La guerra, la diplomacia y la cuestión de clase

0 35

Como siempre, el estallido de la guerra ha dado lugar a todo tipo de hipocresía y propaganda por parte de los agentes del imperialismo. Los marxistas deben dispersar esta niebla y señalar los verdaderos intereses de clase en juego. Para acabar con los horrores de la guerra, debemos acabar con el capitalismo.

En la guerra, la primera víctima es la verdad

(Esquilo, 525 a. C. – 456 a. C.)

Este hecho se conocía desde hace mucho tiempo, y sigue siendo así hoy en día. Estamos siendo sometidos a un bombardeo de propaganda oficial por parte del imperialismo occidental, que está empapado de hipocresía y cinismo.

La intervención rusa en Ucrania ha provocado aullidos de condena por parte de los imperialistas occidentales, cuando ellos mismos son maestros en intervenciones extranjeras e incursiones sangrientas.

El gobierno británico, ese perrillo ladrador de tercera categoría, se ha esforzado por aumentar el ruido del patrioterismo. Ha echado espuma por la boca al exigir acciones contra la agresión rusa. Aquellos que se atreven a plantear la idea de que se trata de una guerra reaccionaria de ambos lados son considerados “agentes de Putin”.

Debemos recordar que la guerra de propaganda la libran ambos lados del conflicto para justificar sus acciones. No olvidemos que se mintió al pueblo británico sobre las llamadas “armas de destrucción masiva” para justificar la guerra en Irak.

Imperialismo

Los marxistas nos oponemos a la guerra de Putin en Ucrania, pero por nuestras propias razones de clase, ya que siembra divisiones en la clase trabajadora, fomenta los odios nacionales y hace retroceder la conciencia de clase.

Pero también nos oponemos al imperialismo occidental, que está empapado de sangre y no tiene ningún interés en el bienestar del pueblo de Ucrania.

Boris Johnson, en particular, huele a hipocresía al proclamar la lucha por los «valores democráticos», mientras se acuesta felizmente con los oligarcas rusos que dan dinero al Partido Conservador.

La clase dominante británica ha desempeñado el papel de segundo violín del imperialismo estadounidense al intervenir en todas partes en favor de sus propios intereses sucios.

Como era de esperar, el gobierno del Reino Unido grita más fuerte en la lucha para defender a Ucrania, hasta la última gota de sangre de otras personas.

Sin embargo, Liz Truss, la ministra de Asuntos Exteriores, con la mirada puesta en el liderazgo del Partido Conservador, dio un paso demasiado lejos y creó consternación con la idea de que los ciudadanos británicos deberían ofrecerse como voluntarios para luchar contra los rusos en Ucrania.

En este coro imperialista, los tories están totalmente respaldados por Sir Keir Starmer y el ala derecha del Partido Laborista, que han sustituido la bandera roja por la bandera de la OTAN. Johnson y Starmer son, en efecto, los jefes conjuntos del «Partido de la Guerra».

Esta es una clara indicación de que cualquier futuro gobierno de Starmer estaría firmemente en los bolsillos del imperialismo estadounidense, al igual que Tony Blair. La política exterior es sólo la extensión de la política interior. Y una política antiobrera en casa significa una política imperialista reaccionaria y antiobrera en el extranjero.

Doble moral

Esta demostración de fuerza está empapada, por supuesto, de doble moral.

Fueron estos llamados dechados de la virtud los que se volcaron en apoyar la agresión imperialista en Irak, Afganistán, Siria y Libia, por nombrar sólo algunas, que condujeron a la muerte de cientos de miles de personas inocentes.

Las masas en Irak continúan hoy pagando el precio de la guerra del imperialismo yanqui, al igual que los demás países ‘liberados’ por estos mafiosos imperialistas.

El principal instigador de esta violencia ha sido el imperialismo estadounidense. Este es el poder más despiadado del planeta, con una larga historia de intervención imperialista en una serie de países: Vietnam, Camboya, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Cuba y en países de Oriente Medio, donde han muerto millones.

Es el jefe de la alianza militar más poderosa del mundo, la OTAN, un instrumento agresivo del imperialismo occidental.

La defensa de los estragos del imperialismo por parte de sus apologistas, bajo la bandera de la “libertad” y la “democracia”, es por supuesto de esperar. Los agresores imperialistas atacan la ‘agresión’ de otros, que se atreven a contradecir sus intereses.

Y mientras, juegan con las vidas de millones de personas inocentes, que son utilizadas y luego descartadas cínicamente cuando llega el momento.

Ambas partes en este conflicto están involucradas en la propaganda para justificar sus acciones, lo mejor para influir en la opinión pública.

Nuestra tarea no es caer en esta demagogia reaccionaria, sino tener una comprensión de clase de los intereses involucrados. La guerra es, después de todo, la continuación de la política por otros medios.

Expansión

Los imperialistas occidentales, particularmente el imperialismo estadounidense a través de la agencia de la OTAN, han buscado continuamente expandir sus esferas de influencia hacia el Este, especialmente en las áreas que anteriormente estaban bajo la égida de la Unión Soviética o parte de ella. Los rusos consideraron esto como una amenaza existencial.

Como explicó Strobe Talbott, ex subsecretario de Estado: “Muchos rusos ven a la OTAN como un vestigio de la Guerra Fría, inherentemente dirigida contra su país. Señalan que Rusia ha disuelto el Pacto de Varsovia, su alianza militar, y preguntan por qué Occidente no debería hacer lo mismo”.

Lo que determina la actitud de los imperialistas es su poder material, rentas, privilegios y prestigio. Al hacerlo, necesitan conquistar mercados, así como capturar esferas de influencia y fuentes de materias primas y energía.

La expansión de la OTAN, su alianza militar, es parte integral de esto. Con el colapso de la Unión Soviética, se han desplazado más hacia el Este, creando nuevas esferas de influencia y poder.

Tienen la audacia de afirmar que esta guerra en Ucrania es la primera en el continente europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

Han olvidado convenientemente las guerras de los Balcanes en la década de 1990, instigadas por el imperialismo, especialmente el imperialismo alemán, con la limpieza étnica que la acompañó durante la desintegración reaccionaria de Yugoslavia. El objetivo de esto era recuperar las esferas de influencia perdidas, y no tenía nada que ver con la defensa de los derechos de los pueblos que componían la ex Yugoslavia.

Esto abrió un nuevo período de inestabilidad y guerra, la nueva ‘normalidad’, en el que intervinieron en Irak, Afganistán, Siria y Libia, con consecuencias devastadoras.

Parecían invencibles en su arrogancia. Se suponía que este sería el «fin de la historia», con el capitalismo finalmente triunfante y la humanidad habiendo alcanzado la forma de sociedad más alta posible ¡Cómo han cambiado las cosas desde entonces!

Ahora, sin embargo, no se enfrentan a las potencias débiles de los Balcanes, sino que tienen que lidiar con la dura resistencia de Rusia, que ha trazado una línea roja contra un mayor avance occidental.

Los rusos ya dieron aviso en Georgia y luego en Crimea, pero los imperialistas occidentales los ignoraron. Esto, en pocas palabras, explica la guerra actual.

Como advirtió Ted Galan Carpenter, del Cato Institute:

“La historia mostrará que el trato de Washington a Rusia en las décadas posteriores a la desaparición de la Unión Soviética fue un error político de proporciones épicas. Era completamente predecible que la expansión de la OTAN conduciría en última instancia a una ruptura trágica, quizás violenta, de las relaciones con Moscú… Ahora estamos pagando el precio de la miopía y la arrogancia de la política exterior estadounidense”. (The Guardian, 28/2/22)

Confusión

Entre quienes se consideran de izquierda en Gran Bretaña, existe una enorme confusión sobre esta cuestión. Está Paul Mason, por ejemplo, quien simplemente dice que Putin comenzó esta guerra y es el culpable, y por lo tanto debemos oponernos a él y apoyar y fortalecer a la OTAN.

“Estamos en un conflicto global entre sistemas”, afirma Mason, quien ve la lucha en términos más amplios: “Democracia, ciencia y Estado de derecho versus dictadura, desinformación y anarquía armada”.

En otras palabras, para Mason, es simplemente una lucha entre el “bien” y el “mal”, nada más; donde él, por supuesto, está del lado del «bien», a saber, el imperialismo occidental.

Algunos, como George Monbiot, que buscan algún tipo de “equilibrio”, también terminan apoyando al imperialismo occidental. Considera a Rusia como el ‘agresor’, mientras que la alianza de la OTAN simplemente está reaccionando a la amenaza rusa.

“La expansión de la OTAN también ha sido impulsada en parte por la beligerancia de Putin”, dice Monbiot, culpando a Rusia. Una vez más, esto lo coloca del lado del imperialismo estadounidense, lo que significa que se ha metido en la cama con una pandilla de ladrones y saqueadores imperialistas, la alianza de la OTAN, contra otra pandilla imperialista.

Tanto para Monbiot como para Paul Mason, la clase obrera debe abandonar cualquier posición de clase independiente y elegir bando en esta guerra reaccionaria. Este es el lío en el que te metes cuando abandonas una posición de clase.

En lugar de buscar comprender las razones e intereses objetivos que llevaron a esta guerra, es decir, el conflicto de décadas sobre las esferas de influencia y poder, nos vemos reducidos a buscar ‘quién lo inició’. Esta gente no ha aprendido nada de la historia.

Pacifismo

Por otro lado, hay quienes en la izquierda, mientras critican la intervención y la respuesta de la OTAN, han adoptado un enfoque pacifista.

Esto se reduce a apelar a una «solución diplomática», «derecho internacional» y llamamientos abstractos a la «paz» como el camino a seguir. Aquí están los llamamientos habituales a la «cordura» y al «sentido común» para que prevalezcan en este mundo terrible. Esto es como apelar a un tigre para que se convierta en vegetariano.

Cada vez que hay una amenaza de guerra, los pacifistas y los reformistas de izquierda apelan a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que intervenga y asegure la paz. Pero la ONU es completamente impotente, ya que nunca ha jugado un papel significativo en las guerras del pasado. El llamamiento hoy para que la ONU intervenga en relación con Ucrania es aún más risible.

En este momento, Rusia ocupa la presidencia de las Naciones Unidas. Entonces, cuando la ONU celebró una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad sobre el conflicto, ¡el embajador ruso presidía la reunión!

En el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos presentó una resolución condenando a Rusia, apoyada por Gran Bretaña y Francia, pero Rusia la vetó de inmediato, con la abstención de China, India y los Emiratos Árabes Unidos.

“Debemos darle otra oportunidad a la paz”, afirmó Antonio Guterres, secretario general de la ONU. “Los líderes deben tomar el camino del diálogo y la paz. En este momento crítico, pido un alto el fuego inmediato y el restablecimiento del Estado de derecho”.

Estas palabras serenas tuvieron tanto efecto en la situación como las palabras del rey Canuto cuando trató de ordenar la retirada del mar. Tales súplicas caen en oídos sordos.

La ONU es tan impotente como la Sociedad de Naciones antes de la Segunda Guerra Mundial. Nunca ha resuelto ningún conflicto importante. En el mejor de los casos, solo los problemas secundarios pueden resolverse a través del diálogo en la ONU, pero poco más. Las principales potencias en el Consejo de Seguridad simplemente vetan las cosas que no les gustan.

Una asamblea general de emergencia de la ONU aprobó una resolución condenando a Rusia, pero esto es tan ineficaz como las numerosas resoluciones contra el bloqueo estadounidense de Cuba o contra la opresión de los palestinos por parte de Israel.

Stop the War

El apoyo a la ONU y a la diplomacia es la posición que ocupa la Coalición Stop the War (Paremos la Guerra). Pero incluso esto es demasiado para el estómago del archipartidario de la OTAN, Sir Keir Starmer.

En un intento de Starmer de demostrar que era un partidario más leal del imperialismo occidental que Johnson, lanzó un ataque contra la coalición Stop the War por brindar “socorro a los líderes autoritarios que amenazan las democracias”. En realidad, es él, un caniche fiel a Blair, quien anhela el «socorro» de la clase dominante.

Si bien nos oponemos a la intimidación de Starmer y todo lo que representa, incluido su ataque rencoroso a Stop the War, la declaración de la coalición revela su debilidad cuando se refiere a las virtudes de la diplomacia, la ONU y la dulce razón.

Esta debilidad obviamente refleja el hecho de que la coalición contra la guerra abarca una amplia variedad de personas, incluidos liberales y diferentes grupos religiosos, con opiniones pacifistas “contra la guerra”. Una gran capa de la izquierda británica, que tiene buenas intenciones, también se ha adherido a esta amplia oposición. Pero ahí radica su debilidad.

La coalición está intentando construir un movimiento heterogéneo sobre unos pocos puntos básicos, lo que evade la cuestión central de que el capitalismo y el imperialismo inevitablemente crean las condiciones para la guerra. No es una cuestión moral, sino de clase.

Cuestión de clase

Los marxistas siempre han explicado que la guerra y la revolución son cuestiones fundamentales que reflejan poderosos intereses materiales de clase. Todo esto ha sido tratado extensamente en los escritos de Marx, Engels, Lenin y Trotski.

Desafortunadamente, estas ideas, consideradas anticuadas, han sido dejadas de lado por muchos en la izquierda a favor de todo tipo de ideas pacifistas y de clase media. Han abandonado el punto de vista de clase con respecto a las cuestiones internacionales, como en las cuestiones internas.

Nuestra tarea es exponer esta hipocresía de la clase dominante, especialmente la nuestra, y dejar en claro los intereses comunes de la clase trabajadora. Nuestro punto de partida debe ser que todo lo que actúa para aumentar la conciencia de clase de la clase trabajadora está justificado, mientras que todo lo que produce el efecto contrario debe ser condenado.

En otras palabras, hay que apoyar todo aquello que aumente el internacionalismo y la fuerza de la clase obrera; hay que oponerse a todo lo que conduzca a una disminución de la conciencia de clase y exacerbe las divisiones nacionales.

Lo que determina la política y la actitud de los marxistas deben ser los intereses de clase de los trabajadores frente a los de los capitalistas. Ese es nuestro criterio.

Toda esta cháchara sobre la llamada diplomacia y los acuerdos mutuos no valen ni el papel en el que está escrita.

La idea de que la clase dominante británica debería seguir el ejemplo de los gobernantes franceses y alemanes en la búsqueda de la diplomacia es simplemente crear ilusiones de que hay imperialistas «buenos» e imperialistas «malos»; unos que son razonables y otros que son beligerantes.

Esto lleva directamente a la idea de que la clase obrera puede encontrar soluciones a sus problemas aliándose con tal o cual ala de la clase dominante.

Nuestro deber es decir siempre a la clase obrera la verdad, y es que no puede confiar en ningún sector de la clase dominante. Y que no puede confiar en ninguna de las potencias imperialistas que, en última instancia, solo actúan en sus propios intereses de clase y de acuerdo con el equilibrio de fuerzas en un momento determinado.

Los imperialistas tratan de disfrazar sus verdaderos objetivos con todo tipo de subterfugios y moralejas. Pero en realidad son los intereses materiales los que determinan la política de los capitalistas Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, Japón, Alemania, Rusia y los demás.

La izquierda cree que puede ejercer presión sobre los gobernantes del mundo. Sin embargo, todas las protestas del mundo no cuentan para nada a los ojos de la clase dominante.

Debemos recordar que la manifestación masiva contra la guerra de Irak de dos millones de personas en Londres en febrero de 2003, organizada por Stop the War, no impidió la intervención militar imperialista.

La llamada política de «conmoción y pavor» en ese entonces en Irak era perseguida por intereses y ganancias materiales. “La guerra es la continuación de la política por otros medios”, para citar nuevamente a Clausewitz. Y cuando la clase capitalista decida que la guerra es el siguiente paso que debe dar, entonces las buenas palabras no surtirán efecto.

Cuando la lucha entre las grandes potencias conduce a la guerra, los países pequeños, en este caso Ucrania, son considerados simplemente como un cambio de monedas para los imperialistas.

En la Primera Guerra Mundial, fue la «pobre y pequeña Bélgica» la que fue utilizada como hoja de parra para la guerra imperialista. Incluso usaron el manto de la “autodeterminación” para encubrir sus crímenes. Ucrania para los imperialistas de la OTAN era solo un medio para su mayor expansión hacia el Este, y nada más.

Ilusiones

Cualquier pedido de alto el fuego, retiro de las tropas y apoyo a la ONU carece de un punto de vista de clase, un análisis de clase y soluciones de clase.

Desafortunadamente, las declaraciones de Stop the War, si bien contienen puntos correctos sobre la expansión de la OTAN, están sumidas en el pacifismo y las ilusiones en la diplomacia.

“Pedimos un alto el fuego inmediato junto con la reanudación de las negociaciones diplomáticas para resolver la crisis”, dice el comunicado. “Esta disputa podría y debería resolverse pacíficamente…”

Pero, ¿cómo se puede hacer esto cuando Putin, reflejando los intereses del capitalismo ruso, ve la expansión de la OTAN como una amenaza existencial, y los imperialistas de la OTAN, por razones de prestigio, no pueden darse el lujo de retroceder? No se moverán de su sitio.

La declaración continúa diciendo que las «guerras de agresión de Estados Unidos, Gran Bretaña y otras potencias de la OTAN» han «socavado el derecho internacional y las Naciones Unidas».

Ya hemos comentado la completa impotencia de las Naciones Unidas, que en todo caso también ha sido una hoja de parra para las intervenciones imperialistas.

Las potencias siempre destrozan el derecho internacional si interfiere en la búsqueda de sus propios intereses. Es una ficción en un mundo capitalista dominado por intereses capitalistas.

Pide a los británicos que se opongan a la expansión de la OTAN hacia el Este y que alienten el regreso al acuerdo de Minsk-2.

“Más allá de eso, ahora debe haber un esfuerzo conjunto para desarrollar arreglos de seguridad paneuropeos que satisfagan las necesidades de todos los Estados… La alternativa es un conflicto interminable entre grandes potencias con todo el desperdicio de recursos y el peligro de derramamiento de sangre y destrucción”.

Este enfoque pacifista, completamente desprovisto de política de clase, es completamente utópico.

En primer lugar, los gobiernos imperialistas capitalistas llevan a cabo políticas en su propio interés, para promover su propio poder, prestigio y ganancias. Sobre una base capitalista, siempre habrá rivalidad, conflicto y guerras entre las potencias.

Las acciones de la clase dominante de cada Estado están guiadas por sus intereses materiales. Como resultado, apenas ha habido un día de paz en el mundo desde la Segunda Guerra Mundial.

Si hay conflicto o no, no tiene nada que ver con los «acuerdos de seguridad paneuropeos» o cualquier otro acuerdo; ni de un retorno a la ‘diplomacia’, detrás de la cual se esconden los intereses de clase de cada Estado. Es una ilusión y una falsedad decir que la paz puede lograrse o mantenerse por esos medios.

Lucha de clases

Debemos mirar la realidad a la cara. Tenemos que llamar a las cosas por su nombre correcto. Cuando se acumulan tensiones entre los poderes capitalistas sobre el poder, las esferas de influencia y los mercados, hasta el punto en que la competencia «normal» ya no es suficiente para establecer quién debe dominar, entonces la guerra se convierte en la siguiente opción. Y cuando sus intereses vitales estén en juego, irán a la guerra.

Por eso, sobre todo, necesitamos decir la verdad y basarnos en la lucha de clases.

La única lucha realmente significativa contra la guerra imperialista se encuentra en la lucha por cambiar la sociedad y eliminar las contradicciones y los intereses materiales que la producen. Es decir, sobre la base de un programa social revolucionario real, serio, capaz de unir a la clase obrera y a los oprimidos.

La solución al problema de la guerra, de los antagonismos nacionales y de los crímenes del imperialismo, sólo puede encontrarse en el derrocamiento del capitalismo y la creación de una Federación Mundial democrática de Estados Socialistas. Esta es la única solución real y duradera a los problemas y conflictos mundiales.

Mientras exista el capitalismo, la guerra es inevitable en algún momento. Y una vez que termine esta guerra, se prepararán nuevas guerras a medida que el sistema capitalista se hunda más y más en la crisis.

Por lo tanto, tomamos nuestra posición sobre la base de un análisis de clase marxista, que arroje a un lado la hipocresía y la propaganda histérica de la clase capitalista y sus medios corruptos.

Esto nos proporciona una perspectiva internacionalista y una comprensión de los problemas nacionales e internacionales. Es un arma en la lucha por transformar la sociedad en interés de la clase obrera.

Como explicó Ted Grant: “Solo analizando los intereses de clase que se encuentran detrás de los enfrentamientos y contradicciones internacionales es posible comprender el mundo moderno y preparar a la clase trabajadora para la necesaria transformación de la sociedad”.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.