Ha habido una serie de nuevos giros en la profundización de la crisis política italiana. El primer ministro Conte dimitió después de que el presidente Mattarella vetara el nombramiento de Paolo Savona como ministro de Economía. Posteriormente, el presidente asignó la tarea de formar un gobierno a [el ex funcionario del FMI] Carlo Cottarelli.Este giro en la situación es inesperado, por decir poco, y no se puede explicar completamente por la existencia de juegos tácticos parlamentarios. Salvini [líder de la Liga, de extrema derecha, anteriormente la Liga del Norte] sin duda se sentía muy incómodo en su alianza con el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y creía que podía sacar provecho de nuevas elecciones. Por su parte, [el presidente de la República Italiana] Mattarella temía la posibilidad de que un gobierno de la Liga-M5S estuviera a cargo de elaborar el próximo presupuesto estatal. Al vetar el nombramiento de Paolo Savona como ministro, Mattarella logró resucitar la idea de un “gobierno neutral”, que ya había propuesto sin éxito hace algunas semanas.

Sin embargo, estos cálculos se basan en suposiciones débiles. Incluso los llamados “poderes fuertes” (el ala seria del capitalismo italiano) están preocupados por los efectos del movimiento de Mattarella. Confindustria [la confederación patronal] ya se estaba ajustando a la idea de construir una relación con el gobierno amarillo-verde [Liga-M5S], una relación que ciertamente no habría sido idílica pero que pragmáticamente los capitalistas italianos pensaban que podían controlar. Incluso el presidente francés Macron, un pilar de la ortodoxia liberal y proeuropea, ya había realizado una llamada telefónica informal a Conte proponiendo la colaboración a nivel europeo.

Los ‘mercados’ deciden

La perspectiva de un gobierno de la Liga-M5S escandalizó a la izquierda política tradicional. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que millones de personas, con mayor o menor convicción, estaban ansiosas para ver si el “cambiar todo” permitiría tomar medidas reales sobre las pensiones, la educación, la precariedad y la pobreza, y revertir los profundos recortes de diez años de políticas de austeridad.

¿Estas esperanzas estaban fuera de lugar? Absolutamente. ¿Estaban siendo tales esperanzas (y lo siguen estando) explotadas con propósitos reaccionarios, en particular por la Liga? Esto también es cierto. Pero esto no niega el hecho de que millones de personas votaron el 4 de marzo con la esperanza de mejorar sus condiciones sociales, firmes en la creencia de que el Partido Democrático (PD), Forza Italia y todas las fuerzas que los rodean deben ser barridas para conseguir que ocurra el cambio

Es esta esperanza la que ha asustado a la clase dominante. Ciertamente no tienen miedo de que Paolo Savona pueda derribar el euro. Temen las “esperanzas irrazonables” de decenas de millones de personas que han visto cómo sus vidas empeoran a lo largo de una década de crisis y que no ven ninguna posibilidad de mejora. Para los patrones, se debe confiar en el “pueblo” siempre que acepte su situación sin protestas, vote a los partidos “adecuados” y respete las leyes que lo esclavizan. Si el ‘pueblo’ deja de hacerlo, es inmediatamente calumniado y retratado como una masa ignorante, presa de demagogos populistas.

El mensaje de Mattarella el 27 de mayo, reiterando el veto sobre Savona, fue la hipocresía y la arrogancia concentrada, pero fue muy claro en el punto central. Los ‘mercados’, es decir, el capital financiero, deciden. La prima de riesgo [en los bonos del Estado] decide. La Unión Europea decide. Yo decido, y debéis aceptar.

La abrumadora mayoría de la izquierda inmediatamente se postró y se arrastró a los pies de Mattarella, quien ‘correctamente’ usó sus prerrogativas constitucionales.

Y por supuesto, ¡eso es verdad! ¡El presidente actuó en total conformidad con la constitución y la ley! Y ahora estamos esperando a la próxima lección de varios “constitucionalistas de bricolaje” que, desde el referéndum perdido por Renzi en 2016, se han unido en un coro alabando a Italia por tener la “mejor constitución del mundo”. Para ellos es simplemente una cuestión de “aplicarla”. Estos cretinos constitucionalistas han estado diseminando tales idioteces entre la izquierda durante años. Todos ellos deben estar encerrados en una habitación durante un año, obligados a escuchar el mensaje de Mattarella y escribir 100 veces al día estas palabras importantes y simples del mayor revolucionario del siglo pasado:

“El poder del capital es todo, la bolsa de valores es todo, mientras que el parlamento y las elecciones son marionetas, títeres” (Lenin, Sobre el Estado, julio de 1919)

Esto se aplica no solo a la izquierda ‘mattarelliana’: Bersani, Camusso, Speranza, Fassina, Fratoianni y compañía [Camusso es la dirigente de la confederación sindical CGIL y los otros son figuras destacadas de LEU, “Liberi e Uguali” (coalición “Libres e Iguales”]. Lo mismo se aplica a la llamada extrema izquierda de “Potere al Popolo” (Poder al Pueblo), el PRC (Partido de la Refundación Comunista) y todos aquellos que critican a Mattarella en nombre de “la democracia y la constitución”. También es cierto para los líderes nacionales de la FIOM (el sindicato metalúrgico) que, sin tener el coraje de declarar abiertamente que defienden a Mattarella, hablan mucho sobre el “equilibrio y la separación de poderes como el dintel para la estabilidad democrática del país”.

Choque sobre el euro

La intervención de Mattarella arrojó de repente la cuestión del euro y de la Unión Europea al centro del campo de batalla político. ¿Cuáles son las razones para esto?

La Unión Europea está en una profunda crisis. La crisis bancaria y la de la deuda soberana solo fueron anestesiadas por las políticas de Draghi, que utilizó el Banco Central Europeo para inundar los mercados con dinero sin intereses, compras masivas de activos públicos y privados, etc. Pero estas políticas no pueden usarse indefinidamente, particularmente frente a la política opuesta que emerge ahora en los Estados Unidos. El mandato de Draghi está a punto de expirar y se cree ampliamente que Alemania reclamará un sucesor que no seguiría tales políticas expansivas.

La crisis de la eurozona ha pasado ahora del nivel económico al político. Los partidos proeuropeos luchan por mantener su apoyo electoral, los intereses de los diferentes países divergen cada vez más claramente, los problemas se acumulan sin resolverse, desde la cuestión de los bancos, hasta la política exterior, la inmigración, etc.

Un sector importante de la clase dominante y sus representantes decidieron actuar no por miedo a Luigi Di Maio o Paolo Savona (¡no nos engañemos a nosotros mismos!), Lo hicieron porque llegaron a la conclusión de que un gobierno verde-amarillo habría hecho el actual equilibrio precario insostenible, en particular en la gestión de la enorme deuda pública italiana y la siempre presente crisis bancaria. Si este fuera el caso, nos enfrentaríamos a un verdadero salto cualitativo en la crisis del sistema político burgués en Italia y en Europa. La ofensiva de Mattarella se vuelve más comprensible con esto en mente.

Carlo Cottarelli es un hombre de confianza del gran capital y del Fondo Monetario. Pero es probable que presida el gobierno con menos autoridad en la historia de la política italiana. Incluso los líderes del Partido Democrático (PD) están doblegados ante la poco atractiva perspectiva de una campaña electoral como el único partido que apoya a un gobierno cuyo primer ministro ha inscrito en su tarjeta de visita: “Ex colaborador de Mario Monti – Especialista en recortes al gasto social”

Por supuesto, idearán todo para evitar la precipitación de nuevas elecciones, y Di Maio, líder del M5S, parece dispuesto a seguirle el juego. El jefe de la M5S ahora está a favor de “comenzar las comisiones parlamentarias” y un procedimiento de acusación contra Mattarella, que evitaría la disolución del Parlamento [El presidente de la República es elegido por el parlamento]. Di Maio no parece tener prisa para nuevas elecciones, y después de una bofetada como la que acaba de recibir el M5S, no tiene ningún deseo de escalar el conflicto, como lo demuestran sus palabras cuidadosamente elegidas:

“Organizaremos actos en las principales ciudades italianas, marchas, gestos simbólicos, todo lo que se pueda hacer pacíficamente para afirmar nuestro derecho a determinar nuestro futuro. El 2 de junio, el Día de la República, invito a todos a venir a Roma”.

Marchas y gestos simbólicos… ¡estas son las propuestas del líder del partido con mayor número de votos, el día después de que se le impidió formar un gobierno! En el mismo mensaje, Di Maio se ocupó de reiterar que nunca tuvo la intención de sacar a Italia del euro y que esta no era la propuesta de Savona.

Todo esto revela que la sensación de esperanza por un cambio significativo en realidad asusta a Di Maio también. Una cosa es recoger votos, y otra muy distinta es convocar a las masas a movilizarse para una verdadera lucha contra los amos del sistema.

Las tareas de la izquierda de clase

En estos 84 días, hemos visto más de un giro en la trama, y sería un error tratar de adivinar qué otras contorsiones podrían surgir de la actual crisis política. En cambio, debemos enfocarnos en hechos fundamentales y, sobre todo, en nuestras tareas.

Las próximas elecciones, cuando lo sean, han sido transformadas por la intervención de Mattarella en un referéndum sobre la Unión Europea y el euro. El presidente de Confindustria, Boccia, declaró al día siguiente de la dimisión de Conte, que la salida del euro es “inconcebible” y que sería “el fin de la economía italiana”. Tratarán por todos los medios de chantajear y asustar al electorado amenazando con todo tipo de cataclismos sociales y económicos en caso de derrota de los partidos pro-UE. No es coincidencia que [el líder del PD] Renzi intente volver a la arena como uno de los líderes del frente pro-UE.

La izquierda ha demostrado una vez más que no está capacitada para el desafío. La posición tomada por los líderes nacionales de la CGIL y de la FIOM en defensa de Mattarella demuestra una vez más que los líderes sindicales están completamente disociados de la realidad experimentada por los trabajadores y la base sindical. Parece que todavía no han entendido el voto del 4 de marzo, y lo único que pueden hacer es aferrarse desesperadamente a las instituciones y a sus contrapartes en Confindustria. Ninguna iniciativa útil puede provenir de este lado, ni de partidos vinculados a la burocracia sindical como los de la coalición LEU.

No será fácil conquistar un espacio para una posición de clase en un enfrentamiento que promete estar aún más polarizado que el del 4 de marzo, pero no hay atajos para sortear este obstáculo. La izquierda de clase debe entrar en esta disputa con una posición clara e inequívoca: la ruptura con el euro y la UE es una parte indispensable de cualquier programa que tenga la intención seria de defender los intereses de la clase trabajadora, de los jubilados, los desempleados y los jóvenes.

Esto pone directamente en entredicho a todas las diversas fuerzas de la izquierda (PRC, Poder al Pueblo, [el alcalde de Nápoles] De Magistris, etc.), que siempre recurren a sofismas y fórmulas de compromiso, tales como propuestas de “reformas de los tratados europeos “, o” romper “estos tratados (lo que significa en realidad renegociación de estos tratados con una Unión Europea capitalista), o incluso defender posiciones soberanistas [dejando la UE y retornando a la moneda pre-euro, la Lira, sobre una base capitalista].

La claridad en este punto es indispensable para una ruptura política e ideológica con todas las corrientes de la izquierda reformista, que en última instancia comparten la responsabilidad de crear esta situación.

La crisis política está entrando en un círculo vicioso, que muestra gráficamente cómo todo el sistema se está pudriendo literalmente desde sus cimientos. Revela la deslegitimación de las instituciones del Estado capitalista, y que la clase dominante está luchando por mantener su control político.

Millones de personas han buscado una solución al votar por partidos que prometen ‘cambio’, pero han visto bloqueado este camino. Esta enorme demanda de cambio, y la furia que se ha estado acumulando durante años entre los sectores más explotados de la población, está siendo comprimida aún más por un sistema que no permite ninguna salida. Eventualmente, es inevitable que explotará en movilizaciones directas de masas.

Solo con esta perspectiva será posible trabajar para el renacimiento de una verdadera izquierda de clase, de un partido de la clase trabajadora y de todos los explotados, lo que podría llevarlos a salir del atolladero de un sistema político y económico en un Estado de decadencia senil.

Deja un comentario