vez su candidatura presidencial. Ya en 2016, Trump ganó el voto del Colegio Electoral y la presidencia, a pesar de que perdió el voto popular por tres millones. No contento con superar a sus muchos adversarios humillados y convertirse en la persona más poderosa del planeta, insistió en que había un fraude electoral masivo y afirmó que también había ganado el voto popular. En el período previo a las elecciones de 2020, afirmó que la única forma en que podía perder era mediante un fraude masivo, y se negó a comprometerse a facilitar una transferencia pacífica del poder.

Trump solo se preocupa por su interés personal inmediato. Su comportamiento egocéntrico está derribando las cortinas que durante mucho tiempo han ocultado a la mayoría la realidad de la dictadura de clase. / Imagen: Socialist Appeal

Desde noviembre, Trump se ha rodeado de asesores que alimentan su delirio de fraude masivo. Chris Krebs, un republicano designado para monitorear la seguridad tecnológica relacionada con las elecciones, avaló la validez de los resultados electorales y fue despedido sin ceremonias. Incluso el fiscal general William Barr, uno de los más leales soldados de Trump, fue despedido cuando declaró públicamente que no veía ninguna evidencia de fraude significativo.

El «respeto» de Trump por la voluntad de los votantes fue evidente en su reciente llamada telefónica al Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger. A pesar de ser un republicano de derecha y partidario de Trump, Raffensperger supervisó las elecciones presidenciales en Georgia y defendió el recuento de votos, aunque este daba a Biden como ganador. Trump exigió que Raffensperger «recalculara» y «encontrara» los 11,780 votos que necesitaba para inclinar la balanza en su favor.

La determinación de Trump de luchar y permanecer en la Casa Blanca ha servido para exacerbar las profundas divisiones en el Partido Republicano. Estas divisiones habían quedado encubiertas después de aplastar al aparato del partido en 2016, y el partido se mantuvo unido e incluso fortalecido por su abrumadora fuerza gravitacional. Incluso después de la derrota en 2020, mantuvo el control del partido. Pero su rabieta de perdedor finalmente ha obligado a muchos a elegir un bando: a favor o en contra de las instituciones fundamentales del gobierno capitalista.

En cuanto a la clase capitalista, que en general nunca vio a Trump como un representante fiable de sus intereses de clase, ahora están expresando su desaprobación con más fuerza que nunca. Esto incluye la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, históricamente la voz de las grandes empresas, y la Asociación Nacional de Fabricantes (NAM), que representa a 14.000 grandes corporaciones. La NAM instó al vicepresidente Pence a «considerar seriamente» la posibilidad de inhabilitar a Trump antes de que pueda completar las dos últimas semanas de su mandato. Incluso el New York Post, el órgano de Rupert Murdoch, que apoyó a Trump en las buenas y en las malas, finalmente le pidió que aceptara los resultados de las elecciones.

El camino a seguir

En medio de una pandemia y una recesión económica, no podemos perder de vista el inmenso poder potencial de los trabajadores. La clase trabajadora es la abrumadora mayoría del país y sin ella no se produce ni se transporta nada. La clase trabajadora no solo es capaz de detener la economía capitalista, sino que también es la única fuerza social que puede derrotar al trumpismo y transformar fundamentalmente la sociedad.

Hay que movilizar a la clase obrera para luchar por un programa de demandas sociales audaces, incluido un salario mínimo garantizado de $1,000 por semana, el fin de los desahucios y un límite a los alquileres del 10% de los ingresos. Dada la profundidad de la crisis, estas demandas podrían ilusionar a millones de trabajadores y ganarían un eco masivo si fueran impulsadas seriamente por millones de trabajadores sindicalizados. Esto también socavaría los cínicos esfuerzos de Trump por hacerse pasar por «amigo de la clase trabajadora».

Un movimiento de masas que luche por estas demandas rompería la polarización partidista reaccionaria y uniría a los trabajadores sobre una base de clase. Esto no puede suceder sin dirección. Los actuales dirigentes sindicales no plantean tal perspectiva, a pesar del descontento y la creciente conciencia de clase entre la generación joven de trabajadores. Los marxistas deben trabajar con quienes actualmente están comprometidos en la construcción de redes de oposición en los sindicatos, fermentando las luchas de los trabajadores con ideas revolucionarias marxistas. Millones de trabajadores se están moviendo en la dirección de la lucha de clases, como lo demuestran los cientos de huelgas salvajes que han estallado desde la pandemia y los intentos de organizar nuevos sindicatos en los principales centros de trabajo como Google.

Aunque solo le quedan unos días al mandato de Trump, se habla ampliamente de un juicio político o de invocar la Enmienda 25, que prevé la destitución de un presidente que no pueda «ejercer los poderes» de su cargo. La pandemia de COVID-19 continúa creciendo, con un programa desigual de vacunas y récords de muertes casi todos los días. Después de su tardía victoria en Georgia, los demócratas ahora controlan ambas cámaras del Congreso y la presidencia. Con una depresión económica que se avecina, serán puestos a prueba y ahora no hay excusas serias para no aprobar medidas que logren algo más que brindar alivio paliativo a millones de trabajadores en apuros.

Los acontecimientos avanzan rápidamente. Proporcionaremos actualizaciones y análisis adicionales en los próximos días y semanas. Pero una cosa está clara: solo la independencia de clase y la acción militante pueden mostrar el camino a seguir. La debilidad de la izquierda estadounidense está directamente relacionada con el hecho de que la mayor parte trata de adaptarse y colaborar con los demócratas. Este es el enfoque que ha conducido al actual desastre. ¡No es demasiado tarde para cambiar de rumbo! Armada con una perspectiva revolucionaria y un programa y una organización independientes de clase, la clase trabajadora puede construir la dirección que necesita para poner fin a los horrores presentes y futuros del capitalismo estadounidense. ¡Lucha por un gobierno obrero! ¡Solo el socialismo revolucionario vence al trumpismo!

Estamos siendo testigos de la prolongada agonía de la democracia burguesa estadounidense y el capitalismo mundial en su conjunto. Todo esto ocurre bajo la sombra existencial de un cambio climático acelerado. La tarea histórica de los marxistas es construir el factor subjetivo que pueda catalizar a la clase trabajadora en su misión de reemplazar el cadáver pestilente del capitalismo con un mundo de democracia revolucionaria y superabundancia material. El proceso molecular de revolución y de transformación de la conciencia está empujando a millones de personas en esta dirección. Si estás de acuerdo con estas ideas, te invitamos a unirte a la CMI.

Original en inglés: Trump’s “Insurrection” and the Chaos of US Bourgeois Democracy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *