La guerra en Ucrania: realidad y ficción

0 35

La principal peculiaridad de la guerra actual en Ucrania es que se ha visto completamente eclipsada por una guerra de información sin precedentes. Esto ha servido para generar mucho calor, pero muy poca luz. De hecho, su principal objetivo no es informar, sino ocultar la situación real. En esto, hay que admitirlo, han tenido mucho éxito.

Tomemos los desarrollos más recientes. Cuando los rusos anunciaron que retirarían algunas de sus fuerzas de los alrededores de Kiev, la alegría de los canallas imperialistas no conoció límites.

¡El ejército ucraniano avanza! ¡Los rusos están sufriendo grandes pérdidas y se están retirando en desorden!

Un alegre Joe Biden le dijo al mundo entero que “Putin está de espaldas contra la pared”. El London Evening Standard, del 28 de marzo, gritó a sus lectores en su primera página: LA DERROTA DE PUTIN ‘ES CUESTIÓN DE TIEMPO’.

Se produjeron titulares similares en la prensa occidental.

Pero antes de comenzar a preparar en Kiev la celebración un desfile de la victoria de Ucrania en esta guerra, sería recomendable volver a los conceptos militares básicos. Y tal vez, por una vez, uno o dos hechos concretos puedan resultar útiles.

¿Derrota o retirada táctica?

El bombardeo ruidoso de la propaganda occidental pretende ocultar el hecho de que los rusos no están huyendo frente a una fuerza ucraniana que avanza.

Ya habían anunciado que retirarían parte de sus fuerzas del norte –donde ya no eran necesarias– para reagruparse y unir fuerzas con el ejército ruso en el sur y el este, en preparación de una ofensiva contra la parte más efectiva y más endurecida en la batalla del ejército ucraniano, que se encuentra en la región del Donbás. Este es ahora claramente el principal objetivo de Rusia.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, afirmó que la retirada de las tropas del área alrededor de Kiev fue un gesto conciliador para facilitar las conversaciones de paz. Eso también estaba muy lejos de la verdad.

Serguéi Markov, un hombre que ha estado muy cercano a Putin en el pasado, fue contundentemente franco al desestimar la afirmación de Lavrov. Dijo lo obvio cuando le dijo a BBC Radio Four News: “La decisión de reducir la actividad militar en Kiev y Chernigov es para que las fuerzas rusas puedan concentrarse en el Donbás”.

¿Calculó mal Putin?

Para tener una idea clara del verdadero equilibrio de fuerzas en el campo de batalla, es necesario volver al estado de cosas inicial al comienzo de la invasión y determinar qué efecto tuvo esto en los cálculos originales de Putin.

La abrumadora probabilidad es que Putin inicialmente contara con una rápida rendición de Ucrania frente al avance del ejército ruso.

De hecho, si Zelenski hubiera estado dispuesto a aceptar no unirse a la OTAN y negociar acuerdos de seguridad con Rusia, es posible que la invasión nunca se hubiera producido. Inicialmente, había señales de que capitularía. De hecho, parecía estar en un estado de pánico. Pero bajo la presión de los ultranacionalistas y fascistas, y sobre todo de Washington, se negó a negociar. Eso hizo que la invasión fuera inevitable.

Puede haber algo de verdad en las afirmaciones hechas por Occidente de que el ejército ruso experimentó inicialmente dificultades. Las fuerzas rusas bien pueden estar experimentando problemas logísticos. El suministro de alimentos, combustible y municiones en un país muy grande planteó serios desafíos.

Los errores y las torpezas, siempre un factor en cualquier guerra, también habrán jugado un papel. Pero los ejércitos aprenden pronto y los errores se pueden corregir con bastante rapidez.

Un error mucho más grave fue la subestimación por parte de Rusia del poder de resistencia del enemigo.

Antes del golpe de Maidán, el ejército ucraniano era una fuerza débil y destartalada, difícilmente digna de ser considerada como un factor serio. Sin embargo, desde entonces se ha reorganizado sobre la base del apoyo y entrenamiento de la OTAN. Además, ha recibido una valiosa experiencia de batalla durante la guerra civil de ocho años en el Donbás. Claramente, este hecho no había sido completamente apreciado por Putin ni sus generales al comienzo de la guerra.

Pero también había otro factor, más difícil de cuantificar, pero de gran importancia en cualquier guerra. Napoleón comentó una vez que, en la guerra, lo moral es a lo físico como tres a uno. Los ucranianos se vieron a sí mismos librando una guerra defensiva para “salvar su patria”. Y la defensa siempre es una opción más sostenible que la ofensiva.

Zelenski, en contra del consejo de Occidente, no huyó del país, sino que se quedó en Kiev y apeló a la defensa nacional, galvanizando la resistencia de su ejército y de parte de la población ucraniana.

Además, dado que Rusia no ha declarado oficialmente una guerra (todavía se describe como «una operación especial»), Putin no puede llevar a cabo una movilización general de reclutas y otras reservas. Eso significa que, a pesar de la enorme población de Rusia, el número real de tropas que se pueden desplegar en la actualidad está algo restringido, aunque eso puede cambiar.

¿Cómo se suma todo esto? Rusia ha desplegado alrededor de 200.000 soldados, que, si se toman junto con las fuerzas de las repúblicas del Donbás, acerca su fuerza de combate a 300.000.

Se cree que el ejército ucraniano, junto con sus milicias locales, cuenta con unos 400.000 combatientes. Estos números habrán aumentado debido a la movilización de hombres aptos, aunque es cuestionable cuán útiles serán estas tropas toscas y mal entrenadas en el campo de batalla.

Al menos sobre el papel, frente a frente, los ejércitos parecen ser relativamente iguales. Pero tales comparaciones son engañosas. A la larga, las fuerzas rusas conservan una clara superioridad como consecuencia de su mayor y más avanzado arsenal de armas, así como de su superior Estado Mayor, que ha demostrado una gran habilidad y flexibilidad táctica para adaptarse a las realidades cambiantes del campo de batalla.

Rusia cambia de táctica

El objetivo inicial era tomar el control de la capital Kiev. Las fuerzas rusas tomaron posiciones alrededor de la capital e incluso entraron en los suburbios en lo que parecían ser ataques de sondeo, en preparación para un asalto directo. En consecuencia, los ucranianos se movilizaron para la defensa de la capital. Pero el ataque nunca llegó.

Habiendo probado la resistividad de las fuerzas opuestas en el impulso inicial de Kiev, los rusos decidieron que un asalto directo a la capital, que implicara combates callejeros cuerpo a cuerpo en áreas civiles abarrotadas, sería demasiado costoso en vidas.

Las repetidas afirmaciones de que los rusos están haciendo explotar todo lo que tienen a la vista y apuntando deliberadamente a las áreas residenciales sin preocuparse por las bajas civiles, es una mentira que proporciona la piedra angular de una campaña de propaganda masiva, lanzada por los ucranianos con la ayuda de la inteligencia estadounidense. Nos ocuparemos de esa mentira más tarde.

Por ahora, baste decir que los rusos decidieron que un asalto directo a Kiev y otras ciudades importantes no era una opción viable.

Una vez que quedó claro que se descartaba un rápido golpe de gracia a la capital, los rusos cambiaron de táctica. A partir de ese momento, el movimiento hacia Kiev asumió un carácter completamente diferente. Lo que originalmente se pretendía como un asalto a Kiev se transformó en una maniobra que en el lenguaje militar se conoce como finta.

El concepto de tal maniobra es bastante simple: presentar una fuerza militar preparándose para atacar un lugar determinado, o incluso para comenzar un ataque, con el fin de engañar a un oponente para que comprometa recursos para responder a la amenaza percibida. Es el equivalente a un boxeador que lanza un golpe a la cabeza de su oponente con su puño derecho, luego, tomando al otro hombre con la guardia baja, asesta un golpe de nocaut con un gancho de izquierda en la mandíbula.

Los rusos lograron esto de manera brillante. Al atacar en varios frentes al mismo tiempo, los rusos debilitaron su fuerza de ataque. Esto parecería ser contrario a la intuición. Pero tenía la ventaja de obligar a los ucranianos a dispersar sus propias fuerzas en varias direcciones, en particular para la defensa de la capital, Kiev.

Sin embargo, Kiev ya no era el principal objetivo ruso. Ese era ahora el Donbás y la franja costera que conecta Ucrania con el Mar Negro, que forma un puente terrestre entre Crimea y Rusia.

Para explicar el cambio de táctica de Rusia, es necesario repetir algunas de las reglas más básicas de la guerra, que los supuestos expertos occidentales parecen ignorar por completo.

Clausewitz sobre la guerra

Desde el comienzo de la guerra, la maquinaria de propaganda masiva que los ucranianos han puesto en marcha con la ayuda de la inteligencia de los EE. UU. ha estado repitiendo con monótona regularidad la misma fatigosa letanía:

“El avance ruso se ha estancado. Hasta ahora no han podido capturar ni mantener ninguna gran ciudad ucraniana”.

¿Nunca se les ocurrió a estas damas y caballeros que no era la intención de los rusos hacer esto?

En este punto, llamemos como testigo clave para la acusación, nada menos que a Carl von Clausewitz, el hombre que posiblemente haya sido el mejor estratega militar de todos los tiempos.

Como discípulo de Hegel, el viejo Clausewitz entendía muy bien la dialéctica de la guerra. Postuló que los ejércitos, y no las ciudades, son el centro de gravedad de una nación. Y describió los objetivos de la guerra muy sucintamente en el primer volumen de su obra maestra Sobre la guerra. Sobre la cuestión de ocupar territorios y ciudades, tiene esto que decir:

“El objetivo de la guerra debe ser la derrota del enemigo. Pero, ¿qué constituye la derrota? La conquista de todo su territorio no siempre es necesaria, y la ocupación total de su territorio puede no ser suficiente”. (On War, vol 1, énfasis mío, AW)

Clausewitz explica que el objetivo de la guerra no es la conquista de territorios y ciudades, sino la destrucción de las fuerzas enemigas. Esto es lo que escribe:

“Luchar es el acto militar central… Los compromisos significan pelear. El objeto de la lucha es la destrucción o derrota del enemigo.

“¿Qué queremos decir con la derrota del enemigo? Simplemente la destrucción de sus fuerzas, ya sea por muerte, heridas o cualquier otro medio, ya sea por completo o lo suficiente como para que deje de combatir… La destrucción total o parcial del enemigo debe considerarse como el único objetivo de todos los enfrentamientos… La aniquilación directa de las fuerzas enemigas siempre debe ser la consideración dominante”.

Eso es precisamente lo que está haciendo el ejército ruso. Este principio elemental de la guerra es bien comprendido por lo menos por los estrategas más inteligentes. Entienden que la situación real en Ucrania no tiene nada en común con los titulares estridentes de la prensa.

El siguiente análisis de Sam Cranny-Evans y del Dr. Sidharth Kaushal del Royal United Services Institute (RUSI), un grupo de expertos en defensa y seguridad, expresa la situación real con una claridad admirable. Vale la pena citar lo que tienen que decir con cierto detalle:

“La guerra en Ucrania ha estado dominada por una campaña de información efectiva y de gran alcance dirigida por el Estado ucraniano. La narrativa ucraniana está dominando los ciclos de noticias y redes sociales, que ahora tienen la misma importancia en la formación de la opinión pública. La narrativa está plagada de convoyes rusos averiados, granjeros que remolcan triunfalmente los sistemas de defensa aérea rusos sacándolos desde sus escondites, e imágenes desgarradoras de formaciones de tanques rusos siendo destruidas. Y, sin embargo, al analizar tres mapas que representan la imagen operativa, incluido uno publicado por el Ministerio de Defensa (MoD) del Reino Unido y dos seleccionados por investigadores de código abierto, la cuenta de Twitter Jomini of the West y el Monitor de conflictos de Ucrania de Konrad Muzyka, es evidente que las fuerzas rusas están progresando.

“Sin embargo, una atención exclusiva en las ciudades, aunque comprensible, puede oscurecer más de lo que revela. Aunque parece claro que el plan ruso inicial se basó en un rápido golpe de mano contra Kiev mientras que el grueso del ejército ucraniano estaba inmovilizado en el frente del este  en Donetsk y Lugansk, es poco probable que siga siendo así. Incluso en el mejor de los supuestos (desde la perspectiva rusa), es poco probable que se tome Kiev pronto. Sin embargo, vale la pena considerar que existe un segundo centro de gravedad ucraniano, al que aludió Vladimir Putin en su promesa de ‘desmilitarizar’ Ucrania: el ejército regular ucraniano, la mayor parte del cual permanece cerca de Donetsk y Lugansk bajo la égida de las Fuerzas de Operación Conjuntas (JFO)”. (Énfasis mío, AW)

Y ese es, de hecho, todo el punto.

“La posición de esta fuerza parece cada vez más precaria a medida que las fuerzas rusas avanzan para rodearla en tres ejes. Las fuerzas rusas del 58º Ejército de Armas Combinadas y el 22º Ejército, avanzando hacia el norte desde Crimea, han iniciado asaltos en Berislav a lo largo del Dnieper, y parece probable que se unan en Polohy con las fuerzas separatistas rusas y el Octavo Ejército de Armas Combinadas que avanza desde el Donbás. Los elementos del Primer Ejército de Tanques de la Guardia y el Sexto Ejército de Armas Combinadas que avanzan más allá de Járkov también parecen haber evitado en gran medida los intentos de tomar la ciudad, centrándose en cambio en reducirla con artillería mientras la evitan mientras avanzan hacia el sur y el oeste más allá de Poltava, cortando a las JFO la posibilidad de escapar hacia el norte. Finalmente, en el suroeste, las fuerzas rusas de la 20.ª División de Fusileros Motorizados de la Guardia parecen tener la misma intención de eludir Mikolaiv pero, en particular, es posible que no avancen hacia Odesa. En cambio, parecen estar avanzando hacia el norte, lo que podría sugerir un deseo de apoderarse de las orillas occidentales de los puntos de cruce clave sobre el Dniéper”. (Informe RUSI, Aún no está fuera de peligro: Evaluación de la situación operativa en Ucrania, 14 de marzo de 2022)

El principal objetivo de Rusia es ahora la aniquilación de una parte clave del ejército ucraniano: entre 60.000 y 100.000 soldados en el Donbás. Rusia llevó a cabo un amplio ataque en toda esta región diseñado para mantener estas fuerzas totalmente comprometidas e incapaces de maniobrar con respecto a otras operaciones rusas. Al mismo tiempo, una operación de apoyo de Crimea tomó Jersón y organizó otro ataque fingido hacia Odesa.

Habiendo inmovilizado a las fuerzas ucranianas en la región, los rusos podrían concentrarse en rodear y reducir Mariupol, que ahora casi ha caído. Por lo tanto, ahora se ha creado un puente terrestre estratégicamente importante entre Rusia y Crimea, que también coloca todo el mar de Azov bajo control ruso.

Rusia lanzó simultáneamente una campaña de ataques precisos con misiles contra instalaciones ucranianas (depósitos de petróleo y similares) diseñada para interrumpir la logística, el mando y el control del enemigo, así como su poderío aéreo y apoyo de fuego de largo alcance. Como resultado, según los informes, Ucrania se está quedando sin combustible y municiones. En este momento, no puede coordinar maniobras a gran escala y no puede hacer un uso significativo de su fuerza aérea.

Con la caída de Mariupol, el ataque fingido en el norte ya no se considera necesario. Esa es la razón detrás de la ordenada retirada rusa desde el norte. Los miles de soldados recién liberados se concentrarán ahora en la región del Donbás.

Moviéndose hacia el sur desde Izium cerca de Járkov y hacia el norte desde la región de Zaporiyia, el objetivo es envolver y destruir las fuerzas ucranianas en el Donbás, que comprenden a decenas de miles de los combatientes más decididos y curtidos en la batalla, una gran parte de los cuales son reclutados y dirigidos de entre los nacionalistas fanáticos y elementos neonazis.

Por lo tanto, la verdad es que el ejército ruso no se retira en absoluto. Por el contrario, todavía están avanzando, lenta, deliberadamente, metódicamente, hacia el objetivo real, que ya no es Kiev, sino la franja costera en el sureste y la región más grande del Donbás.

El énfasis en la supuesta capacidad de Rusia para tomar las principales ciudades como medida de éxito fue un error estúpido. Rusia ha logrado inmovilizar a las fuerzas ucranianas en ciudades como Járkov mientras simplemente las pasa por alto. Mientras tanto, ha estado concentrando sus fuerzas para dar un golpe decisivo en el este.

Como mienten los medios

El 10 de marzo, la revista Fortune publicó un artículo de Marcus Ryder, que ya expresaba serias dudas sobre la veracidad de la propaganda oficial:

“En una guerra en la que la gran mayoría de los gobiernos occidentales han apoyado a Ucrania y se han opuesto a las acciones de Rusia, muchos periodistas occidentales parecen casi haber abandonado sus principios periodísticos de imparcialidad y objetividad al informar sobre la guerra.

“Los periodistas, como los médicos, no deben tomar partido en una guerra. Es nuestro deber denunciar los hechos sin temor ni favoritismo y con la mayor objetividad posible.

“Si hay un lado que es incuestionablemente ‘el agresor’ y ‘el equivocado’, eso debería quedar claro en nuestro informe de los hechos y para que lo juzguen nuestros lectores. Si el periodista hace ese juicio por el lector, rompe el contrato de confianza que el lector tiene con la organización de noticias de que los periodistas no seleccionan los hechos que convienen al lado que favorecen.

“Como lector, necesito poder confiar en que los periodistas informarán sobre violaciones de derechos humanos, ya sea que las cometan las fuerzas rusas o ucranianas. Eso no me convierte en un ‘simpatizante de Putin’. El periodismo objetivo e imparcial que informa de los hechos me hace creer que Putin está equivocado. Los informes subjetivos y sesgados me hacen cuestionar si estoy obteniendo una imagen justa y precisa de lo que realmente está sucediendo. Me hace más reacio a condenar a Putin porque no estoy seguro de estar captando la imagen completa”.

Pero a la gente en Occidente nunca se le ha dado nada parecido a la imagen completa. Contrariamente a la estúpida propaganda, lejos de hacer estallar todo a la vista, los rusos han mostrado moderación para reducir las bajas civiles, de ahí las cifras increíblemente bajas de muertes de civiles reportadas.

Esto se señaló en un artículo muy interesante publicado por Newsweek el 22 de marzo, titulado “Los bombarderos de Putin podrían devastar Ucrania, pero se están conteniendo”. Este es el por qué.

El artículo comienza afirmando que: “A pesar de lo destructiva que es la guerra de Ucrania, Rusia está causando menos daños y matando a menos civiles de lo que podría, dicen los expertos de inteligencia de Estados Unidos”.

Continúa citando las palabras de oficiales estadounidenses de alto rango, que tuvieron que hablar de forma anónima, porque habían sido informados por el Pentágono y se les ordenó no hablar con la prensa. Uno de estos, un oficial de la Fuerza Aérea de EE. UU. dice:

“Estoy frustrado por la narrativa actual: que Rusia está atacando intencionalmente a los civiles, que está demoliendo ciudades y que a Putin no le importa. Una visión tan distorsionada se interpone en el camino de encontrar un final antes de que ocurra un verdadero desastre o la guerra se extienda al resto de Europa”.

Otra fuente, un analista de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), dice:

“Sé que las noticias siguen repitiendo que Putin está atacando a civiles, pero no hay evidencia de que Rusia lo esté haciendo intencionalmente… De hecho, diría que Rusia podría estar matando a miles de civiles más si quisiera”.

“Desde el punto de vista del analista”, nos informa Newsweek, “aunque la guerra ha llevado a una destrucción sin precedentes en el sur y el este, el ejército ruso en realidad ha estado mostrando moderación en sus ataques de largo alcance”.

Estos comentarios altamente esclarecedores se elaboran a lo largo del artículo, del cual ahora citaré extensamente:

“Hasta el fin de semana pasado, en 24 días de conflicto, Rusia realizó unas 1400 incursiones de ataque y lanzó casi 1000 misiles (por el contrario, Estados Unidos realizó más incursiones y lanzó más misiles sólo en el primer día de la guerra de Irak de 2003). La gran mayoría de los ataques aéreos se realizan sobre el campo de batalla, y los aviones rusos brindan «apoyo aéreo cercano» a las fuerzas terrestres. El resto, menos del 20 por ciento, según expertos estadounidenses, se ha destinado a aeródromos militares, cuarteles y depósitos de apoyo.

[…]

“Sé que es difícil aceptar que la carnicería y la destrucción podrían ser mucho peores de lo que son”, dice el analista de DIA. “Pero eso es lo que muestran los hechos. Esto me sugiere, al menos, que Putin no está atacando intencionalmente a los civiles, que tal vez sea consciente de que necesita limitar el daño para dejar una salida a las negociaciones”.

[…]

Rusia no bombardeó emplazamientos estacionarios de defensa aérea que protegían ciudades. Los analistas estadounidenses dicen que los generales de Putin eran particularmente reacios a atacar objetivos urbanos en Kiev.

Como resultado, independientemente de los planes del Kremlin, ya sea que Rusia realmente buscara la superioridad aérea o pretendiera limitar los daños en Kiev: no hay duda de que Putin ha tenido que revisar el plan de ataque de largo alcance.

El analista de DIA no está de acuerdo: «Por alguna razón, claramente los rusos se han mostrado reacios a atacar dentro de la megalópolis urbana de Kiev».

“Han estado haciendo señales”, dice el oficial retirado. «Los aeródromos occidentales [en Lutsk, Lvov e Ivano-Frankivsk] fueron atacados porque eran los peldaños más probables para los aviones de combate donados que llegaban de Polonia y los países de Europa del Este».

“Cuando se prepararon esos objetivos”, agrega, también se habló de una zona occidental de exclusión aérea donde esos aeródromos [occidentales] podrían haber sido esenciales.

“Y el llamado campo de entrenamiento de las fuerzas de paz [en Yaroviv] fue atacado porque era el lugar donde se iba a entrenar la ‘legión internacional’”, dice el oficial. “Moscú incluso anunció eso”.

[…]

“La gente habla de Grozny [en Chechenia] y Alepo [en Siria], y de la destrucción de ciudades ucranianas”, dice a Newsweek un segundo oficial superior retirado de la Fuerza Aérea de EE. UU. “Pero incluso en el caso de las ciudades del sur, donde la artillería y los cohetes están dentro del alcance de los centros poblados, los ataques parecen tener como objetivo las unidades militares ucranianas, muchas de las cuales necesariamente operan desde el interior de las áreas urbanas”.

Cómo los ucranianos convierten a los civiles en objetivos

Es un hecho bien documentado que el ejército ucraniano coloca habitualmente artillería en áreas residenciales junto a escuelas y hospitales con la idea de atraer el fuego ruso. Esto fue atestiguado en un artículo en el Washington Post por Sudarsan Raghavan el 28 de marzo, donde leemos la siguiente admisión interesante:

“La estrategia de Ucrania de colocar equipo militar pesado y otras fortificaciones en zonas civiles podría debilitar los esfuerzos occidentales y ucranianos para responsabilizar legalmente a Rusia por posibles crímenes de guerra, dijeron activistas de derechos humanos y expertos en derecho internacional humanitario. La semana pasada, la administración Biden declaró formalmente que Moscú ha cometido crímenes de lesa humanidad.

“Si hay equipo militar allí y [los rusos] dicen que estamos lanzando este equipo militar, eso socava la afirmación de que están atacando intencionalmente a civiles y objetos civiles”, dijo Richard Weir, investigador de la división de crisis y conflicto de Human Rights Watch, que está trabajando en Ucrania.

El ejército ucraniano tiene “la responsabilidad según el derecho internacional” de retirar sus fuerzas y equipos de las áreas pobladas por civiles y, si eso no es posible, sacar a los civiles de esas áreas, dijo Weir.

“Si no hacen eso, es una violación de las leyes de la guerra”, agregó. “Porque lo que están haciendo es poner en riesgo a los civiles. Porque todo ese equipo militar son objetivos legítimos”.

[…]

“Cuando un ataque a un objetivo militar puede resultar en víctimas civiles, el daño a los civiles debe equilibrarse con la ventaja militar”, dijo Schabas, profesor de derecho internacional. “Si no hay una ventaja militar, entonces la violencia no está justificada y es razonable hablar de crímenes de guerra”.

Pero la línea entre lo que constituye un crimen de guerra se vuelve más borrosa si los barrios residenciales se militarizan y se convierten en campos de batalla donde las muertes de civiles son inevitables.

Ese es el caso también en Kiev, donde las áreas residenciales son frecuentemente alcanzadas por misiles rusos, no porque fueran el objetivo previsto, sino porque fueron derribados por misiles ucranianos y aterrizaron en áreas pobladas. El artículo explica:

Los expertos en seguridad de las organizaciones de medios occidentales han señalado que las defensas aéreas ucranianas están tan centradas en la ciudad que cuando golpean los cohetes, misiles o drones rusos que se aproximan, los escombros a veces golpean o caen en complejos residenciales.

Los soldados y voluntarios ucranianos advierten a los periodistas que no tomen fotos ni graben videos de puntos de control militares, equipos, fortificaciones o bases improvisadas dentro de la ciudad para evitar alertar a los rusos sobre su ubicación. Un bloguero ucraniano subió una publicación de TikTok de un tanque ucraniano y otros vehículos militares colocados en un centro comercial. El centro comercial fue destruido más tarde el 20 de marzo en un ataque ruso que mató a ocho personas.

No hay pruebas de que la publicación de TikTok condujera al ataque. En Facebook, una persona que apoya al ejército ucraniano instó a que se persiguiera al hombre por revelar posiciones militares ucranianas “por el bien de los me gusta” en las redes sociales. “Pago $500 por cualquier información sobre este autor en TikTok: DNI, dirección de residencia, datos de contacto.” El Servicio de Seguridad de Ucrania dijo más tarde que había arrestado al bloguero.

Atrocidades rusas: ¿reales o escenificadas?

El aluvión de propaganda mentirosa ha tenido mucho éxito en engañar al público, especialmente en el Reino Unido. Pero por fin empiezan a aparecer grietas en la fachada sin costuras.

En una transmisión reciente en Channel Four News, el corresponsal principal Alex Thomson (en Poltava) expresó por primera vez sus dudas sobre la forma en que el ejército ucraniano censuraba las noticias:

“En todas las guerras que uno cubre, invariablemente te pliegas a las reglas de la censura militar: no revelar posiciones y números de despliegues y demás, lo que podría causar la muerte de personas. Y todo el mundo está de acuerdo con eso.

“Las cosas han sido un poco más interesantes aquí en Ucrania. En Kiev, cerca del centro de la ciudad, hace un par de días fue atacado un importante edificio estratégico. Eso es todo lo que debería decir al respecto. Pero durante dos días, los medios de todo el mundo y los medios nacionales aquí no han podido decir realmente nada al respecto ni mostrar imágenes detalladas de lo que sucedió.

“Nunca he visto ese grado de control logrado en ninguna guerra activa que haya cubierto, y se hace de manera muy efectiva. Es solo para recordarle a la gente, por así decirlo, que obviamente, claramente, los rusos tienen un régimen de censura muy incómodo y burdo que está fuertemente dirigido desde Moscú. Y todos lo sabemos, y lo hemos visto mucho. Pero igualmente [aquí] hay algo de censura y operamos bajo esas restricciones. Es bueno recordar eso”.

Es en este contexto que debemos ver los últimos informes sobre supuestas atrocidades rusas en Bucha, uno de los pueblos de los que el ejército ruso se retiró recientemente. El ejército ucraniano afirmó haber descubierto pruebas de presuntos crímenes de guerra rusos: cadáveres de civiles tirados en la calle con las manos atadas a la espalda, algunos con signos de tortura, etc.

Pero a nadie se le permitió verificar estos informes. El gobierno de Kiev impuso inmediatamente una prohibición a los medios de comunicación y a cualquier periodista que visitara esta zona durante un período de 24 a 48 horas. La excusa oficial para la exclusión de todos los observadores externos fue la posibilidad de que hubiera trampas explosivas en esas áreas.

Pero Thomson señaló que no había evidencia de esto. Supuso que era porque podría haber  “potencial para investigaciones de crímenes de guerra”, y por lo tanto las “escenas del crimen” debían ser preservadas para ese propósito.

Por supuesto, cualquier denuncia grave de crímenes de guerra debe ser investigada por personas calificadas cuya honestidad e imparcialidad no puedan ser impugnadas. Pero, ¿califica el ejército ucraniano para esa definición? El Sr. Thomson tuvo cuidado de expresarse con mucha cautela en sus comentarios, todos los cuales, como nos recordó, se hicieron bajo estricta censura militar:

“Deberíamos tener mucho cuidado de sacar conclusiones apresuradas, si ha visto la fotografía en nuestro reporte de esta noche, sobre cómo esas personas llegaron a donde estaban, en el estado en que estaban, con esos hombres con los brazos atados a la espalda. ”

Sí, por supuesto que es cierto. ¡Pero sólo un momento! El punto central de la escena del crimen es que debe dejarse completamente intacta, para evitar que se altere, arregle o se fije de alguna manera. Al excluir deliberadamente a los periodistas o cualquier otro observador externo, los ucranianos tenían 48 horas para hacer lo que quisieran con el lugar.

Eso es más que suficiente para interferir con la escena del crimen, plantar evidencia incriminatoria y, en general, presentar una imagen distorsionada al mundo. Después de eso, podrían sentirse libres de acompañar a periodistas seleccionados y confrontarlos con cualquier «evidencia» que decidan presentarles.

¿Sería la parte ucraniana capaz de tal engaño? La pregunta en sí es el colmo de la ingenuidad. Está muy claro que los ucranianos han estado involucrados desde el principio en una campaña de desinformación elaborada, sofisticada y altamente efectiva, que es repetida y magnificada por todos los medios de comunicación del mundo occidental. Dado que la información juega un papel tan importante en esta guerra, sería difícil imaginar que no usaran tales métodos.

Para identificar al autor de cualquier delito, la primera pregunta que se debe hacer es: Cui bono? ¿Quién se beneficia?

Cometer asesinatos en masa y luego dejar a las víctimas tiradas en la calle para que las encuentre el enemigo no parece ser la táctica más probable para los rusos, que no se beneficiarían en lo más mínimo de ello.

Pero para los ucranianos, quienes, a pesar de toda la absurda ampulosidad, ahora se encuentran en una posición cada vez más desesperada, el beneficio de tal propaganda es de una importancia inconmensurable. Agregaría mucho más peso a las súplicas de más ayuda militar que Zelenski ha repetido una vez más en el pleno del Consejo de Seguridad de la ONU. ¡Oh sí! Esto vale todo un cargamento de cohetes antitanque para un hombre de espaldas a la pared.

En ausencia de pruebas firmes de fuentes absolutamente imparciales y confiables, debemos abstenernos de juzgar la validez de estas afirmaciones. El tiempo dirá quién mentía y quién decía la verdad.

Pero nos negamos categóricamente a ser arrasados ​​por la maquinaria de propaganda que ha estado manipulando constantemente los hechos en interés de la camarilla gobernante ucraniana y sus patrocinadores imperialistas, cuyas manos están indeleblemente manchadas con la sangre de innumerables personas inocentes.

Un crimen de guerra ucraniano

Es un hecho bien conocido que en todas las guerras se cometen hechos atroces por ambos bandos. No hay razón para suponer que la guerra en Ucrania sea diferente. Pero, por extraño que parezca, nunca hay informes sobre atrocidades y crímenes de guerra cometidos por los ucranianos.

Hasta ahora.

Ayer, el velo del secreto y la censura finalmente se deslizó. Vimos informes de un incidente que tuvo lugar en un lugar al norte de la ciudad de Dimitrivka, a poco más de cinco millas de Bucha. Fue grabado y ampliamente difundido en las redes sociales.

En él, se pueden ver cuatro cuerpos tirados en el suelo en un charco de sangre, todos con uniforme militar ruso. Las manos de al menos uno de los cuerpos parecen estar atadas a la espalda.

De los cuatro soldados que se muestran en el suelo, uno todavía se mueve en el video y se pueden escuchar jadeos. Uno de los soldados que rodea los cuerpos dice: “Mira, todavía está vivo”.

Luego, un soldado le dispara dos veces en la cabeza. Continúa moviéndose, por lo que el soldado dispara de nuevo y deja de moverse.

El metraje se compartió originalmente en la plataforma social Telegram. The New York Times dijo que había verificado el video, y la BBC dijo que había confirmado la ubicación y encontrado imágenes satelitales que mostraban cuerpos en el suelo.

Según el reportero de la BBC, los soldados ucranianos se detuvieron alrededor de la espantosa escena riéndose y bromeando sobre sus hazañas. Luego se puede escuchar a uno de ellos gritando “Gloria a Ucrania”. Un hombre responde con la frase: “Gloria a los héroes”.

Ahora bien, no hace falta mucho heroísmo para matar a un hombre herido que yace en el suelo con las manos atadas a la espalda. Este no fue un acto de guerra llevado a cabo en el fragor de la batalla, sino un acto de asesinato a sangre fría.

Las Naciones Unidas definen un crimen de guerra como una violación grave del derecho internacional cometida contra civiles o fuerzas enemigas durante un conflicto armado. El hecho de que las víctimas llevaran uniforme no cambia nada, ya que un prisionero de guerra desarmado ya no es un combatiente activo y tiene exactamente el mismo estatus legal que un civil.

Este video causó cierta vergüenza, pero se descartó rápidamente con las garantías habituales de que será «investigado». Podemos predecir con confianza que nada más se sabrá de él; que los censores militares ucranianos reforzarán aún más su control para garantizar que no aparezcan más pruebas de los crímenes ucranianos en las redes sociales.

Haremos dos predicciones más con absoluta confianza:

1) Habrá muchos más informes de presuntos crímenes de guerra rusos en un futuro próximo.

2) Cuanto mayor sea el ruido que se haga sobre estas historias, mayor será la certeza de que los ucranianos están perdiendo en el campo de batalla.

Joe Biden enseña los dientes

Armémonos ahora de paciencia y escuchemos las sabias palabras de labios del anciano señor que preside el país más poderoso del planeta. Aquí está, hablando a la prensa sobre el tema de los crímenes de guerra rusos:

EL PRESIDENTE: “Tengo un comentario que hacer antes de comenzar el día. Puede que recuerden que me criticaron por llamar a Putin un criminal de guerra. Bueno, la verdad del asunto: viste lo que sucedió en Bucha. Esto justifica [llamarlo]: es un criminal de guerra”.

Bueno, ¡eso es hablar claro!

¡Pero espera! Hay más:

EL PRESIDENTE: “Pero tenemos que recopilar la información, tenemos que continuar proporcionando a Ucrania las armas que necesita para continuar la lucha, y tenemos que obtener todos los detalles para que esto pueda ser un juicio real en tiempos de guerra”.

Espera un momento. Primero dices que Putin es un criminal de guerra. A continuación dices que “tenemos que recopilar la información”.

Pero seguramente es necesario recopilar la información necesaria para decidir si el hombre es culpable o no.

Nuestro tío Joe ha asumido sobre sus hombros (algo caídos) los roles de juez, jurado y verdugo. Le recuerda a uno los jueces de las viejas películas de vaqueros: “Te daremos un juicio justo y luego te colgaremos”.

Comentarios de Moscú sobre los comentarios de Biden

El Kremlin no se anduvo con rodeos al responder al tío Joe. El portavoz Dimitri Peskov dijo a los periodistas: “Rechazamos categóricamente todas las acusaciones”.

Peskov dijo que los «expertos rusos del Ministerio de Defensa han identificado signos de falsificaciones de videos y otras falsificaciones más».

“Exigiríamos que muchos líderes internacionales no se apresuren a lanzar acusaciones radicales y al menos escuchen nuestros argumentos”, dijo, según AFP.

Los investigadores rusos también anunciaron una investigación sobre las imágenes y dijeron que, según el ejército de Moscú, «no se corresponden con la realidad y son de naturaleza provocadora».

Y Peskov preguntó qué derecho tenía Estados Unidos de acusar a alguien de crímenes de guerra cuando el imperialismo estadounidense era responsable de la muerte de cientos de miles de personas en todo el mundo. Esa no es una mala pregunta. Me pregunto si Washington es capaz de dar una respuesta igualmente buena.

Un caso real de genocidio

La palabra ‘genocidio’ ha sido usada repetidamente en las últimas semanas. A Zelenski le gusta especialmente usarla para describir las acciones de Rusia en Ucrania, aunque Joe Biden parece no compartir su entusiasmo por esa palabra. Pero, ¿qué es exactamente el genocidio?

La definición habitual es la matanza deliberada de un gran número de personas de una nación o grupo étnico en particular, con el objetivo de destruir esa nación o grupo, como el asesinato por parte de los nazis de seis millones de judíos, o el exterminio masivo de tutsis por hutus en Ruanda. Pero, ¿qué relación tiene eso con las muertes en Ucrania?

En todas las guerras mueren civiles, a menudo en gran número. Pero no todas las guerras se consideran guerras de exterminio. ¿De qué tipo de cifras estamos hablando en Ucrania? Hasta el 3 de abril, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) registró un total de 3.455 bajas civiles en el país: 1.417 muertos y 2.038 heridos.

Por supuesto, incluso la muerte de un civil representa una tragedia humana. Pero en comparación con casi cualquier otra guerra que se pueda nombrar, estas cifras son minúsculas. Y no se acercan a ninguna definición reconocible de genocidio.

Tomemos un ejemplo más reciente. Me refiero a la sangrienta guerra en Yemen, donde durante los últimos ocho años los saudíes y sus aliados han llevado a cabo una campaña de bombardeos despiadada contra la población civil, destruyendo deliberadamente zonas residenciales, silos de almacenamiento de granos, puertos y barcos que intentan llevar alimentos a un población hambrienta.

La ONU ha estimado que la guerra en Yemen había matado a 377.000 personas hasta fines de 2021. Más de 150.000 de ellas son resultado directo del conflicto armado, pero más han muerto por el hambre y las enfermedades causadas por la guerra.

Los ataques aéreos saudíes suelen tener como fin objetivos civiles como hospitales y escuelas, así como reuniones como bodas y mercados concurridos donde no hay objetivos militares cercanos. Estos son a menudo los llamados ataques de doble toque que regresan para bombardear a los trabajadores de rescate que se apresuran a ayudar sobre el terreno.

Además, la coalición saudí ha bombardeado deliberadamente todas las infraestructuras, carreteras, puertos, etc. e impuesto un embargo por tierra y mar que ha impedido la llegada de ayuda humanitaria, incluso la acordada y proporcionada por la ONU.

A pesar de que el gobierno del Reino Unido afirma que brinda capacitación a la coalición para evitar bajas civiles, no hay señales de que esto haya reducido el número de víctimas mortales de los ataques aéreos. Esto bien podría describirse como genocidio. Pero Boris Johnson y Joe Biden no tienen nada que decir al respecto.

¿Por qué no? Porque Gran Bretaña y Estados Unidos son cómplices de esta guerra de exterminio contra el pueblo de Yemen. Apoyan al régimen saudí empapado de sangre de Mohammed bin Salman. Le proporcionan las armas que están matando y mutilando a hombres, mujeres y niños inocentes. Aprueban tácitamente el uso de la hambruna masiva para aplastar a la población civil de un país pobre.

Si alguien debe ser llevado ante la Corte Internacional de Justicia, son ellos. Pero nadie se atreve a decir una palabra al respecto.

Están mucho más interesados ​​en gritar sobre un genocidio inexistente en Ucrania y señalar con un dedo acusador al hombre del Kremlin, que trata su estúpida retórica como la tontería impotente que es.

Un momento critico

Esto representa un momento crítico para la guerra en Ucrania. El cerco y destrucción de una gran parte de las fuerzas armadas regulares del país tendrá un efecto catastrófico y muy probablemente conducirá al colapso de la moral. Eso haría innecesaria la captura de Kiev, al igual que en 1940, el ejército alemán no tuvo que asediar París una vez que el ejército francés en el campo había sido rodeado y derrotado contundentemente.

Esa es una variante posible. Si, a pesar de ello, continúan resistiendo, la destrucción será espantosa y, al final, tendrán que capitular, aceptando las condiciones que los rusos quieran ofrecer.

Es por eso que Zelenski está ansioso por negociar algún tipo de acuerdo lo más rápido posible. Detrás de todos sus discursos recientes, a pesar de su tono desafiante, se puede detectar claramente una nota de desesperación. Pero no todos están igualmente entusiasmados con la perspectiva de un acuerdo que signifique el cese de las hostilidades en Ucrania.

Los británicos y los estadounidenses están jugando un papel particularmente repugnante. Deben saber que las probabilidades de una victoria ucraniana son cada vez más pequeñas, pero Biden, y particularmente Johnson, todavía los presionan para que sigan luchando hasta el final. En lugar de alentarlos a encontrar algún tipo de arreglo negociado, sabotean sistemáticamente todos los intentos de negociación.

La camarilla rabiosa de lunáticos de derecha que ahora gobierna Gran Bretaña ha decidido colocarse en las primeras filas del partido de guerra internacional. No es que esto signifique que tengan la intención de enviar soldados británicos a luchar en Ucrania, y mucho menos que tomen una ametralladora y vayan allí ellos mismos.

Pero ahora tienen bastantes sospechas de que sus aliados en la OTAN, especialmente los odiados europeos, estén preparando una traición. Incluso los yanquis, al parecer, no están libres de sospecha. Hace unos días, The Times of London publicó un artículo con un interesante titular:

“No retrocedáis, insta Gran Bretaña a Ucrania; El gobierno teme que los aliados occidentales empujen a Zelenski a conformarse con un acuerdo de paz anticipado”

Un artículo más cínico y repulsivo, sería difícil de imaginar. Esto es lo que dice:

“Gran Bretaña está preocupada de que Estados Unidos, Francia y Alemania presionen a Ucrania para que se “asiente” y haga concesiones significativas en las conversaciones de paz con Rusia, se le ha dicho a The Times.

“Una fuente gubernamental de alto rango dijo que había preocupaciones de que los aliados estaban “demasiado ansiosos” por asegurar un acuerdo de paz temprano, y agregó que solo se debería llegar a un acuerdo cuando Ucrania esté en la posición más fuerte posible.

“En una llamada telefónica el fin de semana, Boris Johnson advirtió al presidente Zelenski que el presidente Putin era un “mentiroso y un matón” que usaría las conversaciones para “agotarte y obligarte a hacer concesiones”.

“Algunos de nuestros aliados pueden estar demasiado ansiosos por que él [Zelenski] se asiente”, dijo una fuente del gobierno, refiriéndose a Francia, Alemania y Estados Unidos. “Creemos que Ucrania necesita estar en la posición militar más fuerte posible antes de que puedan llevarse a cabo esas conversaciones”.

“La fuente dijo que esto podría dar lugar a importantes concesiones territoriales, sanciones y a la persecución de Putin como posible criminal de guerra.

“Los ministros creen que no debe haber una salida fácil para Putin, mientras que Johnson ha dicho que quiere que los aliados intensifiquen las sanciones hasta que todas las fuerzas rusas hayan abandonado Ucrania, incluida Crimea”.

¿No es eso agradable? Estos caballeros adinerados, sentados en la comodidad de sus habitaciones en Westminster, bebiendo el mejor whisky escocés, instan a Zelenski a luchar hasta la última gota de sangre, es decir, de sangre ucraniana.

En cuanto a nuestro Boris acusando a Vladimir Putin de ser un mentiroso, eso es algo extraño, viniendo de un hombre que es incapaz de abrir la boca sin decir al menos dos o tres mentiras flagrantes.

Si la guerra se prolonga y mueren miles de personas, ¿qué les importa a los “amigos de Ucrania” en Londres y Washington? Por supuesto, todo es muy desafortunado. Pero tiene la ventaja de proporcionar a los “defensores del Mundo Libre” maravillosas historias de primera plana, que son de un valor incalculable para distraer la atención de un público cada vez más descontento de la dura realidad del aumento de los precios y el colapso del nivel de vida. Seguramente, entonces, ¿es una causa por la que vale la pena luchar y morir?

Está en sus intereses egoístas mantener la masacre el mayor tiempo posible, para que puedan usarla para encubrir la miseria de las personas que sufren los drásticos recortes en los niveles de vida infligidos por su gobierno ¡Supuestamente, en interés del pueblo ucraniano!

Pero Zelenski entiende mejor que nadie que la guerra debe terminar en negociación. También debe comprender que al prolongar la agonía de su pueblo, el arreglo final será aún peor que antes.

El país será destruido y Washington no tendrá suficiente material propagandístico para intentar disfrazar lo que será una humillante derrota.

Y los pobres ucranianos tendrán que pagar el precio de todo.

Una palabra de advertencia

Todas las perspectivas necesariamente  tienen un carácter condicional. Esto es aún más cierto para cualquier pronóstico sobre el resultado de la guerra, que, como señaló una vez Napoleón, es la más compleja de todas las ecuaciones.

He basado mi análisis en los hechos disponibles a mi disposición. Pero en las guerras, puede haber muchos giros bruscos e inesperados. Habrá muchos altibajos antes del desenlace final. Pero en la medida en que es posible juzgar, los hechos apuntan en una dirección.

Es cierto que los rusos han sufrido pérdidas, que son casi con certeza mayores de lo que Moscú está dispuesto a admitir. Pero los éxitos de los ucranianos han sido exagerados por los medios.

Aquí y allá, los rusos han sido frenados por pequeñas unidades ucranianas, empleando tácticas de golpe y fuga para bloquear tanques y otros vehículos con modernos lanzacohetes, proporcionados amablemente por Boris Johnson. Pero por muy exitosas que hayan sido en casos particulares, tales tácticas guerrilleras no pueden cambiar la dirección general de la guerra, y mucho menos decidir su resultado final.

Mientras tanto, las pérdidas ucranianas, sobre las que los medios no dicen absolutamente nada, deben ser mucho más altas que las rusas. Y Rusia es mucho más capaz que Ucrania de reponer sus pérdidas y, por lo tanto, mantener una campaña de castigo durante un período de tiempo mayor.

Pero el resultado no será necesariamente tan rápido o sencillo como lo he presentado aquí. Para empezar, el cerco de las fuerzas ucranianas en Donbás es una maniobra enorme y complicada, que puede tardar semanas, tal vez más, en llevarse a cabo por completo.

Aun así, no está descartado teóricamente que Zelenski, bajo la presión de los elementos ultranacionalistas y fascistas de su gobierno y de sus “aliados” en Washington y Londres, decida seguir luchando, aunque debe saber que eso será un curso de acción desastroso.

Joe Biden y Boris Johnson están ayudando a Zelenski, que está parado al borde de un acantilado, a dar unos pasos hacia adelante. Con amigos como éstos, ¿quién necesita enemigos? En cualquier caso, el resultado final no es difícil de predecir.

Consecuencias

Las consecuencias de todo esto serán de largo alcance. Y no serán del gusto de los estúpidos patrioteros de Washington y Londres. Toda la propaganda occidental sobre el inminente colapso de Rusia, y las salvajes declaraciones de que Putin está de espaldas a la pared, ya han sido expuestas como una ridícula bomba de humo.

Las sanciones, por supuesto, han tenido algún efecto en Rusia, pero no en absoluto los efectos catastróficos que Occidente esperaba. Han enfurecido a la gente y la han vuelto contra Occidente, sin tener el menor efecto sobre las acciones de Putin o la guerra en Ucrania.

Biden y compañía esperaban que, golpeando los bolsillos de los oligarcas rusos, estos se pusieran en contra de Putin. Pero ha tenido precisamente el efecto contrario. Mis fuentes en Rusia me informan que el apoyo a Putin entre las élites rusas tras la imposición de las sanciones occidentales ha aumentado.

Hace dos meses, la mayoría de los oligarcas rusos eran prooccidentales. Pero ese ya no es más el caso. Los que son pro-occidentales han emigrado, mientras que los que se han quedado atrás se unen en torno a Putin.

En cuanto a las amplias masas, el apoyo a la guerra va en aumento en todos los grupos sociales. Sin embargo, a diferencia de 2014, el apoyo a Putin entre las masas, aunque existe, es más bien pasivo. Esto puede cambiar en cualquier momento en el futuro, pero no en el corto plazo. En cuanto a los intentos occidentales de hacer que las masas se levanten contra Putin, eso es más para ayudarlo que cualquier otra cosa. Puede que no les guste mucho Putin, pero tienen un odio profundamente arraigado por la OTAN y el imperialismo estadounidense, a los que, con razón, ven como sus enemigos jurados.

De los efectos económicos tendremos que ocuparnos en un próximo artículo. Pero las masas ya están sufriendo los efectos de las sanciones al destruir el frágil tejido del comercio mundial, interrumpir las cadenas de suministro y causar una creciente escasez y una inflación vertiginosa. Las masas tendrán que pagar la factura de los crímenes del capitalismo y del imperialismo: aumento de precios y colapso del nivel de vida. Esto alimentará los fuegos de la lucha de clases.

La historia muestra que las guerras muy a menudo tienen consecuencias revolucionarias una vez que se disipan los humos venenosos del chovinismo y de la fiebre de la guerra. Los trabajadores griegos ya están tomando la delantera con una huelga general y manifestaciones masivas contra la guerra y los ataques a los niveles de vida. Otros seguirán.

Los acontecimientos en Ucrania son el preludio de un nuevo y tormentoso período en la historia mundial. En un país tras otro, las masas comenzarán a sacar conclusiones revolucionarias ¡Los marxistas deben estar preparados!

Lo más importante es no dejarse llevar por el bombardeo sin precedentes de la propaganda oficial, mantener la cabeza fría y mantener una posición de clase internacionalista y revolucionaria firme.

Y la condición previa para esto es mantener un control firme sobre los procesos reales por medio de un análisis marxista científico. Dejemos que nuestras acciones sean guiadas por las maravillosas palabras de ese gran pensador dialéctico, Spinoza:

Ni reír ni llorar, sino comprender.

Leave A Reply

Your email address will not be published.