La ‘bárbara’ Rusia y el Occidente ‘civilizado’

0 53

Se supone que fue el filósofo francés Voltaire quien escribió la célebre frase: “No apruebo lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. Ya sea que las haya pronunciado o no, estas palabras se citan a menudo para describir el principio de la libertad de expresión.

La libertad de expresión y, por extensión, la libertad de prensa, siempre ha sido considerada una de las piedras angulares de la democracia. Es lo que, se dice, separa a los orgullosos ciudadanos del mundo occidental de todas las demás naciones menos afortunadas. Se supone que es la línea roja que distingue la civilización de la barbarie. Sobre todo se menciona, en el momento actual de la historia mundial, para distinguir a los pueblos civilizados, democráticos y amantes de la libertad del mundo occidental, de la barbarie despótica rusa.

Porque el Este es el Este…

Dediquemos un momento a considerar la lamentable situación del sufrido pueblo de Rusia. En el Reino de la Oscuridad y del Mal, que es el Reino del Zar Vladimir el Sangriento, a estas desafortunadas personas se les niega la esencia más maravillosa de toda verdadera democracia: una prensa libre.

A diferencia de nosotros, no pueden leer, ver o escuchar nada que difiera ni remotamente de la Línea Oficial. Todos los medios de comunicación de oposición o semi-oposición se cierran sin contemplaciones. Y todos los demás medios están sujetos al escrutinio y la censura más estrictos.

En consecuencia, no se puede confiar en que los pobres rusos tengan opinión alguna, aparte de las opiniones que les dicta el Hombre del Kremlin. O eso nos hacen creer.

En realidad, sin embargo, el poder de los medios, aunque muy grande, nunca es invencible, y tarde o temprano, la gente sospechará que su gobierno no está diciendo la verdad, y que los medios oficiales les están diciendo tan solo lo que consideran que es bueno para su salud.

Las manifestaciones contra la guerra que han estallado en muchas ciudades rusas y que han sido objeto de una dura represión por parte de las fuerzas estatales son un claro indicio de que mucha gente no confía en el zar Vladimir ni en sus medios oficiales. Esa desconfianza y el ánimo de rebelión sin duda crecerán si la guerra se prolonga.

… Y Occidente es Occidente

El contraste con el Occidente civilizado no puede ser más claro. Aquí no se lee sobre manifestaciones masivas contra el gobierno y la OTAN. Todo lo contrario, de hecho. La opinión pública parece estar firmemente unida detrás de la línea del gobierno. Se puede expresar de manera muy simple de la siguiente manera: Rusia mala, Ucrania buena. Fin de la historia.

Esta notable muestra de unidad nacional es, por supuesto, una expresión del hecho de que, a diferencia de los desafortunados rusos, los ciudadanos de la democracia occidental poseemos amplia información de las más variadas fuentes que nos convencen de que nuestros líderes tienen razón y nuestros enemigos están equivocados.

Tomemos como ejemplo a la democrática Gran Bretaña. Enciendo mi televisor a tiempo para las noticias de las 6 en punto. El locutor me informa con gran detalle que la ofensiva militar rusa ha sido detenida por la acción heroica del ejército ucraniano, con la ayuda desinteresada de Gran Bretaña y Estados Unidos. Luego procede a describir con gran detalle las últimas atrocidades, tanto reales como imaginarias, cometidas por los bárbaros invasores rusos, seguidas de una letanía de condenas indignadas por parte de una serie de líderes occidentales.

El segmento de noticias termina con escenas de sufrimiento humano atroz, un gran número de refugiados y algunas entrevistas calculadas para producir un sentimiento natural de simpatía humana y solidaridad hacia cualquiera que sufra los horrores de la guerra. Hasta aquí todo bien.

Luego me cambié al canal ITV, donde se repiten exactamente las mismas noticias, con exactamente las mismas entrevistas y declaraciones. Después de eso, deseoso de obtener noticias sólidas, en lugar de opiniones, recurrí a una fuente de noticias supuestamente seria, Channel 4 News. Pero en lugar de aprender algo nuevo, me regalan exactamente la misma historia, respaldada precisamente en las mismas fuentes.

Hace un par de semanas, todavía era posible acceder a Russia Today, el único medio de comunicación que presentaba una línea diferente. Ahora, cualquier persona educada entenderá fácilmente de dónde viene Russia Today. Uno no tenía que creer nada de lo que decía, al menos no más de lo que tiene que creer de lo que se dice en los demás canales. Pero al menos, le proporcionaba a uno opiniones diferentes, lo que le permitía comenzar a formarse algo parecido a un punto de vista objetivo.

¡Hasta ahora! Nuestros campeones de la democracia, en el gobierno de ese Boris el Bravucón, no perdieron tiempo en aullar y vociferar para que esta única voz disidente solitaria fuera apagada sin demora. Esta demanda fue recibida con admirable presteza, con el aplauso general de todos los amantes de la democracia en la Cámara de los Comunes, y más ruidosamente por Sir Keir Starmer y el grupo parlamentario ultraderechista de los laboristas, que ahora es completamente indistinguible de los conservadores en todos los aspectos, excepto que exige constantemente una acción cada vez más beligerante contra Rusia, hasta la Tercera Guerra Mundial inclusive.

Así, habiendo silenciado efectivamente toda oposición, nuestros paladines de la democracia ahora pueden estar completamente seguros de que se ha logrado la unidad nacional y pueden continuar con su campaña de propaganda belicista, libres de cualquier riesgo de contradicción.

¡Pero espera un minuto! ¿No se suponía que esto era una diferencia fundamental entre el Occidente democrático y el régimen tiránico de Putin? ¿Y no se suponía que la libertad de prensa era una de estas diferencias? Si es cierto que en Rusia, la gente se ve obligada a escuchar una sola línea sobre la guerra, la línea oficial, también es cierto que la gente en Occidente está sujeta a lo mismo.

Las almas simples bien pueden concluir que no hay absolutamente ninguna diferencia entre los dos. Pero esto sería un concepto erróneo extremadamente ingenuo. Hay, por supuesto, una diferencia muy fundamental. Y es esto: en Rusia, la gente se ve obligada a seguir la línea oficial, mientras que en la Gran Bretaña democrática y otros países libres, elegimos, por nuestra propia voluntad, escuchar las únicas fuentes de noticias disponibles para nosotros.

El hecho de que estas fuentes sean meramente un reflejo de la Línea Oficial, dictada por nuestros gobernantes y cínicamente manipulada por ellos, es otra cuestión completamente diferente.

Consideremos esto ahora.

El extraño caso del hospital materno-infantil

El 9 de marzo se informó que un ataque ruso había alcanzado un hospital materno-infantil en la ciudad de Mariupol.

Como una máquina perfectamente engrasada, el departamento de propaganda entró inmediatamente en acción. Todos los medios de comunicación se centraron en un tema: el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, inmediatamente calificó el ataque de crimen de guerra. Llamó al ataque “la última evidencia del genocidio”.

Pero había una serie de cosas que no cuadraban. También publicó imágenes aparentemente desde el interior del hospital, que parecía ser un desastre total. Si ese fuera el caso, el número de muertos y heridos seguramente sería considerable.

Pavlo Kirilenko, jefe de la administración regional de Donetsk, que incluye la ciudad portuaria de Mariupol, dijo que no se habían confirmado muertes y afirmó específicamente que no había heridos confirmados entre los niños.

El ayuntamiento de Mariupol dijo que el ataque había causado «daños colosales» y publicó imágenes que mostraban edificios quemados, automóviles destruidos y un enorme cráter fuera del hospital. La BBC verificó la ubicación de los videos, pero no el número exacto de víctimas.

Esperé por alguna información concreta. Pero las noticias parecían extrañamente vagas, al igual que las imágenes mostradas en la televisión. Mostraban a varias mujeres claramente angustiadas tratando de consolar a sus bebés que lloraban. Era suficiente para despertar las simpatías y la indignación de cualquier persona normal.

Dimitri Gurin, diputado ucraniano, le dijo a la BBC que el complejo fue bombardeado.

“Es todo un complejo: un hospital de maternidad y de niños”, dijo.

“Muchas mujeres muertas y heridas. Todavía no sabemos sobre niños y recién nacidos”.

El coro de justa indignación se intensificó in crescendo. “Temerario”, “bárbaro”, “aborrecible”, “malvado”, son algunos de los epítetos más moderados empleados.

La retórica era bastante predecible. La Casa Blanca condenó el uso “bárbaro” de la fuerza contra civiles inocentes. Boris Johnson tuiteó que «hay pocas cosas más depravadas que apuntar a los vulnerables e indefensos». Y así sucesivamente.

Pero los informes iniciales seguían siendo muy vagos y, curiosamente, no se referían a ninguna muerte en absoluto. Diecisiete personas resultaron heridas, incluido el personal y los pacientes, dijeron funcionarios locales. Pero eso fue solo una estimación inicial, y también se afirmó que las personas quedaron atrapadas debajo de los escombros.

Seguramente, ¿aumentarían significativamente las cifras de muertos y heridos…?

Pero no lo hicieron. Más tarde, la historia inicial fue cambiada. Ahora dijeron que tres personas, incluido un niño, habían muerto. Me pregunté: ¿cómo era posible que un edificio tan grande pudiera quedar completamente devastado y, sin embargo, reportar cifras de víctimas tan bajas? Solo es posible una explicación: que en el momento del bombardeo, el edificio estaba vacío o casi vacío.

¿Por qué los rusos bombardearían un edificio vacío? Los rusos respondieron afirmando que los ucranianos han estado utilizando la táctica de vaciar edificios como hospitales de sus pacientes, que luego son ocupados por nacionalistas de ultraderecha, en este caso del Regimiento Azov, que disparan contra los rusos, provocando deliberadamente un ataque. De hecho, los informes de los medios rusos antes del ataque indicaban que las fuerzas de Azov ya habían tomado posición en este hospital en particular.

¿No es esto algo plausible que al menos debería tenerse en cuenta?

El argumento fue, por supuesto, inmediatamente descartado por los ucranianos y sus aliados estadounidenses y británicos como propaganda. No se da ninguna consideración real a las diferentes explicaciones posibles en nuestros llamados medios libres. ¿No debería ser el papel del periodismo investigar los hechos desde todos los puntos de vista y luego informarlos? Pero como dijo una vez un periodista: “¿Por qué dejar que los hechos estropeen una buena historia?”

Muchas voces se han alzado exigiendo que Rusia sea juzgada por presuntos crímenes de guerra e incluso genocidio. Seamos claros en esto. Un general estadounidense dijo una vez que la guerra es un infierno. La guerra, por definición, se trata de matar gente. Y en una guerra, morirán muchos civiles inocentes, sea intencional o no.

Por lo tanto, no se debe dar el menor crédito a la asquerosa avalancha de propaganda, que huele a falta de sinceridad, cinismo e hipocresía de la peor calaña, como ahora me propongo demostrar con hechos.

El crimen de guerra estadounidense que nunca existió

El 3 de octubre de 2015, los ataques aéreos estadounidenses destruyeron el hospital de traumatología de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, Afganistán. Este es un hecho bien documentado que no puede ser contradicho.

Esa noche, un buque de guerra estadounidense disparó 211 proyectiles contra el edificio principal del hospital, un ataque que duró alrededor de una hora, a pesar de que los equipos de MSF pidieron desesperadamente a las autoridades militares que detuvieran el fuego.

Los estadounidenses sabían perfectamente que el objetivo previsto era un hospital. MSF proporcionó sus coordenadas GPS al Departamento de Defensa de los EE. UU., al Ministerio del Interior y de Defensa afgano y al Ejército de los EE. UU. en Kabul días antes.

Al menos 42 personas murieron, incluidos 24 pacientes, 14 miembros del personal y 4 cuidadores, y 37 resultaron heridas.

MSF informó más tarde:

“Nuestros pacientes murieron abrasados en sus camas, nuestro personal médico fue decapitado o perdió extremidades. Otros recibieron disparos desde el aire mientras huían del edificio en llamas, dijo un testigo presencial.

“La vista desde el interior del hospital es que este ataque se llevó a cabo con el propósito de matar y destruir. Pero no sabemos por qué”.

El ejército estadounidense afirmó más tarde que había recibido informes de que el edificio del hospital albergaba a milicianos talibanes activos. Pero el personal de MSF informó que no había combatientes armados ni enfrentamientos en el complejo antes del ataque aéreo.

Al final, el general Votel, jefe del Comando Central de EE. UU., explicó el ataque como un «error» y dijo que el hecho de que el ataque no fuera intencional «lo saca del ámbito de ser un crimen de guerra deliberado».

Así que está bien entonces. Si los estadounidenses atacan hospitales y matan a personas inocentes, eso es un accidente desafortunado y, por lo tanto, no es un crimen de guerra. Pero si los rusos hacen lo mismo, es un crimen de guerra.

George Orwell entendería esta lógica retorcida procedente directamente del Ministerio de la Verdad. Y como toda nuestra información proviene de esa misma fuente, debemos creerlo. Porque no tenemos razón para creer otra cosa…

De héroes de guerra y villanos de guerra

El ministro de las fuerzas armadas del Reino Unido, James Heappey, hablando en el programa matinal de la BBC, no tiene ninguna duda de que el bombardeo de un hospital constituye un crimen de guerra, por lo que Putin debería ser llevado ante un tribunal. Quién precisamente se encargará de llevarlo sigue siendo un misterio.

Desde entonces, la misma historia ha sido repetida con tediosa regularidad por otros, mucho más significativos que el Sr. Heappey.

Pero incluso la mirada más superficial al registro histórico es suficiente para exponer el vacío de esta indignación sintética, dado el registro verdaderamente horrible del imperialismo británico.

En lo más alto de la lista de crímenes pasados ​​de Gran Bretaña se encuentra la aniquilación de la ciudad de Dresde por un “bombardeo de alfombra” sin provocación previa durante la Segunda Guerra Mundial, que fue completamente indiscriminado y que provocó una terrible tormenta de fuego que devastó la ciudad. El historiador Donald Miller describe el infierno desatado:

“Los zapatos de las personas se derritieron en el asfalto caliente de las calles, y el fuego se movió tan rápido que muchos quedaron reducidos a átomos antes de que tuvieran tiempo de quitarse los zapatos. El fuego derritió el hierro y el acero, convirtió la piedra en polvo y provocó que los árboles explotaran por el calor de su propia resina. Las personas que huían del fuego podían sentir su calor en la espalda, quemándoles los pulmones”.

Una ciudad entera estaba envuelta en llamas. Hospitales, escuelas, guarderías, iglesias, bibliotecas, museos, zonas residenciales, miles de hombres, mujeres y niños, todos perecieron en esa orgía de destrucción deliberada.

Dresde, un centro cultural de fama mundial, no tenía valor como objetivo militar. El único objetivo era sembrar el terror en la población civil, quebrantar su voluntad de resistencia. Pero esto resultó un error de cálculo. El bombardeo aéreo por sí solo nunca puede ganar una guerra. Después de Dresde, los alemanes continuaron luchando ferozmente hasta el amargo final. El bombardeo de civiles simplemente sirvió para empujarlos aún más a los brazos de sus gobernantes.

Se cree que de 25.000 a 35.000 civiles murieron en Dresde, aunque eso bien puede ser una subestimación. Otros cálculos llegan a 250.000, dada la afluencia de refugiados indocumentados que habían huido a Dresde desde el Frente Oriental. La mayoría de las víctimas eran mujeres, niños y ancianos.

Sufrieron una muerte horrible, no solo por ser quemados vivos, sino también por asfixia. Miller señala que el 70 por ciento de las víctimas en realidad se asfixiaron por el monóxido de carbono emitido por la combustión. No sorprende que el autor alemán, Jörg Friedrich, decidiera titular su controvertido libro sobre el bombardeo aliado de Dresde y otras ciudades simplemente Der Brand (El fuego).

¿Fue un accidente? En absoluto, fue una política deliberada. ¿Fue un crimen de guerra? No hay absolutamente ninguna duda al respecto. ¿Y quién fue el responsable de ese crimen? Básicamente, dos hombres: Sir Arthur Travers Harris, primer baronet, jefe de la Royal Air Force, conocido como “Bomber Harris”; y Sir Winston Churchill, el entonces Primer Ministro de Gran Bretaña.

¿Fueron estos dos hombres procesados ​​por crímenes de guerra? Por supuesto que no. ¿Fueron siquiera investigados? No lo fueron. Los crímenes fueron convenientemente borrados del registro histórico. Ya nadie habla de ello, y sus estatuas se pueden encontrar ocupando un lugar de honor en Parliament Square, Westminster: el corazón vivo de lo que se conoce como democracia británica.

Así que está bastante claro. No hay moralidad absoluta aquí. La verdad es relativa, para ser torcida y convertida en su opuesto, de acuerdo con los intereses de los poderes fácticos. George Orwell volvió a acertar. El criminal de guerra de un hombre es el héroe de guerra de otro hombre. RIP.

¿Recuerdas Hiroshima y Nagasaki?

En cuanto a la lista de crímenes de guerra de Estados Unidos, es demasiado larga para catalogarla aquí. Pregúntele al pueblo de Vietnam, a quien los estadounidenses introdujeron los encantos del napalm, el bombardeo de alfombra y el Agente Naranja: el químico venenoso que todavía hoy causa dolor y sufrimiento interminables.

Pero olvidémonos de estos pequeños detalles y abordemos un hecho mucho más significativo que, lamentablemente, tiende a olvidarse. Me refiero a la destrucción total de dos ciudades japonesas en 1945 por bombas atómicas lanzadas por aviones estadounidenses.

Un total estimado de 199.000 personas murieron por las bombas nucleares lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Miles más morirían horriblemente debido a los efectos persistentes de la radiación dejada por las bombas en los años siguientes.

Una vez más, la pérdida de muchas vidas civiles, la destrucción desenfrenada de hospitales (incluidos los de maternidad), escuelas, hogares para ancianos, etc. ni siquiera fueron objetos del menor interés para Washington y el Pentágono.

La razón dada con frecuencia para este abominable acto de barbarie fue que “aceleró el final de la guerra y salvó muchas vidas (estadounidenses)”. Pero esto es una mentira. En ese momento, Japón ya había perdido la guerra y estaba pidiendo la paz.

La verdadera razón por la que el presidente Truman ordenó la aniquilación nuclear de Hiroshima y Nagasaki fue para demostrarle a Moscú que EE. UU. ahora poseía una nueva y aterradora arma de destrucción masiva, capaz de volar ciudades enteras con una sola bomba. Fue el comienzo oficial de la Guerra Fría entre los EE. UU. y la URSS que se prolongó durante décadas.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo estadounidense ha seguido aplicando una política exterior agresiva, librando guerras en suelo extranjero, bombardeando y masacrando a innumerables personas inocentes.

En los 20 años que van desde 2001 hasta 2021, solo Estados Unidos arrojó 326.000 bombas y misiles sobre personas en otros países, incluidos, entre otros, más de 152.000 en Irak y Siria. Solo en Afganistán y Pakistán, las operaciones de la OTAN mataron a 241.000 personas entre 2001 y 2021. Las cifras oficiales fijan el número de civiles entre ellas en más de 71.000.

En Yemen, el régimen saudí, con el apoyo directo de Estados Unidos y Gran Bretaña, ha llevado a cabo una guerra brutal y unilateral que ha mantenido a más de 10 millones de personas al borde de la inanición durante años.

Según las últimas estimaciones, en 2020 este aliado de Occidente había realizado más de 20.000 bombardeos, con hasta 300 ataques aéreos diarios en algunos periodos. Un informe de las Naciones Unidas, publicado en noviembre de 2021, proyectó que el número de muertos por la guerra de Yemen llegaría a 377.000 para fines de 2021.

Durante el bombardeo de Yugoslavia de 78 días por parte de la OTAN en 1999, se lanzaron 2.300 misiles y 14.000 bombas, incluidas bombas de uranio y bombas de racimo. Además de miles de vidas perdidas, los ataques de la OTAN afectaron a escuelas, bibliotecas, hospitales y decenas de miles de hogares. En un incidente, la coalición bombardeó una columna de refugiados, matando a más de 60 según se informó. Dichos acontecimientos simplemente se explicaron como errores y «daños colaterales».

No hay necesidad de decir nada más sobre el historial sangriento del imperialismo estadounidense, la fuerza contrarrevolucionaria más brutal sobre la faz de la tierra.

“Hombro con hombro con Ucrania”

Pasemos ahora nuestra atención del fragor de la batalla a la calma del debate en la Cámara de los Comunes en Londres.

En la noche del 8 de marzo, los parlamentarios se apiñaron en todos los rincones de la cámara. Los miembros de la Cámara de los Lores abarrotaron las galerías públicas. El personal parlamentario se acurrucó cerca, para mirar a través de los arcos de piedra, casi hasta el techo, para ver el espectáculo. Debe haber sido como ir al cine, o mejor, a la platea del circo. Porque eso, después de todo, era lo que era.

Después de unos minutos de charla, los parlamentarios jugueteaban con sus auriculares para asegurarse de poder escuchar la traducción del discurso, hubo un silencio cuando apareció una visión, como un hombre hablando desde otro planeta.

Allí, solo en su escritorio, solo con una bandera ucraniana como compañía, el presidente Volodimir Zelenski apareció en las pantallas para hablar con los parlamentarios y, por supuesto, con la audiencia en casa. Fue la primera vez que un líder extranjero se dirijía directamente a la Cámara de los Comunes.

Como golpe de teatro, fue perfecto. Como movimiento político y diplomático, bastante menos. ¡Pero hey! Cuando todos los presentes esperaban recibir el efecto catártico que solo una buena tragedia puede provocar, ¿quién se iba a quejar?

El líder de Ucrania tiró amablemente de las cuerdas del corazón de las filas reunidas de mentirosos empedernidos y cínicos profesionales, personas que generalmente no se destacan por sentimientos de ningún tipo. Habló conmovedor del dolor de su país mientras cada día avanzaba una guerra “que no empezamos”.

Todo estaba perfectamente ensayado y pronunciado de manera experta. Todo en su lugar: Bombas cayendo sobre escuelas. Iglesias destruidas, ataques a hospitales infantiles, agotamiento de la comida y del agua en algunos lugares, etc.

Pero, dijo, los ánimos estaban altos, y la gente tenía voluntad de luchar hasta el final: “lucharemos en las playas, en las calles, en los bosques”, proclamó, con más de un guiño a Churchill, dejándose llevar un poco por su propia retórica. Incluso planteó una pregunta a lo Shakespeare: “¿Ser o no ser?”.

Ucrania, dijo, había decidido “ser libre”.

¡Buena cosa! Pero ahora vino el remate.

Zelenski agradeció al Reino Unido por su apoyo, pero luego lo arruinó todo al insinuar que, bueno, en realidad no era suficiente. Instó al gobierno de Su Majestad a endurecer aún más las sanciones. (Pero, Dios mío, ¿no hemos hecho ya lo suficiente? ¡Nuestra economía se dirige a una caída y hay límites para todas las cosas!)

Sobre todo, insistió, hay que proteger los cielos de Ucrania, “aunque imponer una zona de exclusión aérea es un paso, un riesgo, que el Reino Unido y sus aliados simplemente no están dispuestos a tomar todavía”.

(Oh, sí, eso… Bueno, habría un pequeño riesgo si tratamos de imponer una zona de exclusión aérea. Eso significaría derribar aviones rusos. Eso significaría una confrontación militar directa con Rusia. Eso significaría comenzar una tercera guerra mundial. Eso significaría la aniquilación nuclear y la destrucción de la civilización tal como la conocemos).

En este punto, los parlamentarios comenzaron a moverse inquietos en sus asientos. Todos ellos saben que cuando pasan por la entrada de los Comunes lo hacen a través del arco reconstruido con piedra cicatrizada dañada por las bombas de la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente, el discurso estaba a punto de terminar, ¡y no antes de tiempo!

Al final del discurso, los parlamentarios y lores en las galerías se pusieron de pie nuevamente para aplaudir. El presidente se tocó el pecho con la palma de la mano para agradecer su sincero apoyo y luego se desplomó por un momento en su asiento. Luego, su compostura se recuperó. Zelenski levantó el puño en desafío, se puso de pie y dejó el escritorio.

Sus palabras afectaron visiblemente a muchos parlamentarios, algunos con ojos brillantes, otros asintiendo con fervor. Así, premiaron su actuación con dos ovaciones de pie: una antes, otra después. Y le hubieran dado un tercero o un cuarto, si hubiera querido.

Lo que no le darían, y nunca le darán, es lo que realmente quería, que es una ayuda militar significativa, en forma de una zona de exclusión aérea. Aplausos, todo lo que quieras, ¡pero nada de vuelos! Zelenski debió terminar el día con el ego inflado, pero con las manos bastante vacías. Un balance no muy satisfactorio desde un punto de vista práctico.

Si se necesitan más pruebas de la flagrante deshonestidad e hipocresía de los Sres. Johnson y compañía, se puede citar su vergonzoso historial en el tema de los refugiados ucranianos. Hasta la fecha, alrededor de dos millones de personas han huido de la guerra. De estos, más de la mitad han sido recibidos por Polonia, un gran número están en Hungría y otros países vecinos.

La ONU dice que, a partir del 9 de marzo:

Polonia ha acogido a 1.412.502 refugiados
Hungría: 214.160
Eslovaquia: 165.199
Rusia: 97.098
Rumanía: 84.671
Moldavia: 82.762

Bielorrusia: 765

Más de 255.000 personas se han ido a otros países europeos.

Pero ¿qué pasa con Gran Bretaña? El número de refugiados ucranianos a los que se les otorgó visas para venir al Reino Unido bajo el nuevo esquema familiar ha aumentado de unos miserables 50 a otros todavía miserables 300.

Los refugiados ucranianos que llegaron a Calais con la esperanza de encontrar a sus familiares en el Reino Unido fueron devueltos. La ministra del Interior, Priti Patel, mintió descaradamente a la Cámara de los Comunes al afirmar que había establecido una oficina de visas en Calais, lo cual no era cierto. Resultó que la oficina ‘especial’ consistía en una mesa plegable atendida por tres hombres que repartían paquetes de papas fritas saladas… pero las solicitudes de visa no se recibían.

Luego, se les dijo a los refugiados ucranianos que podían abordar un tren Eurostar de Calais a Lille, donde se procesarían sus solicitudes de visa. Otra mentira cínica. De hecho, ¡no hay servicios de Eurostar de Calais a Lille y tampoco hay una oficina de visas del Reino Unido en Lille!  De hecho, resultó que la oficina de visas se ubicaría en Arras, a 30 millas de Lille, y que aún no se ha abierto. Entonces, eso es todo. Gran Bretaña está hombro con hombro con Ucrania, siempre y cuando los ucranianos permanezcan al otro lado del canal. Esa es la verdadera naturaleza del apoyo a Ucrania por parte de la clase dominante británica y su gobierno.

Cómo Occidente aviva las llamas de la guerra

Es cierto que Occidente está suministrando armas a Ucrania. Estas podrían ser suficientes para prolongar la guerra por un tiempo, pero no para crear las condiciones para una victoria ucraniana decisiva. Enfáticamente, este no es el tipo de «ayuda» que aliviará a las masas que sufren en Ucrania. Todo lo contrario es la verdad.

Cuanto más dure el actual conflicto en Ucrania, más hombres, mujeres y niños inocentes perderán la vida inútilmente.

Fue la OTAN, y especialmente los estadounidenses y los británicos, quienes empujaron a Ucrania al conflicto actual con Rusia para sus propios fines, y luego cínicamente retrocedieron para quedarse mirando cómo el pueblo ucraniano se ahogaba en un mar de sangre. Fueron responsables de esta guerra innecesaria, y ahora son responsables de prolongarla deliberadamente por sus propios intereses. Lo que quieren lograr es empantanar a Rusia y retrasar el inevitable resultado final, que será una victoria rusa, a costa de prolongar la agonía de los ucranianos.

Nuestras condolencias están totalmente del lado del pueblo ucraniano que sufre, que son las víctimas inocentes de este juego cínico de la política de las grandes potencias. Pero el sufrimiento solo terminará cuando la guerra misma llegue a su fin. Quienes los presionan continuamente para que sigan luchando, cuando saben perfectamente cómo terminará esto y no tienen la menor intención de mover un dedo para ayudar militarmente, no son amigos del pueblo ucraniano. Son sus peores enemigos.

Londres, 11 de marzo de 2022

Leave A Reply

Your email address will not be published.