En medio de la crisis  y las arcas del estado saqueadas empezó el nuevo gobierno ha  tratar de levantar cabeza e impulsar su política de gobierno. En más de un año y medio el gobierno ha impulsado  un programa de unidad nacional que pretende tener a ricos y pobres de la mano. En este periodo la población se ha dado cuenta de que eso es realmente imposible, existen intereses de clase irreconciliables, ejemplo es la polémica sobre la declaración patrimonial por la cual la empresa privada, los burgueses de este país reclamaron y pusieron en jaque al gobierno con el tema de la inseguridad jurídica y la poca inversión que esto generaría.

En medio de la crisis  y las arcas del estado saqueadas empezó el nuevo gobierno ha  tratar de levantar cabeza e impulsar su política de gobierno. En más de un año y medio el gobierno ha impulsado  un programa de unidad nacional que pretende tener a ricos y pobres de la mano. En este periodo la población se ha dado cuenta de que eso es realmente imposible, existen intereses de clase irreconciliables, ejemplo es la polémica sobre la declaración patrimonial por la cual la empresa privada, los burgueses de este país reclamaron y pusieron en jaque al gobierno con el tema de la inseguridad jurídica y la poca inversión que esto generaría.

El gobierno ha tenido que recurrir a préstamos internacionales con el FMI bajo la condición de que se revisen los subsidios que tienen los y las salvadoreñas para poder tener los recursos para su plan quinquenal. La recaudación de impuestos aunque avanzo significativamente no dio los frutos esperados y ahora estas condiciones impuestas por el FMI son llevadas a la práctica en un periodo en el cual el alto costo de la vida se ha agudizado. Uno de los planes del gobierno para captar más ingresos ha sido la focalización de los subsidios, específicamente en la energía eléctrica y el gas propano.
Los subsidios son transferencias que el gobierno da a las empresas para estimular la producción y permitir que los consumidores con menos ingresos reciban un beneficio social. En un principio el gobierno anuncio el subsidio a los que consumiesen menos de 99kw/h este hecho dejaba a muchas familias obreras fuera del alcance de ese beneficio con la focalización del susidio al gas propano se preveía en principio que el gobierno ahorrase unos $70 millones. El gobierno sintió la presión de la población y de los pequeños negocios de subsistencia que utilizan el gas, en su mayoría pequeñas pupuserias y tortillerías y aumento el consumo a los 200kw/h, la que además era la propuesta del FMLN. El FMI ha puesto como condición la reducción del déficit fiscal por medio de la "racionalización del gasto público" en todo el mundo esta entidad exige a los países mas pobres  que abran sus mercados para la penetración de capital internacional, exige recortes del gasto gubernamental a los subsidios a los alimentos y otros productos de consumo popular y la privatización de las empresas publicas ese es el denominado  "crecimiento económico sostenible" que solo significa la destrucción de las pocas industrias nacionales , de la agricultura lo cual trae desempleo y pobreza a nuestros países. Así se cobra el FMI  esos prestamitos que nos hacen aparte de la deuda eterna.
La crisis se ha hecho sentir dentro del estado. el ministerio de hacienda reporto menos tributos de los esperados, los ministerios como educación, justicia y salud están demandando un aumento salarial para los cuales el gobierno ha respondido diciendo que el presupuesto está hecho y no hay fondos para cubrir más gastos. 
Para llevar a cabo la focalización del susidio al gas propano el gobierno ha creado los Centros de Atención a la Demanda (CENADE), este esfuerzo ha implicado muchos gastos para el ejecutivo, alrededor de 7 millones en gastos administrativos según explica el coordinador del Programa de Ordenamiento y Transparencia del Gas Licuado de Petróleo (GLP) Oscar Samayoa. Entre estos gastos de operación se incluye el pago de una comisión a las entidades financieras involucradas por cada transacción que realicen  a la hora de retirar el subsidio en los bancos y los puntos express. A las comisiones, se agregan los $1.8 millones invertidos en gastos de carnetización, equipos y mantenimiento de los Centros de Atención por Demanda (Cenade). "El principal cambio es la eliminación del subsidio escalonado. Ahora los hogares que tengan un consumo promedio anual de hasta 200 kw/h recibirán $8.50 mensual al momento de cancelar su recibo de energía en los puntos acostumbrados, que suman 3,744 agencias en todo el país. El ministro de Economía, Héctor Dada Hirezi, señaló que los beneficiados tendrán dos opciones al momento de pagar su recibo: que los $8.50 se descuenten de la factura eléctrica o pedir el dinero en efectivo".
Con el aumento de consumo a los 200 Kwh muchas familias serán absueltas de pagar el total del gas pero los pequeños negocios que ocupan mas de 4 tambos al mes(total de tambos a subsidiar valorándolos como casos especiales) se verán en duros aprietos con sus costos. El salvador no posee reservas de gas natural pero creemos que la comercialización del gas puede estar en manos del estado, nacionalizando las empresas distribuidoras, que además de especular con los precios suelen vender el gas con grandes anomalías en el peso o  cantidad de gas por tambo. Así como de mantener precios especialmente fuertes a aquellas empresas grandes en las que se demuestre que su nivel de utilidades sobrepasa considerablemente sus costos. Es decir a las grandes empresas no a los pequeños negocios.

Deja un comentario

Check Also

No más violencia contra la mujer en El Salvador

“Hombres y mujeres somos iguales, ¿por qué tiene que haber un Día Internacional de la Elim…