26 septiembre, 2020

La audiencia por la extradición de Julian Assange es una farsa: ¡Defendamos la libertad de expresión!

La audiencia por la extradición de Julian Assange se reanudó a principios de este mes. Cada truco del manual se está utilizando para aplastar y silenciar al denunciante, todo por parte del imperialismo estadounidense. Los socialistas deben defender a Julian y el derecho a la libertad de expresión.

Después de mucho retraso debido a las restricciones del COVID-19, la audiencia por la extradición de Julian Assange se reanudó el 7 de septiembre en el Old Bailey, Londres. Assange ha permanecido en régimen de aislamiento en la prisión de alta seguridad de Belmarsh desde que fue sacado por la fuerza de la embajada ecuatoriana el 11 de abril de 2019.

Tanto el magistrado como la fiscalía están haciendo todo lo que está en su mano para llevar el caso a la vía férrea y conseguir que Assange sea extraditado lo antes posible, con la menor cantidad de atención pública sobre sus escandalosas maniobras y abusos grotescos del proceso legal.

El gran giro en este vergonzoso asalto a la libertad de expresión es la sorpresa de emitir una nueva acusación del gobierno de los Estados Unidos a corto plazo. Esto representa un claro intento de poner al equipo de defensa de Assange a la defensiva.

La acusación original para extraditar a Assange a los Estados Unidos trae 18 cargos en su contra por ayudar a Chelsea Manning (una analista de inteligencia del ejército estadounidense que fue encarcelada por filtrar pruebas de crímenes de guerra estadounidenses) para hackear las computadoras del gobierno estadounidense, y por publicar una lista de nombres de informantes afganos. Se afirma que esto representaba una amenaza para la vida de esas personas, la de los soldados estadounidenses y para la seguridad nacional.

En febrero, la defensa fue capaz de refutar con firmeza estas acusaciones. Postularon que Assange estaba siendo procesado por periodismo, que está protegido por la Primera Enmienda de la Constitución Americana. Argumentaron que los cargos estaban políticamente motivados, concluyendo así que Assange no puede ser extraditado para ser juzgado en Estados Unidos, donde podría enfrentarse a una pena de prisión de 175 años.

Moviendo las fichas

La administración de Trump ahora ha emitido una nueva acusación contra Assange. El primer día de la audiencia de Assange en el Old Bailey, fue liberado de la antigua orden de extradición emitida por el Reino Unido y arrestado de nuevo inmediatamente bajo una nueva orden de arresto de la nueva acusación.

El primer detalle escandaloso con respecto a esta nueva acusación es la fecha. Fue anunciada el 20 de junio de 2020, y emitida oficialmente el 29 de julio. Sin embargo, no sólo llegó después de que los argumentos iniciales ya se habían dado sobre la base de la acusación inicial al comienzo de la audiencia en febrero, sino que también fue un año más tarde de la fecha de cierre para la presentación.

Además, los abogados defensores de Assange no fueron informados de esta nueva acusación y tuvieron que enterarse por los anuncios del día.

Ansiosa por que Assange pasara más tiempo en la prisión de Belmarsh de lo que tiene que hacerlo, debido a su debilitante impacto en su salud mental y física, la defensa decidió no pedir un aplazamiento de la audiencia para prepararse para la nueva acusación. Tampoco previeron la cantidad de cambios drásticos y el impacto que esto tendría en el caso.

Los verdaderos detalles no se ponen a disposición de la defensa hasta el 21 de agosto, apenas seis semanas antes de la reanudación de la audiencia. Como dijeron en los tribunales, es evidente que no era suficiente tiempo para prepararse.

Por lo tanto, QCs Summers y Fitzgerald por la defensa pidieron a la juez Baraitser un aplazamiento hasta enero de 2021, que fue denegado. Además, las listas de testigos han sido ultimadas desde hace mucho tiempo.

Por lo tanto, la defensa debe utilizar testigos que estaban preparados para testificar sobre la vieja acusación como testigos para la nueva acusación, sin preparación ni tiempo adecuado para estudiarla. Ni siquiera Assange ha tenido la oportunidad de ver esta nueva acusación, ya que sólo puede hacer llamadas telefónicas cortas a sus abogados a través del teléfono público de la prisión; y los documentos legales que se le envían son retenidos por los guardias o se los quitan.

La nueva acusación tiene como objetivo «ampliar el alcance de la conspiración que rodea a las supuestas intrusiones informáticas de las que Assange fue acusado anteriormente». Los nuevos cargos no están relacionados con los 18 cargos anteriores relacionados con Manning, y la defensa argumenta que los nuevos cargos no son criminales, fuera de plazos, o ya han sido resueltos en otros procedimientos judiciales.

Por lo tanto, estos cargos son extremadamente endebles. Esto es especialmente cierto teniendo en cuenta los motivos y credenciales dudosos del testigo clave Sigurdur Thordarson, que fue condenado en Islandia el 22 de diciembre de 2014 por robar 40.000 y 13.000 euros de la cuenta de Wikileaks falsificando documentos bajo el nombre de Assange. De hecho, el FBI incluso ha sido expulsado de Islandia «por tratar de usar a Thordarson para incriminar a Assange».

Se trata de un movimiento desesperado de la fiscalía para dar la vuelta a las cartas a su favor, ya que el primer intento de extraditar a Assange sobre la antigua acusación fue demolido rotundamente en febrero.

Injusticia

Pero la fiscalía y el magistrado no se detuvieron allí con sus intentos por encaminar la audiencia y mantener todo el asunto lejos del ojo público.

La audiencia en el Old Bailey está destinada a estar abierta al público en general y a los periodistas. Sin embargo, las restricciones del COVID-19 fueron aprovechadas por la fiscalía. La galería pública se ha reducido de 80 a nueve asientos. Y sólo los periodistas y las ONG aprobados oficialmente por el Ministerio de Justicia han sido autorizados a ver a través de un enlace de vídeo.

Sin embargo, la juez Baraitser canceló el acceso remoto en línea a la audiencia. El magistrado entonces puso otro obstáculo al considerar innecesarios a los testigos de la defensa que testificaban en el tribunal, ya que habían presentado declaraciones escritas.

La defensa luchó tenazmente para conseguir un compromiso de testimonios de 30 minutos (reducidos de la habitual hora y 45 minutos). En el transcurso de los siguientes tres días, los testigos fueron llevados al estrado en persona y a través de un enlace de video irregular.

A pesar de que sólo se le permitió testificar durante 30 minutos, la fiscalía pudo interrogar a rienda suelta. En el caso de un testigo, el profesor Mark Feldstein (Presidente de Periodismo de Radiodifusión de la Universidad de Maryland), la  fiscalía pudo interrogarlo durante dos horas, sin oposición del juez. Esto es una prueba más de un sesgo claro por parte del juez y del tribunal a favor de la acusación.

Abuso en el proceso

Todas las restricciones antes mencionadas, junto con el lanzamiento de la nueva acusación sorpresa, se suman a un «abuso flagrante del proceso» – es decir, una perversión injustificada o un mal uso del proceso judicial para causar daño al acusado.

El fiscal real Lewis intentó golpear a los testigos y desconcertarlos con groserías e insultos. Además de esto, el fiscal cuestionó su honestidad e incluso sus cualificaciones, a pesar de que todos ellos tienen décadas de experiencia en sus respectivos campos en relación con los detalles del caso: periodismo de investigación; ética de los conflictos y la tortura; y casos legales de detención ilícita.

Está claro por qué la clase dominante británica está tratando de silenciar estos procedimientos judiciales y limitar el testimonio de los testigos. Están sirviendo lealmente a sus amos estadounidenses, que dolorosamente han reculado ante el escrutinio al que WikiLeaks, Assange, Manning, Snowden y muchos otros los exponen valientemente.

El testigo Clive Stafford Smith, un abogado dual del Reino Unido/EE.UU., que se especializa en torturas, detenciones ilícitas y casos extraordinarios de representación, testificó que los hilos publicados por Assange y WikiLeaks habían ayudado a exponer la tortura y los crímenes de guerra estadounidenses.

Fueron utilizados específicamente en un fallo del Tribunal Superior en Pakistán, en el que el Juez Jefe consideró que los ataques con drones estadounidenses en Waziristán eran una «violación flagrante de los derechos humanos básicos» que había causado muchas «muertes inocentes». Este fallo judicial «muy rápidamente» detuvo los ataques con drones, y no se informó de más ataques en 2019.

Algunas de estas publicaciones también forman parte de una investigación criminal de la CPI (Tribunal Penal Internacional) en la CIA. A su vez, el gobierno de los Estados Unidos ha sancionado a los funcionarios de la CPI por investigar las acusaciones de crímenes de guerra que han cometido en Afganistán.

Podemos ver que estas evidencias están dañando la reputación de los Estados Unidos y poniéndolos bajo el foco en su auto-denominación como la policía del mundo. Por lo tanto, están tomando represalias y tratan de aplastar cualquier voz pequeña e individual que pueda clamar en el vacío de los medios de comunicación, donde otras publicaciones más establecidas no están ausentes.

Servir al imperialismo estadounidense

Assange, está siendo severamente castigado por el sistema judicial británico a manos del gigante imperialista estadounidense. Está encerrado solo, con acceso limitado a su equipo legal, y conocimiento restringido en cuanto a los detalles de los procedimientos judiciales que decidirán su destino.

Su defensa está luchando ferozmente contra las cuerdas. Pero el magistrado permite que la acusación incumpla por completo las reglas y emplee todas las maniobras, trucos y manipulaciones de libro para enviar a Assange empacado a través del Atlántico lo más rápido posible, y con la menor cantidad de gente observando.

Los testigos dieron testimonio de cómo las publicaciones de Assange y WikiLeaks revelaron la actividad sedienta de sangre del imperialismo estadounidense en conflictos extranjeros; y que ambas acusaciones se suman a un intento políticamente motivado de extraditar a Assange para callarlo.

Debemos defender a Assange de la expulsión y la extradición por cualquier cargo falso y prescrito contra él. Esto forma parte de una defensa de la libertad de expresión, que es un derecho democrático elemental.

Audiencia judicial de Assange: la hipocresía del derecho burgués

Por Rob Smith, escrito originalmente en marzo de 2020

La primera semana de la audiencia de extradición de Assange en el Tribunal de la Corona de Woolwich llegó a su fin el 28 de febrero. Se le solicita la extradición por un total de 18 cargos penales federales del gobierno federal de Estados Unidos, con una sentencia de hasta 175 años de prisión.

Assange continúa siendo sometido a tratos crueles en la prisión de Belmarsh a pesar de no haber sido condenado por ningún delito que no sea saltarse la fianza.

Los detalles de esta audiencia hablan mucho de su injusticia y de la hostilidad del magistrado jefe que lleva a cabo el procedimiento. Pero lo más importante es que exponen la hipocresía del sistema jurídico burgués en Gran Bretaña. Esto existe fundamentalmente para defender los intereses del capitalismo británico, que a su vez es subordinado al imperialismo estadounidense. Y a pesar del claro ataque a la libertad de expresión que representa este juicio, la prensa británica permanece en silencio.

Argumentos de la fiscalía aplastados

El primer día de la audiencia, la fiscalía (que representa la solicitud de extradición estadounidense), dijo que Assange fue acusado de «cultivar a [Chelsea] Manning» (un analista de inteligencia del ejército estadounidense que fue encarcelado por filtrar pruebas de crímenes de guerra estadounidenses) y «ayudar[la] para intentar la piratería informática».

Fue acusado, no de publicar los hilos diplomáticos filtrados por Manning a WikiLeaks, sino de publicar los nombres de los informantes afganos, poniendo así vidas en riesgo.

El fiscal, Eric Lewis, citó la Ley de Secretos Oficiales de 1989, que criminaliza la posesión y publicación de secretos de Estado. Añadió que la Ley de Derechos Humanos y la libertad de expresión eran irrelevantes para el procedimiento.

Es evidente que los argumentos de la fiscalía son contradictorios y cuelan ante la legalidad incluso burguesa. ¿Por qué decir que Assange no fue acusado de publicar los hilos, y luego citar la Ley de Secretos Oficiales?

Los abogados defensores de Assange señalaron que «la trama del caso por parte de la fiscalía contenía una tergiversación deliberada de los hechos». Sobre el primer cargo de conspirar con Manning para intentar un hackeo informático, la defensa informó a la corte que Manning había sido absuelta de esto en una corte marcial estadounidense.

En segundo lugar, Assange está acusado de «ayudar a Manning a decodificar una clave hash para acceder a material clasificado» y de «solicitar el material a Manning». En este primer cargo, la defensa demostró de manera concluyente que Manning ya tenía acceso a todos los archivos que compartía con Assange, y que antes había contactado con él, debido al hecho de que era analista de inteligencia y por lo tanto no requería un nombre de usuario o contraseña para acceder a su computadora militar de trabajo.

Con el fin de solicitar información, la defensa dijo que esto probablemente estaba mal, basado en las pruebas disponibles para el público de correspondencia entre Manning y Assange, en la que se pone en contacto con él para enviar el material sin su apoyo.

En tercer lugar, al ser acusado de publicar los nombres de los informantes, la defensa señaló que WikiLeaks había llevado a cabo una gran campaña de redacción (en colaboración con el Departamento de Estado de los Estados Unidos) para proteger las identidades de los informantes en los cables diplomáticos.

Posteriormente, fueron los periodistas Luke Harding y David Leigh de The Guardian quienes publicaron la contraseña en el caché que contenía los cables no resueltos en febrero de 2011; y más tarde, en agosto del mismo año, Der Freitag anunció que tenía los cables sin editar (habiendo utilizado la contraseña publicada).

La defensa también reveló al tribunal que, tras este anuncio, Assange llamó a la Casa Blanca, al Departamento de Estado de los Estados Unidos y a la Embajada de los Estados Unidos para advertirles. Así que, de hecho, Assange hizo todo lo posible para proteger la identidad de los informantes.

El pilar fundamental del argumento de la defensa es que la solicitud de los Estados Unidos de extradición de Assange es por un delito político, lo que no es motivo permisible para la extradición de conformidad con el Tratado de Extradición ratificado entre Estados Unidos y el Reino Unido.

La defensa explicó que los cargos contra Assange cayeron en la categoría de delito político puro, sobre la base de que estaban acusados de espionaje con la intención de dañar los intereses políticos o militares de los Estados Unidos o provocar un cambio en la política del gobierno estadounidense.

La fiscalía replicó ridículamente que Assange no estaba tratando de derrocar al gobierno de los Estados Unidos, por lo que los cargos de espionaje no pueden ser considerados como delitos políticos.

La defensa exasperada preguntó retóricamente cuál podría ser el motivo de publicar pruebas de crímenes de guerra y corrupción del gobierno que no sea exponerlos y ejercer presión para cambiar la política.

Un tribunal sesgado

La magistrada Vanessa Baraitser, que estaba claramente sesgada a favor de la acusación, intervino para afirmar que el Tratado de Extradición entre Estados Unidos y el Reino Unido no tiene fuerza legal en la corte nacional del Reino Unido porque es el derecho internacional. Además, alegó que la exención para la extradición por delitos políticos no estaba en la Ley de Extradición.

La defensa criticó entonces un abuso de proceso (es decir, una perversión injustificada o un uso indebido de los procedimientos judiciales para causar daño al demandado), porque el Tratado de Extradición es la base de la solicitud de extradición. Por lo tanto, entonces decidir ante los tribunales que sus términos son irrelevantes crea un absurdo jurídico.

En una escala mayor, ha existido un bloque de extradición por delitos políticos durante más de un siglo en virtud de los Convenios de la UE e Interpol; el Tratado de Extradición de las Naciones Unidas; así como los tratados de extradición de los Estados Unidos con sus aliados. Decir esto no va en contra de de toda la práctica común legal internacional e histórica. Además, sienta un precedente alarmante que pone en peligro a los disidentes y posibles presos políticos en todo el mundo.

Es importante tener en cuenta en este punto que la fuente principal de este artículo es el blog de Craig Murray. Murray es un ex embajador del Reino Unido que ha estado asistiendo a la audiencia en la galería pública limitada y reportando todos los detalles. Explica útilmente que el Tratado de Extradición entre Estados Unidos y el Reino Unido pasó por un proceso de investigación de cuatro años con el fin de ratificarlo para que pueda aplicarse plenamente en todas las jurisdicciones del Reino Unido.

La Ley de Extradición (aprobada en 2003) es una Ley Habilitante que pone en marcha el proceso de ratificación, en la que pasa por manos de abogados en cinco departamentos gubernamentales distintos: la FCO, el Tesoro, el Gabinete y las Oficinas en el Interior y el propio parlamento.

No se puede extraditar a alguien en virtud de la Ley sin el Tratado, porque el primero permitió que este último fuera legalmente aplicable. Por lo tanto, el Tratado se convierte en el instrumento ejecutivo, legalmente necesario para autorizar la extradición. Negar su pertinencia en la audiencia o decir que el Tratado es incompatible con la Ley es una mentira descarada.

Esto simplemente va a mostrar la hipocresía del sistema legal del Reino Unido y la sumisión del estado británico al imperialismo estadounidense. Cualquier ley que suponga un obstáculo para la extradición de Assange es ignorada o declarada irrelevante, a pesar de las montañas de evidencia de precedente legal que el equipo de defensa de Assange proporciona en sentido contrario.

Los tribunales no son más que un instrumento para gestionar los intereses de la burguesía. El poder judicial violará fácilmente las propias leyes de la clase dominante para servir a sus intereses políticos. En este caso, el gobierno del Reino Unido está dispuesto a hacer cualquier cosa para servir a sus amos en Washington y entregar a Assange.

Tratamiento abusivo

A pesar de cumplir su condena de 50 semanas de cárcel sin precedentes por faltar de fianza, Assange sigue recluido en régimen de aislamiento en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh. Es escoltado esposado a la corte (dentro del complejo de la fortaleza de la prisión) por los guardias de SERCO a través de un túnel subterráneo.

Es cacheado hasta en sus cavidades, y llevado a una caja de vidrio a prueba de balas donde debe sentarse durante toda su audiencia. Esta caja está hecha de vidrio grueso con una fina hendidura en la parte delantera, lo que le impide así poder escuchar los procedimientos y comunicarse con su equipo de defensa. Se le han proporcionado auriculares para seguir lo que se está diciendo, pero emiten una corriente constante de «ruido blanco fuerte», que Assange dice que es «un gran distractor». Además, los guardias no le permiten pasar notas a través de la estrecha hendidura en la gruesa lámina de vidrio a sus abogados.

El 27 de febrero se celebró una audiencia judicial separada para tratar los meses de solicitudes rechazadas para permitir que Assange fuera sacado del recipiente  de cristal y se sentara al lado de sus abogados. La juez Baraitser dijo que Assange podría representar un peligro para el público (!), y se ha negado sistemáticamente a permitirle salir de la caja.

Pero el abogado de Assange, Summers, argumentó que su cliente no tiene antecedentes de comportamiento violento, y tampoco se enfrenta a cargos de tal naturaleza. Además, se proporcionó una declaración del psiquiatra profesor Michael Kopelman indicando que Assange «muestra prácticamente todos los factores de riesgo» del suicidio si la extradición fuera inminente.

Summers añadió que la guía de buenas prácticas del Departamento de Justicia del Reino Unido establece que se debe permitir que los acusados vulnerables se sienten al lado de sus abogados, en lugar de estar encerrados en una jaula de vidrio con el fin de mejorar su frágil condición mental.

En respuesta a esto, la juez Baraitser leyó una declaración pre-preparada en la que sugirió que Assange puede gritar a sus abogados a través del cristal o pedir bajar a las celdas para discusiones. La primera opción ciertamente no es confidencial, y el segundo se considera poco práctico, ya que sería «una vez cada tres minutos durante veinte minutos», lo que perturbaría gravemente el procedimiento.

Este ejemplo más reciente de injusticia menor sirve para mostrar el grave nivel de injusticia en el que se está llevando a cabo este juicio. En primer lugar, el magistrado mostró una completa falta de deseo de dar una audiencia justa leyendo la declaración que había llevado a la sala del tribunal con ella antes de escuchar la apelación de Summers.

En segundo lugar, Assange no tiene contacto confidencial con sus abogados; se le impide participar en su propia audiencia debido a estas estrictas medidas; y es tratado como culpable a pesar de su estatus legal técnico de inocencia.

Claramente, el estado británico está tratando de romper al fundador de WikiLeaks y dar un ejemplo de él, para advertir a los futuros denunciantes que no desafíen el poder del Estado burgués y sus marionetas en el poder judicial, que llevan a cabo sus órdenes.

Silencio mediático

Y sin embargo, a pesar de que existe un área asignada a los principales medios de comunicación en la corte, no están informando sobre esta injusticia. El último informe de la BBC sobre el caso Assange fue el 25 de febrero. El informe Daily Mail, por su parte, apenas proporciona detalles de los argumentos del magistrado de cómo espera que Assange se comunique con sus abogados, sólo diciendo que: «se podrían poner en marcha otras medidas para asegurar que pueda participar, instruir a los abogados y obtener un juicio justo».

Finalmente, The Guardian publicó un artículo el día antes de la audiencia en el que enfatiza cuánto assange estaba «quejándose» por no poder comunicarse con sus abogados, pero no detalla nada de la insensibildad del tratamiento de la juez Baraitser a Assange o la gravedad e ilegalidad de las restricciones.

Parece como si muchos periodistas estuvieran acobardados por las consecuencias si hablaran demasiado fuerte en defensa de Assange. Se trata de un escándalo absoluto, sobre todo teniendo en cuenta el riesgo para la libertad de expresión que representa este caso de extradición.

La falta de cobertura también refleja el hecho de que los magnates de los medios de comunicación que dirigen los grandes medios de comunicación son también sirvientes del sistema capitalista. No les conviene defender a un denunciante que busca exponer sus crímenes.

Assange está siendo castigado por publicar la verdad y tratar de desafiar a la corrupta máquina de guerra imperialista estadounidense que ahora está aullando por su sangre. A los ojos de la clase dominante estadounidense, Assange es una voz solitaria que necesita ser callada, mientras que los grandes medios de comunicación y los periódicos están firmemente bajo el control de la burguesía estadounidense y del Reino Unido.

Assange ha iluminado los sombríos tratos de la clase dominante mundial y está siendo severamente castigado por ello. Está encerrado en una prisión de máxima seguridad y mantenido detrás de un caso de cristal diseñado para criminales violentos. Se le impide participar plenamente en su propia audiencia, que decidirá su destino, y el sistema judicial está haciendo todo lo que está en su poder para romper su espíritu.

Assange y el caso de denuncia de WikiLeaks demuestran claramente la verdad sobre la clase que gobierna sobre nosotros, lo que a su vez expone la condición podrida del sistema capitalista. Debemos defender a Assange de la expulsión y la extradición como parte de la defensa de la libertad de expresión: un derecho básico y democrático que el Estado capitalista se contenta con pisotear si esto se adapta a sus intereses.

¡Liberen a Julian Assange!

¡Defiende la libertad de expresión y el derecho a la información!

¡No a la extradición!